Skip to content

LA PRIMERA IGLESIA CRISTIANA EN LA CIUDAD DE MÉXICO

13 de septiembre de 2015

CD. DE MEXICO, SIGLO XVI

LA CIUDAD DE MÉXICO EN EL SIGLO XVI

En la curva de la izquierda se erigiò la Capilla que Juan Garrido construyó en el lugar donde pereció casi la tercera parte de la gente de Hernán Cortés el 30 de junio de 1520.

I G L E S I A   D E   S A N   H I P Ó L I T O

   La conquista española de América, entraña entre otros aspectos, la destacada obra cultural y científica que pudo cumplir España en el Siglo XVI, pese a los conflictos  externos e internos que se iban desprendiendo de su posición como potencia rectora de los destinos del mundo de entonces.                    

Al entrar al Centro Histórico de la actual Ciudad de México, por la antigua Calzada de Tlacopan (Tacuba); pasamos un amplio jardín, que fue antaño el Atrio del Apostólico Colegio de San Fernando, su Convento colindaba con el Hospital de San Hipólito.

Este Hospital fue la primera institución en América para la atención de Enfermos Mentales, (Inocentes, era el calificativo que utilizaba su fundador, Bernardino Álvarez), Anexo al Hospital se encuentra la Iglesia de San Hipólito y San Casiano, Patronos de la Ciudad de México.

Para la realización  de esta importante y benéfica obra, se necesitó de varios significativos acontecimientos y del concurso de dos singulares personajes: Un soldado, Juan Garrido y un seglar metido a fraile, Bernardino Álvarez.

La idea de construir una capilla en este lugar, empieza la noche del 30 de junio de  1520, cuando el soldado Juan Garrido (Morisco converso) que formaba parte del contingente que al mando de Hernán Cortés, abandonaban Tenochtitlán.

sanHipolitoYa que después de la muerte de Moctezuma, la situación del reducido ejército español y sus aliados, en el centro de una ciudad lacustre y hostil, era sumamente peligrosa. Hernán Cortés consideró que la batalla final, para la consolidación  del terreno ganado, era inevitable y ésta debería ser en un terreno llano, para que pudiera actuar la caballería y compensar con ella la diferencia numérica de los dos ejércitos..

La salida se efectuó, por la Calzada de Tlacopan, (Tacuba) la cual estaba cortada en varios lugares para permitir el paso del comercio fluvial; los cuatro primeros cortes los salvaron  con un puente portátil, que para tal efecto fue construido y transportado, al llegar al quinto corte, que se encontraba a la altura de donde está  actualmente la Iglesia de San Hipólito, los acompañantes de Cortés fueron descubiertos y atacados por tierra y agua por el ejército mexica.

La batalla fue un desastre para el grupo español y tlaxcalteca, causando muchos muertos y heridos. Ese día y en ese lugar, nació la leyenda del “Salto de Alvarado”, que dio nuevo nombre a ese tramo de la calzada, Puente de Alvarado, conserva este nombre hasta el día de hoy (1993) conserva su nombre.

En este corte se salvó nuestro personaje, Juan Garrido, el cual al ver muertos a varios de sus compañeros de armas, prometió, que en caso de salvar su vida al regresar a esta Ciudad, construiría una capilla en ese lugar.

Fray Diego de Valdés, en su Retórica Cristiana, escrita en Roma en 1578 dice…… “EN EL AÑO DE NUESTRA REDENCIÓN HUMANA DE 1521, EL MISMO DÍA DE SAN HIPÓLITO Y SAN CASIANO: 13 DE  AGOSTO, FUE RENDIDA LA CIUDAD DE MÉXICO Y EN MEMORIA DE ESTA FECHA, FUERON NOMBRADOS PATRONOS DE LA CIUDAD AMBOS MÁRTIRES”

   Como dato histórico, la fecha del 13 de agosto de 1521, de nuestra era, correspondía a “Miquitztli”, el día de los muertos en el calendario mexica.  

 

Entre los soldados que tomaron parte de la conquista de la ciudad, llegó Juan Garrido, quien en cumplimiento de su promesa, se instaló cerca del corte y con sus propias manos empezó la construcción de una pequeña capilla de adobe.

Viendo que en dicho lugar y casi a flor de tierra, estaban multitud de esqueletos, utilizó los cimientos de la capilla para darles cristiana sepultura a amigos y enemigos. Estos restos fueron posteriormente exhumados y enterrados en un  “Campo Santo”, que a propósito se construyó en la parte posterior de la nueva Capilla.

En la primera acta del Libro de Cabildos de 1524, aparece citada una propiedad a nombre del conquistador Juan Garrido, en cuyo terreno según Díaz del Castillo:

   <Nosotros hicimos una Iglesia luego de la destrucción de Tenochtitlán, dedicada a San Hipólito y San Casiano por celebrar su fiesta el 13 de Agosto y ser la fecha de la rendición de esta Capital> 

Pasados unos años, Juan Garrido casó, con Francisca Ramírez de la casa del conquistador Rodrigo Rangel, y en 1524, el Cabildo de la Ciudad de México, le concedió un solar en la Calzada de Tlacopan (Tacuba), en donde según cuenta una leyenda, sembró unos granos de trigo por primera vez en el continente, dando así principio a la producción de este cereal. Con el tiempo las cosechas de trigo fueron tan abundantes, que después del consumo en la Nueva España, los sobrantes se exportaban a España y al Perú. (En la actualidad México  no hace exportación alguna).

La primera ermita se terminó a finales de 1521 o principios de 1522, lo que la convierte, en una de las primeras iglesias de la Capital. El pueblo empezó a llamarla “Ermita de Juan Garrido”, posteriormente, “Ermita de los Mártires”, o “Ermita del Ayuntamiento”, “Ermita de los Conquistadores” y por último, “Ermita de San Hipólito y San Casiano”.

La ermita era tan pequeña y modesta, que al remodelar  la Ciudad, el Cabildo, solicitó a Hernán Cortés, su aprobación para construir una iglesia, de acuerdo con la categoría de ser la iglesia Patronal de la Capital y además ser parte importante en la ceremonia denominada “Fiesta del Pendón”.

La reedificación de la Iglesia, iniciada en 1602, tardó 138 años en ver terminado el proyecto, con excepción de una de sus torres. La fachada, esta ornamentada con bellos tapices de argamasa calados primorosamente, que son las llamadas “AJARACAS” de origen mudéjar y esta dividido en tres cuerpos: en el primero la puerta con arco romano, flanqueada por dos sencillas columnas en cada lado y en medio de ellas, en elegantes nichos, las estatuas de San Pedro y de San Pablo. (Perdidas actualmente)

En el segundo cuerpo, en magnifico relieve, San Hipólito portando un estandarte; nuevamente dos pares de sencillas columnas entre ellas en sus nichos, las estatuas de dos Santos; en el tercer cuerpo se localiza una ventana rectangular, con un hermoso vitral que representa a la Santísima Virgen María con el Niño Jesús y que permite pase al coro una luz velada.

Arriba de esta ventana, en un nicho, una imagen de la Santísima Virgen y sobre ella una paloma que representa al Espíritu Santo. Como remate de esta fachada, el Escudo Real de España.

Recientemente se construyó la torre faltante, a fin de armonizar el conjunto arquitectónico, de estilo netamente churrigueresco, los remates y la cúpula están adornados con escudos y azulejos.

 

En la esquina exterior del pequeño  atrio, en forma curva, hay un gran relieve  o tríptico: en la parte central esta representada la ” LEYENDA DEL LABRADOR “, que refiere Fray Diego de Durán, en su Historia de las Indias……

Un indio de Tezcoco, estaba cultivando su milpa y fue arrebatado por los aires por una poderosísima  águila, la cual lo transportó a una cueva y escucho estas palabras pronunciadas por el ave…..”Poderosísimo señor, yo he cumplido tu mandato y aquí está  el labrador.

…Una voz oculta respondió: Seais bien venido, metedlo aquí.

Lo introdujeron en un aposento y vio a un personaje dormido, le entregaron unas rosas y una tea encendida y le dijeron:…..

…Mira a Moctezuma,

El cual estaba sin sentido, embriagado con su soberbia.

De la tea cayó una gota de brea ardiendo en la pierna del durmiente, el cual permaneció inmóvil.

Y la voz volvió a decir:…..

…Ved como no siente, pues sábete que para este efecto fuiste aquí traído, anda v‚ vuélvete a tu casa y dile a Moctezuma lo que has visto; y para que entienda ser verdad lo que le dices; dile que vea su muslo y Hallar  allí la señal del fuego y dile que tiene enojado a Dios y que él mesmo  se ha buscado lo que sobre él ha de venir. Y el águila lo transportó a su pueblo; repuesto del susto, fue al palacio de Moctezuma y entrando de rodillas le dijo, lo que la voz le había ordenado.

Al instante Moctezuma recordó que había soñado que un indio le había quemado la pierna, se levantó el manto y vio la quemada, y sintió dolor. Ordenó que el indio fuera encerrado y que no le dieran de comer, para que muriera de hambre.  ¡COMO SUCEDIÓ!

La escultura  está fabricada en  piedra: “Una hermosa y grande  águila, que con sus garras lleva a un mancebo indio, cubierto con una enagua de plumas y en la cabeza un penacho también de plumas.”

 “Más abajo, un conjunto de armas precortesianas, arcos, flechas, macanas, carcax y hondas y cerca de la pierna del indio, una tea encendida”.

Este monumento fue obra del notable arquitecto mexicano, del Siglo XVIII José Damián Ortiz de Castro y representa uno de los augurios que dicen que tuvo Moctezuma y los cuales le anunciaron la caída de Meshico-Tenochtitlán.

Penetrando al templo, vemos que su planta es de cruz latina, con una sola entrada; el interior como correspondía a la Iglesia Patronal de la Capital de la Nueva España, fue dotada de DOCE MAGNIFICOS RETABLOS, en maderas preciosas y cubiertos con pan de oro; buenas tallas y mejores cuadros al óleo, completaban estos retablos, que según crónicas de la época, eran de los más valiosos de la Nueva España. (HOY YA NO EXISTEN)

Actualmente como está  de moda, San Judas Tadeo, él es el que está  en el nuevo retablo, a sus lados San Casiano y San Hipólito; en el otro cuerpo, la Santísima Virgen María y a sus lados,  San José con el Niño Jesús y un Sagrado Corazón. En los vitrales, San José, Santa Rosa de Lima, Santa Teresa de Jesús y San Ignacio de Loyola.  En el edificio contiguo, existió el famosoHOSPITAL de Fray Bernardino Álvarez.

 

CEREMONIA LIGADA A LA IGLESIA DE SAN HIPÓLITO:

“EL PASEO DEL PENDON”

estandarte de batallaHC

FRANCISCO CERVANTES DE SALAZAR, EN SU LIBRO MEXICO EN 1554,

 DESCRIBE MAGISTRALMENTE LA CEREMONIA DEL PENDÓN QUE TRAJERA HERNÁN CORTÉS DURANTE LA CONQUISTA DEL REINO DE MOCTEZUMA.

 

Originalmente, este acto consistía en un desfile civil, encabezado por el Señor Virrey y todos los miembros de la incipiente nobleza novohispana, las autoridades eclesiásticas y los caciques indígenas; estos últimos asistían con sus familiares, ataviados con sus más lujosos atuendos y adornos.

Desde la llegada de Hernán Cortés al Continente, se utilizó como Estandarte o Pendón, una representación de la Santísima Virgen María que le fuera entregada en el Monasterio de Guadalupe, en la provincia de Cáceres, España; esta imagen estuvo muchos años en la Real y Pontificia Universidad de México. Fundada en 1553.

La primera disposición para solemnizar la fiesta, data del 31 de julio de 1528: El Cabildo de la ciudad de México acordó en esa fecha:

.” QUE LAS FIESTAS DE SAN JUAN E SANTIAGO E SAN HIPOLITO E NUESTRA SEÑORA DE AGOSTO, SE SOLEMNICEN  MUCHO, E CORRAN TOROS E JUEGUEN CAÑAS E QUE TODOS CABALGUEN, LOS QUE TUVIEREN BESTIAS, SO PENA DE DIEZ PESOS ORO”

El 14 de agosto de ese mismo año, se mandaron librar y pagar cuarenta pesos y cinco tomines de oro, que se gastaron en el nuevo Pendón y en la colación del día de San Hipólito.

Según las crónicas del Siglo XVI de  Francisco Sedano, el portador del Pendón en el año de 1528, fue el Alférez, Juan Xaramillo, más conocido por ser el esposo de Doña Marina o Malintzin la traductora de Hernán Cortés.

El nuevo Pendón era en realidad el escudo de la Ciudad de México.

EscudodeArmas

“UN CASTILLO DE ORO SOBRE FONDO AZUL, CON DOS LEONES RAMPANTES, TRES PUENTES, DE LOS CUALES DOS ESTÁN ROTOS, UNA BORDADURA DE ORO CON DIEZ NOPALES DE SU COLOR Y TODO EL CONJUNTO BAJO LA CORONA IMPERIAL AUSTRIACA DE INFULAS AZULES”.

En la misma crónica, se hace mención del sueldo que debía recibir el portador del Pendón: “VEINTICINCO PESOS DE LEY PERFECTA”.

LA CEREMONIA DEL PASEO DEL PENDÓN SE CONTINUÓ A LO LARGO DE CASI 300 AÑOS, HASTA 1818.

NOTA:

Originalmente el Altar mayor tenía una escultura estofada del Sagrado Corazón de Jesús, otra de del Sagrado Corazón de la Virgen María, y en el centro la escultura policromada de San Hipólito, todo el retablo era de mármol con su tabernáculo y el Sagrario de bronce esmaltado, A su alrededor 18 candelabros de bronce; Cuatro blandones (candeleros más grandes), con 1,250 milagros de plata y 103 de oro..

A un costado se localizaba el Altar de Calvario, el cual contenía varios oleos de Francisco Sánchez, con representaciones de Santa María de Alacuoque y 16 milagros de plata y uno de oro. .

Otro de los Altares robados, era de madera talla en cedro con, en él se podía apreciar una talla estofada en oro del Santo Niño de la Paz y la Purísima Concepción, así como 14 oleos aludiendo al Vía crucis.

A parte de los robos y expropiaciones, de las mejores obras sacras durante LA PERSECUCIÓN RELIGIOSA DE 1857; el Templo fue modificado en 1972 por los daños causados con motivo de la construcción del tren subterráneo llamado METRO. Este conjunto arquitectónico está considerado como uno de los monumentos importantes de la Ciudad de México, razón por lo cual:  El Hospital de San Hipólito y su Iglesia aneja fueron declarados Monumentos Nacionales el 9 de Febrero 1931.

Ramón Vázquez Martín

Academia de Hernán Cortés

Ciudad de México, 1995.

Editó: Luis Ozden

adornos6

One Comment leave one →
  1. 14 de septiembre de 2015 7:14 AM

    Brillante!, muchas gracias, Dios los bendiga.
    Un fraterno e hispanoamericano abrazo desde Uruguay.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: