Skip to content

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR, POR SAN AGUSTÍN

30 de mayo de 2014

la-ascensic3b3nSERMÓN 261

Traductor: Pío de Luis, OSA

La ascensión del Señor

1. La resurrección del Señor es nuestra esperanza; su ascensión, nuestra glorificación. Hoy celebramos la solemnidad de la Ascensión. Si, pues, celebramos como es debido, fiel, devota, santa y piadosamente, la ascensión del Señor, ascendamos con él y tengamos nuestro corazón levantado. Ascendamos, pero no seamos presa del orgullo. Debemos tener levantado el corazón, pero hacia el Señor. Tener el corazón levantado, pero no hacia el Señor, se llama orgullo; tener el corazón levantado hacia el Señor se llama refugio, pues al que ha ascendido es a quien decimos: Señor, te has convertido en nuestro refugio1. Resucitó, en efecto, para darnos la esperanza de que resucitará lo que muere, para que la muerte no nos deje sin esperanza y lleguemos a pensar que nuestra vida entera concluye con la muerte. Nos preocupaba el alma y él, al resucitar, nos dio seguridad incluso respecto al cuerpo. ¿Quién ascendió entonces? El que descendió2. Descendió para sanarte, subió para elevarte. Si te levantas tú, vuelves a caer; si te levanta él, permaneces en pie. Por tanto, Levantar el corazón pero hacia el Señor, he aquí el refugio; levantar el corazón, pero no hacia el Señor: he aquí el orgullo. Digámosle, pues, en cuanto resucitado: Porque tú eres, Señor, mi esperanza; en cuanto ascendido: Has puesto muy alto tu refugio3. ¿Cómo podemos ser orgullosos teniendo el corazón levantado hacia quien se hizo humilde por nosotros para que no continuásemos siendo orgullosos?

2. Cristo es Dios; lo es siempre. Nunca dejará de serlo, porque nunca comenzó a serlo. Si su gracia puede hacer que no tenga fin algo que tiene comienzo, ¿cómo va a tener fin él, que nunca tuvo comienzo? ¿Qué ha tenido comienzo y no tendrá fin? Nuestra inmortalidad tendrá comienzo, pero carecerá de fin. En efecto, no poseemos ya lo que, una vez que comencemos a poseerlo, nunca perderemos. Así, pues, Cristo es siempre Dios. Dios, ¿cómo? ¿Preguntas qué clase de divinidad? Es igual al Padre. No busques en la eternidad modos de ser, sino sólo la felicidad. Comprende, si puedes, cómo Cristo es Dios. Te lo voy a decir, no te defraudaré. ¿Preguntas en qué modo Cristo es Dios? Escúchame; mejor, escucha a mi lado; escuchemos y aprendamos juntos. No creáis que, porque yo hablo y vosotros me escucháis, yo no escucho con vosotros. Cuando oyes que Cristo es Dios, preguntas: «¿De qué modo Cristo es Dios?». Escucha conmigo; no digo que me escuches a mí, sino que escuches conmigo, pues en esta escuela todos somos condiscípulos; el cielo es la cátedra de nuestro maestro. Escucha, pues, de qué modo Cristo es Dios. En el principio existía la Palabra. ¿Dónde? Y la Palabra estaba junto a Dios4. Pero palabras acostumbramos a oírlas a diario. No equipares a las que acostumbras a oír la Palabra era Dios, cuyo modo de ser busco. Pues he aquí que ya creo que es Dios, pero pregunto cómo es Dios. Buscad siempre su rostro5. Que nadie desfallezca en la búsqueda, antes bien avance. Avanza en la búsqueda si es la piedad y no la vanidad la que busca. ¿Cómo busca la piedad?, ¿cómo busca la vanidad? La piedad busca creyendo, la vanidad disputando. En el caso de que quieras entrar en discusiones conmigo y decirme: «¿A qué Dios adoras? ¿Cómo es el Dios que adoras? Muéstrame lo que adoras», te responderé: «Aunque tengo qué mostrar, no tengo a quién».

3. Tampoco yo me atrevo a decir que he alcanzado ya aquello por lo que preguntas. En cuanto me es posible, voy tras las huellas de aquel gran atleta de Cristo, el apóstol Pablo, que dice: Hermanos, ni yo mismo pienso haberlo alcanzado6. Ni yo mismo. ¿Qué es ese yo mismo? ¿Yo que he trabajado más que todos ellos?7 Sé, Apóstol, de qué manera pronuncias yo: es una expresión enfática, no manifestación de orgullo. ¿Quieres escuchar de qué manera dice yo? Después de haber dicho: He trabajado más que todos ellos, renunció al yo mismo. He trabajado -dice- más que todos ellos. Y como si le dijéramos nosotros: «¿Quién?», nos responde: Pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo8. Así, pues, él que estaba en posesión de tanta gracia de Dios que, a pesar de haber sido llamado más tarde, trabajó más que los que lo habían precedido, dice no obstante: Hermanos, ni yo mismo pienso haberlo alcanzado. Vuelve a aparecer el yo donde indica no haberlo alcanzado. El no alcanzarlo es consecuencia de la debilidad humana. En cambio, cuando habla de que fue elevado al tercer cielo y escuchó palabras inefables que no está permitido hablar a hombre alguno9, no dijo: «Yo». ¿Qué dijo entonces? Conozco un hombre que hace catorce años. Conozco un hombre: y ese hombre era el mismo que hablaba, y, como atribuyó a otro lo que había tenido lugar en él, no vino a menos. Por tanto, no provoques contiendas ni litigios exigiendo que te diga cómo es el Dios que adoro. Pues no es un ídolo que me permita apuntarlo con el dedo y decir: «He aquí el Dios que adoro»; ni es tampoco un astro o una estrella, o el sol o la luna, que me permitan apuntar al cielo y decir: «He aquí lo que adoro». No es nada hacia lo que pueda dirigirse el dedo; pero sí algo a lo que puede dirigirse la mente. Considera a aquel que no lo ha alcanzado y que, sin embargo, lo busca, lo persigue, lo anhela, suspira por ello y lo desea; pon los ojos en él y mira lo que dirige hasta su Dios, si el dedo o el alma. ¿Qué dice? No pienso haberlo alcanzado. Mas, olvidando lo pasado y en tensión hacia lo que está delante, una sola cosa persigo en mi intención: la palma de la suprema vocación de Dios en Cristo Jesús10. Persigo -dice-, ando -dice-, estoy en camino. Sígueme, si puedes; lleguemos juntos a la patria donde ni tú me harás preguntas ni yo a ti. Ahora busquemos juntos creyendo para disfrutar después viendo.

4. En efecto, ¿quién te puede mostrar el modo como Cristo es Dios? Ve lo que se ha dignado decir por boca de su siervo; dígalo también por medio de este su siervo a mis consiervos, siervos suyos. Se te dijo: En el principio existía la Palabra. Preguntabas dónde estaba, y se te respondió: La Palabra estaba junto a Dios11. Y, para que no despreciases las palabras llevado por la costumbre del hablar humano, escuchaste: La Palabra era Dios12. ¿Preguntas todavía qué clase de divinidad es la suya? Todo fue hecho por ella13. Ámala; cuanto amas procede de ella. No amemos a la criatura olvidando al creador; más bien, contemplemos la criatura y alabemos al creador. No te puedo mostrar a mi Dios; te muestro lo que hizo; traigo a tu memoria lo que hizo. Todo fue hecho por ella. El que no es nuevo hizo las cosas nuevas; el sempiterno hizo las cosas temporales; quien desconoce cualquier mutación hizo las cosas mudables. Contempla la obra y alaba al autor; cree para purificarte. ¿Quieres ver? Cosa buena y grande quieres; te exhorto a que quieras. ¿Quieres ver? Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios14. Piensa primero en purificar el corazón; sea ésta tu ocupación, convócate a esa tarea; aplícate a esta obra. Lo que quieres ver es puro, e impuro aquello con que quieres verlo. Consideras a Dios como una luz apta para estos ojos, inmensa y múltiple; aumentas los espacios a placer; donde no quieres no pones límites y donde quieres los pones. Se trata de fantasías e impurezas de tu corazón. Quítalas, elimínalas. Si te cayera tierra en el ojo y quisieras que te mostrase la luz, tus ojos buscarían, antes de nada, quien los limpiase. Muchas son las impurezas que hay en tu corazón. Una, y no pequeña, es la avaricia que hay allí. Almacenas lo que no podrás llevarte contigo. ¿Ignoras que, cuando acumulas, traes barro a tu corazón? ¿Cómo podrás ver, pues, lo que buscas?

5. Tú me dices: «Muéstrame a tu Dios». Yo te respondo: «Vuelve los ojos por un momento a tu corazón». «Muéstrame -dices- a tu Dios». «Vuelve los ojos por un momento-repito- a tu corazón». Quita de él lo que veas en él que desagrada a Dios. Dios quiere venir a ti. Escucha al mismo Cristo el Señor: Yo y el Padre vendremos a él y estableceremos nuestra morada en él15. He aquí lo que te promete Dios. Si te prometiera venir a tu casa, la limpiarías: Dios quiere venir a tu corazón, ¿y eres perezoso para limpiarle la casa? No le gusta habitar en compañía de la avaricia, mujer inmunda e insaciable, a cuyas órdenes servías tú que buscabas ver a Dios. ¿Qué hiciste de lo que Dios te ordenó? ¿Qué no hiciste de cuanto la avaricia te mandó? ¿Cuánto hiciste de lo que Dios te ordenó? Yo te muestro lo que hay en tu corazón, en el corazón de quien quiere ver a Dios. Había dicho antes: «Aunque tengo qué mostrar, no tengo a quién». De lo que te mandó Dios, ¿cuánto hiciste? De lo que te mandó la avaricia, ¿cuánto dejaste para más tarde? Te ordenó Dios vestir al desnudo, y te pusiste a temblar; te mandó la avaricia que despojases al vestido, y perdiste los estribos. Si hubieses hecho lo que Dios te mandó, ¿qué voy a decirte? ¿Que tendrías esto y aquello? Tendrías a Dios mismo. Si hubieras hecho lo que Dios te mandó, tendrías a Dios. Hiciste lo que te ordenó la avaricia: ¿qué tienes? Sé que has de decirme: «Tengo lo que sustraje». Tienes, pues, por haber quitado. -¿Tienes algo contigo, tú que te has perdido a ti mismo?-Sí, -dices. -¿Dónde, dónde? Dímelo, te lo suplico. -Ciertamente o en mi casa, o en la cartera, o en un arca; no quiero decir más. -Dondequiera que lo tengas, ahora no lo tienes contigo. Ciertamente piensas tenerlo ahora en el arca; quizá lo has perdido y vives en la ignorancia; quizá cuando vuelvas no encuentres lo que dejaste allí. Busco tu corazón; te pregunto por lo que tienes en él. Advierte que llenaste tu arca e hiciste añicos tu conciencia. Ve a un hombre lleno y aprende a estar lleno: El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó; como plugo al Señor, así sucedió; sea bendito el nombre del Señor16. Y había perdido todo. ¿De dónde, pues, sacaba estas piedras preciosas de alabanza al Señor?

6. Purifica, pues, tu corazón, en cuanto te sea posible; sea ésta tu tarea y tu trabajo. Ruégale, suplícale y humíllate para que limpie él su morada. No comprendes: En el principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios; ella estaba en el principio junto a Dios. Todo fue hecho por ella y sin ella nada se hizo. Lo que fue hecho era vida en ella, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la acogieron17. He aquí por qué no la acoges: La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la acogieron. ¿Qué son las tinieblas sino las obras malas? ¿Qué otra cosa son las tinieblas sino las malas apetencias, el orgullo, la avaricia, la ambición y la envidia? Todas estas cosas son tinieblas; por eso no la acoges. Pues la luz luce en las tinieblas; pero dame uno que la acoja.

7. Pon atención, pues, por si puedes acoger de algún modo que la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros18. Por Cristo hombre llegas a Cristo Dios. Dios es demasiado para ti, pero se hizo hombre. Quien distaba mucho de ti, al hacerse hombre se puso junto a ti. En cuanto lugar de reposo, es Dios; en cuanto camino, hombre. El mismo Cristo es el camino por donde vas y la meta a la que vas. El mismo, pues la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Asumió lo que no era sin dejar de ser lo que era. Se manifestaba su ser hombre y se ocultaba su ser Dios. Fue muerto en cuanto hombre y ofendido en cuanto Dios; pero resucitó como hombre y resultó ser Dios. Reflexiona, pues, sobre lo que hizo en cuanto Dios y lo que sufrió en cuanto hombre. Fue matado, pero no en la divinidad; Cristo mismo fue matado. No son dos, uno Dios y otro hombre, de forma que resulte o conozcamos no ya la Trinidad, sino una cuaternidad. El hombre es ciertamente hombre y Dios es Dios, pero Cristo en su totalidad es hombre y Dios, el mismo Cristo es hombre y Dios. Como tú eres hombre con cuerpo y alma, así Cristo entero es hombre y Dios. En consecuencia, Cristo entero consta de carne, alma y Dios. Sus palabras se refieren unas a su divinidad, otras a su alma y otras a su carne, pero todas pertenecen a Cristo. ¿Qué dice como Dios? Como el Padre tiene vida en sí mismo, así dio al Hijo tener vida en sí mismo19. Todo lo que hace el Padre, lo hace el Hijo de igual manera20. Yo y el Padre somos una sola cosa21. ¿Qué dice Cristo según su alma? Mi alma está triste hasta la muerte22. ¿Qué dice según la carne? Derribad este templo y en tres días lo levantaré23. Palpad y ved, que un espíritu no tiene carne y huesos, como veis que tengo yo24. Tales son los tesoros de la sabiduría y de la ciencia25.

8. Ciertamente, toda la ley se resume en dos preceptos: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente; y amarás a tu prójimo como a ti mismo. En estos dos preceptos se resume toda la ley y los profetas26. En Cristo tienes lo uno y lo otro. ¿Quieres amar a tu Dios? Lo tienes en Cristo: En el principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios27. ¿Quieres amar al prójimo? Lo tienes en Cristo: La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros28.

9. Que su gracia nos purifique; que nos purifique con sus riquezas y consuelos. Hermanos míos, por él y en él os ruego que abundéis en obras buenas, en misericordia, bondad y benignidad. Perdonad rápidamente toda ofensa contra vosotros. Nadie guarde rencor contra nadie, no sea que cierre el paso de su oración hacia Dios. Todo esto porque mientras vivimos en este mundo, aunque hagamos progresos, aunque vivamos justamente, aquí no estamos sin pecado. Y no sólo son pecados los considerados graves, a saber, los adulterios, fornicaciones, sacrilegios, hurtos, rapiñas, falsos testimonios29; no son éstos los únicos pecados. Mirar algo que no debías es pecado; escuchar con agrado algo que no debiste oír es pecado; pensar algo que no debías pensar es pecado.

10. Pero nuestro Señor, además de aquel baño de la regeneración, nos dejó otros remedios. Nuestra purificación diaria la tenemos en la oración del Señor. Digamos, y digámoslo de corazón, puesto que también se trata aquí de una limosna: Perdónanos nuestras deudas, como nosotros perdonamos a nuestros deudores30. Dad limosna, y todas las cosas serán puras para vosotros31. Recordad, hermanos, lo que ha de decir a los que estén a su derecha. No les dirá: «Hicisteis esta o aquella obra grandiosa», sino: Tuve hambre, y me disteis de comer32; a los que estén a su izquierda no les dirá: «Hicisteis esta o aquella obra mala», sino: Tuve hambre y no me disteis de comer33. Los primeros, por su limosna, irán a la vida eterna34; los segundos, por su esterilidad, al fuego eterno35. Elegid ahora el estar a la derecha o a la izquierda. Pues decidme, os suplico: ¿qué esperanza de curación puede tener quien, estando frecuentemente enfermo, es perezoso en aplicar los remedios? -Pero son enfermedades sin importancia. -Ponlas juntas y te aplastarán. -Los míos son pecados leves. – ¿No son muchos? ¡Qué pequeñas son algunas cosas que oprimen y cubren a uno! ¿Qué hay más pequeño que las gotas de la lluvia? Llenan los ríos. ¿Qué más pequeño que el grano de trigo? Llenan los graneros. Tú te fijas en que son pequeños, y no te das cuenta de que son muchos. Sabes poner tus ojos en ellos, pero cuéntalos, si puedes. Dios, sin embargo, nos ha dado un remedio cotidiano.

11. ¡Gran misericordia la de quien ascendió a lo alto e hizo cautiva la cautividad36! ¿Qué significa hizo cautiva la cautividad? Dio muerte a la muerte. La cautividad fue hecha cautiva: la muerte recibió la muerte. Entonces, ¿qué? ¿Sólo esto hizo el que ascendió a lo alto e hizo cautiva la cautividad? ¿Nos abandonó? He aquí que estoy con vosotros hasta el fin del mundo37. Fíjate, por tanto, en aquello: Repartió sus dones a los hombres38. Abre el seno de la piedad y recibe el don de la felicidad.

1 Sal 89,1

2 Cf Jn 3,13

3 Sal 90,9

4 Jn 1,1

5 Sal 104,4

6 Flp 3,13

7 1Co 15,10

8 1Co 15,10

9 2Co 12,2-4

10 Flp 3,13-14

11 Jn 1,1

12 Jn 1,1

13 Jn 1,3

14 Mt 5,8

15 Jn 14,23

16 Jb 1,21

17 Jn 1,1-5

18 Jn 1,14

19 Jn 5,26

20 Jn 5,16

21 Jn 10,30

22 Mt 26,38

23 Jn 2,19

24 Lc 24,39

25 Col 2,3

26 Mt 22,37-40

27 Jn 1,1

28 Jn 1,14

29 Mt 15,19

30 Mt 6,12

31 Lc 11,41

32 Mt 25,35

33 Mt 25,42

34 Mt 25,34

35 Mt 25,41

36 Ef 4,8; Sal 67,19

37 Mt 28,20

38 Ef 4,8

adornos6

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: