Skip to content

ANTECEDENTES CERCANOS A LA GUERRA CRISTERA

25 de mayo de 2016

ANTECEDENTES REMOTOS DE LA GUERRA CRISTERA


Monseñor Francisco Orozco y Jiménez

francisco_orozco3

(1864-1936)

ANTECEDENTES CERCANOS A LA

LA GUERRA CRISTERA

SEGUNDA PARTE

En la 1ª Parte de los ANTECEDENTES A LA GUERRA CRISTERA, hemos relatado la Historia sintética de México durante el siglo XIX, correspondiendo al enfrentamiento entre dos concepciones religiosas y sociales diametralmente opuestas: LOS CONSERVADORES de la religión católica y de la cultura española, contra LOS LIBERALESseguidores de la Masonería angloamericana.

Los Liberales están considerados por los historiadores católicos de las naciones hispanoamericanas, como los disolventes de La Religión Católica y de la Cultura española tradicional del pueblo ibérico. Estos DOS valores  estuvieron activos durante la existencia del IMPERIO ESPAÑOL EN AMÉRICA,  desde 1500 al año de 1800.

Con la separación violenta de las Provincias y Virreinatos del Imperio Español, es decir: con la GUERRA CIVIL ARMADA, llamada por la Historia Oficial “Guerra de Independencia”, quedó establecida la oposición ideológica y armada entre dos partes de la población de Hispanoamérica: Los Liberales y Los Conservadores. Dos naciones enfrentadas en el mismo territorio, sin poder unirse.

La llamada “Guerra de Independencia” hispanoamericana fue pensada, proyectada, difundida y sostenida materialmente, por los enemigos de España: Las Monarquías protestantes de Inglaterra y Los Países Bajos, así como los masones de todas las tendencias gnósticas, que ocupaban puestos clave alrededor de los Reyes de Portugal, Francia, España e Italia, y aún, habían infiltrado a sus agentes en el propio Vaticano. El ejemplo más notorio de esta infiltración masónica entre los Papas del  siglo XVIII, fue la firma del Papa Clemente XIV para disolver la Orden de los Jesuitas en 1773.

Los caudillos hispanoamericanos rebeldes y traidores a la Corona Española combatían con las ideas liberales, salidas de la mente de los herejes y gnósticos  ingleses, angloamericanos y franceses revolucionarios, y por medio de sus agentes infiltrados en la sociedad del Imperio Español. Estas ideas fueron inoculadas en la mente de los ganapanes, los maliciosos y los ignorantes hispanoamericanos, todos ellos tibios en la Fe Católica. (1)

(1). Las Logias anticristianas fueron el semillero donde los judíos expulsados de España desde 1493, difundieron y aleccionaron al mundo, con la LEYENDA NEGRA ANTIESPAÑOLA, engañando a los pobres creyentes en falsos cristos: como fueron  los protestantes cismáticos de Inglaterra, los hugonotes puritanos de Francia y los calvinistas de Holanda; para denigrar a la Iglesia Católica y a su espada el IMPERIO ESPAÑOL calumniándolos a causa de la Conquista y Evangelización del Nuevo Mundo. Sin embargo, la Iglesia Católica se defendió acertadamente, de los ataques protestantes con elCONCILIO DE TRENTO.

Aprovechando la facilidad de los libros impresos, el JUDAÍSMO INTERNACIONAL, desde el siglo XVI, el XVII y el XVIII, pudo difamar a su principal enemigo: El Imperio Español. Completando sus ataques, con la participación se sus aliadas, las monarquías de Inglaterra, Francia y Holanda. LOS JUDÍOS TALMÚDICOS, los judíos que rechazaron a CRISTO, integraban las logias anticristianas desde que JESUCRISTO predicaba en el Templo de Jerusalém, revelando al pueblo elegido EL NUEVO Y ETERNO TESTAMENTO.

Esos ataques fueron perpetrados, unas veces por guerras declaradas y otras, las más comunes, por sus corsarios y piratas que asaltaban las flotas mercantes de España o robaban los puertos y poblados de sus posesiones en América, en África o en Asia.

Pero, a través de la mayor parte del siglo XVIII, las guerras contra el Imperio Español fueron acompañadas con las ideas disolventes del LIBERALISMO por el contrabando de libros prohibidos por el Santo Oficio; del filosofismo y del iluminismo de fines de ese siglo. Ideas decantadas en la Revolución armada de los llamados insurgentes HISPANOAMERICANOS, admiradores de los filósofos liberales europeos, comenzando por el más notorio: Francisco de Miranda, participante, del lado angloamericano, en la guerra de independencia de los colonos yanquis, entre 1776 y 1781.

Los principales jefes rebeldes, traidores a su nación, que era el Imperio Español, estuvieron relacionados con la Masonería inglesa en Londres. Ahí encontraron consejo y medios económicos del centro financiero judío de la familia Rothschild, para separar las provincias hispanoamericanas de la Corona Española y entregarlas a los Estados Unidos y a Inglaterra.

Francisco de Miranda, Miguel Hidalgo, Simón Bolivar (1810), José de San Martín (1812) y José Ma. Morelos; Bernardo O`Higgins, Antonio Nariño, Andrés Bello, Fray Servando Teresa de Mier etc. etc. Allá llegó también a refugiarse en 1824, don Agustín de Iturbide con su familia.

EL pueblo católico mexicano con su Iglesia y Jerarquía, ha formado una de esas Dos Naciones en pugna, que hemos mencionado al principio de este ensayo. Los mexicanos católicos han sido atacados y sometidos a los largo del siglo XIX, por los  arribistas “iluminados”, que han detentado el poder político desde 1824, y siguen oprimiendo a la Nación mexicana con revoluciones sociales, persecuciones y leyes anti naturales hasta este siglo XXI, continuando las ideas del liberalismo masónico del siglo XVIII, y engañando al pueblo con sus Partidos políticos de cualquier denominación. Todos han sido  sostenidos por los gobiernos masones de los Estados Unidos de América.

Con la anterior explicación hemos recordado los antecedentes de la independencia de Hispanoamérica, para entender los cien años de ataques masónicos a los pueblos católicos hispanos, que se suscitaron a lo largo del siglo XIX, y para enlazar esos acontecimientos con la Revolución “Mexicana” de 1910.

LUIS OZDEN.

ORGANIZACIÓN DE LOS CATÓLICOS MEXICANOS EN UN PARTIDO POLÍTICO ENTRE 1911 Y 1914.

La situación religiosa del pueblo católico mexicano estaba sustentada en la confianza y estabilidad con que México había llegado al año de 1910.

La investigadora Alicia Olvera Sedano en su libro sobre los “Aspectos del Conflicto Religioso de 1926 a 1929” asienta:

“Los católicos en México durante el régimen del General Porfirio Díaz pudieron trabajar en el terreno social y cívico, más no en el político.”

Pues durante los últimos veinticinco años del siglo XIX no hubo ninguna persecución organizada desde el gobierno liberal y masón, esos años de paz permitieron la multiplicación de Obispos, sacerdotes, y Monasterios de frailes y monjas. Es decir: la obra educativa católica pudo contrarrestar a la presión oficial del laicismo.

En tanto que, los liberales y jacobinos masones acusaban al dictador de ser demasiado tolerante con la Iglesia, dejando a un lado la Constitución de 1857 y las Leyes de Reforma.

Pero don Porfirio Díaz Mori los tranquilizó con la construcción del “Hemiciclo a Juárez”, un ostentoso mausoleo dedicado al “Indio de Guelatao”, máximo santón de la Masonería mexicana pro-yanqui.

Sin embargo, para congraciarse con los grupos católicos apoyó la fundación del PARTIDO CATÓLICO MEXICANO el 3 de mayo de 1911, unos cuantos días antes de su renuncia a la Primera Magistratura.

 

LA REPÚBLICA MEXICANA ANTES DE 1910

revolucion

Antecedentes de la Revolución anticatólica de 1910. LA REPERCUSIÓN DE LAS ENCÍCLICAS DE S.S. LEÓN XIII.

EL MOVIMIENTO MILITANTE Y LA ORGANIZACIÓN DE LA JUVENTUD MEXICANA

En su libro “Aspectos del conflicto religioso de 1926 a 1929”, la investigadora doña Alicia Olivera Sedano escribe:

“Al Padre Bernardo Bergoënd, S.J. deben los jóvenes mexicanos su organización definitiva. Él se distinguió por sus esfuerzos en este ramo desde el año de 1907, en que realizó unos ejercicios espirituales para obreros y se preocupó, especialmente, por la formación de dirigentes o líderes que, instruidos en los problemas sociales existentes, impulsaran a su grupo a la conquista de sus derechos”

“A él se debe también el que, más tarde, y en combinación con los Obreros Guadalupanos, se proyectara la creación de un organismo político católico organizado y preparado para la lucha, con la implantación de la doctrina social, cívica y política de la Iglesia al ocurrir el desmoronamiento del Porfiriato”

“Para tal proyecto se basaron en una institución semejante existente en Francia llamada: PARTIDO DE ACCIÓN LIBERAL POPULAR, que era católico, y que vino a constituir en México, el antecedente inmediato del PARTIDO CATÓLICO NACIONAL

Con estos antecedentes se formaron dos organismos:

  1. a)  Un Partido político independiente de la Jerarquía católica mexicana.
  2. b) Otro Partido de acción social católica directamente dependiente de la jerarquía católica. A las dos obras en su conjunto se las llamaría:

“UNIÓN POLÍTICO-SOCIAL DE LOS CATÓLICOS MEXICANOS”

De esta Unión salió la ACJM; Asociación Católica de la Juventud Mexicana

Dentro del anterior marco surgió la idea de otro centro: LA UNIÓN FOLOSÓFICA CATÓLICA DE ESTUDIANTES, para crear una institución que contrarrestara la influencia de la YMCA, asociación deportiva americana y protestante, apoyada por la masonería mexicana.

La UNIÓN fue concebida por los señores Luis B. Beltrán y Jorge Prieto Laurens con el propósito, a la sombra del Partido Católico, de una asociación que difundiera los principios cristianos y “ayudara a los católicos organizados en su tarea política”. Y así se creó:

LA LIGA NACIONAL DE ESTUDIANTES CATÓLICOS”

Además, El PARTIDO CATÓLICO NACIONAL proponía un programa muy amplio que aceptaba la separación de la Iglesia y el Estado, y aspiraba a mantener, dentro del orden democrático, la libertad de enseñanza; de asociación; de conciencia, y la adopción de leyes de acuerdo con las enseñanzas de Catolicismo Social; adoptando como lema: “Dios, Patria y Libertad”.

Francisco I. Madero, director de movimiento revolucionario de 1910, recibió con beneplácito la fundación del Partido Católico Nacional y sus opiniones sobre él, fueron muy alentadoras.  “Que su Programa revelaba ideas avanzadas y deseos de colaborar con el progreso de la Patria; el anhelo de ocuparse de la cosa pública y la confianza que se sentía en el nuevo gobierno”

Entonces, la Asamblea de Partido Católico resolvió apoyar la candidatura, a la Presidencia de la República, del señor Madero. Mientras el presidente del Partido Católico sería el señor Gabriel Fernández Somellera desde el 18 de agosto de 1911.

Las elecciones para Presidente de México en 1912, dieron a conocer toda la fuerza que tenían los católicos por su gran organización, control y disciplina, pues sobre todo en los Estados del centro y occidente del país los organizadores trabajaron en favor del Plan que se habían trazado.

El Plan agrario era muy equilibrado y avanzado para la época. Se basaba en crear el Patrimonio Familiar, aprovechando las grandes extensiones de tierras cultivables, para una población rural de unos doce millones de habitantes en todo el país.

Se trataba en formar la clase rural, bien entrenada y abastecida con un mínimo de 500 acres de tierra laborable para cada jefe de familia, de hacer un hogar con función económica y de interés social para la Nación, pero de propiedad privada para cada familia campesina. Una clase rural fuerte y productiva en bien del país entero. Como se había construido en los países más adelantados de Europa. 

También se proponía la reintegración de los Ejidos de uso colectivo a las comunidades indígenas como estaban establecidos durante la época virreinal. Y abolidos por la desamortización de la “Ley Lerdo” en la época juarista entre 1856 y las Leyes de Reforma de 1857.

Así como la seguridad para los obreros en las fábricas e industrias, en cuestiones contra accidentes, descansos e indemnizaciones a cargo de las empresas. Actitudes católicas aplicadas antes de las nefastas Leyes masónicas pro yanquis del Partido Liberal durante la mayor parte del siglo XIX. (2)

(2)  “Desde luego estos proyectos del Partido Católico Mexicano no estaban en consonancia con los que tenían para México, los consorcios plutocráticos judíos de los Estados Unidos. Por tanto, una vez desatada la Revolución de 1910 serían combatidos con saña por los revolucionarios, armados y aconsejados por los gobiernos yanquis de TEODORO ROOSEVELT, WILLIAM H. TAFT y WOODROW WILSON.”

LUIS OZDEN.

También, es importante destacar cómo se organizaron los católicos para participar en la proyectada Democracia “Maderista” sucesora del gobierno dictatorial del derrocado Porfirio Díaz Mori, y de cara a la inminente Revolución Masónica-comunista que, con ayuda del capital judío de los Estados Unidos se quiso implantar en México de manera experimental, como “La Tercera Revolución” planeada para destruir a la Nación Mexicana, principiando por atacar y suprimir su religión católica.

Según algunos investigadores mexicanos, entre ellos Alicia Olvera Sedano, afirman que el PARTIDO CATÓLICO MEXICANO tuvo su antecedente en el “Partido de Acción Liberal Popular” de Francia que era católico. Y del que tomó ideas, el Jesuita francés; Padre Bernardo Bergoênd, quien desde el año de 1907 organizaba a los jóvenes católicos mexicanos.

Como ya hemos apuntado: El proyecto de nuevo Partido se componía de dos organismos de diversa índole: UNO ESPECÍFICAMENTE POLÍTICO que constituyera un partido católico independiente de la jerarquía eclesiástica en su dirección y acción. Y OTRO ESPECÍFICAMENTE DE ACCIÓN SOCIAL CATÓLICA directamente dependiente de la autoridad episcopal. Dentro de la cual se destacaría sobre todo la A.C.J.M.Asociación Católica de la Juventud Mexicana. A las dos obras en conjunto se les llamaría “Unión Política-Social de los Católicos Mexicanos”

Dentro de este marco se constituyó la Sociedad Filosófica Católica de Estudiantes” que se dedicó al deporte principalmente para contrarrestar a la Y.M.C.A  (Young Men Christian Asociation), asociación yanqui protestante, bien establecida  con la ayuda de los masones del gobierno, y que hacía proselitismo entre los jóvenes mexicanos, como ya hemos apuntado.

De ahí, el siguiente paso fue formar la LIGA NACIONAL DE ESTUDIANTES MEXICANOS que abarcó a casi todos los Estados Federales de México. Desde el año de 1911 contó con dos publicaciones semanarias: “El Despertador” y “La Libertad”. A la LIGA se unió otro grupo; La Asociación Nacional de Damas Católicas”. Juntos y bajo de dirección del R.P. Bernardo Bergoënd como coordinador de las fuerzas vivas de la Juventud Católica, para restaurar en la política, el Orden Cristiano en México, abolido en 1857 con la Constitución masónica proclamada por B. Juárez con el apoyo de los gobiernos de Estados Unidos; especialmente, del gobierno de James Buchanan. 

LA 3ª REVOLUCIÓN DE 1910 A 1925

Sabemos, por investigación atenta en los documentos históricos de México y de otras naciones; que la llamada Revolución Anticristiana es una sola, que proviene de las ideas anticristianas definidas en las Logias Masónicas europeas, ya bien organizadas en Londres Gran Bretaña, desde la segunda década del siglo XVIII.  Y que los Sumos Pontífices: Clemente XII, con la bula “In eminenti….”, en 1738 y Benedicto XIV, con el documento “Providas romanorum….”, en 1751 advirtieron a los fieles católicos del peligro que representaba la Masonería, para la paz, la estabilidad y la Fe cristianas. El libre pensamiento de los hombres, sin tomar la preeminencia de Dios, fue promovido por las sectas de los masones, para tomar el poder civil y eclesiástico, infiltrando las Monarquías católicas, y aplicando en Portugal, España, Austria, Francia e Italia, así como en el Vaticano los principios de la Revolución: LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD.

Los Sumos Pontífices de Roma tenían las pruebas del Plan Masónico. Es decir; de la Doctrina del LIBERALISMO. Ideado por los filósofos ingleses, holandeses, alemanes y franceses de extracción protestante. Esta Revolución se aplicaría en varias fases previas, como ya hemos explicado en la “Primera Parte de los Antecedentes a la Guerra Cristera”, por lo que respecta a México. Pero, no es por demás recordar brevemente lo siguiente:

La primera Revolución fue aplicada desde los primeros intentos de Independencia de la Nueva España (México), en la ciudad-puerto de Nueva Orleans desde  1807, hasta 1823 cuando fue la caída del Imperio de Iturbide.

La segunda Revolución fue aplicada desde 1824 con la proclamación de la primera República masónica, hasta 1859 con la aplicación de las Leyes masónicas y anticatólicas de la Reforma atea. Y de ahí se continúa hasta el derrocamiento de Porfirio Díaz en 1910-l911.

La tercera Revolución sería aplicada desde 1914 hasta 1930, y durante esos años se produjo la GUERRA CRISTERA: el ataque más sangriento y cruel que la Masonería mexicana, apoyada y armada por los cinco presidentes y gobiernos yanquis de Taft; Wilson; Harding: Coolidge y Hoover, fue aplicado al pueblo católico mexicano.

Con la complicidad de Venustiano Carranza Garza, Francisco Villa, Emiliano Zapata, Álvaro Obregón y ESPECIALMENTE con Plutarco Elías Calles y sus títeres: Emilio Portes Gil y Pascual Ortiz Rubio.

LA REVOLUCIÓN APLICADA A MÉXICO POR EL PODER JUDÍO Y PLUTOCRÁTICO DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

Después de la renuncia y asesinato del presidente Francisco I. Madero, entre el 18 y 22 de febrero de 1913, y la presidencia del General Victoriano Huerta de febrero de 1913 a 14 de julio de 1914. (3)

(3)  La A.C.J.M. La Alianza de las Congregaciones y los Centros de estudiantes y jóvenes católicos, surgió después de que sus representantes asistieron al Segundo Congreso Mariano Nacional el 12 de agosto de 1913, ya bajo la presidencia en la República Mexicana del General Huerta,  quien deseaba un gobierno nacional sin perseguir a los católicos.

Como referencia al apogeo del movimiento católico, estuvo la Fiesta de la dedicación de México al Sagrado de Jesús, el 6 de enero de 1914, la Coronación de Cristo como Rey de México el 11 de enero de ese año y la peregrinación multitudinaria al Cerro del Cubilete, centro geográfico del país, donde se construiría, más tarde, el Monumento alusivo  a Cristo Rey.

Para llevar a efecto este acto, se había conseguido a través del Episcopado, la debida autorización por parte del Papa San Pío X, y llevar a cabo dicha Consagración, Su Santidad respondió a través de un Breve de fecha 12 de noviembre de 1913 manifestando su complacencia. Todas las diócesis del país respondieron con solemnes misas en sus Catedrales. El hecho de que el Presidente General Victoriano Huerta diera todas las garantías, licencia y apoyo  demostraba el entendimiento entre la Iglesia y el Estado civil de su gobierno. Envió al acto dos de sus generales en uniforme de gala llevando en sendos cojines de seda, la Corona y el Cetro de oro.

Este hecho, de enero de 1914 fue muy significativo porque marcó el apogeo de la organización de los católicos mexicanos en ese año; la Consagración Nacional que se hizo de la Nación Mexicana al Sagrado Corazón de Jesús el citado 6 de enero. En esta ocasión tuvieron lugar solemnes funciones religiosas en todas las Catedrales y principales templos de la República. Con el fin de detener el amenazador avance de la Revolución atea y anti católica que efectivamente, unos pocos meses más adelante, daría al traste con la Paz material y espiritual del pueblo católico mexicano, porque sus gobernantes masones no se inspiraron en Dios para regir al país, sino en las directivas de los enemigos ancestrales del pueblo católico y de su Jerarquía.

En los actos solemnes anteriormente citados participaron los ciudadanos católicos con entusiasmo y libertad como nunca lo habían tenido desde mucho antes de la aplicación de las Leyes de Reforma por el gobierno de B. Juárez. Y para culminar la demostración de Fe católica, el Episcopado hizo el voto de erigirle a Cristo Rey un Templo Votivo nacional en la capital de la República, como lo había hecho el pueblo ecuatoriano medio siglo antes en la ciudad de Quito, bajo el Presidente católico, General Gabriel García Moreno.

Mientras tanto, el General Huerta ya se había enfrentado por medio de cartas oficiales al presidente yanqui Woodrow Wilson quien por el pretexto de no haber saludado la guardia mexicana a la bandera yanqui de un barco norteamericano, en el puerto mexicano de Tampico; este presidente yanqui, envió a su marina a bombardear el puerto de Veracruz para obligar al general Huerta a renunciar. Lo que sucedió el 14 de julio de 1914.

La investigadora de la Historia de México Alicia Olivera Sedano en su libro: “Aspectos del conflicto Religioso de 1926 a 1929”, INAH, 1966. Anota:

“El cauce que había tomado el Movimiento Católico en general y todas las organizaciones del mismo credo que se habían formado hasta ese momento, consistía principalmente en detener el amenazador avance de la Revolución que estorbaba la restauración del Orden Cristiano y la realeza temporal de Cristo que se proponían realizar. Pudiendo afirmarse que tal movimiento, a pesar de haber coincidido en algunos puntos con los del programa trazado por el movimiento de 1910, fue desde la época de Huerta esencialmente contrarrevolucionario. Dando margen de que los que propugnaban las ideas de la Revolución prepararan a sus huestes para contrarrestar dicha actitud”.

Con la renuncia forzada del General Huerta a la presidencia. Impuesta por la fuerza de la marina norteamericana al bombardear Veracruz. El Departamento de Estado de esa nación apoyó sin reservas a VenustianoCarranza, prometiendole la Presidencia de México. Las principales sectas protestantes de los Estados Unidos ofrecieron a Carranza su apoyo material para conducirlo al triunfo, con la condición de que su revolución tomara carácter religioso contra los católicos y destruyera la Iglesia Católica por medio de la fuerza bruta. Esta conducta de los Estados Unidos obedecía su tradicional política de debilitar a México para descatolizarlo. Franklin D. Roosevelt, entonces funcionario del gobierno de Woodrow Wilson dijo públicamente:

franklin-d-roosevelt“La absorción de los países latinos por los Estados Unidos, será larga y muy difícil, mientras estos países sean católicos”. 

LOS ANTECEDENTES CERCANOS DE LA GUERRA CRISTERA COMENZARON CON LA PRESIDENCIA DE V. CARRANZA Y SIGUIERON CON LA DE ÁLVARO OBREGÓN.

Entonces, en ese mismo año de 1914, se desató la destrucción de la nación mexicana, enriquecida durante la paz dictatorial del General Porfirio Díaz.

Por todas las regiones del país emergieron grandes y pequeños revolucionarios, ya previstos y organizados, por las logias masónicas; de la misma manera que lo habían hecho desde 1810, un siglo antes, PARA DESTRUIR LA OBRA DE ESPAÑA.

Esta vez. se trataba de someter la República Mexicana, una vez más, a los poderes anticristianos ya de antaño conocidos. Prácticamente todas las acciones revolucionarias atacaron lo que era católico:

Las personas, su Jerarquía, sus Iglesias, Monasterios y sus propiedades. Todo en nombre de la “Revolución Mexicana”. Los revolucionarios salían de todos los niveles de la población, pero a la mayoría, no la movían las ideas políticas, sino el pillaje, no era la justicia social sino la destrucción brutal a ultranza.

El gobernador de Coahuila, Venustiano Carranza, masón y aliado a los poderes que manejaban al gobierno de Woodrow Wilson, se prestó traidoramente a encabezar el movimiento revolucionario que conduciría a mayor sometimiento de México a los Estados Unidos; seis años antes de que asumiera la presidencia, en 1920, el nefasto Álvaro Obregón con susTratados de Bucareli, benéficos en todo, a los intereses yanquis.

A partir de ser nombrado como Presidente por las Cámaras masónicas de la República Mexicana, el 20 de agosto de 1914, el general Venustiano Carranza advirtió a los habitantes que se tomarían medidas contra los ministros de la Iglesia Católica por “haberse puesto de parte con las dictaduras de Porfirio Díaz y Victoriano Huerta”

Los años de la presidencia de Venustiano Carranza, 1914 a 1920 fueron de hostilidad creciente del movimiento revolucionario a las actividades de la Iglesia y de las Organizaciones Católicas. Diversos Estados de la Federación comenzaron a implementar limitaciones al culto y al trabajo de los sacerdotes.

1º de agosto de 1914, el gobernador de Nuevo León Antonio I. Villareal comenzó a expulsar sacerdotes, clausura de templos y prohibición  a los católicos de la profesión pública de su Fe.

El 30 de septiembre de 1914, el gobernador del Estado de México Francisco Murguía mandó publicar las condiciones bajo las cuales los católicos debían practicar el culto católico romano.

De ahí en adelante todos los Estados federados fueron implementando presiones y ataques a los ministros de la Iglesia Católica, reduciendo su número y saqueando las Catedrales, incautando Templos, Monasterios, también los edificios propiedades de católicos conocidos y ricos, robo y destrucción de Archivos y Bibliotecas, quema y confiscación de propiedades agrícolas, etc., etc.

Desde las alturas del propio gobierno y sus componentes vino el odio contra la Religión Católica, que se transformó en crímenes de la gleba pretextando hacer justicia social a los que nada tenían.

Cuando tales disposiciones se fueron poniendo en vigor, provocaron protestas, motines y violencias del pueblo católico que no podía soportar inactivo, viendo la destrucción de sus tradiciones religiosas. Y así pasaron dos años: 1915 y 1916, de revoluciones.

Los individuos más crueles eran los salidos de las capas más bajas de la población cambuja (una mezcla de indias con negros).

Además en el año de 1917 se proclamó la Constitución masónica más severa contra la religión del 90% del pueblo mexicano, peor aún que la de 1857.

El periodo de 1915 a 1920 se caracterizó por haber sido el más duro y de completa desorganisación en todo el país. Las grandes propiedades agrícolas fueron destruidas, la extensa red ferroviaria inutilizada con el consiguiente aislamiento de las poblaciones, ya afectadas por la interrupción del comercio y la industria. La proliferación de facciones entorno a caudillos que no eran más que bandas de criminales, de todos contra todos. Ante esa situación, las familias pudientes comenzaron a emigrar a otros países, principalmente a los Estados Unidos, país receptor, entonces, de los capitales de los ciudadanos más emprendedores. Como siempre, Los yanquis se enriquecieron a costa de los mexicanos ricos.

Ante los ataques a la Iglesia y sus Pastores que se suscitaron a partir de laConstitución Atea de 1917, todos los obispos fueron amenazados de expulsión, y algunos de ellos se ocultaron como el arzobispo de Guadalajara.

Monseñor Francisco Orozco y Jiménez a la cabeza de sus hermanos, los otros Obispos, condenó la Constitución Atea en una Pastoral que fue enviada al Papa Benedicto XV en junio de 1917. Acto que le valió la expulsión de México por el Gobierno masónico de Carranza. El santo Arzobispo se negó a salir de México pero vivió escondido por los fieles. Desde su refugio comenzó a dirigir las organizaciones católicas ya formadas desde la época del Padre Bergoênd. La Pastoral fue leída el 24 de junio en todas las parroquias del Estado de Jalisco. El gobierno masón decretó sancionar a todos los sacerdotes que la leyeron. El Arzobispo Orozco y Jiménez fue encontrado en la ciudad de Lagos, puesto prisionero y expulsado del país, al Estado de Texas en los Estados Unidos. Contra esta actitud de las autoridades civiles masónicas, se levantaron las protestas de los jóvenes católicos de la A.C.J.M.

            LA PERSONALIDAD DEL ARZOBISPO OROZCO Y JIMÉNEZ

Monseñor Francisco y Jiménez era un hombre culto y de gran personalidad, nacido en 1864 en la ciudad de Zamora, Estado de Michoacán, de familia era originaria de la capital mexicana. Había estudiado en el Colegio Pío Latino de Roma, donde fue ordenado sacerdote. Allá se licenció en Filosofía, luego se había doctorado como teólogo en la ciudad de México antes del año de 1900.

Por su inteligencia y sabiduría era conocido del Papa León XIII y de los Reyes de España con quienes llevaba relación de amistad. También, en su visita a Roma en 1908, se presentó a Su Santidad Pío X. Fue consagrado Obispo a los 38 años de edad en 1902. Al Padre Orozco se le dio la Diócesis de Chiapas, donde hizo gran labor social y pastoral hasta 1912. En los diez años de su estancia en el Estado de Chiapas hizo una gran labor pastoral y de apostolado en todos los niveles de la población, especialmente ayudó a la etnia indígena de los Chamula, muy abandonada y expoliada por los gobernantes mayoritariamente masones.

Monseñor Orozco se constituyó como protector resuelto y abnegado de los indios. Organizó un grupo de abogados católicos para defender judicialmente a sus indios chamulas; logrando que los estancieros, les pagaran el precio justo de su trabajo y sus cosechas, así como ya no les incautaran sus parcelas.

La labor constructiva de Monseñor Orozco y Jiménez, continuó por todo el Estado de Chiapas, renovando Templos, y conventos, edificando capillas y escuelas para niños y jóvenes. Llevó desde Francia a los Hermanos de San Juan de la Salle para incrementar la calidad de la educación religiosa. Así mismo erigió una Casa de religiosas profesoras, un orfanato y un Hospital bajo el patrocinio de la Virgen de Lourdes. Mientras sus numerosos y eficaces sacerdotes, conquistaban las almas descarriadas y fomentaban la devoción y la piedad de los fieles. También intervino aconsejando a los presidentes municipales para mejorar el aspecto de sus pueblos. Monseñor mandó construir el primer Observatorio meteorológico del Estado de Chiapas.

Vamos a recordar un dato curioso, a Monseñor Orozco se debe la fabricación del moderno instrumento musical de la “marimba” inspirado en lo que los indios “chamula” usaban para sus fiestas.  El Obispo mandó llevar músicos y ebanistas a Chiapas y lograron construir el verdadero instrumento musical, ahora conocido como “La Marimba” en todo el mundo.

Su intervención en pro del mejoramiento social de los católicos lo llevó a aplicar las enseñanzas pontificias de Pío IX y León XIII, así como las directivas del Concilio Plenario Latinoamericano  efectuado en Roma, sobre los derechos de los fieles a ocupar puestos públicos, para que influyendo en los Estados, encaminaran a sus gobiernos hacia el Bien Común.

Esta actitud justa y firme del Prelado no gustó a los masones que monopolizaban los puestos públicos, porque estaban acostumbrados a someter a los ciudadanos a su mentalidad e intereses anticristianos. El Obispo comenzó a ser atacado por varios flancos: Hacia 1906, un boletín masónico circuló entre sus miembros, que eran ya una especie de plaga en las principales ciudades chiapanecas. En su texto se “obligaba a los hermanos masones, a hostilizar y buscar dificultades, por cualquier medio, al Obispo de Chiapas donde quiera que se hallare”. 

Entre ellos y en público,  se le daba el mote de “El Chamula”, por su afecto a los indios desposeídos que eran muchos. (3)

(3) Datos tomados del libro “Monseñor Francisco Orozco y Jiménez, V Obispo de Guadalajara”, Monseñor Luis Alberto Madrigal, Zapopan, Jalisco, México, 2012.

Sin embargo, con valentía no exenta de prudencia, Monseñor Orozco seguía haciendo el bien entre su grey y rezaba por sus enemigos, perdonándolos e instando a su conversión. No tenía temor y cuando recorría su Diócesis se hacia acompañar nada más por un solo fiel como ayudante.

En 1908 viajó a Roma para asistir al Concilio Plenario Latinoamericano,  hizo amistad con el Papa San Pío X,  a quien solicitó su autorización para celebrar el primer Sínodo de Chiapas, en su reporte se consigna lo siguiente:“Que el clero de la Diócesis se compone de 62 sacerdotes, 4 subdiáconos y 9 minoristas. El Seminario tiene 35 alumnos; el colegio de los Maristas 100 alumnos; la escuela parroquial y el de los Padres Jesuitas 200 alumnos y el Colegio de Niñas 100 educandas”. En esa ocasión coincidió en el Vaticano, con los jóvenes Reyes de España; Alfonso XIII y Victoria Eugenia, quienes lo invitaron a visitarlos en Madrid.

Monseñor Orozco regresó a su Diócesis de Chiapas para seguir con sus proyectos de reconvertir a los fieles, y la lucha contra los enemigos de la Iglesia. El pueblo católico demostraba por su Obispo toda clase de afecto y buenas disposiciones para la obra apostólica y pastoral. No así, sus enemigos los masones. La prensa oficial seguía atacando y desvirtuando sus acciones. Ante la reacción valiente y justa del Obispo, contestaban con amenazas a su persona. Le inventaban toda clase de acciones y violaciones contra el Estado laico, para tratar de prenderlo y llevarlo a juicio.

LOS MASONES DE CHIAPAS ATACAN A MONSEÑOR OROZCO Y JIMÉNEZ

En una ocasión, en febrero de 1911, después de haber inaugurado el Colegio Guadalupano para señoritas en Tapachula, los enviados del gobierno llegaron con una orden judicial, a la casa donde se hospedaba, pero poco antes el cura del lugar,  Padre Tornero recibió una llamada avisando que iban a ponerlo preso. Entonces el cura del lugar, que era hombre corpulento, tomó del brazo al Obispo, lo subió al muro de la casa vecina y arrojó a Monseñor al otro lado. Monseñor a pesar de haberse lastimado una pierna pudo huir  con la ayuda de unos fieles. Esto, motivó la rabia de los masones que gritaban a voz en cuello; “Muera el Chamula”.  Los masones mexicanos, antes de 1910,  estaban sueños, y habíandespertado con el grito de la Revolución contra Porfirio Díaz. Empujados por sus amos del extranjero contra los pastores de la Iglesia Católica, sin importar su jerarquía.

Sin embargo, la gente consciente defendió al Obispo, incluido el  antiguo Gobernador del Estado. La Logia chiapaneca que odiaba con saña a Monseñor, dejaron de perseguirlo, al menos por un tiempo; pero entonces atacaron al Gobernador por no seguir sus lineamientos.

EL SIGUIENTE ATAQUE QUE TRAJO GRAVES PERJUICIOS PARA SU GREY

Las elecciones generales del país se llevaron a efecto, hubo cambio de Gobernador, este, Flavio Guillén joven animoso, pidió al Obispo que oficiara la Santa Misa en su matrimonio con una señorita de una conocida familia católica.  Monseñor Orozco creyó que ese acto sería una ocasión magnífica para unir también a representantes del gobierno civil con la sociedad católica del Estado. Aceptó la invitación, y una vez señalada la fecha de acuerdo con su visita pastoral a Tuxtla, la capital de Chiapas se dispuso a viajar al acto.

Todo parecía abocarse admirablemente a tan nobles propósitos, pero las sectas masónicas YA NO DORMÍAN.

Sus diarios se encargaron de sabotear tanto el enlace como la visita del Obispo. En ellos se hacían los peores comentarios sobre la visita del Prelado “que lanzaba un reto a las huestes del liberalismo, así como a la honorable corporación masónica”

“Convocaron a un mítin, con altavoces y panfletos, a un costado del templo donde se celebraría el matrimonio del Gobernador, repartieron volantes en los cuales se instaba al pueblo a oponerse al acto. A nombre del gobernador se les decía que el pueblo soberano y respetuoso de las leyes debía oponerse a que el Obispo asistiera el 7 de octubre de 1912”Datos de Mons. Luis Madrigal en su libro sobre Mons. Fco. Orozco y Jiménez. 

 

Los masones habían logrado reunir un considerable número de personas y amenazaron con triplicar la cantidad. Entonces el Gobernador al ser enterado de la situación convocó al pueblo y les aclaró que algunos habían malinterpretado sus decisiones:

“Que si el Señor Obispo decidía venir al templo, él lo protegería con el ejército, porque la presencia del Obispo  estaba conforme a las leyes.”

Monseñor Orozco sabiendo que los masones podrían ocasionar un enorme desorden, envió un telegrama al Gobernador en los siguientes términos:

“En vista de que una buena parte del pueblo de Tuxtla me rechaza con sus manifestaciones hostiles, públicas y escandalosas, sacudo el polvo de mis zapatos para seguir evangelizando y pronunciando la paz en otras partes” 

La Santa Misa y ceremonia del discutido matrimonio del Gobernador Guillén se celebró en el Templo principal de la pequeña ciudad de Chiapa de Corzo el 12 de octubre fecha conmemorativa de la Virgen del Pilar y del Descubrimiento de América. Al día siguiente las autoridades civiles ofrecieron un banquete al que asistió Monseñor Francisco Orozco y Jiménez.

Consecuencia de esto, fue que la jauría liberal ladró más fuerte en los siguientes días, logrando atraerse a un buen número de ciudadanos, para seguir las manifestaciones en su contra.

“El Obispo de Chiapas era firme en la Fe y apacible en el proceder. Lo había puesto en práctica durante los diez años de su gobierno. Era dulce y tutelar para con los propios y benigno para quienes mal lo querían, y lo demostrará durante todo el resto de su vida

“Pero, la acción de los manifestantes de Tuxtla había sido dirigida contra la persona de Mons. Orozco y Jiménez. Quedaba incluido su carácter eclesiástico en el anárquico repudio al serle impedido el desempeño de su ministerio, y para el caso de esta naturaleza, la Sagrada Rota vaticana prescribe correctivos enérgicos aunque saludables para la defensa de la dignidad de la Iglesia y de las almas justas.”

Mons. Luis Madrigal en su libro sobre la vida del Vº Arzobispo de Guadalajara.

La sencilla población de Chiapa de Corzo temblaba por la suerte que corrían sus hermanos de Tuxtla, la capital de Estado. Porque la Iglesia tiene castigos espirituales y materiales ejemplares que acostumbra imponer en casos semejantes. En 13 de octubre de 1912 Monseñor Orozco les aplicó el “ENTREDICHO”, aunque en su forma más benigna:

QUEDANDO PROHIBIDAS LAS CEREMONIAS SOLEMNES EN TODOS LOS TEMPLOS DE LA CIUDAD, ESPECIALMENTE LA SAGRADA EUCARISTÍA.

A ejemplo de lo que San Pío X había aplicado varias veces en su Diócesis de Venecia cuando se manifestaba su pueblo, extraviado por los marxistas.

El Obispo Orozco telegrafío al Sumo Pontífice Pío X del escarmiento que se había visto obligado a imponer, pero agregando, que lo levantaría si el pueblo se arrepentía de haber seguido a los enemigos de Cristo.

El ejemplar Obispo de menos de 50 años de edad se ausentó de Chiapas. Esperando que llegaran de Roma las Cartas resolutivas.  Mientras tanto, le comenzaron a llegar escritos de apoyo y arrepentimiento de los fieles y de la Jerarquía de la Iglesia en México, demostrándole también su admiración.

Hacia el fin de ese año de 1912 llegaron las esperadas Cartas del Sumo Pontífice, encontrando acertada y explicable la conducta de Monseñor, y el Santo Papa le hacía saber que por estar vacante la Arquidiócesis de Guadalajara, Monseñor Francisco Orozco y Jiménez había sido preconizado Arzobispo de Guadalajara, de todo el territorio del Estado de Jalisco y más allá; Monseñor Orozco aún no cumplía los 48 años de edad.

Su Santidad Pío X  concedió al Arzobispo Francisco Orozco y Jiménez la segunda Arquidiócesis más importante del país, después de la de la ciudad de México. Entonces ésta, estaba a cargo de su antiguo compañero del Colegio Pío Latino de Roma; Monseñor José Mora y del Río.

El 2 de diciembre de 1912 llegaba a Guadalajara la noticia de la designación de Monseñor Orozco, y el 1º de enero de 1913, ésta se publicó  en el diario católico El Regional: “Es muy cierto que monseñor Orozco y Jiménez es grandioso e imponente en el desempeño de sus funciones ministeriales, esta grandeza es don de Dios y no artificio del hombre.

 Porque ciertamente sus cualidades personales y acendradas virtudes merecen, además, el Capelo de cardenal con que la Iglesia honra a sus hijos más esclarecidos”

Nota: En la investigación de la vida de Monseñor Francisco Orozco y Jiménez he encontrado, que por su inteligencia, dirección, gran carácter, decisión y valentía, en gran parte se debe a él; la organización de los católicos mexicanos en la defensa y guerra por los derechos de Cristo contra los eternos enemigos de la Iglesia Católica Apostólica y Romana.Por tanto tomaré como referencia la vida y actuación de este Santo Patriarca, para explicar los antecedentes de la GUERRA CRISTERA DE 1926 A 1935, EN LA REPÚBLICA MEXICANA. Luis Ozden.

El domingo 16 de febrero de 1913 recibió el Palio en la Catedral de Guadalajara de manos del Padre José Velazco y Peña. Esa misma semana lanzó un edicto contra la mala prensa, prohibiendo la lectura de los nuevos periódicos impíos, reservándose la absolución a los que habitualmente los leían, los ayudaban o los patrocinaban. Mientas tanto, visitaba las más apartadas diócesis, vistiendo ropas rústicas y viviendo como los más remontados feligreses indígenas.

El 18 de octubre salió de su mano un nuevo edicto donde hablaba a los católicos de sus obligaciones como ciudadanos y miembros de la sociedad civil. “En hacer uso de sus derechos y prerrogativas que las leyes civiles les concedían. Si las elecciones son un hecho verdaderamente patriótico y no pueden abstenerse, puesto que el voto es lo único que puede colocar en los puestos públicos a personas dignas y amantes de la moral, del verdadero progreso y del perfecto bienestar de la nación.”

Este edicto se componía de tres partes:

  1. a) Las actividades religiosas relativas a todas las Parroquias; la exposición del Sagrado Corazón de Jesús, la devoción a la Virgen de Guadalupe y al patrón de cada parroquia.
  2. b) La virtudes del sacerdote y entrega a sus parroquianos, el acrecentamiento de su cultura, porque la ignorancia de las verdades religiosas es una llaga de nuestro tiempo.
  3. c) Amar a nuestra patria incluso hasta el sacrificio porque el patriotismo es una verdadera virtud cristiana.

Antes de su llegada a Guadalajara asistió a la gran asamblea de trabajadores mexicanos junto con muchos otros prelados, y de ahí, salió una carta donde aconsejaba, “A los ciudadanos católicos del error que muchos cometían, que por el amor patrio se limitaban en sus censuras, a lo que era manifiestamente injusto, y dichas censuras deberían ser completas y expuestas a las autoridades, aunque con el respeto que se debe a la autoridad.”

Ese fin año de 1913, Monseñor Orozco y todos los otros Obispos veían como los negros nubarrones de cernían sobre la nación mexicana, porque la revolución de Carranza cobraba cada día mayor fuerza, aunque el gobierno fuerte del general Huerta había logrado dominar a los revoltosos de gran parte del país. El apoyo del gobierno masón y protestante de los Estados Unidos al gobernador de Coahuila, Venustiano Carranza, que se había nombrado Jefe máximo de la Revolución anti católica, era cada día más evidente.

Para contrarrestar lo que se venía encima; el Episcopado buscaba un auxilio espiritual para ayudar al pueblo mexicano, por lo que concibió la idea de pedir a Su Santidad Pío X la autorización de consagrar la nación mexicana al Sagrado Corazón de Jesús, y proclamar pública y solemnemente la Realeza de Cristo, Dios y Rey de los hombres. San Pío X concedió su autorización en una carta alusiva, indicando cómo se debían poner a los pies de Cristo los emblemas; Corona y Cetro, que como Soberano Universal, le correspondían tener los pies de Su Imagen.

Obtenida la venia papal, se determinó verificar la Consagración en toda la República Mexicana el día 6 de enero de 1914. Entonces la Arquidiócesis de Guadalajara por boca de su Pastor indicó la forma esplendorosa como debía celebrarse.

En todo el país, los Obispos junto a su Grey con  celebraron en sus respectivas catedrales el acontecimiento. México entero quedó consagrado en esa fecha. (4)

(4) Favor de consultar el Texto respectivo, escrito para conmemorar el Centenario de la Consagración de México a Cristo Rey, donde se relata con mayor precisión el desencadenamiento de la Revolución después de la renuncia del General Victoriano Huerta el 21 de mayo de 1914. En el Blog de la “Verdadera Historia de México” con la fecha de enero del 2014, Blog de Luis Ozden, Buscador Google.

En Guadalajara se celebró la Consagración de México al Sagrado Corazón de Jesús; a la manera del emérito Arzobispo, quien invitó al Gobernador del Estado de Jalisco, Licenciado José López Portillo Rojas a autorizar una ceremonia cívico-social, misma que se llevó a efecto, como en todas las capitales y Diócesis de la República Mexicana, el 6-11 de enero de 1914.

Pero, en Jalisco, como antes en Chiapas, las Logias masónicas saltaron, como siempre, para difamar, atacar y tratar de oscurecer todo aquello que es grande en los pueblos católicos. La Logia logró sacarle al débil gobernador de Jalisco una orden de que la marcha por las calles solamente podrían hacerla las mujeres y los niños.

Monseñor Orozco no se inmutó por esto y él personalmente, a la cabeza de la procesión, vestido con sus galas arzobispales y virilmente acompañado por los sacerdotes y los hombres de las parroquias, así como del pueblo jaliciense; hombres y mujeres marcharon hasta la Catedral la Guadalajara, donde se llevó a cabo la solemne ceremonia del Te Deum. Ante toda su numerosa Grey, Monseñor  Francisco Orozco y Jiménez adquirió la fortaleza necesaria que debía sostenerlo para hacer frente a sus numerosos enemigos, los masones. Desde 1913 hasta su muerte en 1936.

PROTESTAS DEL EPISCOPADO Y DE LAS ORGANIZACIONES CATÓLICAS A LOS GOBIERNOS MASONES ENTRE 1914 Y 1918.

Con el apoyo logístico y moral que el gobierno del masón y protestante,  Woodrow Wilson, presidente demócrata de los Estados Unidos desde el 4 de marzo de 1913, confirió SU APOYO al gobernador de Coahuila también masón y traidor a su pueblo, para dirigir la Revolución destructora anti católica y masónica de corte socialista, contra  la PROPIEDAD PRIVADA.Carranza profirió; con su grito de batalla: “La Propiedad es robo al pueblo”. (LEMA LENINISTA QUE TODOS CONOCEMOS)

Todos aquellos ciudadanos que eran propietarios de cualquier bien material, ya fuesen Empresas comerciales, Tierras de cualquier extensión, Industrias y propiedades urbanas, Bancos de cualquier nacionalidad, dinero en efectivo,  obras de arte, muebles, automóviles, coches de tracción y animales en pie, así como Almacenes de productos comestibles y toda especie. Fueron víctimas de robo, extorsión y muerte para quienes se resistieron. Entonces, se declaró la Revolución en todo el territorio de México, que en aquella época era de menos de 18 millones de habitantes.

Desde luego el ataque comunista estaba dirigido, de manera especial, contra la Iglesia Católica en sus Templos, Conventos, Monasterios, Hospitales y Asilos y Colegios desde los infantes hasta los universitarios.

El Estado de Jalisco con su capital Guadalajara, fue tomado como blanco y laboratorio experimental, porque su pueblo se había distinguido desde los primeros años independientes en el siglo XIX por su apasionada defensa de los valores cristianos e hispanos.

En la aciaga fecha del 8 de julio de 1914 entraron a la capital jaliciense las“fuerzas constitucionalistas” de Venustiano Carranza, instadas por éste en sus discursos:  a robar lo que pudieran con las armas en la mano y matando a cualquier ciudadano que se opusiera. Tomaron posesión del gobierno y comenzaron a expedir “Leyes”, que tres años después, fueron incorporadas en la llamada Constitución de 1917. Como también lo fueron, de manera experimental, los decretos Nº 15, en relación con los empleados públicos; Nº 24, relativo a la educación de la niñez y de la juventud; y el Nº 63 relativo al matrimonio.

Al promulgarse la Constitución de 1917, en la ciudad de Querétaro; hubo en distintas ciudades de Jalisco protestas multitudinarias, y el Arzobispo de Guadalajara, Monseñor Francisco Orozco  se adhirió a ellas con su Carta Pastoral del 16 de junio de 1917, protestando contra muchos de los artículos de la nueva “Carta Magna”. Pero, inmediatamente después de que el Gobierno masón recibió la protesta del Episcopado, mando orden de aprehensión para el Arzobispo y para todos los sacerdotes que hubieran leído la protesta en sus respectivas parroquias. Contra esta actitud de las autoridades revolucionarias y los jóvenes de la  ACJM protestaron con una manifestación pública.

El gobierno masón ordenó disolverla, y por medio de sus soldados puso presos a muchos jóvenes, a quienes detuvieron en varias prisiones por 15 días, soltándolos después de que sus familias pagaron abultadas multas.  Sin embargo, los católicos no se sometieron a las Leyes impías de los revolucionarios. Comenzaron por atacar las “leyes” revolucionarias  con varias publicaciones como fueron: “El Cruzado”,  “La Palabra” y “La Época”. (5)

(5) “Aspectos del Conflicto Religioso”, Alicia Olivera Sedano.

El Gobierno del Estado de Jalisco, no pudiendo soportar la difusión de la verdad por los católicos bien organizados y apoyados efectivamente por su valiente Jerarquía, que pedían a los masones respetaran la libertad que ellos continuamente propalaban en sus tenidas. Libertad de profesar la religión del pueblo mexicano en el hogar, en sus templos y a la luz del día en la calle. Defendían con celo la libertad de la enseñanza católica de acuerdo a la Doctrina de la Iglesia en sus centros de enseñanza, para defenderse de las sectas protestantes yanquis, esas sí, toleradas por el Gobierno revolucionario. Este gobierno masón pidió autorización al Presidente de la República en funciones; Venustiano Carranza para retirar el servicio religioso de los templos, cerrándolos “por haber sido utilizados para incitar al pueblo a rebelarse y por haber atacado la Constitución (masónica y socialista) de 1917”. Dicha disposición fue autorizada por Carranza el 15 de julio de 1917. (6)

(6) Este ataque de la Masonería a la Iglesia Católica fue inaudito y ni siquiera B. Juárez presidente del Partido Liberal y por tanto presidente de la Provincia Masónica Mexicana en 1857, se atrevió a dictarla durante la Guerra de Tres Años contra el pueblo católico de sesenta años atrás. “Revoluciones Sociales de México”, D. Antonio Gibaja y Patrón, tomo III, 1926.

La prisión del Arzobispo Orozco y Jiménez, su consecutiva expulsión del país, el cierre de los templos del Estado de Jalisco, la persecución de los sacerdotes y la obligación de registrarse ante las autoridades revolucionarias; provocó la defensa del pueblo católico, por medio de sus dirigentes e intelectuales, en una resistencia bien organizada contra el Gobierno revolucionario y masón. El pueblo católico del Estado de Jalisco se manifestaba decidido a luchar por sus derechos ciudadanos. Pidieron al Gobernador interino Gral. Manuel M. Diéguez que convocara al Congreso del Estado para abrogar el Decreto persecutorio. Los abogados católicos estaban apoyados por el Vicario General del Arzobispado P. Manuel Alvarado. Este grupo de abogados había interpuesto un recurso de amparo, pero el 30 de julio el juez de distrito se los negó.

En vista de la cerrazón del Gobierno revolucionario, el Vicario General P. Manuel Alvarado, ordenó la clausura de los Servicios Religiosos en todos los templos de Jalisco. Las familias católicas vistieron de luto, se apartaron de diversiones y fiestas, para trasladarse por la ciudad se negaron a utilizar el transporte público y la gran mayoría se encerró en sus hogares.

Esta situación duró hasta el año siguiente en que el nuevo Gobernador Manuel Diéguez declaró sin efecto el Decreto el 4 de febrero de 1919. El pueblo católico, de entonces, estaba decidido a hacer frente a los revolucionarios con decisión y valentía. Estaban conscientes de que México era una especie de laboratorio de los enemigos de CRISTO, para quitarle su religión católica de manera violenta. (7)

(7) Recordemos la directiva de los gobiernos masones y protestantes de los Estados Unidos: Un funcionario del gabinete del presidente Woodrow Wilson (1913-1921), externó públicamente esta máxima política de los gobiernos yanquis: “La absorción de los pueblos hispanoamericanos será muy larga, cuando no imposible, si antes, no les quitamos su religión católica” Este funcionario era Franklin Delano Roosvelt, presidente yanqui de 1933 a 1945.

También hay que aclarar de que en ausencia del Arzobispo Orozco  Jiménez; había tomado su lugar de dirigente de los católicos jalicienses, un abogado joven, inteligente, decidido y verdadero soldado de CRISTO, este era nada menos que el MÁRTIR Lic.  Anacleto González Flores, quien pudo organizar a los jóvenes dirigiéndolos y unificándolos en la UNIÓN REGIONAL DE JALISCO.

Aquí tenemos dos ejemplos en dos personajes destacados y sus correspondientes movimientos sociales: Monseñor Francisco Orozco Jiménez, y el MÁRTIR Lic. Anacleto González Flores.

ESTOS FUERON LOS ANTECEDENTES CERCANOS al viril levantamiento del pueblo mexicano en el Estado de Jalisco, entre los años de 1917 y 1919, de lo que sería ocho años más tarde: LA GUERRA CRISTERA.

¿QUIENES ERAN LOS REVOLUCIONARIOS?

CONSULTAR EL  “CUADRO ESQUEMÁTICO DE LOS ACONTECIMIENTOS REVOLUCIONARIOS” QUE PRESENTARÉ A LOS ESTIMADOS LECTORES EN EL SIGUIENTE TEXTO, EN PREPARACIÓN: 

LUIS OZDEN

frise-1

LA SANGRE DE MÁRTIRES CRISTEROS

25 de mayo de 2016

SAN ANACLETO GONZÁLEZ FLORES

JEFE Y MÁRTIR DE LA GUERRA CRISTERA CONTRA LA REVOLUCIÓN, LA MASONERÍA Y EL PROTESTANTISMO.

Anacleto

1888-1927

LA SANGRE DE MÁRTIRES CRISTEROS.

Antecedentes:

Cien años antes de la Guerra Cristera, desde el año de 1824, el Partido Liberal había impuesto forzadamente al pueblo católico mexicano, la República de base protestante y masónica, al estilo de los Estados Unidos de Norteamérica, y desde entonces, este pueblo mexicano  ha sufrido una cadena de gobiernos liberales masónicos contrarios a la Religión Católica; Fe de la inmensa mayoría del pueblo del siglo XIX. Con esto, había provocado muchas guerras civiles, que destruyeron la riqueza moral y material de México e impidieron su progreso como estado civilizado.

Siendo el principal objetivo de esos gobiernos, atacar a la Iglesia fundada por Jesucristo Nuestro Señor, debilitando la religión católica, y dar entrada a las sectas protestantes yanquis, con lo cual nuestra sociedad se “asemejaría” a la república vecina del norte.

Toda esa cadena de gobiernos liberales, eran el resultado del llamado “Grito de Hidalgo” en el pueblo de Dolores, Guanajuato, el 16 de septiembre de 1810. Ese nefasto día no fue lo que se quiere festejar como inicio de la guerra de Independencia de Nueva España del Imperio Español, sino que en esa fecha se dio el GRITO DE LA REVOLUCIÓN anticatólica que, con la carga impía de sus antecesoras: la Revolución angloamericana de 1776 y la Revolución francesa de 1789, comenzó la destrucción del Orden Español Monárquico, aristocrático y católico, que España había construido  por 300 años, desde el 13 de agosto de 1521 fecha de la conquista de Hernán Cortés. Cuando las bases de la nueva nación mexicana comenzaron a construirse.

En el referido 16 de septiembre de 1810, fue impulsada la plebe para seguir a un sacerdote descarriado, apoyado por los agentes del gobierno yanqui protestante y masónico, estacionados en la ciudad de Nueva Orleans, quienes prometían la libertad, la igualdad y la fraternidad, en la misma forma que los revolucionarios franceses lo habían prometido a la plebe de Francia.

La independencia de la Nueva España se consumó el 27 de septiembre de 1821 por don Agustín Iturbide a quien el ejército, y luego el Congreso, ofrecieron la corona del Imperio Mexicano, como se llamaría el nuevo país que sería católico en todo.

Esto no gustó al gobierno masón de los Estados Unidos, quien maquinó sus resortes entre las logias mexicanas, compuestas por los individuos más ambiciosos e inmorales, adictos a su política de colonizar los países americanos que se iban separando del antiguo Imperio Español.

El Imperio Mexicano solamente vivió diez meses del 19 de mayo de 1822 al 19 de marzo de 1823, cuando Iturbide tuvo que abdicar, ser expulsado del país, perseguido y finalmente asesinado el 19 de julio de 1824 por los liberales y masones mexicanos al servicio de las logias yanquis.  El 4 de octubre de 1824 fue jurada la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos inspirada en la de los Estados Unidos de América. Convirtiendo con ello a nuestro país en República Liberal, apoyada por gobiernos extranjeros, y   con un gobierno masónico sobre un pueblo 99% católico.

De 1824 a 1846 la República Mexicana fue destrozada por innumerables asonadas, revueltas y peleas de partidos, que propiciaron la pérdida de Texas  y la invasión, que en realidad fue, salvo los pocos grupos patriotas que no estaban comprometidos con las logias masónicas, una simulación de guerra contra los Estados Unidos quienes tomaron posesión de la capital mexicana el 15 de septiembre de 1847, colocando su bandera de las barras y las estrellas sobre el Palacio Nacional hasta que se firmó un ignominioso tratado al año siguiente, el 2 de febrero de 1848 en la sacristía de la Colegiata de Guadalupe. Por el  que México “vendía” a un precio irrisorio más de dos millones y medio de kilómetros cuadrados de riquísimos territorios heredados de España en 1821.

Después de la Invasión de 1846-1848, el gobierno yanqui intentó desmantelar la Iglesia Católica, y abrir nuestro país a las sectas protestantes. La prensa de USA  desde 1845 se llenaba de recomendaciones, como por ejemplo, en “The United States Magazine” el periodista John O`Sullivan escribió: “Nuestro Destino Manifiesto se esparcirá sobre el continente, para el libre desarrollo de nuestros bienes….”

En 1848, mientras se consumaba la guerra de rapiña con la firma del Tratado de Guadalupe-Hidalgo. Despojo rapaz por parte de los yanquis y felonía por parte de los mexicanos firmantes. En Washington,  la capital de la nación triunfante, desbocados congresistas proponían tres elementos regeneradores para la nación vencida:

“Llevar maestros angloamericanos, implantar la libertad de prensa y enviar ministros del evangelio”. Es decir: La cuña fatal de las sectas protestantes para descatolizar al pueblo mexicano. Gracias a Dios y a la Santísima Virgen, no pudieron aplicar, entonces, sus directivas. Pero el gobierno en turno de los Estados Unidos conseguiría la separación de la Iglesia del Estado, y el despojo de todos sus bienes,nueve años después con la desastrosa guerra civil entre el Partido Católico y el Partido Liberal masónico pro yanqui, con un presidente incondicional suyo: Benito Juárez, a quien le impusieron las Leyes de Reforma de 1857 y la consecuente Constitución masónica, siendo la primera Constitución política del mundo donde no se nombra a Dios.

Después de la Guerra Civil norteamericana; en 1866, el gobierno del Partido norteño vencedor de los sureños, pudo enviar a Juárez la ayuda necesaria en hombres y armas para vencer al Imperio de Maximiliano y sus generales católicos: Miguel Miramón y Tomás Mejía, tras la toma de Querétaro. Y fusilar a los tres, el 19 de junio de 1867; terminando con ello, cualquier intento del pueblo mexicano católico de contar con un gobierno acorde a sus creencias religiosas.

A continuación, Benito Juárez y su gobierno masónico aplicaron la más sangrienta dictadura al pueblo mexicano y a sus pastores. Acabando la obra de destrucción que habían iniciado diez años antes. También Juárez fue el primer presidente en regalar templos católicos a las sectas protestantes.

En 1877 ya se habían cumplido 61 años del inicio de la Revolución anticatólica en este suelo mexicano, desde el “Grito de Hidalgo”. El país en ese lapso de tiempo, había quedado moralmente abatido; destrozado en toda su estructura territorial, social, económica y religiosa. Por tanto, el pueblo mexicano en su conjunto vio como algo necesario al gobierno del general Porfirio Díaz,  gobierno fuerte, aunque moderadamente liberal. En sus 20 años como jefe político y militar, mantuvo el equilibrio de la enorme influencia yanqui con los tratados comerciales y amistosos de las potencias europeas. Ganando la paz social para México, así como el  prestigio internacional necesario para su estabilidad económica y social, nunca antes adquiridos. Pero el 20 de noviembre de 1910, se aplicó a México, la siguiente fase de la Revolución Internacional para destruir esa riqueza que el pueblo católico mexicano había construido con enormes sacrificios.

En la fecha referida estalló el detonante de esa segunda parte de la Revolución internacional, es decir; la anarquía previa al Nuevo Orden Mundial: el Socialismo, proyectado en los centros gubernamentales y financieros de los Estados Unidos, para aplicarlo en México de forma experimental, aún antes de que se aplicara en Rusia.

Cualquier revolución, para que triunfe, debe destruir previamente, el orden establecido antes. Y eso mismo se intentó a partir de noviembre de 1910, con el levantamiento de Francisco I. Madero y su “Plan de San Luis” protestando por la séptima reelección del llamado dictador Gral. Díaz quien a sus ochenta años de edad ya no tenía, efectivamente, fuerza suficiente para conducir al país.

Entre 1911 y 1920 los revolucionarios mexicanos se batieron entre sí de la forma más cruel como nunca se había visto, con armas robadas o proporcionadas por  los comerciantes yanquis. Los conocidos cabecillas por nombrar solamente a los principales: Emiliano Zapata, Francisco Villa y Venustiano Carranza, (este último fungiendo como Presidente de la República de agosto de 1914 a mayo de 1920), causaron con sus huestes tal destrucción en todos los órdenes, que este país México,  había quedado en peor situación que la de 1874.

Sin embargo, en el lapso de  17 meses, desde febrero de 1913 hasta agosto de 1914, la Divina Providencia quiso que rigiera a México un presidente católico no comprometido con la Revolución: el Gral. Victoriano Huerta, quien con su apoyo, el pueblo católico mexicano con la Jerarquía de la Iglesia y la aprobación personal de S.S. Pío X, último Papa canonizado; pudieron consagrar el país entero a Cristo Rey y a su Sagrado Corazón en 11 de enero de 1914. Hasta 1963, solamente cuatro naciones  se habían consagrado a Cristo Rey: Ecuador, Argentina, México y España.

calles_obregonAcorde con lo anterior; creemos que la Consagración de México a Cristo Rey consiguió de Nuestro Señor Jesucristo, con la sangre de los mártires Cristeros, la Gracia de la defensa del pueblo católico mexicano contra el poder de las tinieblas, representado perfectamente, por los siguientes presidentes masones sostenidos por los gobiernos yanquis: Álvaro Obregón y Elías Calles entre 1920 y 1928.

Para 1920 la anarquía había destruido toda la riqueza material que el pueblo había acumulado, y no solamente eso, sino lo más importante; la disminución dramática de sus habitantes.

En 1910 el censo de población  asentó: 15 160 369 habitantes y el ceso de 1921 asentó: 14  334 780, con lo que podemos ver claramente la disminución de 825 589 habitantes entre los dos censos, que con los nacimientos habidos en 11 años compensando los faltantes; pudieron haber costado a México, más de dos millones de personas entre muertos y emigrados. En el decenio de los años veinte se escenificaron cuatro guerras intestinas en las que participaron unos 36 generales revolucionarios emanados de las ínfimas capas del pueblo. Estas guerras volvieron a destruir la riqueza acumulada con el trabajo de los ciudadanos y debilitaron aún más a la nación mexicana provocando la emigración de muchos de sus habitantes a los Estados Unidos.

De diciembre de 1920 a noviembre de 1924 ocupó la presidencia de la República Álvaro Obregón, que de simple agricultor y maestro rural en su natal Sonora, se elevó a general de cualquier precio. Ya desde 1912, por su falta de moral, se había introducido al tropel revolucionario, con grande odio a la religión del pueblo mexicano. Al inicio de su gestión, Obregón concertó con los gobiernos norteamericanos, el reconocimiento de su presidencia, a cambio de que México pagara una onerosa deuda a los inversionistas de ese país afectados por todos los años de revoluciones mexicanas, a más de concertar algunos tratados “secretos” con los Estados Unidos en detrimento de la soberanía del pueblo mexicano.

Pero al final de su gestión vendría lo peor; el sistema liberal masónico eligió para presidente del país a Plutarco Elías Calles de infeliz memoria, este, había sido secretario de gobernación y paisano del anterior; Calles, después de haber realizado un extenso viaje, como presidente electo (no por el pueblo mexicano), por varios países europeos y por los Estados Unidos, tomó el mando el 1º de diciembre de 1924.

En los primeros meses de su gobierno  atacó a la Iglesia Católica Apostólica y Romana, estimulando la creación de una sedicente Iglesia Católica Mexicana para provocar un cisma, además de apoyar a los obreros socialistas para utilizarlos como fuerzas de choque en el plan programado durante su viaje internacional.

Con renovado impulso a la constitución de 1917, volvió a aplicar, a la Iglesia Católica, los artículos 3, 5, 24, 29 y 130, ya de antemano condenados por la jerarquía católica que se había protegido, creando organizaciones para defenderse de las leyes liberales masónicas.

Como la Jerarquía de la Iglesia se opusiera firmemente a la provocación, el democrático presidente Elías Calles promulgó su famosa “Ley Calles” que obligaba a todos los ciudadanos católicos a obedecer sin chistar la Constitución anticatólica de 1917.

En enero de 1926, el arzobispo de México José Mora y del Río expidió una carta pastoral contra la “Ley Calles”, el gobierno callista contraatacó; la guerra entre un gobierno espurio y su pueblo católico se había declarado.

Entre los años 1926 y 1929, la tierra mexicana fue escenario de múltiples actos heroicos que los católicos de verdadera cepa escenificaron defendiendo nuestra Fe. Resultado de la resistencia de todo el pueblo católico a los ataques satánicos de la Revolución Mundial, que al final del presente texto mostraremos algunos ejemplos de heroísmo que han quedado en la memoria del pueblo.

Después de 1928, se aplicó a nuestro país por la cúpula judeo masónica mundial; la  “Revolución institucionalizada” que, sin dejar de ser sangrienta, atacó al pueblo católico y a la Iglesia, hipócritamente, para comenzar a despojar “pacíficamente” al pueblo mexicano  de su religión, antes de introducir el sistema comunista.

La persecución anticatólica continuó en la siguiente década; de 1930 a 1940, se sucedieron otros tres gobiernos masónicos revolucionarios, los dos primeros manejados por el nefasto Plutarco Elías Calles,  durante los cuales se cometieron crímenes sin cuenta, silenciados por la prensa abyecta sometida al “Jefe Máximo”,  siendo los crímenes más notorios, los cometidos bajo el tercer gobierno patrocinado por él, pero de hecho rebelde a su antecesor: el de Lázaro Cárdenas, comunista convencido y protector de células marxistas de profesores adoctrinados para llevar al campo la “educación socialista”, y en las ciudades, la corrupción  administrativa a los sindicatos obreros manejados por líderes comunistas.

En 1934 se declaró oficialmente la educación socialista en las escuelas del país, se crearon las brigadas “camisas rojas” asesinando a los católicos e incendiando iglesias. El presidente Cárdenas decretó que: “los colegios particulares que no impartieran la enseñanza socialista serían clausurados.

El arzobispo de México, Monseñor Martínez, declaró que la persecución cardenista era peor que la de 1926, por lo que fue secuestrado por la policía por desacato al “democrático gobierno”. El gobierno confiscó templos, colegios, orfanatorios, conventos, asilos y casas pertenecientes a la Iglesia Católica. Ante las protestas del pueblo católico se contestó a balazos asesinando a muchos indefensos ciudadanos. Cárdenas declaró que “el sector revolucionario ha sabido imponerse  acallando la falaz acometida de los enemigos del pueblo” (masónico). Los obispos y sacerdotes que mostraban su inconformidad y defendían a los fieles fueron expulsados del país. En consecuencia, la prensa de los Estados Unidos y por consiguiente la mexicana no informaban de todos estos crímenes porque el presidente Roosevelt era amigo de la URSS.

El 19 de marzo de 1937 el Papa Pío XI emitió su EncíclicaDivini Redemptoris de la cual vamos a entresacar algunos párrafos:

“…..el comunismo tiende a derrumbar el orden social y a socavar los fundamentos mismos de la civilización cristiana……….mediante una propaganda verdaderamente diabólica cual el mundo jamás ha conocido; propaganda dirigida desde un solo centro y adaptada hábilmente a las condiciones de los diversos pueblos; propaganda que dispone de grandes medios económicos, de gigantescas organizaciones, de congresos internacionales, de innumerables fuerzas bien adiestradas…. Una tercera y poderosa ayuda de la difusión del comunismo es la conspiración del silencio, ejercida por una gran parte de la prensa mundial no católica. Decimos conspiración, porque no se puede explicar de otro modo el que una prensa tan ávida de poner de relieve hasta los más menudos incidentes cotidianos, haya podido pasar en silencio, durante tanto tiempo los horrores cometidos en Rusia, en México y también en España…..… Este silencio está apoyado por varias fuerzas ocultas (la Masonería) que desde hace mucho tiempo tratan de destruir el orden cristiano….. Procurad venerables hermanos, que los fieles no se dejen engañar. El comunismo es intrínsecamente perverso y no se puede admitir que colaboren con él en ningún terreno los que quieren salvar la civilización cristiana”

La mano de Dios evitó que en México se hubiera instalado el comunismo, como era el programa de los judíos yanquis; porque se declaró la llamada Segunda Guerra Mundial.

Pero los sucesivos gobiernos mexicanos, hasta el tercer milenio, han continuado la trayectoria masónica de sus antepasados gobiernos liberales desde 1824. Sin cambiar ni un ápice las leyes y constituciones anticristianas, que como una espada, pende aún, sobre las cabezas de los verdaderos católicos.

Todos los mexicanos católicos, que han derramado su sangre por Nuestro Señor Jesucristo, su Santa Iglesia y Doctrina desde 1810, cuando la Revolución dio el “Grito de Dolores”, hasta la imposición del socialismo cardenista de 1935 merecen que las generaciones del tercer milenio no los olviden.

A lo largo de 125 años fueron víctimas de estas revoluciones masónicas, cientos de miles, los que generosamente dieron sus vidas por el reinado de Jesucristo Nuestro Señor en nuestra patria; regando con su sangre mártir la nación consagrada a Santa María de Guadalupe en el Tepeyac el 12 de diciembre de 1747, y a Cristo Rey el 11 de enero de 1914.

Ellos murieron cantando:

¡VIVA CRISTO!, ¡REY DE LA PATRIA MEXICANA!

Sobre la gesta heroica de los mártires cristeros se han escrito muchos tratados, libros y folletos, su bibliografía es, gracias a Dios, extensa y veraz. No es mi propósito, en este pequeño texto, aunque lo merece, repetir lo que otros, con mayor talento han escrito. Solamente pretendo recordar a los estimados lectores, nuestro deber de cristianos católicos de estudiar, comentar y no olvidar a quienes ofrendaron heroicamente sus vidas a Nuestro Señor Jesucristo para que venga a reinar en nuestros corazones y sobre todos los pueblos de buena voluntad:

Colección de actos heroicos

Algunos ejemplos:

En la Guerra Cristera se dieron muchísimas muertes de mexicanos que amaban a su Patria, pero sobre todo amaban a la Santísima Trinidad y a la Virgen María Madre de Jesús. Muchos de esos mexicanos pertenecieron a la Asociación Católica de la Juventud Mexicana (A.C.J.M.)
La osadía del Gobierno callista (liberal masónico revolucionario) no perdonaba a nadie y por medio del Ejército mataron a muchas personas sin importar la clase social, rango religioso, edad o estado de salud, incluso hubo muchas muertes de niños.

A un chiquillo de 13 años, preso por cristero, le proponen alistarse en el Ejército, a cambio de la vida: “Primero muerto. Odio al gobierno perseguidor. Es mi enemigo. ¡Fusílenme! “Se llamaba José Sánchez del Río y era de Sahuayo, Michoacán. Por sus calles atravesó, a las once de la noche, vitoreando a Cristo Rey. La fosa estaba ya cavada. Deja un recado a su madre:”Que nos vemos en el cielo. ¡Viva Cristo Rey!” y fue muerto de un tiro en la cabeza.
Es también en la ciudad de Puebla de los Ángeles, dónde la Guerra Cristera causa estragos. Uno de los primeros mártires, el anciano comerciante poblano José García Farfán. En el aparador de su tienda había letreros subversivos para el gobierno masónico de presidente Calles:

“Sólo Dios no muere ni morirá jamás. Cristo vive, Cristo reina, Cristo impera ¡Viva Cristo Rey!”.

El no arrancarlos fue su crimen. Al fusilarlo, el jefe del pelotón lo provocó: “¡A ver cómo mueren los católicos!” “Así”, repuso el viejo, apretó un crucifijo contra el pecho y gritó: “¡Viva Cristo Rey!”.
El párroco de Chalchihuites, Zacatecas., don Luis Batis, aprehendido con sus muchachos de la A.C.J.M., intercede por ellos: “Yo le doy mi vida. Disponga de ella; pero no les haga nada a estos jóvenes. Mire: este Manuel Morales es casado, tiene su esposa y sus tres hijos pequeñitos. Estos dos jóvenes son el sostén de sus familias. Tienen sus madres ancianas que no cuentan con más apoyo que ellos”. Tercia Manuel Morales: “Mire, señor Cura, con gusto doy mi vida y se la entrego a Dios. El cuidará de mi esposa y de mis hijos. Que se haga la voluntad santísima de Dios”. Los otros se llamaban David Roldán y Salvador Lara.Todos fueron fusilados gritando: ¡VIVA CRISTO REY!

En varias regiones de México del siglo XXI aún están:

“Sus hijos, nietos y bisnietos viven los mismos ideales que aquéllos héroes y viven alternando con los de sus  enemigos, se esfuerzan por no revolverse, ya que deben crecer juntos con las ramas degeneradas de la estirpe humana, como el trigo con la cizaña hasta la Parusía”.

LUIS OZDEN


Bibliografía:

“La cuestión religiosa en Jalisco”, Anacleto González Flores, Jalisco, 2001.

“Origen de las Constituciones Mexicanas”, Apuntes propios; Luis G.P. de León

“América Peligra”, Salvador Borrego Escalante, México, 1969.

Enciclopedia de México,  SEP: 1987, tomos IV y VI, X y XI.


 

CARTA ACLARACIÓN DE REIDEZEL MENDOZA SORIANO ANTE DIFAMACIONES

20 de mayo de 2016

bandoleros

Señora directora de La Jornada: En ejercicio de mi derecho a réplica, le solicito publicar esta aclaración*.

Reidezel Mendoza Soriano

En su artículo “Los libros de un panista” del pasado 17 de mayo, Pedro Salmerón critica un libro de mi autoría y lanza una invectiva contra mi persona.
Bandoleros y rebeldes, tesis con que obtuve una maestría en Historia por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y que posteriormente se publicó como libro, despertó la animadversión de Salmerón por contradecir la figura de Francisco Villa que él y otros han fabricado en un intento de vincularla con su proyecto político. Al respecto, sólo diré que basé mi trabajo en las ideas de varios historiadores y no sólo en Hobsbawm -el único a quien Salmerón parece conocer- que mi investigación se nutrió de más de 200 títulos de libros, folletos y tesis, así como documentos de 21 archivos y 49 fuentes hemerográficas, no, como el artículo dice, únicamente en “fuentes judiciales y otros documentos oficiales” y que fue avalado para obtener mi grado por algunos de los más reconocidos investigadores del país. Podría rebatir una por una las barbaridades proferidas por este señor sobre mi trabajo académico, y lo haré en su momento, pero lo que más me indigna es el ataque personal que una y otra vez, ha utilizado como forma de desprestigiar mi obra.

Afirmo, por mi parte, que el artículo de Salmerón es típico de su método de trabajo, consistente en partir de una postura ideológica y buscar por todos los medios adaptar a ella los hechos. A diferencia suya, yo puedo probar que su tesis doctoral “La División del Norte” cita a pie de página artículos periodísticos que no existen en la fecha y forma en que él los menciona; que en lo referente al villismo en Chihuahua, su tesis adoptó como base bibliografía por demás rebasada, entre ella una serie de dichos de Alberto Calzadiaz Barrera que un simple cruce de información habría descartado como imprecisiones y errores; y que para esa tesis no hizo en los archivos del estado de Chihuahua, donde no lo conocen, la investigación que era obligada —de otra manera, habría mencionado documentos esenciales que están a la vista de cualquier investigador-. Y afirmo que este personaje, que tacha mi trabajo de falto de rigor, no se tomó la molestia de leerlo, o, si lo hizo, leyó sin entender.

En repetidas ocasiones, Salmerón ha “denunciado”, sin más prueba que su dicho, que mi trabajo está patrocinado por la Iglesia Católica, por el PAN y por el senador Javier Corral. Miente rotundamente: mi investigación y publicación son autofinanciadas. Me queda claro que en esta ocasión el ataque lleva el objetivo de golpear al señor Corral, quien contribuyó a denunciar la censura del gobierno de César Duarte a mi libro. También Jesús Vargas, amigo de Salmerón y no mío, participó en la denuncia, y en cambio Salmerón no sólo guardó silencio, sino que ha distorsionado el asunto para sacar tajada política. Ese “hombre de izquierda” es el que afirma que estoy en contra de los movimientos sociales.

Si por ganarme la vida como encargado del Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Chihuahua pertenezco “a la derecha más conservadora”, seguramente Salmerón, que recibe un sueldo del ITAM, pertenece al neoliberalismo a ultranza del México actual. Cabría preguntarse qué ideología se le debe atribuir por haber trabajado como funcionario del INEHRM para una administración panista.

No es ésta la primera vez que Pedro Salmerón me agrede: el año pasado, acompañado por Jesús Vargas y Taibo II en un híbrido entre conferencia y discurso proselitista llevado a cabo en Azcapotzalco, se refirió a mí, con la nariz fruncida, como “un historiador chihuahuense cuyo nombre no voy a mencionar porque me da un poquito de asco.” El vídeo original, publicado en YouTube y después editado en varias ocasiones para eliminar las vulgaridades e improperios de los participantes, los pinta de cuerpo entero y está a disposición de quien me lo solicite.

reidezelmendoza@hotmail.com


*Nota: Se difunde este artículo en éste blog, dado que el periódico La Jornada, hasta ahora, se ha negado a respetar el derecho de réplica del historiador ante las calumnias de Pedro Salmerón. 


 

EL GOBIERNO MEXICANO MODIFICARÁ LA CONSTITUCIÓN PARA APROBAR TERRIBLES LEYES A FAVOR DE HOMOSEXUALES

18 de mayo de 2016
cristianos-y-una-cruz

Inmenso el daño a las familias tradicionales con la aprobación de estas leyes anticristianas

 

Enrique Peña Nieto anunció que enviara dos iniciativas de reforma al Congreso de la Unión, para asegurar el “matrimonio igualitario” en el País, como ya lo validó la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

En una de las iniciativas, propondrá una modificación al artículo cuarto constitucional para incorporar “con toda claridad” el criterio de la Corte de reconocer como un derecho humano que las personas puedan contraer matrimonio sin discriminación alguna, incluidas las preferencias sexuales.

“De esta forma, quedaría explícito el matrimonio igualitario en nuestra Constitución, como lo ha determinado la SCJN, como ya ocurre en varias entidades federativas, sin embargo no puede haber en nuestro País que en algunos estados se tengan ciertos derechos y en otros no.

“Se trata a final de cuentas de asumir este reconocimiento. (…) para realmente enmarcarlo en nuestra Carta Magna como un derecho consagrado“, expresó en un evento en Los Pinos con motivo del Día Internacional de Lucha Contra la Homofobia.

La otra iniciativa busca modificar el Código Civil federal para permitir el matrimonio igualitario entre personas mayores de 18 años, acorde a la Ley General de Niñas, Niños y Adolescentes, así como eliminar las expresiones discriminatorias de su contenido.

“Esta iniciativa también contempla que los Cónsules en su función de jueces del registro civil puedan expedir una nueva acta de nacimiento para reconocer la identidad de género“, manifestó.

“Confío en que este cambio sea (…) igualmente replicado en los Códigos civiles de las diferentes entidades federativas que aún no contemplan este derecho”.

Acompañado de los Secretarios de Gobernación, Salud, Educación y Relaciones Exteriores, Peña Nieto anunció una revisión integral a los ordenamientos de los tres órdenes de gobierno, para eliminar los contenidos discriminatorios.

Tras afirmar que la preferencia sexual no debe ser motivo de estigmas o discriminaciones, también instruyó a Gobernación y a la SEP de implementar una campaña nacional contra la homofobia y el respeto a la diversidad.

“Dónde está la patología, dónde está la enfermedad que hoy eventualmente tienen algunos estados de no querer hacer frente en no atender la realidad que hoy vivimos, en no asumir un compromiso profundo y serio para combatir la discriminación por distintas razones.

“Y hoy lo que nos convoca es a este diálogo escuchar inquietudes de los grupos aquí reunidos y convocados y también a tomar decisiones y definiciones que el gobierno de la República tomará a favor de las causas que ustedes mueven y encabezan”, señaló.

Otras propuestas fueron mejorar la atención a enfermos con VIH e impulsar reformas (no menos terribles) para que se permita la adopción sin importar la orientación sexual de los padres.

TEMER, EL “MASÓN” QUE ASUMIÓ LA PRESIDENCIA EN BRASIL

16 de mayo de 2016

Michel Temer asumió la presidencia en Brasil luego que se haya separado de su cargo a la mandataria Dilma Rousseff. Aquí te mostramos el perfil del hombre que asume el mando del Brasil, con detalles llamativos.

0005619776

 

“Reservado”, “educado”, “ceremonioso”, “callado”, “ponderado”, “conciliador”, “cerebral” y “tranquilo”, “superencantador”, “atento” y “culto”, estos son algunos de los adjetivos que describen a Michel Temer, de 75 años, el nuevo presidente de los brasileños.
 
El portal Subrayado de Uruguay realizó un perfil que compartimos en este material:
Temer nació en 1940 en una zona rural de San Pablo. Fue el último de ocho hermanos. Sus padres llegaron desde Btaaboura, una aldea de 200 habitantes en el norte de Líbano.
Actualmente la calle principal de la localidad lleva su nombre, aunque con una errata: Michel Tamer (sic), vicepresidente de Brasil”.
En los 70 destactó como abogado y profesor universitario. En 1982 dejó su estudio jurídico para asumir el puesto de Procurador General de Sao Paulo. Luego ocupó la Secretaría de Seguridad Pública del estado, que él mismo había recomendado crear.
Temer es masón. Llamó la atención del sistema político porque en aquellos tiempos turbulentos supo negociar con estudiantes y sin techo, que entonces invadían predios y desafiaban a la Policía.
Sus compañeros de la secretaría recuerdan que es un hombre ejecutivo y organizado, pero que le gusta delegar y rodearse de equipos de confianza.
Intervino en la discusión de las primeras delegaciones de defensa de la mujer y de los derechos de autor en el país.
A mediados de los 80, Temer entró en la asamblea federal como diputado suplente, camino que repitió en 1990 no sin antes pasar por la Asamblea Constituyente, cuando votó en contra de medidas como la reforma agraria y el derecho al voto a los 16 años.
Pertenece al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), una fuerza de centro derecha que llevo a cabo un acuerdo electoral en 2010 y rompió con el gobierno este año.
En diciembre, salió de su cómoda estrategia, tal vez como un aviso, y le envió una carta a su jefa, Dilma Rousseff, en la que le reclamaba dejar de ser un “vicepresidente decorativo”. Prefirió hacer pública la carta porque “Las palabras vuelan; los escritos permanecen”.
Aunque su nombre ha sido mencionado por delatores del escándalo de sobornos en la petrolera estatal Petrobras, la fiscalía ha evitado hasta ahora pedir investigarlo como sí hizo con decenas de políticos.
Temer quiere asumir la presidencia pero niega que piense en ser candidato presidencial en 2018, intentando calmar a posibles aliados que sospechan que al apoyarlo fortalecerían su figura y perjudicarían las posibilidades electorales propias.
Un detalle que para muchos no pasa desapercibido es que Temer está casado con Marcela Tedeschi Araújo, exMiss San Pablo 43 años menor que él, tiene dos hijos. Temer tiene además tres hijas de su primer matrimonio y un hijo de otra relación.
En cuanto a lo que se espera para su Gobierno, los observadores políticos señalan que su principal desafío será mejorar el ambiente económico, pero muy rápido, al punto de tener nuevamente inversiones y contener el desempleo.
Fuente

BERGOGLIO: “NO SÉ SI QUIERO A JESÚS”

14 de mayo de 2016
Por José Manuel Guerrero para DIARIO DE UN NÁUFRAGO
El jesuita Antonio Spadaro, que pasa por ser uno de los consejeros áulicos de Bergoglio, cuenta sobre el libro “Querido papa Francisco: el papa responde a las cartas de niños de todo el mundo“, este insólito episodio:

“Recuerdo la pregunta de otro niño, que en su inocencia le pregunta: “¿Tú quieres a Jesús?”. Una pregunta extraña para un Papa -comenta el jesuita-. Y el Papa responde: “No lo sé, pero sé que él me quiere mucho” (http://www.periodistadigital.com/religion/vida-religiosa/2016/05/09/padre-spadaro-todos-los-gestos-de-ternura-del-papa-no-son-solo-simbolicos-son-reales.shtml).

Una de las razones de más peso por las que vengo afirmando desde hace años que este sujeto, Jorge Mario Bergoglio, no es el Vicario de Cristo, aparte de las jurídicas, canónicas y también, cómo no, la de naturaleza herética que cubre al personaje, la sustento principalmente en este diálogo que mantiene Nuestro Señor Jesucristo con el apóstol Pedro:

“Y volvió a decirle por segunda vez: Simón, hijo de Juan, ¿me amas? Pedro le dijo: Sí, Señor, tú sabes que te quiero. Jesús le dijo: Pastorea mis ovejas. Le dijo por tercera vez: Simón, hijo de Juan, ¿me quieres? Pedro se entristeció porque la tercera vez le dijo: ¿Me quieres? Y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas“.

Para ser Pedro en la Iglesia, hay que amar a Jesús, amarlo hasta dar la última gota de sangre. Para la Iglesia católica, el rojo cereza siempre ha simbolizado la sangre de los mártires que dieron la vida por Cristo. ¿Entienden ahora porqué Bergoglio lleva zapatos negros?
Para ser sucesor de Pedro en la Iglesia católica hay que querer a Jesús. Y para apacentar las ovejas, hay que ser Pedro. Si no eres Pedro no puedes apacentar las ovejas. Si ni siquiera sabes si quieres al Señor, ni eres cristiano y mucho menos eres el Vicario de Cristo en la tierra. Si no sabes si amas a Jesús, ¿cómo vas a saber que Él te quiere?

Bajo esa respuesta supuestamente improvisada al niño se esconde una monstruosidad de dimensiones apocalípticas, además de una egolatría enfermiza digna de estudio. Alguien que dice ser el Sumo Pontífice de la Iglesia católica responde a un niño, para mayor escándalo, que desconoce si realmente quiere a Jesús. ¿Que nos falta por ver?

Tal vez, ya que han cambiado el espíritu de los Evangelios, o al menos están en ello, finalmente cambien también la letra:

– ¿Pedro, me quieres?
– No lo sé, Señor, no lo sé…

frise-1

BARACK OBAMA AL SERVICIO DEL LOBBY GAY

10 de mayo de 2016

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se dispone a aprobar el proyecto para erigir en Nueva York el primer monumento nacional que pretende reconocer la aportación de los homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales a los EE UU.

Delimitado por los espacios del histórico barrio neoyorquino de Greenwich Village, cuna del movimiento homosexual estadounidense, el monumento resaltará una zona urbana moderna, a diferencia de la mayoría de los monumentos nacionales del país, dedicados a paisajes salvajes icónicos o lugares históricos, según recoge Efe del Washington Post.

Las autoridades federales, entre ellas la secretaria de Interior, Sally Jewell; el director del Servicio de Parques Nacionales, Jonathan B. Jarvis, y el congresista demócrata por Nueva York Jerrold Nadler, asistirán la próxima semana a un encuentro en el que se detallará la propuesta.

Si nada lo evita, apunta el diario, Obama designará parte del barrio de Greenwich Village como Parque Nacional el próximo mes, en el que se conmemora el día del “orgullo gay” en recuerdo de la redada policial llevada a cabo en el local Stonewall Inn, que era frecuentado por hombres homosexuales.

La designación puede coincidir con el primer aniversario de la decisión del Tribunal Supremo estadounidense, el 26 de junio, por la que el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal en el país.

Embajadas al servicio de lobby gay

Barak Obama, desde el comienzo de su mandato, ha contribuido al desarrollo de los planes de ingeniería social diseñados por el lobby LGTB. Para ello, ha puesto a su servicio la red de embajadas de los Estados Unidos, desde las que se ha presionado a diferentes países, especialmente el tercer mundo, para que apliquen dichas políticas.

No en vano, el Departamento de Estado creó la figura del enviado especial para los Derechos Humanos de las personas LGTB. El propio secretario de Estado, John Kerry, dijo el día que inauguró este cargo que “la defensa y promoción de los derechos de los LGTB son el núcleo de nuestro compromiso con la promoción de los derechos humanos en todo el mundo”.

Además, seis embajadores americanos han declarado abiertamente sus prácticas homosexuales. Son James Brewster (República Dominicana), Ted Osius (Vietnam) Rufus Gifford (Dinamarca), JOhn Berry (Australia), Daniel Baer (embajador ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación Europea – OSCE) y James Costos (España).

embajadores-gays1

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 880 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: