Skip to content

FRANCISCO Y LA LLEGADA DE UN GOBIERNO MUNDIAL

18 de abril de 2015

papa gobierno mundial_00000


La conferencia del Vaticano titulada “Proteger la Tierra, dignificar a la humanidad” que se producirá el próximo 28 de abril, contará con la presencia del secretario general de la ONU Ban Ki-Moon y tiene como objetivo “elevar el debate sobre las dimensiones morales de proteger el medio ambiente” y construir “un movimiento global a través de todas las religiones, para el desarrollo sostenible y el cambio climático”.


 

pope-and-ban-ki-moon

Thomas Horn, co-autor junto con Cris Putnam del libro “Petrus Romanus: el último Papa ya está aquí”, señala que la conferencia del Vaticano anticipa la encíclica sobre el calentamiento global y el medio ambiente escrita por el Papa Francisco y que tiene prevista su publicación en junio o julio.

Thomas Horn

Horn ve el intento del Vaticano de unir fuerzas con las Naciones Unidas sobre los problemas del calentamiento global y el cambio climático como una evidencia de que el Vaticano está siguiendo un plan maestro que busca“estructurar a las autoridades políticas y económicas del mundo para crear un gobierno mundial centralizado”

Señala que el cardenal Peter Turkson, presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, ayudó a escribir el primer borrador de la encíclica del Papa y que también escribió un documento en 2011 en nombre de la Santa Sede, pidiendo el establecimiento de una autoridad mundial que elimine las desigualdades económicas y redistribuya la riqueza.

Cardenal Peter Turkson

Se espera que a la conferencia del Vaticano asista el economista estadounidense Jeffrey Sachs, director del Earth Institute de la Universidad de Columbia y asesor especial del jefe de la ONU sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Sachs también es director de la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Jeffrey Sachs

Thomas Horn, sostiene que la gente debería tomar nota de este evento, basándose en un documento publicado el 24 de octubre de 2011 por el cardenal Peter Turkson, titulado: “Hacia la reforma de los sistemas financiero y monetario internacional, en el contexto de una autoridad pública mundial”.

Horn dijo que el documento “hablaba de una llamada del Vaticano para el establecimiento de una autoridad política, ambiental y financiera mundial, que se estableciera en virtud de las Naciones Unidas”

En el documento, Turkson reconoció que:

“Todavía hay un largo camino que recorrer antes de llegar a la creación de una autoridad pública con competencia universal”

“Parecería lógico que el proceso de reforma tuviera como referencia a las Naciones Unidas, debido al alcance mundial de las responsabilidades de la ONU, su capacidad de reunir a las naciones del mundo y la diversidad de sus funciones y las de sus organismos especializados”

2000px-UN_emblem_blue.svg

Turkson describe cómo debería ser un desarrollo económico mundial que el Vaticano considerar aceptable.

“De todas las políticas a implementar, las relativas a la justicia social global son las más urgentes: establecer políticas financieras y monetarias que no dañen a los países más débiles; políticas dirigidas a la consecución de mercados libres y estables y una distribución justa de la riqueza mundial, que podrían derivar de formas inéditas de solidaridad fiscal mundial, que se tratarán más adelante”.

maxresdefault

UNA AUTORIDAD PÚBLICA MUNDIAL

En su libro “Petrus Romanus”, Horn y Putnam sostienen que la directiva del Vaticano intenta alcanzar un mandato “moral” para establecer “una autoridad pública mundial” y “un banco central mundial”.

Horn también llamó la atención sobre la “Caritas in Veritate”, la tercera y última encíclica publicada por el Papa Benedicto XVI antes de que renunciara al papado, que abogaba por una “autoridad política mundial”.

Benedicto_XVI_dando_la_bendicion_Papal2

Uno de los objetivos de esta autoridad mundial, según Benedicto XVI, debería ser el de “manejar la economía global; reactivar las economías afectadas por la crisis; evitar cualquier deterioro de la presente crisis y de los mayores desequilibrios consiguientes; lograr un oportuno desarme integral, una seguridad alimentaria y la paz; garantizar la protección del medio ambiente y regular los flujos migratorios”.

Benedicto XVI, dijo que: “Ante el imparable aumento de la interdependencia mundial, hay una necesidad obvia, incluso en medio de una recesión global, de reformar la Organización de las Naciones Unidas,así la arquitectura económica y financiera internacional, para que el concepto de familia de naciones pueda alcanzar una concreción real”.

Según Horn: “El considerado por los católicos como representante personal de Jesucristo, se ha convertido en un defensor de una de las organizaciones más corruptas en la faz de la tierra: las Naciones Unidas. Estos desarrollos tienen implicaciones proféticas para todos aquellos cristianos que temen que una dictadura global se hará con el poder en la tierra en los últimos días”.


FUENTE


 

COMENTARIOS ELEISON CDV. VACANCIA RAZONADA I

18 de abril de 2015

unnamed (2)


Vacancia Razonada – I

Concilios de la Iglesia pueden desatar a Papas herejes

Para que Cristo los deponga, no sea que la Iglesia toda muera.


Los sacerdotes Dominicos de Avrillé, Francia, nos han hecho a todos nosotros un gran favor al republicar las consideraciones sobre la Sede vacante de Roma escritas hace unos 400 años atrás por un famoso teólogo tomista de España, Juan de Santo Tomás (1589–1644). Siendo un fiel sucesor de Santo Tomás de Aquino, él se beneficia de esa sabiduría más elevada de la Edad Media, cuando los teólogos podían todavía medir a los hombres según Dios en lugar de tener que medir a Dios según los hombres, una tendencia que empezó como una necesidad (si las almas no podían tomar más la penicilina medieval, tenían que tomar una medicina menor) pero que culminó en el Vaticano II. He aquí, muy abreviadas, las ideas principales de Juan de Santo Tomás acerca de la deposición de un Papa:—

I ¿Puede un Papa ser depuesto?

Respuesta, sí, porque los Católicos están obligados a separarse de los herejes, después que los herejes han sido advertidos (Tit. III,10). También, un Papa hereje pone a toda la Iglesia en un estado de legítima auto-defensa. Pero, el Papa debe ser primero advertido tan oficialmente como sea posible, en caso de que se retracte. También, su herejía debe ser pública y declarada tan oficialmente como sea posible, para prevenir confusión al por mayor entre los Católicos por estar vinculados a seguir.

II ¿Por quien debe ser él oficialmente declarado un hereje?

Respuesta, no por los Cardenales pues si bien ellos pueden elegir un Papa, ellos no pueden deponerlo, porque es la Iglesia Universal la que está amenazada por un Papa hereje, y entonces solamente la autoridad la más universal posible de la Iglesia puede deponerlo, a saber un Concilio de la Iglesia compuesto por un quórum de todos los Cardenales y Obispos de la Iglesi a. É stos serían convocados no autorizadamente (lo cual el Papa sólo puede hacer), sino entre ellos.

III ¿Por que autoridad un Concilio de la Iglesia depondría al Papa?

(Aquí está la principal dificultad porque Cristo le da al Papa supremo poder sobre la Iglesia entera, sin excepción, tal como definido por el Vaticano I en 1870. Ya Juan de Santo Tomás dio argumentos de autoridad, razón y Derecho Canónico para probar este supremo poder del Papa. Entonces, ¿cómo puede un Concilio, estando por debajo del Papa, sin embargo deponerlo? Juan de Santo Tomás adopta la solución exhibida por otro famoso teólogo Dominico, Tomás Cayetano (1469–1534). La deposición del Papa por parte de la Iglesia no caería sobre el Papa como Papa sino sobre el vínculo entre el hombre y su Papado. Eso puede parecer hilar finito, pero es lógico.)

Por un lado ni siquiera un Concilio de la Iglesia tiene autorid ad sobre el Papa. Por otro lado la Iglesia está obligada a evitar a los herejes y a proteger al rebaño. Por consiguiente, tanto como en un Cónclave los Cardenales son los ministros de Cristo para vincular este hombre al Papado, pero Cristo sólo le da a él su autoridad papal; así el Concilio de la Iglesia sería los ministros de Cristo para desvincular del Papado a este hereje mediante la solemne declaración de ellos, pero Cristo sólo, por su divina autoridad sobre el Papa lo depondría autorizadamente. En otras palabras, el Concilio de la Iglesia estaría deponiendo al Papa no desde encima, autorizadamente, sino desde abajo, sólo ministerialmente. Juan de Santo Tomás confirma esta conclusión con el Derecho Canónico de la Iglesia que en varios lugares establece que sólo Dios puede deponer al Papa, pero que la Iglesia puede pronunciar juicio sobre su herejí a de él.

¡Ay!, como los Dominicos de Avrillé señalan, casi todos los Cardenales y Obispos de la Iglesia hoy en día están tan grandemente infectados con modernismo que no hay esperanza humana de un Concilio de la Iglesia viendo bastante claro para condenar el modernismo de los Papas Conciliares. Solamente podemos rezar y esperar a la solución divina, que vendrá en el buen tiempo de Dios. Luego, ¿no es que un Papa está automáticamente depuesto por su mera herejía?

Kyrie eleison.

bwsig31

EL HIMNO NACIONAL DE MÉXICO

16 de abril de 2015
CADETE MUERTO EN 1847

CADETE DEL COLEGIO MILITAR MUERE POR DEFENDER LA PATRIA

 

 


El presente texto, del Lic. Don Isaac Luis Velázquez y Morales, es indispensable para quienes se preocupan por saber la verdadera historia de la nación mexicana. Contiene datos inéditos sobre la personalidad de los autores del Himno Nacional Mexicano: don Francisco González Bocanegra autor del texto, y don Jaime Nunó y Roca autor de la parte musical.
Su aporte de los datos genealógicos de ambos autores es un complemento necesario para toda persona apasionada por la historia del pueblo mexicano católico e hispano que ha soportado con heroísmo casi 200 años de tiranía liberal masónica.
Luis Ozden.

ALGUNAS REFLEXIONES ACERCA DEL HIMNO NACIONAL MEXICANO

El 28 de septiembre es una fecha triple y significativa.

La primera, nuestro México nació hace 190 años precisos como Estado nacional independiente, en su más amplia interpretación jurídica: La Junta Provisional Gubernativa, cuerpo legislativo soberano, conformado acorde al Plan de Iguala y al Tratado de Córdova, casi a esta misma hora, expedía en el Palacio Imperial, el Acta de Independencia del Imperio Mexicano. Documento que da fe legal del nacimiento de nuestra soberanía.

La segunda, apenas ayer, fueron 190 años cumplidos de la entrada del Ejército

Trigarante a la ciudad de México “…mañana inolvidable y gozosa para el pueblo mexicano…” según lo anotó Lucas Alamán.

Fechas determinantes de nuestro devenir histórico que no deben pasar ignoradas.

La tercera, nuestra Benemérita Sociedad recibe hoy, a su resguardo, una copia de la partitura del Himno Nacional impresa en el año de 1904, conmemorativo áureo de su estreno en 1854, gracias a la generosidad de la maestra Susana Buendía Benítez, presidente de nuestra correspondiente en el Estado de Guerrero

Era 1853, iniciaba un nuevo periodo de gobierno como presidente de México Antonio López de Santa Anna, discutida personalidad que llenó con su presencia en primer plano, más de 30 años de nuestra vida independiente en el siglo XIX. En ese, su último periodo, de los múltiples que ocupó la presidencia de México, algunos por brevísimos periodos, quizás aconsejado por el Ingeniero de Minas Don Joaquín Velázquez de León y Velázquez de León, titular del recién creado Ministerio de Fomento, Colonización, Industria y Comercio, autorizó a ese ministerio para convocar públicamente a la composición poética de un Himno Nacional. La invitación se publicó en el Diario Oficial del 14 de noviembre de 1853; la signaba, Miguel Lerdo de Tejada, Oficial Mayor del Ministerio de Fomento.

El jurado lo componían nada menos don José Bernardo Couto, como presidente, don Manuel Carpio y don José Joaquín Pesado, todos dignos representantes del intelecto literario de corte romántico del México decimonónico. Tanto estos tres personajes como el ingeniero Velázquez de León eran miembros de nuestra Sociedad.

De aquí, una hipótesis que me surge al voleo: La letra del Himno Nacional tuvo su génesis intelectual en el seno de nuestra Sociedad.

Veinticuatro composiciones fueron recibidas por el Ministerio, todas bajo seudónimo. El Diario Oficial del tres de febrero de 1854, el jurado dio a conocer su fallo: Correspondía el primer lugar a quien presentó su composición con el siguiente epígrafe:

  Volvamos al combate, a la venganza

y el que niegue su pecho a la esperanza,

   hunda en el fondo su cobarde frente

Quintana

Al abrir los sobres, se reveló su nombre: Francisco González y Bocanegra, Yánez y Villalpando, natural de la insigne ciudad de San Luis del Potosí y bautizado en ella el 8 de enero de 1824.

FRANCISCO GONZÁLEZ BOCANEGRA

Su padre, José María González y Yánez, gaditano de los Reinos de Castilla, militar realista, que se unió al Ejército Trigarante y ya retirado, se dedicaba al comercio. Su madre, una noble criolla, María Francisca Bocanegra y Villalpando, natural del Real Pinos, en Zacatecas y proveniente de un linaje que tuvo presencia en Nueva España desde el siglo XVI.

Es importante consignar que Doña Francisca era hermana del licenciado Don José María Bocanegra, político ilustre que habría de ocupar cargos destacados en el gobierno de la naciente República, diputado al Congreso Constituyente de 1823 y a los Congresos de 1827 y 1828; ministro del Supremo Tribunal de Justicia, así como ministro de Relaciones Exteriores durante los gobiernos de Guadalupe Victoria, Vicente Guerrero y Valentín Gómez Farías. Incluso ocupó interinamente la Presidencia de México del 18 al 23 de noviembre de 1829.

Cabe destacar que Don José María escribió las Memorias para la historia del Méjico independiente, 1822-1846, obra ésta, de imprescindible consulta para quienes estudiamos ese convulso siglo de nuestra historia.

Al aplicarse la Ley de Expulsión de Españoles, la segunda de las tres, hubo de expatriarse la familia González. Don José María con su esposa y sus dos hijos, Francisco de cinco años y Luis, se trasladaron a Cádiz en 1829; no obstante que podrían haber salvado la aplicación de esta Ley (su esposa era criolla), se sometió a ella.

Fue hasta que España reconoció en 1836 la independencia de México, que los González Bocanegra regresaron a su provincial San Luis Potosí.

Con esa sensibilidad poética que emanaba ya de Francisco, escribió:

                        Vióme nacer el suelo mejicano,

                        La brisa me arrulló en sus pensiles,

                        Y el apacible cielo gaditano

                        Miró correr mis años infantiles.

Don Francisco se dedicó como su padre al comercio hasta su salida a radicar en la ciudad de México, hacia 1846, donde continúo sus labores comerciales, lo que no obstó para su incorporación a la Academia Literaria de San Juan de Letrán y al Liceo Hidalgo, donde encontró un ambiente que propició el mantener amistad con escritores de su época y avivar su declarada vocación por las letras y la poesía.

¿Cuánto no sufriría este sensible poeta al contemplar el cercenado territorio de su patria en 1848? Me pregunto y pienso, ¿Que era para el poeta, la Patria mutilada en su presente trágico y con un futuro incognoscible? De aquí el verso, proféticamente optimista, que nos es presente, cuando invoca al Altísimo:

México tiene un eterno destino escrito por Dios.

Como poeta, no era un improvisado. Había publicado desde 1846, su poemario Vida del corazón, en 1850, su Discurso sobre la poesía nacional y también en 1850, laComposición leída en la Alameda de Méjico, en el aniversario de las víctimas de la Patria, el 28 de septiembre de 1850, hacen precisamente 161 años. Acorde a su tiempo escribió un himno a Santa Ana y como un leal simpatizante del partido Conservador, en plena Guerra de Reforma, compuso un himno al general Miguel Miramón.

El poeta español José Zorrilla llegó a México en 1855. José Justo Gómez de la Cortina, el primer presidente de esta nuestra Benemérita Sociedad, le ofreció un espléndido banquete, al que concurrieron los personajes más representativos de la intelectualidad citadina; fue ocasión para que se iniciara una cordial amistad entre ambos poetas: el mexicano González Bocanegra y el sevillano autor de Don Juan Tenorio.

Ese mismo año de 1855, en la distribución de premios del Colegio Nacional de San Juan de Letrán y ante el ministro de Justicia, Benito Juárez, quien presidía el Acto, González Bocanegra declamó un poema alusivo de su autoría. Extracto este cuarteto, de actual interés:

                                   …¡oh juventud!, el cielo te destina

                                   para ser de tu Patria noble orgullo

                                   dándole para salvar su independencia

                                   Libertad y saber y una Creencia

Al siguiente año, 1856, en el Teatro Iturbide se estrenó con éxito, su drama Vasco Núñez de Balboa.

Sus múltiples poesías, de indudable género romántico según el estilo que imperó en la segunda mitad del siglo XIX y que iniciara en México, el tizayuquense Ignacio Rodríguez Galván, fueron publicadas en periódicos y revistas, lo mismo en La Ilustración Mexicana, de Ignacio Cumplido, que en La Cucarda, Presente amistoso y en el Diario Oficial del Supremo Gobierno, donde se publicó su poema póstumo el ya citado Himno a Miramón.

Un ejemplo de su lira, casi elegido al azar, que no me resisto a recitar es el siguiente cuarteto de su soneto

LA TARDE

Perdióse el sol detrás de la montaña

que se levanta altiva en Occidente,

y el soplo de las auras mansamente

mece las juncias y la débil caña.

Don Francisco tuvo como Musa de su lírica a la excelsa Elisa, a quien dice, en 1846:

Porque tú sola, alma mía,

puedes hacerme dichoso;

sola tú podrás un día,

dar a mi alma su alegría

y al corazón su reposo.

Elisa, fue en efecto el amor sublime que le acompañó hasta su muerte: Guadalupe González del Pino y Villalpando, la novia, la esposa y la viuda en el ostracismo oficial.

Hija de Don José González del Pino y de Doña Mariana Villalpando, prima hermana de Doña María Francisca, madre de Francisco. Casó con ella el 8 de junio de 1854. De su matrimonio nacieron cuatro hijas: Elisa, muerta en 1877 a sus 22 años; Guadalupe, casada con Juan Ignacio Serralde, de quien procede hasta nuestros días su numerosa descendencia. Falleció en 1893; María de Luz, quien profesó como Hermana de la Caridad y residió en Madrid. Falleció en 1908. Amado Nervo cuenta que cuando estuvo en Madrid, se le presentó con estas palabras “Soy mejicana. Mi padre fue don Francisco González Bocanegra, a quien sin duda habrá oído usted mentar”. La hija póstuma, Ángela, nacida en 1860, murió accidentalmente, al año siguiente.

Esta madre ejemplar, falleció en 1892. Su esposo, padre amoroso, esposo fiel, católico practicante, mexicano patriota, conservador sin dobleces, en síntesis: un hombre íntegro y ejemplar, había fallecido en 1861, contagiado de tifo, al estar escondido en el sótano de la casa de su tío José María. Número 36 de la calle de Tacuba, acosado por las facciones liberales (por cierto esa edificación muestra una digna fachada acaso reconstruida en los primeros años del siglo XX, milagrosamente conservada al lado oriente de la estación Allende del Metro, en su salida poniente de la acera norte). El poeta nacional fue uno más, de los mexicanos víctima de quienes han hecho caso omiso a la invocación de nuestro Canto Patrio:

Ya no más, de tus hijos la sangre

se derrame en contienda de hermanos,

sólo encuentra el acero en sus manos

quien tu nombre sagrado insultó.

Fue sepultado en el cementerio de San Fernando, donde permanecieron sus restos cuarenta años hasta que en 1901, la escritora Emilia Beltrán y Puga tuvo la iniciativa de exhumarlos para trasladarlos a un lugar más digno. El Ayuntamiento de la ciudad de México acordó la exhumación y su traslado al cementerio civil de Dolores para colocarlos en una fosa de primera clase a perpetuidad. El 23 de noviembre de 1901 se exhumaron los áridos, que fueron colocados en una urna ante la presencia de los regidores Jesús Galindo y Villa y Agustín Alfredo Núñez y del yerno del poeta, Juan Ignacio Serralde; su tránsito solemne al panteón de Dolores, fue presidido por el gobernador del Distrito Federal, Don Ramón Corral y por el presidente del Ayuntamiento de la ciudad de México, Don Guillermo de Landa y Escandón.

Una re-exhumación tuvo verificativo el 27 de septiembre de 1932 –aniversario de la entrada del Ejército Trigarante a la ciudad de México–. Los restos fueron colocados en la Rotonda de los Hombres –hoy de Personas– Ilustres. Una tercera exhumación se realizó en 1942, a la cual me referiré más adelante.

Son de sobra conocidas las circunstancias que acompañaron a la composición de la letra de nuestro canto nacional:

El poeta no se atrevía a concursar, para él, había otros vates más prestigiados ante los que tenía que competir. Su novia, la Elisa de sus sueños, preparó el ardid. En uno de los cuartos más escondidos de la casa del poeta, dispuso los útiles necesarios para escribir: tinta, plumas, papel. Le hizo entrar a la pieza y le encerró bajo llave, con la firme decisión de no dejarle salir si antes no le entregaba la composición poética patriótica. Convencido González Bocanegra, al cabo de unas cuatro horas, pasaba las hojas escritas a su prometida por debajo de la puerta.

Una vez que las leyó, y con la seguridad del triunfo en el Certamen, le liberó de ese fructífero secuestro.

Joaquín Antonio Peñalosa, biógrafo de Don Francisco, apunta: “El Himno Nacional es, así, romántico por su origen y épico por su destino y por su estilo; femenino y masculino a la par: humano”.

Da lástima que la casa de Santa Clara 6 donde nació el Poema Patrio, hoy la señalada con el número 48 de la calle de Tacuba del Centro Histórico, luzca un abandono criminal, si bien es un logro que no haya sucumbido por la piqueta que arrasa inmisericorde las edificaciones que dan lustre a nuestro pasado. Una tímida “plaquita” de mayólica escondida entre los artículos que exponen los comercios vecinos, da fe con letras minúsculas de este hecho histórico, con un dato falso, añade que en ella murió González Bocanegra.

Es una ignominia para los mexicanos que no se haya rescatado este inmueble para darle el lugar digno que merece dentro del Centro Histórico de la ciudad capital de México.

JAIME NUNÓ Y ROCA

Si bien estaba ya definido el triunfador de la letra del Himno Nacional, quedaba por componer la música que acompañaría a ese poema. El mismo 3 de febrero de 1854 se convocó a musicalizar la letra compuesta por González Bocanegra.

Aunque hubo un intento de musicalización de Juan Bottesini e interpretado por la soprano Enriqueta Montoya, no causó mayor emoción.

En agosto del mismo 1854, el Jurado compuesto por los músicos José Antonio Gómez, Agustín Balderas y Tomás León, después de analizar las 15 partituras presentadas por sendos concursantes, otorgó el primer lugar a quien había presentado en sobre cerrado y bajo el epígrafe “Dios y Libertad” con las iniciales J. N., una majestuosa composición que a su juicio declaró: “Hemos encontrado más originalidad y energía; mejor gusto y, por decirlo así, la creemos más popular, reuniendo a estas circunstancias la de su sencillo y buen efecto. Notamos con sentimiento que no se halla instrumentada; pero este, supuesto que no ha sido requisito para su presentación, lo podrá hacer su autor,…”

Al no presentarse el ignorado J. N., Lerdo de Tejada, Oficial Mayor del Ministerio de Fomento, le notificó mediante el Diario Oficial a presentarse comprobando debidamente ser el autor.

Nunó se presentó ante el Oficial Mayor, quien le declaró, en nombre de Su Alteza Serenísima, autor de la música del Himno que el gobierno adopta como Nacional, pero se le conminó a instrumentar su composición antes de terminar ese mes de agosto, para que lo tuvieran en estudio, las bandas militares y la orquesta del Gran Teatro. Santa Anna dispuso que para evitar alteraciones en la interpretación de la partitura, el mismo compositor la hiciera litografiar por su cuenta, ya que sería interpretada en las próximas fiestas nacionales.

En acatamiento a esta disposición, Nunó entregó a la Plaza Mayor del Ejército 260 ejemplares de la partitura y diez a la Dirección de Artillería.

Las notas fervientemente vigorosas que fueron plasmadas en el pautado papel, no eran improvisadas; nacían de un inmerso sentimiento nacionalista y libertario que Nunó identificaba y sólo él lo podía expresar, con la defensa heroica de su Gerona natal, ante la invasión del ejército gabacho de Napoleón. Al compenetrarse de la lírica del Poema y de los antecedentes heroicos de México, no dudo que algunos acordes de nuestro Himno, sean remembranza de cantos patrióticos catalanes, que es decir de la España inmortal.

Según los historiadores Cristian Canton Ferrer y Raquel Tovar Abad, quienes han presentado una bien cimentada biografía de Don Jaime (2010), el linaje Nunó de San Juan de las Abadesas, arranca, documentalmente del siglo XVI, con el genearca de ese linaje, Miquel Nonó, nacido hacia 1550, probablemente de familia que emigró a Cataluña, proveniente y originaria del Rosellón francés.

Estos mismos historiadores dan noticia de los antecedentes y aficiones musicales de los abadenses; citan a Joan Pussalgues, compositor del siglo XVII, en el siglo XVIII “…a tres miembros de la familia Guiu,…maestros de capilla y organistas en el monasterio local, en la catedral de Gerona e incluso en la Capilla Real de Madrid…”. Incluso en la familia Nonó destacaron Josep Nonó Torras (1776.1845), compositor de cámara de la casa del Duque de Osuna y de Fernando VII, Joan Nonó Blanch (1776-1863), organista del monasterio de San Juan de las Abadesas y Joan Nunó Roca, hermano de Jaime (1815-1888), organista y maestro de capilla del mismo monasterio y alcalde su pueblo natal.

El 7 de septiembre de 1824 vio la luz primera un niño, el hijo menor de los ocho que procreó el matrimonio formado por Fransec Nunó Font y Magdalena Roca Joncar, familia de escasos recursos “…que se dedicaba al procesamiento de la estameña, un tejido asargado de lana o estambre , generalmente negro utilizado para la confección de hábitos de órdenes religiosas…”, que habitaba una casa en las riveras del río Arccamala, afluente del Ter, sitio conocido como El Palmàs, que hoy en día, restaurado, “…alberga una exposición sobre la figura de Jaime Nunó y una sala de actos en su honor…”, nos informan sus biógrafos antes citados.

Huérfano de padre a sus cinco años, a causa del ataque de un animal ponzoñoso a Don Fransec y de una epidemia de cólera que asoló San Juan, su madre decidió emigrar a Barcelona hacia 1834, con su hijo Jaime de apenas nueve o diez años. Se ha especulado, con base en una hipótesis cimentada históricamente, que le dio alberge el escultor barcelonés Manuel Vilar Roca, su pariente, quien instalado en la ciudad de México hacia 1846 fue profesor en la escuela de San Carlos y autor de la magnífica escultura de Cristóbal Colón, erigida en la calle de Buenavista de esta misma ciudad.

A los pocos meses de vivir en Barcelona murió Doña Magdalena, también contagiada de cólera. Jaime, con una innata inclinación a la música, ingresó al coro de la catedral de Barcelona; el obispo vislumbró las dotes de adolescente Nunó y para madurar sus estudios lo envió a estudiar a Roma, con el maestro Saverio Mercadante. De regreso a la Ciudad Condal, fue nombrado Director de la Banda del Regimiento de la Reina con sede en La Habana de la isla de Cuba. Frisaba en sus 27 años.

En la isla, conoció a López de Santa Ana, exiliado voluntariamente de México, desde la ocupación del territorio mexicano por el ejército yanqui. Al escuchar sus interpretaciones, le prometió darle el cargo de Director de Bandas Militares, si acaso regresara a la presidencia de México, promesa que cumplió en 1853.

A la caída de Santa Ana por la revolución de Ayutla, Nunó emigró a Estados Unidos, donde residió hasta su muerte, acaecida en Bayside, Nueva York, el 18 de julio, curiosamente el mismo día del deceso del presidente Juárez, pero 36 años después, en 1908.

Pocos días antes, había declarado al periódico The Buffalo Evening News: “Siento toda la riqueza de tener dos naciones para amar como una: España y México.”

De su primer matrimonio, con Dolores Talo, en 1848, nació su hija Dolores (+ c.a. 1930); viudo contrajo segundas nupcias con Kate Cecilia Remington en 1873. Tres vástagos tuvo este matrimonio: Cecilia Madeleine, muerta en la infancia (1877-1880), Christine Mercedes (1881-1946) y James Francis Nunó (1874-1946), quien casó en 1904 con Gertrudis Selden Brown (1872-1952); su hija Gertrude Francis Nunó (1908-1996) fue esposa de Edwin Bradford Craigin (1900-1952), su hijo Edwin de los mismos apellidos que su padre, casó con Virginia Ann Murphy de quienes proceden Amy Bradford, Edwin, el tercero de su nombre y apellido y Susan Remington, los tres, sangre viva de Jaime Nunó en este siglo XXI.

Nunó estaba distante de ser sólo un insensible director de bandas ni un compositor improvisado. A sus quince años, en 1839, había escrito el Trisagio para coro y pianoy se conocen numerosas composiciones inéditas, canciones para soprano y piano, obras corales, obras para piano, Te deums, entre otras

Al establecer contacto los historiadores catalanes Canton y Tovar con el bisnieto de Don Jaime, en los inicios de 2010, localizaron en su archivo, más de tres mil documentos entre cartas personales y oficiales, partituras, incluso la batuta que usaba en sus presentaciones, en fin un arsenal de información inédita, entre ellos, dos musicalizaciones a sendos poemas ingleses: The days that are no more (Los días de ya no están) de Alfred Tennyson y Ah! How sweet it is love (¡Ah! Como es dulce el amar) de John Dryden, obras que cincidentemente se estrenarán el próximo viernes 1° de octubre en el Palacio de las Bellas Artes. Una obra más que evoca a México, es el Adios a México cuya interpretación fue grabada en un disco compacto editado por CONACULTA, titulado Y la música se hizo mexicana.

Radicado en Estados Unidos, Nunó trabajó para varias compañías de ópera, dirigió la orquesta de ópera italiana y orquestas en Rochester y en Buffalo así mismo formó y dirigió un grupo coral que tuvo gran prestigio en la Unión Americana.

Durante la Exposición Universal de Buffalo, un periodista mexicano identificó casualmente, a quien se creía difunto. De inmediato lo comunicó al presidente Porfirio Díaz y como un grato gesto de agradecimiento le invitó a dirigir el Himno Nacional en las fiestas patrias de 1901, que aceptó Nunó.

Así, el 15 de septiembre, en la Plaza de la Constitución, frente al Palacio Nacional, dirigió nuevamente las bandas militares que interpretaron el Himno Nacional. Días después, acompañó al Ayuntamiento de la ciudad de México al homenaje que rindió a González Bocanegra en el panteón de San Fernando. Recibió dos mil pesos que le concedió el Congreso y una corona de oro.

Nuevamente, Díaz le reiteró la invitación para que participara en el quincuagésimo aniversario del estreno del Himno Nacional. Nunó acepto y honró con su presencia tal homenaje. De ese año, 1904, hago notar, data la partitura que desde este día acrecienta el valioso acervo de nuestra Sociedad.

Esa visita fue ocasión para que el longevo músico catalán-mexicano propusiera al presidente regresar a morir a México, contaba en su haber ochenta años. A cambio solicitaba un presupuesto para formar una compañía de conciertos. Surgió de inmediato la oposición de “músicos” que influyeron en Don Porfirio, por lo que Nunó, decepcionado, decidió regresar a la nación anglosajona. Comento: Con que limitada visión actuaron esos corpúsculos de mediocres, incluyendo al propio Porfirio Díaz. De haberse aceptado la propuesta de Nunó, México habría integrado desde los inicios del siglo XX, una orquesta de proyección internacional.

NUESTRO HIMNO NACIONAL MEXICANO

Al cabo de estas reflexiones biográficas acerca de los autores del canto patrio, queda sólo retomar el devenir histórico del Himno:

La noche del 15 de septiembre de 1854, fue interpretado por primera vez en el Teatro Santa Ana, después conocido como Teatro Nacional, ubicado en lo que hoy es el arroyo de la calle Cinco de Mayo, entre las calles de Bolívar y Motolínia. González Bocanegra, con su capacidad de orador, hizo la presentación. En ella, transcrita en el periódico El Siglo XIX, y que comenta Antonio Peñalosa: “…elogia a la par, al indio, al español y al mexicano, y se exalta a la nacionalidad de sus tres grandes cimientos: unión, religión e independencia.”

La soprano Claudina Fiorentini y el tenor Lorenzo Savi, con los coros de la compañía artística de René Mazon y Pedro Carbajal fueron dirigidos por Giovanni Bottesini.

Al día siguiente, 16, con la asistencia del presidente López de Santa Anna, la soprano Steffenone sustituyó a Claudina.

La rebelión del Plan de Ayutla (1° de marzo de 1854), su posterior triunfo, el arribo al poder del partido liberal, la guerra de Tres Años, la intervención francesa y el destino trágico del Segundo Imperio, fuero impedimentos insoslayables para que se interpretara el Canto Nacional por ambos bandos.

No quiero dejar de comentar que una película de índole patriótica de los años cuarenta, muestra a un Pedro Infante, casi moribundo, animando con las notas del Himno a los combatientes mexicanos en la batalla del 5 de Mayo de 1862. Es sólo una libertad novelesca.

Lo que es evidente, la identificación nacionalista de México, fruto positivo e indiscutible de la Revolución. Uno de sus logros, la revaloración del Himno Nacional.

El maestro potosino Julián Carrillo fue comisionado por la recién creada Dirección General de Cultura Estética de la también naciente Secretaría de Educación Pública

–aquí está presente José Vasconcelos–, para realizar un estudio pericial acerca del Himno. Su resultado, fue el rescate de la edición príncipe para canto y piano.

Algo inusual aconteció en 1942. El presidente Manuel Ávila Camacho dispuso que los restos mortales de Jaime Nunó y Roca fueran exhumados de su tumba en Forest Lawn para ser trasladados a su México querido. A la par, los restos de Francisco González Bocanegra fueron nuevamente exhumados para recibir el homenaje tantas veces olvidado. Ambos restos, dentro de dignas urnas, se fundieron, con los mexicanos, como antaño, en sus ideales de ¡Unión y Libertad! en la Plaza de la Constitución.

Ante ellos, el coro magno de la juventud mexicana cantó con majestuosidad el Himno Nacional. Inolvidable acto.

Con la solemnidad del caso, ambas urnas fueron trasladadas al cementerio de Dolores para ser re inhumados, eternamente unidos, en la Rotonda de las Personas Ilustres.

                                   “…un sepulcro para ellos de honor”

El veinte de octubre de 1942, el presidente Manuel Ávila Camacho reglamentó por vez primera el uso del Himno Nacional. Dispuso se entonaran el Coro y las estrofas I, IV, IX y X. Este decreto fue publicado en el Diario Oficial de la Federación en mayo de 1943. Dice en su exposición de motivos:

“Que el Himno Nacional es el canto de la Patria y alma de la nacionalidad, debiendo en consecuencia ser motivo de la respetuosa veneración de todos los habitantes del país.”

No debe de sorprender esta actitud, era Secretario de Educación Pública, Jaime Torres Bodet, intelectual impregnado de los ideales de José Vasconcelos, de quien fuera su secretario particular.

El presidente Miguel de la Madrid Hurtado, quien en su juventud se había hecho acreedor a un Premio Nacional de Oratoria con el tema del Himno Nacional, promovió ante el Congreso de la Unión, la expedición de la Ley de los Símbolos Nacionales, misma que fue aprobada por unanimidad y publicada en el Diario Oficial de la Federación del 8 de febrero de 1984. En ella se dan los lineamientos que deben regir la interpretación del Himno Nacional.

Dice uno de sus artículos, que es obligatoria la enseñanza del Himno Nacional en todos los planteles de educación preescolar, primaria y secundaria.

Ese mismo Decreto abre la interpretación oficial a cantar las estrofas V y VI:

Voces identificadas por un fanatismo iluso, que tratan de borrar el espíritu de vocación hispánica que nos identifica, han objetado en su cortedad de crítica, la letra y la música nacionales:

Las hacen aparecer como “creadas ambas por extranjeros”. Cuando ellos mismos llevan apellidos de origen peninsular y si les rascamos sus genealogías, escupen al cielo.

Otros objetan que el Himno es bélico y agresivo, obsoleto ante esta New Age. Para ellos les responden sus versos:

Ciña ¡oh Patria! tus sienes de oliva,

de la paz el arcángel divino…”

Es un canto colectivo para vivir en paz. Nada tiene de agresivo; ni contra España ni contra nuestros hermanos iberoamericanos ni contra pueblos extranjeros. Sí. Es expresivo y bélico, cuando dice:

Si a la lid contra hueste enemiga

                                   nos convoca la trompa guerrera,

                                   De Iturbide la sacra bandera

                                   ¡Mexicanos! Valientes seguid.

¿Habrá alguno de nosotros que si a la defensa de un agreste ataque a nuestra integridad soberana, no sigamos el Lábaro de Iguala, que por cierto tiene el lugar de  honor en esta nuestra Sede académica?

Pero confunde la estrofa que alaba a Santa Ana:

                                   Del guerrero inmortal de Zempoala

                                   Te defiende la trompa guerrera

…………………………………….

La reconocida historiadora Guadalupe Jiménez Codinach, da su respuesta:

“En realidad, el oficial mayor del Ministerio de Fomento, Miguel Lerdo de Tejada, era un reconocido liberal, más radical que otros e inspirador de las Leyes de Reforma de 1859 y de la política de Benito Juárez. La letra de Bocanegra no es una ‘loa al dictador’, pero sí nació en el momento en el que se conmemoraba el XXV aniversario del triunfo sobre el general español Isidro Barradas, un 11 de septiembre de 1829, batalla en la que uno de los generales victoriosos fue Santa Ana. A ese hecho se refiere la cuarta estrofa”.

Cuestiono: Si esa batalla fue un triunfo de los mexicanos contra una invasión de los gachupines, ¿Porque México ha olvidado ese logro y la Leyenda Negra contra España no la ha hecho resaltar?

Hay “intelectuales” que pregonan que nuestro Himno es obsoleto, que debe modificar su letra y por consiguiente su música.

Desde esta tribuna les cuestiono: Carecen de identidad Patria. Para ellos es mejor loar a dictaduras transitorias, que incluso han agredido a nuestra amplitud de miras como nación soberana. ¿Acaso la letra del canto de Rouget de L’Isle la consideran obsoleta los franceses, no obstante tener una edad 40 años mayor que nuestro Himno?

Me permito recordar ahora a Claudio Lenck, Cristián Caballero, llamado Manuel Emilio Ortega y Serralde, bisnieto de González Bocanegra. En mi adolescencia y juventud, me hizo recorrer el espectro de nuestra mexicanidad hecho Canto, himno a la manera de los cantores de la Grecia inmortal. Sus programas de radio no les olvido.

Me han dado tema para terminar, con los versos del numen de un sevillano, Gustavo Adolfo Bécquer:

                                   Yo sé un himno gigante y extraño

que anuncia en la noche del alma una aurora,

y estas páginas son de ese himno

cadencias que el aire dilata en las sombras.


Centro Histórico de la Ciudad de México, D. F., 28 de septiembre de 2011
Isaac Luis Velázquez y Morales
Presidente de la Academia de Historia de la
Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.
EDITÓ: Luis Ozden

COMENTARIOS ELEISON CDIV. FE SOCAVADA

12 de abril de 2015

unnamed (2)


Fe Socavada

Cuando la Fe no está en juego, ¿debe uno obedecer? –
La fe de la Fraternidad está socavada hoy en día.


El editorial en un boletín reciente de un Priorato por un honorable colega de la Fraternidad San Pío X muestra una razón mayor del porqué los sacerdotes de la Fraternidad no están aún uniéndose a la “Resistencia” – ellos no creen aún que la Fe está en juego. Nos preguntamos que se necesitará para persuadirlos. Podemos estar seguros que los líderes en el Cuartel General de la XSPX están convencidos que ellos mismos no están cambiando la Fe y que ellos lo encuentran así tanto más fácil para continuar persuadiendo a los sacerdotes y laicos de la Fraternidad que ellos no están cambiando la Fe. Pero, si ellos tuvieran la verdadera Fe, ¿cómo podrían soñar con poner su defensa Lefebvriana bajo el control de los neo-modernistas en Roma?

El editorial se titula “Obedeciendo a Superiores Falibles”. Reconoce que la resistencia a Superiores falibles es legítima cuando la Fe está en juego, pero el énfasis del editorial está más bien en los límites a ser fijados para tal resistencia: la anarquía y falta de respeto a la autoridad nunca son legítimos; la obediencia a Superiores legítimos es esencial en cualquier sociedad; los Superiores tienen gracias especiales de estado; debe tenerse cuidado al advertir al rebaño que no puede hacer las distinciones necesarias; hay un peligroso espíritu de independencia en el mundo hoy en día (Benedicto XV); las apelaciones divisivas deben ser evitadas, etc. – los principios son impecables, el problema yace en su aplicación.

Por ejemplo, si bien huyendo de tales apelaciones, el editorial sin embargo reconoce que Pío IX denominó a los “Católicos liberales” como siendo los “peores enemigos” de la Iglesia. Ciertamente en cualquier crisis de la Iglesia, identificar y nombrar a los enemigos de la Iglesia, por ejemplo “Protestantes” en la Reforma, es un primer paso mayor para poder luchar contra ellos. Sin duda, el autor d el editorial otorgaría eso donde la Fe está en juego, solamente él negaría que haya actualmente cualquier crisis de Fe dentro de la Fraternidad. Pero, Padre, ¿piensa usted que los liberales Católicos del siglo 19no que fueron objeto de la condenación de Pío IX hubieran negado un único Artículo de la Fe? Por el contrario, ellos hubieran vigorosamente afirmado su creencia en cada uno de tales Artículos. Y, sin embargo, ¿no hubieran ellos condenado con igual vigor el Syllabus de Errores de Pío IX? El problema para que una mente moderna sea católica yace no en el hecho que acepte o rechaze una u otra verdad de la Fe sino en su subversión instintiva de todas las verdades cualesquiera, y esta espantosa disolución de la mente es, sin un milagro divino, un problema prácticamente insoluble para y de la Fe.

Y ha llegado a la cúpula de la Fraternidad. Padre, ¿reconoce usted que la “hermenéutica de la continuidad” de Benedicto XVI es equivalen te a la suspensión de la ley de la no contradicción? Y, ¿ha estudiado usted el párrafo III.5 de la Declaración Doctrinal de Monseñor Fellay de Abril de 2012, un documento que él circunstancialmente “retiró” pero del cual nunca sustancialmente se retractó? Declara que las declaraciones no Tradicionales del Vaticano II deben ser interpretadas como Tradicionales. ¿No es eso un perfecto ejemplo de la “hermenéutica de la continuidad”, de la interpretación sobrepasando a la realidad? Entonces, ¿cree usted realmente que la Fraternidad no tiene problema de Fe, siendo que su Superior se une a Roma para suspender la ley de la no contradicción, y que tan felizmente como un pez nada en el agua, nada en contradicciones y en lo que Churchill graciosamente llamó “inexactitudes terminológicas”?

Por cierto, usted también dice que cualquiera que “duda que la jerarquía puede todavía existir en los comienzos del siglo 21ero se excluye a sí mismo de toda vida católica”. Distingamos. Si él lo duda por principio, uno puede estar de acuerdo con usted, pero si él está meramente relatando lo que observa en la práctica, ¿ no puede ser que él está meramente observando la extensión un siglo más tarde de lo que usted cita a Benedicto XV ya entonces en 1914 observando como “el peligroso espíritu de independencia en el exterior”?

Kyrie eleison.

bwsig31

CALIFORNIA: HERNÁN CORTÉS ENTRE LA LEYENDA Y LA REALIDAD

11 de abril de 2015

Mex1

CALIFORNIA

HERNÁN CORTÉS ENTRE LA LEYENDA Y LA REALIDAD


Academia de Hernán Cortés
“Por la difusión de la Verdad Histórica”

1.- LA LEYENDA ENTRE LOS CONQUISTADORES

En segunda mitad del siglo XV, con la invención de la imprenta, aparecieron publicadas en toda Europa las leyendas caballerescas que circulaban por las plazas o en las reuniones de familia o de amigos.

Si bien, el primer libro impreso había sido la Biblia al que siguieron otros libros religiosos, pronto comenzaron a publicarse temas mundanos especialmente las sagas o gestas de los caballeros. Como el “Amadís de Gaula”…..(1) o la “Canción de Roldán”……(2)

Los libros impresos resultaban caros, pero eran tal su novedad que la gente los adquiría con grandes esfuerzos por que les daban importancia social. Entre los jóvenes, y de los más populares, estaba la Canción de Rolando, en francés “La Chanson de Roland o Hrueland”, novela épica que se refiere a la derrota sufrida por la retaguardia del ejército de Carlomagno a manos de los moros en el desfiladero de Roncesvalles del Reino de Navarra en el siglo VIII ( 778 )…..(3)

En la novela manuscrita hacia la primera mitad del siglo XII en más de cuatro mil versos, aparece en el verso 209 del poema, la palabra Califerne refiriéndose a alguna región determinada del África. El verso en francés antiguo es el siguiente:

 Morz est mis nies ki tant soleis cunquere

Encuentre mei revelerunt li Saisne

Et Hungré et Bugre et tant gent averse

Romain, Puillain et tuit cil de Palerme

E cil d’Affrike e cil de Califerne”

Que traducido libremente es:

“Muerto está mi sobrino que tantas tierras conquistó

Y ahora los sajones se han rebelado contra mí,

Y los húngaros, y los búlgaros y tanta gente adversa,

Romanos, pulianos, y todos los de Palermo,

y los de África y los de Califerna.”

Los lugares a que se refiere el verso, eran perfectamente conocidos en ese tiempo. Dice: Palermo, África y Califerna. Por tanto, cuando dice: “los de África y los de Califerna” seguramente se trataba de los moros de algún califato.

Hasta aquí hemos relatado lo que contiene en el manuscrito más antiguo, la referencia un lugar todavía indeterminado llamado Califerne, sin más.

LA NOVELA CUMBRE DEL SIGLO XVI

El anterior Cantar de Gesta fue la fuente de inspiración de muchos otros escritores posteriores, principalmente en los de finales del siglo XV.

A principios del siglo XVI en el año 1511 comenzó a circular otra novela de caballería publicada en Sevilla el año anterior de 1510 por el escritor y editor García Ordóñez de Montalvo; como una continuación del Amadís de Gaula y cuyo título es:

“Las Sergas de Esplandián” ….(4)

Del Califerne en el Amadís de Gaula, pasó al California  de la trascripción que Montalvo trata entre otras tierras fabulosas, de la Isla California habitada por amazonas negras.

Sabed que a la diestra mano de las Indias existe una Isla llamada California muy cerca de un costado del Paraíso Terrenal; y estaba poblada por mujeres negras, sin que existiera allí ningún hombre, pues vivían a la manera de las amazonas. Eran de bellos y robustos cuerpos, fogoso valor y gran fuerza. Su isla era la más fuerte de todo el mundo, con sus escarpados farallones y sus pétreas costas. Sus armas eran todas de oro y del mismo metal eran los arneses de las bestias salvajes que ellas acostumbraban domar para montarlas, porque en toda la isla no había otro metal que oro…..”

Garci-Ordóñez de Montalvo, quien no era autor del Amadís de Gaula, ni del siguiente libro “Las Sergas de Esplandían” actualizó para su época las antiguas gestas de caballería originadas en Francia muchos siglos antes. Habría leído también la relación que Cristóbal Colón había escrito de sus viajes a las nuevas tierras descubiertas: “Las fabulosas Indias”; para componer las Sergas.

El Almirante, en su diario del primer viaje de descubrimiento, anota:

“Dixéronme los indios que por aquella vía hallaría la isla de Martinico, que diz que era poblada de mujeres sin hombres, lo cual el almirante mucho lo quisiera por llevar diz que los Reyes cinco o seis d’ellas…..

(….) mas diz quera cierto que las avía y que en cierto tiempo del año venían los hombres a ellas de la dicha isla de Calib (Carib), diz qu’estaba d’ellas diez o dize leguas, y si parían niño enbiánbanlo a la isla de los hombres, y si niña, dexávanla consigo…..”………….(5)

Como se ve por lo anterior, Ordóñez de Montalvo logró un éxito literario en el momento que nuestros españoles se enfebrecían con las tierras, descubiertas y por descubrir, de la naciente América.

HERNÁN CORTÉS Y SU CALIFORNIA

ENTRE LA FANTASÍA Y LA MUERTE

 

Mex2

LAS EXPLORACIONES CORTESIANAS

Corría el mes de octubre del año de 1524, atrás han quedado los hechos de la conquista del reino de Moctezuma y unos días antes de emprender el malhadado viaje a las Hibueras para castigar la infidencia de Cristóbal de Olid ..Hernán.Cortés firma y envía su 4ª Carta de Relación al Emperador Carlos, junto a espléndidos regalos de oro y plata. En esta Carta le relata, entre otras cosas, de las noticias que tiene acerca de una isla legendaria, noticias que le habían sido traídas por su sobrino el capitán Francisco Cortés de San Buenaventura, quien había realizado la exploración y conquista de las tierras costeras del Mar del Sur o Pacífico.

Escribe así:

“Y así mismo me trajo relación de los señores de la provincia de Cihuatán, que se afirma mucho de haber una isla poblada de mujeres, sin varón ninguno, y que en ciertos tiempos van de la tierra firme hombres que con ellas han acceso….y si paren mujeres las guardan; y si hombres, los echan de su compañía, y que esta isla está a diez jornadas de esta provincia de Colima; y que muchos de ellos han ido allá y la han visto. Dícenme así mesmo que es muy rica en perlas y oro; yo trabajaré en teniendo aparejo de saber la verdad y hacer de ello larga relación a Vuestra Majestad….”

En su 4ª Carta; relata al emperador Carlos lo sucedido en ese período: desde mediados de mayo de 1522 al 15 de octubre de 1524, cuando firma la carta. Que comprende las acciones de exploración y militares hacia los reinos tributarios de Moctezuma; muchos de los cuales eran conocidos por los indios como productores de metales preciosos.

Cortés se interesaba, también, por encontrar algún río o paso de mar que lo acercara a la costa del Mar de Sur, encontrar un buen puerto que sirva de base a las exploraciones hacia la verdadera India. Desde esos años comenzaba a vislumbrar con grandeza lo que podría ser en un futuro cercano, el nuevo Reino de su conquista.

Envió a Pedro de Alvarado hacia el sur poniente de Tenochtitlán, con el encargo de llegar al mar, explorar la corta hacia el sur para encontrar el mítico Reino del Oro vislumbrado por Balboa apenas una decena de años atrás.

Alvarado cumple con éxito su cometido y funda el pueblo de Tututepec muy cercano a la costa, donde encontró minas de oro. Más tarde, hacia fines del año de 1523 en otra expedición muy numerosa con ayuda tlaxcalteca, conquistará definitivamente para la Nueva España todas esas tierras hasta Guatemala y Acajutla en el actual El Salvador.

Las otras exploraciones importantes son hacia el señorío de Michoacán; de los primeros que llegaron a esa región fueron: un soldado Parrillas y poco después Antonio Caicedo en el otoño de 1521. (Relación de Michoacán, de Fray Jerónimo de Alcalá).

En 1522 le siguieron cuatro españoles más al mando de Francisco Montaño, el héroe del Popocatépetl,

(Historia de la Conquista, Francisco Cervantes de Salazar).

La conquista del territorio fue encomendada a Cristóbal de Olid, Juan Rodríguez de Villafuerte y Andrés de Tapia con 70 caballeros y 200 peones ayudados por indios tlaxcaltecas. Quienes llegaron a esas tierras a mediados de 1522.

Estos capitanes lograron su cometido y todavía alguno de ellos llegó hasta el señorío de Colima.

Sin perder tiempo se fundó Zacatula cerca de la costa y se comenzaron a construir cuatro barcos para la exploración del litoral hacia el sur y hacia el norte del paralelo 24.

Cortés tampoco perdía el tiempo en la Capital supervisando su reconstrucción. Para reconocer nuevos territorios, seguía enviando capitanes con el fin de conquistar todas las regiones del poniente:

Gonzalo de Sandoval llegó a principios del 1523 a la Costa Chica cercana a Acapulco, fundó el puerto y siguió hasta Colima, fundando la villa el 25 de julio de ese año de 1523. Sandoval siguió en sus conquistas rumbo al norte hasta encontrar un buen puerto que llamó de Navidad; ahí tuvo noticia de una gran isla a varias jornadas por mar hacia el noroeste.

“que estaba poblada de mujeres sin varón ninguno”

Considero yo, que fue en esos días cuando comenzó a circular entre los soldados españoles, que la leyenda de la California a que se refería la novela “Las sergas de Esplandián” podría ser una realidad.

Cuando el capitán Gonzalo de Sandoval regresó a la capital y dio parte a Cortés de sus descubrimientos y conquistas, pudo ser, que los soldados hicieran circular, entre los que estaban asentados ya, esas fabulosas noticias. Tanto que el propio Cortés las asienta, como hemos visto al principio, en su 4ª Carta de Relación.

Las exploraciones y conquistas siguieron su marcha a partir de esos años. Reiteramos que Don Hernando, antes de partir para las Hibueras, envió a su sobrino Francisco Cortés de San Buenaventura con la orden de continuar sometiendo todas esas regiones. El 17 de enero de 1525 apareció en Tenochititlán la publicación de la Relación de una Visitación, en la cual se refiere la expedición de Francisco Cortés de San Buenaventura. Otros dos capitanes de esa expedición fueron otros primos de Hernán Cortés: Alonso de Ávalos y su hermano Hernando de Sayavedra que se posesionaron de las regiones del actual Estado de Jalisco, al parecer sin mucha resistencia de los indígenas.

PRIMERA EXPLORACIÓN

Mex3

Cortés, antes de marchar a España en 1528, había dejado encargada la construcción de un astillero en la costa de Tehuantepec. Ahí se harían cinco barcos para la exploración de las costas y tal vez de otra expedición, que como la del año anterior había partido para las fabulosas islas Malucas en el sudeste asiático.

Cuando don Hernando regresó a su astillero en 1530, solo encontró ruina y abandono, y su capitán Francisco Maldonado estaba preso. (Carta de Cortés a Carlos V desde Texcoco , 1530).

Un poco más tarde, en 1532, al mando de su primo Diego Hurtado de Mendoza, envió la primera expedición por mar para explorar las costas al norte de la gobernación de Nuño de Guzmán. Salieron las dos naves: (San Marcos y San Miguel) de Acapulco rumbo al norte, hasta la bahía de Guatlán, actualmente Manzanillo, en la provincia de Colima, donde terminaron de abastecerse de todo lo necesario, luego costearon hasta el actual San Blas para llenar de agua las botijas, pero la gente de Nuño de Guzmán los hostilizó, siguieron la costa descubriendo las islas que llamaron de la Magdalena, las islas Marías, y   costearon hasta la actual región de Culiacán donde estuvieron unos veinte días, según apunta Francisco López de Gómara en su relación con informes directos de Cortés.

Esa estancia de tanto tiempo sin actividad alguna, así como la falta de víveres, le costó al capitán Diego Hurtado de Mendoza que los expedicionarios se le amotinaran; se apoderaron de una de las naves regresando a las costas del sur. La otra nave quedó en poder de Hurtado, quien con los marinos se hizo a alta mar en busca de alguna isla grande. De ellos ya nunca se supo más.

Mientras los amotinados  fueron presa de una tormenta que llevó a nave a encallar en la costa de bahía de la Bahía de Banderas donde fueron atacados por los indios, muriendo la mayoría, solamente 23 lograron escapar de los indios pero la mitad fueron presos de Nuño de Guzmán. Los otros lograron llegar a tierras de Colima.  Hernán Cortés lamentó con mucho dolor la desaparición de su primo Diego Hurtado, teniendo por muchos años la esperanza de encontrarlo con vida.

Mex4

SEGUNDA EXPLORACIÓN

Ante el fracaso de la primera expedición, Cortés mismo se instaló en 1533 en Tehuantepec para construir las naves y traer los bastimentos necesarios para otra armada de mayor enbergadura.

Para esa tremenda empresa, Cortés ideó un sistema de abastecimiento tan ingenioso como complicado. Desde el puerto de Cozacoalco, se remontaba el río hasta Tecolotepec en el Istmo, y desde ahí por tierra a un trecho de río hasta el puerto de Tehuantepec, eran más de 300 kilómetros de un trabajo enorme, para llevar e instalar todo el material desde Veracruz. Pero, con todo esto, se había trazado la primera ruta de comunicación entre el Mar del Norte y el del Sur. Entre el Golfo de México y el Océano Pacífico.

El Conquistador, ya marqués del Valle, gastaba su hacienda y su persona  por la Gloria de Dios, por la honra de España y para servir a la Corona.

En junio de 1533 salieron de Tehuantepec y de Acapulco dos buenas naves construidas como las mejores de Castilla. La capitana llamada Concepción al mando de otro pariente: Diego Becerra de Mendoza, con su ponderado piloto traído de Vizcaya, Fortún Jiménez; la segunda nave al mando de Hernando de Grijalva y su piloto el portugués Martín d’Acosta.

Los barcos remontaron la costa hacia el norte hasta llegar a su otro puerto de apoyo, Santiago de Buena Esperanza, hoy Manzanillo. De ahí salieron el 1º de noviembre de 1533, pero, lamentablemente en esas fechas comienza la temporada invernal de los ciclones del Pacífico. Una de esa terribles tormentas los sorprendió a las naves, que se separaron, una ellas el San Lázaro se dirigió al ponente, al interior del Mar del Sur descubriendo la Isla de Santo Tomás (hoy Socorro) y regresó a Acapulco después de casi cuatro meses de navegación.

La nave Concepción enfiló hacia el norte amotinándose la tripulación al mando de Fortún Jiménez, y en la reyerta  murió el capitán Diego Becerra de Mendoza, también pariente de Cortés. Los amotinados desembarcaron a los frailes y los heridos en la costa, y siguieron su derrota al norte. Los fuertes vientos los llevaron a descubrir  por pura casualidad la “Isla California”;“Entraron en una bahía (a la que describieron como la que encontró Hernán Cortés, quizá La Paz) donde encontraron indios muy primitivos, estos andaban completamente desnudos pero tenían perlas. Aún no se ha aclarado que contratiempo tuvieron con ellos, pero el hecho es que hubo una reyerta, Fortún Jiménez murió con la mayor parte de su gente. Los sobrevivientes subieron a la nave y regresaron a la tierra Firme. Ahí se repitió la mala fe de Nuño de Guzmán, enemigo de Cortés, su gente los apresó y la nave Concepción quedó en poder de éste, como había quedado también el navío San Miguel de la anterior expedición.

TERCERA EXPEDICIÓN

Mex6

Ya han pasado casi 14 años de que el reino de Moctezuma cayera en manos de Hernán Cortés, tiene honores y riquezas, ya es dueño del marquesado del Valle de Oaxaca, territorio con 23 mil vasallos y el mayor en extensión de cuantos algún rey de España concediera a uno de sus súbditos. Su otrora gobernación se va a transformar en Virreinato muy pronto, a él le queda solamente el empleo de Capitán General de la Nueva España. Su palacio de Cuernavaca está aún en construcción y su nueva su mujer, doña Juana de Zúñiga y Ramírez de Arellano, de la mayor nobleza castellana le ha dado cinco hermosos vástagos ( Luis el mayor, murió recién llegado a México).

Cortés podía haberse quedado disfrutando de sus logros, pero su sangre hierve con la posibilidad de conquistar, quizá, otro reino fabuloso. A sus 50 años de edad retoma arrestos de juventud y con renovado brío, él en persona se encargará de conquistar esas tierras. Este es el Cortés del principio y de siempre.

Por otra parte, los sobrevivientes de la malhadada segunda expedición cortesiana seguramente contaron que los indios eran muy oscuros de piel, casi negros, que poseían muchas perlas de gran valor, y que su tierra nuevamente descubierta a pocas jornadas por mar de la tierra firme era la isla fabulosa que se relataba en “Las Sergas de Esplandián .

La noticia de la expedición al mando de Hernán Cortés animó a muchos antiguos conquistadores y otros que estaban repartidos por los territorios del marquesado. Se enrolaron 34 con sus mujeres y muchos se ofrecieron a servirle de soldados, hasta completar 320. Su gran amigo y confidente Andrés de Tapia no podía faltar en la expedición.

En las anteriores expediciones, Cortés, había gastado una buena parte de su fortuna, casi todo se había perdido y dos de esas naves estaban en poder del gobernador de Nueva Galicia: Nuño Beltrán de Guzmán. También estaban casi terminadas otras cuatro naves para seguir con las exploraciones.

Escribe al Rey:

 “He gastado más de cincuenta mil castellanos; para hacer la dicha armada e las susodichas, he vendido mucha parte de mi hacienda e toda la que tenía en los reinos de Castilla, e empeñado e deshecho mis joyas e las de la marquesa mi mujer, e debo cincuenta mil castellanos e más e tengo empeñada todas mis rentas e pueblos, según  así a todos es público e notorio….”

Mex7

Y por cumplir su compromiso había dejado casa, mujer e hijos, estando ya en la edad de cincuenta años.

Para rematar con lo anterior, recibió de su enemigo Nuño de Guzmán un áspero requerimiento prohibiendo a él y a su gente el paso por las tierras de su gobernación.

Entonces Cortés respondió contundentemente: el 24 de febrero de 1535 “que no se le podía impedir el paso ni el apoyo portuario ya que tiene encargado por el rey la exploración de la Mar del Sur; además, él es el Capitán General de la Nueva España y de la Mar del Sur, y un gobernador provincial no puede interferir su mando ni impedirle el servicio real que tiene mandado”.  (José Luis Martínez, Hernán Cortés, 1992 )

El Héroe de México-Tenochtitlán estaba en la villa de Colima el 9 de enero de 1535 y antes de emprender su peligrosa conquista a la legendaria “Isla California” redactó y firmó su Mayorazgo a favor del pequeño Martín Cortés de solo 3 años; ante “dos escribanos y nueve testigos, se escribió en diez hojas de pergamino por ambos lados, Cortés le imprimió el sello de sus armas en cera colorada, y se guardó en una caja de plata con una cinta de seda verde”. (José Luis Martínez, Hernán Cortés, 1992)


“El 15 de abril de 1535 el ejército que fue por tierra y las  tres naves se encontraron en Chametla”


 

A los tres días de ese encuentro, Cortés se embarca en la bahía de Chamela para saber personalmente la razón del porqué han sido tan infructuosos los ocho años de exploraciones. Llevaba 40 jinetes y 113 peones. Desembarca el día de la Santa Cruz, 3 de mayo, y con ese nombre bautiza al puerto que funda, en el lugar encontró dos sobrevivientes de la expedición de Fortún Jiménez. Así se asentó la primera colonia española de la California.

Envía dos barcos para recoger a los soldados y sus mujeres que se habían quedado esperando en Chamela. Solamente regresó un barco pues por la tardanza, muchos de los colonos habían regresado al puerto de Navidad.  Cuando los recién llegados vieron la situación tan lamentable en que se encontraban Cortés y sus acompañantes, ya sin comida suficiente y solamente con vida la mitad de los colonos; quedaron espantados.

Hernán Cortés decidió regresar a la costa de Nueva Galicia para traer más refuerzos y comestibles.

Durante su permanencia de casi un año en “la California” escribió muchas cartas; una de ellas descubierta por el Padre Cuevas, dirigida a Cristóbal de Oñate:

“Con la priesa que tuve de mi partida nos os escribí desde luego del puerto del Espíritu Sancto y agora en esta no se ofrece más que haceros saber que llegué a este puerto y baya de Santa Cruz, día de sancta cruce de mayo por cuyo respecto se le puso este nombre.”

Reconocí la tierra primero de mayo día de los apóstoles y porque en la parte que reconoscimos era e la mas alta de esta tierra, se le puso por nombre sierra de Sanct Felipe”

“En el msmo dia descubrimos una isla que está cerca de esta tierra que se llamó Santiago y luego vimos otras dos que la una se llama isla de Sanct Miguel y la otra de Sanct Cristobal”

“Tardé XVI días a causa y tiempos contrarios que tuve y de las muchas calmas”

“Faltáronme de toda la compañía seis caballos entre los cuales fue uno el hoverico que no lo tuve por poca pérdida. Todos los demás caballos y toda la gente llegaron muy buenos benedicto Nuestro Señor No os  escribo de la manera y disposición desta tierra porque no he salido………….de despachar estos navíos por la gente y caballos. Emos visto mucha gente e algunos han venido. Hay mucha cantidad de perlas e pesquerías.  En partiendo estos navíos entraré en la tierra y a la vuelta habrá más noticias del secreta della y más lugar para haceros relación de lo que hubiéramos visto”

“No escribo al señor gobernador hasta que haya cosa cierta que le podamos escribir más que me encomiendo a su merced. Y al protector también, señor daréis mis encomiendas y que yo tendré cuidado de le escribir siempre e que agora no lo hago por lo que tengo dicho”

“Estas cartas os encomiendo señor que hagáis enviar con persona cierta que fuere a México, al licenciado Altamirano mi primo, lo más breve que se pudiere. Guarde Nuestro Señor vuestra noble persona, como señor deseayis””Deste puerto e baya de Sancta Cruz, XIIII de mayo de DXXXV”

“Lo que señor mandarles” “El Marqués” (Rubricado)

Carta asentada en el libro: “Historia de Baja California” Profr. Pablo L. Martínez, Patronato del estudiante bajacaliforniano, 1956.

CUARTA EXPEDICIÓN

Mex1

Ruta que siguió el navegante Francisco de Ulloa

Hernán Cortés había preparado una cuarta expedición para dejar terminado el descubrimiento de las costas de nueva España, para lo cual nombró a su amigo de muchos años: Francisco  de Ulloa, quien venía acompañándolo desde el tiempo en que Cortés conquistó definitivamente el señorío Colhúa.

Ulloa era hombre sensato y de su confianza, había puesto en orden a los colonos establecidos en Santa Cruz mientras el Conquistador regresaba a la costa de Nueva Galicia por las dos naves perdidas. Y permaneció en la California hasta 1537.

En el año de 1539 se hizo cargo de la última expedición financiada por don Hernán con la comisión de demostrar si la nueva tierra descubierta era isla o península. Salió de Acapulco el 8 de julio de 1539 con tres navíos: el Santa Águeda, el Trinidad y el Santo Tomás todos bien abastecidos como era costumbre de Cortés hacerlo.

Acompañaban a Ulloa cuatro frailes franciscanos: Antonio de Mena, Raimundo Amiliebus, Pedro de Aracho y Fray Fernando; el veedor era el antiguo conquistador Francisco de Terrazas,  el escribano Pedro de Palencia y el piloto Domingo del Castillo quien dibujó minuciosamente el mapa de las costas bojadas. En este viaje iba solamente la tripulación necesaria sin ningún colono. Por órdenes de Cortés se trataba de una expedición de reconocimiento del litoral y tomar posesión a nombre de la Corona Española de todas las tierras encontradas.

Francisco de Ulloa el amigo de Cortés y hombre de su confianza haría el trabajo que las anteriores expediciones no habían podido, cumpliendo con exactitud los propósitos descubridores del Marqués del Valle de Oaxaca.

A pesar de que el navío Santo Tomás se perdió antes de llegar a la bahía de Santa Cruz, los otros navíos recorrieron durante casi un año litorales desconocidos hasta entonces.

En la bitácora de Francisco de Ulloa consta que llegaron a Santa Cruz el 29 de agosto y que de ahí se dirigieron a la costa de Sinaloa para bojear hacia el norte hasta casi el grado 30 latitud norte. A la entrada del gran río Colorado que llamaron ancón de San Andrés. Luego dieron la vuelta hacia el sur costeando la tierra por lo que se dieron cuenta que se trataba de una larga península con un mar interior.

Mex9

Llegaron a Santa Cruz el 19 de octubre de ese año de 1539, ahí hicieron un alto para abastecerse de agua, y luego continuaron hasta  una punta que llamaron de Santiago (hoy Cabo San Lucas), siguieron costeando, esta vez, otra vez al norte hasta la bahía y puerto de Santa Catarina, y finalmente, el 20 de enero de 1540 descubrieron tres islas, tomando posesión  de la mayor llamándola Isla de Cedros, la cual describieron como muy verde y habitada por venados y conejos. Situada a los 27 grados y medio.

En la Isla de Cedros, el 5 de abril de ese año, el capitán Francisco de Ulloa dio por terminada su exploración, emprendiendo el regreso a Acapulco con una escala en Manzanillo, donde encarcelaron a su enviado. Ahí se encontraron con la noticia de que el Marqués del Valle estaba en España tratando de arreglar sus asuntos con la Corte.

Entre los historiadores, el explorador Francisco de Ulloa ha quedado envuelto en una telaraña de leyendas: Que si siguió explorando solo en su barco la Trinidad, cosa muy improbable por el carácter prudente del marino, y que había muerto ahogado con su barco.

Que si al regreso fue asesinado en un altercado con alguno de sus enemigos. Que si murió en la ciudad de México, etc. etc.

Lo cierto es que su mapa fue pasado en limpio por el piloto y dibujante Domingo del Castillo en 1541, quizá el original fue llevado a Cortés por el mismo Francisco de Ulloa.

Porque existe el testimonio de Iñigo López de Mondragón, de que Ulloa regresó a la Nueva España sano y salvo, que luego viajó a España para acompañar al Marqués y que aún fue con él  a la batalla de Argel en la carabela que el Conquistador armó por propia cuenta para defender a España de los musulmanes.

Este documento lo publicó el historiador angloamericano Henry R. Wagner en su libro “Francisco de Ulloa returned” California Historical Society, 1940.

REFLEXIÓN

Por la mano de Dios; las cuatro primeras expediciones y el descubrimiento de California pertenecen exclusivamente al pensamiento y obra del conquistador del reino cohlúa y creador de la Nueva España: Hernán Cortés.

Desde que estaba aún peleando por la conquista de la gran Tenochtitlán, había enviado a algunos de sus capitanes a explorar los territorios del occidente, llegar a la costa del Mar de Sur e informarse de las minas de oro y plata así como del posible reino de las amazonas, llamado “Califerne” en la saga de Esplandián, reino donde abundaban las perlas.

“Sabed que a la diestra de las Indias existe una isla llamada California cerca de un costado del paraíso terrenal…..porque en toda la isla no había otro metal que el oro”

No es que Cortés creyera al pie de la letra la novela referida, pero tenía en mente la conquista del Darién llamado Castilla del Oro, ya explorado  por Pedrarias Dávila, y las noticias llegadas a la Isla Española de un reino, en el sur del Continente, donde los indios cubrían de oro a su rey.

El Marqués esperaba encontrar por aquellas costas otro Perú, no por la posesión material del áureo metal, sino porque el oro era el medio para mover las voluntades del hombre común, cimentar su señorío y, quizá con el tiempo, hacer de Nueva España, su creación,  un verdadero Reino de Ultramar.

A la indomable voluntad que tenía Cortés en todas sus empresas descubridoras le detuvo la realidad física de la naturaleza americana y la personalidad conflictiva e individualista de sus contemporáneos. Eran pocos los que cooperaban con sus iniciativas y muchos los le estorbaban sus negocios.

Después del fracaso de la colonización de Santa Cruz, le vinieron como un razonable pretexto, para terminar con la aventura californiana y volver a su feudo de Cuernavaca:  la pérdida de la juventud, las cartas de su mujer la Marquesa y la noticia de la llegada del primer virrey don Antonio de Mendoza,

Hernán Cortés ya no volvería a conducir personalmente otra expedición, su cuarta y última empresa descubridora sería conducida y terminada con éxito por el hombre indicado para ello: Francisco de Ulloa.

LUIS OZDEN

COMENTARIOS ELEISON CDIII. ENFERMEDAD IMAGINADA

7 de abril de 2015

unnamed (2)


Enfermedad Imaginada

Los Papas Conciliares, ¿parecen haber sido abandonados por Nuestro Señor?
No si Él paró que la pérdida de Fe de ellos fuese total.


La iniquidad de Papas verdaderos que no dejan de destruir todo lo Católico es tan misteriosa que en estos “Comentarios” vimos hace cuatro semanas a Monseñor Lefebvre considerando seriamente si la Sede de Roma podía estar vacante. Él nunca pretendió, como los liberales lo hacen, que la destrucción no es realmente destrucción, pero al mismo tiempo su sentido de la Iglesia era demasiado fuerte para él como para adoptar jamás la solución sedevacantista, de manera que, al menos en Agosto de 1976, el problema le pareció a él “teológicamente insoluble”. Este “Comentario” sugirió que podría haber otra línea de solución que personas tan sanas de mente como Monseñor pueden difícilmente imaginar. Tratemos de imaginarla.

Para ridiculizar esta solución, un sedevacantista rabioso la apodó una vez “mentevacantismo”, pero la etiqueta servirá. Significa no que la Sede de Roma esté vacante sino que las mentes de los Papas están vacantes o, digamos, sus mentes han tenido el sentido de la realidad vaciado fuera de ellas, sus mentes están vacías de realidad. Especialmente desde la Reforma Protestante, los hombres están constantemente liberándose más de Dios. Para hacer esto, deben liberar sus mentes de la realidad que los rodea, porque toda realidad viene de Dios y apunta de vuelta a Dios. Aquí está la ilusión liberal, la liberación última, conocida también como “pudrición mental”, “enfermedad mental” o “mentevacantismo”, porque la mente humana fue diseñada por Dios para versar sobre la realidad y no sobre la fantasía o la ilusión.

Ahora bien, desde 1517 hasta 1958 los Papas Católicos resistieron y repelieron la pudrición mental que constantemente engolfaba el resto del mundo, porque ya estaba acercándose lentamente a su final. Pero demasiado muchos de los Católicos laicos, sacerdotes, obispos y finalmente cardenales, se dejaban progresivamente infectar con la ilusión liberal, llegando a estar convencidos que ella crearía una brava nueva Iglesia para el Bravo Nuevo Mundo. Así en el Cónclave papal de 1958, aún si el Cardenal Siri fue válidamente elegido, los liberales tenían bastante poder como para forzar la falsa elección de Juan XXIII sobre el Cónclave y luego, por convalidación, sobre la Iglesia Universal.

Pero, ¿qué es un liberal? Él es un soñador viviendo no en el mundo real sino en un País de las Maravillas fabricado por el propio hombre. Y, pues que más y más mentes humanas se desconectan de la realidad y se lanzan en el sueño, entonces el liberal tiene menos y menos oportunidades de darse cuenta de que está soñando, porque más y más el País de las Maravillas toma posesión del mundo todo alrededor del hombre. Esto significa que en tiempos modernos es más fácil y más fácil para un hombre – y cada Papa permanece un hombre – estar objetivamente en el País de las Maravillas y, sin em bargo, estar subjetivamente convencido que él está en la realidad. Aquí está esa enfermedad mental observada de primera mano por un sacerdote de la FSPX en todos los cuatro “teólogos” Romanos que tomaban parte en las Discusiones Roma-FSPX de 2009–2011 (noten las comillas para los “teólogos” – en el País de las Maravillas todo es una imitación irreal de lo real, de manera que sin algún signo tal como las comillas, fácilmente tomaremos la imitación por la realidad).

Se seguiría que los Papas Conciliares están, al menos en parte, “sinceramente” equivocados. Lo que esa “sinceridad” vale internamente, sólo Dios puede juzgar. Pero externamente es una realidad objetiva, más y más alrededor nuestro día a día. Entonces, los Papas Conciliares no son completamente villanos conscientes, ya que en sus mentes enfermas ellos están sirviendo a la verdadera Iglesia cambiando la antigua Iglesia al punto de ser irreconocible, maravillándola. Ahora bien, su s intenciones subjetivamente buenas han objetivamente pavimentado el camino al Infierno para la Iglesia real, pero ¿no se puede decir que estas buenas intenciones de ellos muestran que la oración de Nuestro Señor ha permitido que la Fe de ellos no naufragase completamente (cf. Luc.XXII,32)? Aún Pablo VI condenó la contracepción, emitió un “Credo” relativamente bueno, lloró por la pérdida de vocaciones y habló del humo de Satanás entrando en la Iglesia después del Vaticano II. Entonces, ¿puede uno no decir que aún con Pablo VI Nuestro Señor mantuvo su promesa de cuidar a Pedro?

Kyrie eleison.

bwsig31

RAYMOND BURKE ADVIERTE SOBRE AGENDA GAY EN LA IGLESIA

6 de abril de 2015

cardenal-burke

El cardenal estadounidense Raymond Burke destituido por el papa Francisco advirtió que dentro de la Iglesia Católica hay elementos tratando de promover una “agenda gay”.

El cardenal, quien se desempeñaba como prefecto del influyente Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica hasta noviembre del año pasado, hizo sus comentarios en una entrevista al sitio web italiano La Nuova Bussola Quotidiana.

Los mismos están referidos a la preparación de una reunión de la alta jerarquía eclesial para discutir el tema en octubre próximo.

Según el corresponsal para temas sociales de la BBC, John McManus, los comentarios demuestran las cada vez más evidentes divisiones dentro de la iglesia en torno a temas como la homosexualidad y el divorcio.

“El retiro de Burke a un puesto de menor importancia fue visto en su momento como un intento del papa Francisco por silenciar al líder de la facción más conservadora del Vaticano. Pero si ese era el caso, claramente no ha funcionado”, dijo McManus.

Fuente

adornos6

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 681 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: