Skip to content

EL IMPERIO ESPAÑOL Y EL IMPERIO INGLÉS; CUADRO COMPARATIVO

23 de julio de 2014

SISTEMAS RELIGIOSOS, SOCIALES, FILOSÓFICOS, POLÍTICOS Y ECONÓMICOS.

cc 1

EL IMPERIO ESPAÑOL EN AMÉRICA

ANTECEDENTES:

LA UNIÓN DE LOS REINOS DE CASTILLA Y ARAGÓN

EXPULSIÓN DE LOS MUSULMANES Y LOS JUDÍOS

DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA DEL NUEVO CONTINENTE: 1492.

La empresa de Cristóbal Colón, los exploradores y conquistadores de los  nuevos territorios americanos.

Monarquía de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, en consonancia con la Iglesia Católica y la supervisión de los Pontífices Romanos; Bulas Papales.

CLASE DE EMPRESAS

Empresa espiritual: Evangelización católica y civilización de los paganos

Empresa política; Creación de Provincias y Reinos de ultramar y fundación de Ayuntamientos. Gobernaciones, Intendencias, Capitanías y Virreinatos.

Empresa comercial; Intercambio de todos los productos de España con los de las tierras conquistadas o visitadas. Intercambio sujeto a la supervisión de la Corona.

Empresa social; Emigración controlada, solamente los católicos podían emigrar. La Casa de Contratación de Sevilla. Las Leyes de Indias para la protección de los nativos. La esclavitud de los negros. Relación estrecha de todas las razas; europeos, nativos americanos, negros, asiáticos. El mestizaje y las castas.

RELIGIÓN

Católica con la exclusión de alguna otra. Iglesias, Conventos y Monasterios de todas las órdenes religiosas de la Iglesia Católica.

CULTURA

La española y las indígenas. Universidad, Colegios Mayores y menores para todas las razas. Imprentas.

EDUCACIÓN E IDIOSINCRACIA

Jerárquica y aristocrática. El Santo Oficio.

SALUD Y OBRAS DE CARIDAD

Extensa red hospitalaria para toda clase de enfermedades, Asilos y Centros de Beneficencia. Importancia de la medicina indígena.

ARQUITECTURA Y ARTE

Multitud de iglesias, acueductos, palacios, puentes, Castillos fuertes en los puertos para defenderse de los piratas ingleses, holandeses y franceses. Caminos reales y de arrieros. Fundación y construcción de ciudades y pueblos. La Civitas Latina. Fundación de innumerables pueblos para los indios.

INDUSTRIA 

Astilleros para construir barcos. Construcción de carretas y vehículos. Obradores mayores y menores.

AGRICULTURA

Los terratenientes y la máxima importancia a las haciendas más que a las granjas familiares.

MENTALIDAD

Conservadora de las tradiciones católicas apostólicas y romanas, de la Iglesia. “Buscad primero en Reino de Dios y todo lo demás se os dará por añadidura”.

     CASTILLO FUERTE DE SAN AGUSTÍN, FLORIDA

cc 2

IMPERIO INGLÉS EN AMÉRICA

 

uk

ANTECEDENTES:

LA MONARQUÍA INGLESA DE LOS TUDOR ERA ABSOLUTISTA.

DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA DEL NUEVO CONTINENTE.

1496-1497.

La empresa capitaneada por Giovanni Cabotto (John Cabot) a cuatro años del Descubrimiento de Cristóbal Colón. Conquista Ilegal, sin tomar en cuenta en Tratado entre España y Portugal, con el arbitraje del papa Alejandro VI.

John Cabot descubre y toma posesión de Terra Nova y explora la península del Labrador.

CLASE DE EMPRESAS

Empresa espiritual: Iglesia Anglicana, Sectas puritanas y sus derivadas.

Empresa política: Fundación de colonias regidas por las Empresas comerciales, con autogobierno. Democracia y autosuficiencia.

Empresa comercial: frustrada porque los indios eran muy pobres y salvajes. Luego los reyes protestantes anglicanos conceden convenios con las empresas comerciales de Holanda, para recibir un determinado porcentaje de las ganancias.

Empresa social: Emigración forzada desde Inglaterra de los individuos indeseables. Trato despectivo a los nativos. Esclavitud de los negros  para tratarlos como animales sin evangelización alguna. Relación escasa y violenta entre las razas. Mestizaje escaso de hombres con mujeres indias. Posterior emigración de todos los perseguidos y pobres de la Europa protestante. Discriminación racial.

RELIGIÓN

Anglicana, Calvinista, Sectas; con la exclusión de los judíos y de la religión Católica. Escasos intentos de evangelización de los indígenas.

CULTURA

Inglesa preponderantemente. Fundación muy tardía de centros educativos.

EDUCACIÓN E IDIOSINCRACIA

Democrática, mentalidad protestante.

SALUD Y OBRAS DE CARIDAD

Escasa y deficiente. Nula ayuda a las poblaciones indígenas y a los esclavos negros.

ARQUITECTURA Y ARTE

Muy pobre, principalmente construcciones de madera. Se le da mayor importancia a la “calle del comercio” sobre la plaza cívica. Las primeras poblaciones eran muy dispersas.

INDUSTRIA

Gran cantidad de oficios diversos y fabricación de objetos prácticos para la vida diaria. Importancia a la fabricación de armas ofensivas y defensivas. Asaltos a los navíos españoles para hacerse de moneda metálica (pesos de plata mexicanos) y objetos de arte.

AGRICULTURA

Máxima importancia a las tierras de cultivo del Tabaco (droga de moda entonces), llamadas “plantaciones”. Crecimiento de las Granjas familiares.

MENTALIDAD

Libertad en todas las actividades. El valimiento personal y material sobre la adoración y servicio a Dios. La libre interpretación de la Biblia sobre el Magisterio. “Buscad primero la añadidura, y Dios quedará en segundo lugar….”

 

cc 4

LOS PIRATAS INGLESES PROFANAN LA STA. CRUZ EN NUEVA ESPAÑA

 

LUIS OZDEN

adornos6

EL VUELO MH 17

21 de julio de 2014

MH17_

El avión del vuelo MH 17 que hacía la ruta Amsterdam – Kuala Lumpur fue derribado con 298 personas a bordo de forma deliberada por un misil tierra aire disparado desde un área bajo control de las milicias prorrusas y parece poco probable que pudiesen utilizarlo sin ayuda del personal especializado ruso. Ese mismo día se vió a los rebeldes con sistemas de misiles SA-11 en la zona. Las comunicaciones telefónicas entre ellos confirman su autoría así como la revindicación en las redes sociales, posteriormente borrada. Anteriormente ya habian derribado otros aviones ucranianos.

Los testigos oyeron una fuerte explosión y vieron a continuación como “llovían” cuerpos, restos del fuselaje, maletas, etc.

Un misil que mata pero esclarece quien es el mentor del conflicto en Ucrania. “Rusia esparcirá sus errores por el mundo promoviendo guerras…”

 

Nacho Alday

barra separadora

 

LO QUE DIJO LA DIPUTADA ISRAELÍ

21 de julio de 2014

Diputada israeli

“Tienen que morir y sus casas tienen que ser demolidas. Son nuestros enemigos y nuestras manos deberían estar manchadas de su sangre. Esto se aplica igual a las madres de los terroristas fallecidos”,
“Detrás de cada terrorista se encuentran decenas de hombres y mujeres sin los cuales no podría perpetrar atentados. Ahora todos son combatientes enemigos, y su sangre caerá sobre sus cabezas. Incluyo a las madres de los mártires, que les envían al infierno con flores y besos. Nada sería más justo que siguieran sus pasos”,

Ayelet Shaked
Diputada Partido israelí Hogar Judío
7 de julio de 2014 en su cuenta Facebook

Chiwulltun

adornos6

PRIMERA MONJA TRANSEXUAL

21 de julio de 2014

hermafroditaTia Michelle Pesando (Ver video CTV NEWS London) es un hombre que ha vivido su primeros 30 años como hombre y, ahora, ha decidido vivir como mujer, quiere auto-identificarse como perteneciente al sexo femenino, tomando hormonas, y tiene la esperanza de entrar en un convento de monjas carmelitas en breve (Ver entrevista en London Community News).

Es un hombre transgénero, transexual, hermafrodita o abominación sexual. Siente que tiene órganos masculinos y femeninos. Se siente hermafrodita. Este hombre ve a las personas transexuales como existiendo en un espectro hermafrodita, en un ambiente de ser hombre en la realidad, pero viviendo como mujer, pensando como ella, mirando siempre la vida de la mujer, pero no para compartirla como hombre, sino para ser como ella misma.

Post completo aquí

adornos6

 

BURGUER KING FOMENTA LA SODOMÍA

19 de julio de 2014

C6Uk2I1-copy

La reconocida cadena de comida rápida Burger King, también ha decidido mantenerse fuera del “closet” dando todo su solidaridad al movimiento inmoral y diabólico de la comunidad de homosexuales y lesbianas, uniéndose al mal llamado “orgullo gay”.

Pero esta cadena ha ido más lejos que muchas otras empresas en su apoyo a los LGBT.

La Biblia es clara en cuanto al diseño de Dios para las relaciones sexuales y formar una verdadera familia que agrade a Dios.

adornos6

LUCHAR, SUFRIR Y MORIR POR CRISTO

19 de julio de 2014

insurrectos__their_women_mexico_locLOS NIÑOS CRUZADOS

El grupo que directamente comandaba el coronel libertador Marcos Torres, estaba integrado -se dijo en capítulos anteriores-, en su parte principal, por jóvenes de 16, 17 y 18 años y aun de menor edad; pues había entre ellos, verdaderos niños. Entre éstos destacaron Merced Anguiano y Nicolás Araiza, chicos guerreros a quienes no amilanaba el peligro y que serenamente y aun con alegría, sufrieron hambres, desvelos y tras cualquier piedra de la montaña que les servía de fortín se parapetaban con su rifle en la hora de los combates, luchando con destreza, agilidad y ardor como guerrilleros consumados. También ellos tenían anhelos de luchar y de dar la vida por Cristo. Merced Anguiano M. -hermanito menor del jefe Anguiano Márquez- tenía, a su muerte, acaecida el 17 de mayo de ese año 1928, 13 años de edad. Nicolás era un poco mayor, de unos 14 o 15 años, y murió en combate el 20 de noviembre de 1927.

NICOLÁS ARAIZA

Murió luchando contra los soldados callistas en el arroyo de La Idea, en la carretera de Colima a San Jerónimo, Col. Nicolás era de Comala, Col., en donde se formó cristianamente en la sección de Vanguardias de la A.C.J.M. Había entonces, en el grupo de A.C.J.M. de Comala, un grupo de chicos con especiales aptitudes para el canto, con quienes su Párroco formó un pequeño orfeón. Nicolás era de los niños cantores.

Comala, su tierra, fue singularmente cristera. Entre toda la gente adicta a su Religión ardía el deseo de cooperar a la Cruzada de Cristo Rey. De ahí, lo más natural, que en el chico se despertara el deseo de incorporarse a los cristeros.

Como el jefe libertador más popular en Copala era Andrés Salazar, Nicolás se incorporó a sus filas. Era entonces el primer año de lucha. El jefe cristero Salazar marchó a Cerro Grande y puso parte de sus fuerzas bajo el mando inmediato de José Ortiz que al fin fue desleal a la causa. En las cercanías de Armería, Col., fue atacado a la mitad de junio y desbandado por completo. Nicolás Araiza fue uno de los que conocieron aquella derrota y dispersión.

El Padre capellán, señor Ochoa, acompañando a los cristeros del Volcán que habían tenido que dejar Zapotitlán, Jal., estaba con ellos, en esos días, en La Añilera, en Cerro Grande. A ese lugar principiaron a llegar los dispersos.

El Padre se interesó, de una manera especial, por los muchachos que habían sido estudiantes o acejotaemeros, principalmente por los más chicos, los cuales, al fin, formaron un grupo que el general en jefe, Dionisio Eduardo Ochoa, puso bajo el mando de Marcos Torres. Nicolás fue de éstos. Era entonces el primer año de lucha: el 1927.

Nicolás, ya soldadito de Cristo, continuó chamaco ejemplar en su conducta; al par que muy limpio en su vida y muy piadoso, disciplinado, valiente, aguerrido.

Siempre en los actos religiosos litúrgicos, en la Santa Misa, sobre todo, cuando no había otro que le ganara la delantera, él, con mucho gusto, servía de acólito y dirigía, con buena y timbrada voz, aún de niño, los himnos litúrgicos o alabanzas populares. Era chico muy devoto.

La última vez que el que esto escribe lo vio, fue en Potrero Duro, cerca de Chiapa, el 14 de octubre de ese año 1927, en unión de su jefe inmediato, entonces capitán Marcos V. Torres y de sus compañeros. Siempre alegre, jovial, cristianito, valiente. En esa ocasión estaba ahí con los soldados cristeros de Marcos, en visita de inspección, el jefe general Dionisio Eduardo Ochoa. Un día antes, éste había recibido en Colima un donativo de $200.00: era una bolsa de tostones de plata. Aunque este dinero se empleaba generalmente, casi de una manera exclusiva, en la compra de parque, sin embargo, en aquella mañana, quiso Ochoa dar a los soldados aunque fuera un tostón de plata a cada uno. ¡De algo les serviría!

Como nunca o casi nunca los soldados cristeros traían dinero y siempre se vivía propiamente sin un céntimo, aquel fue un buen regalo que les causó alegría.

El 20 de ese mismo mes, atacó el jefe cristero Marcos Torres, en el camino de Colima a Tonila, un camión con soldados callistas, en el arroyo de La Idea. El combate fue reñido entre ambos grupos, integrados por un número semejante de combatientes; pues los soldados cristeros eran sólo 22.

Los guerrilleros cristeros de Torres al fin lograron triunfar, haciendo huír en desbandada a los soldados callistas. Empero, a mitad del camino, con los brazos abiertos, cayó Nicolás. Los compañeros, aun en medio del fragor del combate, lo sacaron y lo pusieron a salvo tras el lienzo de piedra del camino. Momentos después, allí expiraba.

Los rancheros vecinos lo sepultaron bajo la sombra de un arbolito de mango que ahí había.

Años más tarde, el que esto escribe fue a exhumar sus restos, para llevarlos, en unión de los otros muchachos acejotaemeros muertos por la Causa de Cristo, a la Cripta de los Mártires.

En el nudo del ceñidor, no aún deshecho del todo, estaba todavía su tostón de plata que 6 días antes de su muerte recibiera como obsequio y, en una de las vértebras de la columna, incrustada, la bala que le arrancó de esta vida para llevarle a la eterna de Cristo.

EL NIÑO ANGUIANO MÁRQUEZ

Era nativo del pueblo de San Jerónimo, Col., hermano tanto del general Miguel Anguiano Márquez, como del teniente coronel Gildardo, del mismo apellido. Siendo él muy pequeño, sus padres se trasladaron a Cólima para fijar allí su domicilio. El niño Anguiano Márquez, por tanto, tuvo a Colima como su segunda tierra. Su mamá, doña María Márquez, era mujer cristiana, piadosa y buena y supo orientar debidamente a sus hijos.

Cuando el chico J. Merced tuvo sus 10 u 11 años de edad, ingresó a las Vanguardias de la A.C.J.M., dirigidas, en ese tiempo, por J. Trinidad Castro, que fue magnífico forjador de juventudes, así como se dijo cuando de él se trató en páginas anteriores.

Cuando se inició la campaña cívica de la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa, J. Merced era de la banda de chicos aguerridos que en todas partes se introducían para distribuir propaganda católica.

De aquí que, cuando Miguel su hermano se marchó a la montaña para unirse al jefe Dionisio Eduardo Ochoa, iniciador en Colima del Movimiento bélico de la Cruzada de Cristo Rey, el chico J. Merced principió con tenacidad a instar para obtener permiso de marcharse también.

Y tanto instó y luchó, no sólo con su padre, don Mariano, para que se lo permitiera, sino con Miguel su hermano para que lo admitiera, que al fin, un buen día, se le concedió lo que tanto anhelaba: traer su carabina, su carrillera a la cintura y echar bala en los combates, a los enemigos de Dios y de su Patria, conforme él lo consideraba. Ya en ese tiempo su mamá había muerto.

El ejemplo de aquel niño Anguiano Márquez fue seguido por otros. Y eran valientes, listos, audaces, disciplinados. En los combates eran de los que con más arrojo luchaban.

No fue mucho el tiempo que anduvo de guerrillero. En el mes de marzo, el teniente coronel Gildardo Anguiano Márquez, acompañando a su jefe inmediato, el coronel Marcos Torres, hizo una gira por el Sur del Estado, por las zonas de Ixtlahuacán, Tecomán y aun el limítrofe pueblo de Coahuayana, Mich.

No muy lejos, en una ranchería denominada Las Trancas, del Municipio de Ixtlahuacán, se encontraron las fuerzas del coronel Marcos V. Torres con los callistas, entablándose fuerte tiroteo, en el cual resultó herido el chamaco. Su hermano, el teniente coronel Gildardo, lo rescató y lo llevó, para ponerlo a salvo, a un lugar vecino denominado Huerta de las Haciendas; pero nuevamente, en cuanto llegaron, se repitió el ataque enemigo y los soldados cristeros del grupo tuvieron que batirse en retirada y huír. El chamaco logró ocultarse entre el boscaje y así escapó de los enemigos.

Con su espíritu inquieto de chamaco, y anhelando saber el resultado del combate, salió como pudo y subió a la cima de la loma, para desde ahí observar si el enemigo se retiraba y si acaso volvían sus compañeros. Ahí estuvo varios días sin comer y sin tener ninguna curación ni atención alguna, escondido entre las malezas. Sus compañeros, cuando lo buscaron, no lograron encontrarlo ni saber de él, y él, al fin, obligado por el hambre, con mucho trabajo bajó al quinto día a unos ranchos, en donde una mujer, al verlo herido y con sus ropas sucias y llenas de sangre, lo denunció a las fuerzas agraristas.

Y el niño J. Merced Anguiano Márquez fue golpeado brutalmente y matado. Era entonces el 17 de marzo de 1928.

martirEN HUERTA DE LAS HACIENDAS

Finalizando el mes de julio de ese año 1928, cuando los callistas dieron por terminada la campaña de la zona de los volcanes, se dedicaron a perseguir de una manera enconada y sistemática a las fuerzas del coronel Marcos V. Torres, en gira entonces por la parte sur del Estado.

Los combates fueron pocos; pero de tal gravedad para los cristeros, que sólo la mano de Dios pudo salvarlos, siendo sus víctimas relativamente escasas.

Uno de los hechos registrados en esta campaña, fue el ataque de sorpresa que el enemigo dio, en el mismo lugar de que arriba se habló, denominado Huerta de las Haciendas, al coronel Marcos V. Torres y sus hombres; hora terrible en la cual los salvó únicamente una muy especial providencia de Dios.

Dos días hacía que aquellos libertadores habían tenido que combatir cerca de Coquimatlán, Col., contra las fuerzas enemigas que sin cesar los perseguían. Largos días tenían de continuas jornadas y desvelos, cuando llegaron, el 4 de agosto, al citado lugar. Aunque sabían que el enemigo iba tras ellos, nunca estimaron que estuviera tan cerca, y entraron a la huerta, para tomar una poca de fruta, descansar algunas horas y luego continuar hasta un lugar a propósito para acampar y resistir al perseguidor, en caso de nuevo encuentro.

La Huerta de las Haciendas está colocada al pie de unas lomas áridas, llenas de zarzas, que aprisionan el paraje sin dejarle lugar de salida, no lejos de Ixtlahuacán, Col. Una vegetación exuberante de plátanos, mangos y palmas, forman un espeso bosque donde se encontraban descansando los libertadores, con sus caballos cerca de ellos, porque deberían partir luego, cuando el enemigo, sin ser advertido y amparado por la espesa arboleda, se introdujo hasta el lugar en que se encontraban los cristeros y puso su línea de fuego a unos cuantos metros de ellos para iniciar el ataque.

La victoria de los perseguidores era un hecho y el exterminio de los cruzados humanamente era seguro; porque descuidados, rendidos por el cansancio, dormían casi en su mayoría bajo la sombra, y quedaron totalmente copados, ya que la única salida era la ocupada por los callistas; además, el paraje estaba circundado por grueso alambrado de púas, y las lomas áridas que a la espalda quedaban, único punto por donde podrían escapar, pronto serían flanqueadas por una ala del enemigo.

En estas circunstancias tan desiguales, se rompió el fuego por parte de los callistas, con una descarga uniforme. Los libertadores, sorprendidos, no pudieron organizar ninguna resistencia y su único intento fue escapar. Entre una horrible granizada de balas, en medio de un inmenso desconcierto, consecuencia de la sorpresa sufrida, con los enemigos que atacaban a un tiro de piedra y dejando entre las púas de los alambres del cercado que rodeaba el lugar, pedazos de la ropa y aun de la piel y la carne, lograron salir los cruzados de Cristo; pero abandonando casi toda la caballada.

Sólo dos o tres libertadores, rompiendo a machetazos los alambres, lograron sacar sus cabalgaduras. Luego siguió la huída; la subida era empinada y no había lugar para afortinarse y resistir. Sobre la marcha y a pecho descubierto, se iba haciendo fuego contra el enemigo que avanza por el flanco y a las espaldas.

EL TENIENTE J. REFUGIO SOTO

En este ataque murió el teniente libertador J. Refugio Soto. Había sido, en los últimos meses de la vida del general Dionisio Eduardo Ochoa, asistente de él, quien mucho lo quería por su singular honradez, serenidad en los peligros, lealtad y valentía. Era originario del pueblo de San Jerónimo, Col., en donde vivía su esposa; siempre en las circunstancias de mayor responsabilidad, en los pasos de mayor esfuerzo y peligro, Ochoa le llevaba consigo. Pocos meses después de la muerte de Dionisio Eduardo, el teniente J. Refugio Soto fue el jefe de la escolta de la Jefatura, en donde siguió distinguiéndose como digno soldado de Cristo.

No se supo en qué momento murió. Uno de los libertadores dijo haberlo visto subir, muy cansado, la empinada cuesta de la loma árida de Huerta de las Haciendas en aquellos difíciles momentos, y haberle oído repetir esta jaculatoria: Sagrado Corazón de Jesús, ayúdame a morir bien; pero no imaginó que estuviese ya herido.

Por parte de los callistas, hubo seis muertos y algunos heridos.

LOS CRISTEROS NO TEMÍAN A LA MUERTE

Pocos días después de esta acción, fue de nuevo atacada la región del Cerro del Cacao. En estos . tiempos el cuartel principal de esa zona se encontraba en elVallecito de Cristo Rey (Cerro de las Higuerillas), en donde estaba, desde hacía algunos meses, el ilustre general don Fermín Gutiérrez (Luis Navarro Origel), en unión de su Estado Mayor.

Era el 9 de ese mismo mes de agosto cuando se acercó el enemigo y se trabó el primer tiroteo; nueve soldados cristeros contra ciento cincuenta de Calles. Estos no avanzaron luego y determinaron esperar al día 10 para desarrollar el ataque formal.

La noche del día 9, mientras cenaban juntos el general don Fermín Gutiérrez, el Padre Marín, Capellán de aquellos grupos libertadores, el coronel don Teódulo Gutiérrez, hermano del general, y los oficiales del Estado Mayor; como el coronel dijese al general su hermano, que en el combate fuese más precavido, que no había que permanecer en la trinchera cuando ya los demás no podían resistir y tenían que retirarse, contestó el general que él no era soldado de Cristo para cuidarse, sino para pelear por El en contra del enemigo.

- Más aún: Yo le he ofrecido mi vida -dice- y hace tiempo que le pido la acepte; él no ha querido recibirla; pero, a fuerza de suplicarle diariamente, me concederá la gracia de morir por El.

Esta declaración fue muy semejante a otra que pocos días antes había hecho. Subían en esa ocasión a pie y con el calor del sol, la larga cuesta que lleva al campamento de El Vallecito. Iba el general lleno de fatiga, y un soldado que le acompañaba le dijo:

- Ahora vamos muy cansados, mi General; pero cuando en el día del triunfo vayamos en un coche, por la calle de Plateros, allá en la ciudad de México! …
- Nunca he soñado llegar al triunfo -replicó el general Gutiérrez-, mucho menos gozar de él en la ciudad de México. Lo que sí he soñado es estar en el cielo.

COMBATE DEL PUERTO DE LOS ENCINOS

Amaneció la mañana del día 10; los soldados de Cristo Rey estaban en sus posiciones y el enemigo se preparaba para el ataque. Pronto se avistó aquél y empezó a ascender a través de la arboleda. El primer choque fue en el Puerto de los Encinas, donde unos pocos libertadores formaban una primera avanzada; éstos pronto fueron desalojados y los callistas continuaron avanzando hasta la parte superior, en donde Gutiérrez se había hecho fuerte. Estaban allí, al lado del general, entre otros, el coronel su hermano y el mayor Rafael Alvarado, y el mayor Filiberto Calvario y el capitán Bernardino González, de las fuerzas de Colima.

Cuando las fuerzas enemigas se aproximaban, el general Gutiérrez y sus compañeros se pusieron de pie e invocaron, como siempre lo hacían antes de los combates, el Santo Nombre de Dios y suplicaron la ayuda y protección del Arcángel San Miguel; se hizo el signo de la cruz y se principió a luchar.

coronel-y-federico-vc3a1zquez-al-centro

MUERTE DEL GENERAL GUTIÉRREZ

El combate fue crudo. El general con sus compañeros peleaban por el frente; pero el enemigo cargó por el flanco con fuerza y los libertadores fueron desalojados de sus trincheras.

Aunque el general mismo y sus compañeros vieron a tiempo oportuno que el enemigo tomaba el flanco, quisieron resistir hasta lo último, confiando en que podrían fácilmente escapar; pero cuando quisieron hacer la retirada, era ya tarde, y mientras subían la pesada cuesta, una bala atravesó el pecho del ilustre soldado de Cristo.

Al momento le sostuvieron sus compañeros por los brazos, pues sus piernas vacilaron. Cuando el coronel advirtió lo que pasaba y se encontraron las miradas de los dos hermanos, con el rostro iluminado por inmensa dicha sobrenatural, dijo el héroe:

- Mira, hermano, mira lo que Dios me ha dado -y le hacía ver la herida abierta, de la cual manaba un borbollón de sangre que él mismo recibía en sus propias manos y mostraba y contemplaba con satisfacción indecible-. Por fin me concedió el Señor -dijo transportado de celestial consuelo- la gracia de morir por El como tanto se lo había pedido.

Casi en peso, y mientras unos cristeros hacían fuego desde un alto peñón para detener un poco el avance de los callistas, fue conducido el ilustre herido hasta colocarlo detrás de una roca, en donde cayó moribundo; hizo brevemente algunas últimas recomendaciones a su hermano y le entregó algunos documentos que había que mandar a los jefes supremos de la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa en México.

Momentos después, mientras él expiraba, los enemigos lograron subir hasta aquel lugar, porque no había sido posible contenerlos. Entonces todos huyeron de allí; quién se interna en la arboleda, quién tras alguna peña, porque no hubo lugar para hacer otra cosa.

Por la tarde, cuando los perseguidores se retiraron, fue recogido el venerable cadáver. En la opinión de todos sus cristeros aquel hombre era un santo: hombre sin miedo y sin tacha, fue un ciudadano ilustre, hijo, hermano, esposo y padre sin igual; gloria y honra de la Patria, noble presea del laicato católico de México. No era sólo un soldado o jefe de armas, pues había sido designado, hacía algunos meses, por la L.N.D.L.R., jefe supremo civil en el Movimiento Nacional Libertador. El Sacerdote Capellán, don Octaviano Marín, en la capilla del vecino campamento del Vallecito, entonó ante su cadáver el Te Deum: se trataba de la muerte de un héroe, de la victoria suprema de un cruzado de Cristo Rey.

Saldo del combate: por parte de los cristeros, la muerte del ilustre general Gutiérrez y la de un soldado raso. Por parte de los callistas, cincuenta y cinco muertos, entre ellos un coronel y tres oficiales.

 

barra separadora

COMENTARIOS ELEISON CCCLXVI. PRIORIDAD DE LA TRADICIÓN

19 de julio de 2014

comentarios_eleison-1

PRIORIDAD DE LA TRADICIÓN


La palabra “Magisterio”, que viene del latín para “maestro” (“magister”), significa en la Iglesia tanto la autorizada enseñanza de la Iglesia como sus autorizados Maestros. Ahora bien, así como el maestro es superior a lo enseñado, así estos Maestros son superiores al pueblo católico que recibe la enseñanza. Pero los Maestros católicos tienen libre albedrío y Dios los deja libres para errar. Entonces, si ellos yerran gravemente, ¿puede el pueblo hacer frente resueltamente a ellos y decirles, por muy respetuosamente que sea, que ellos están equivocados? La pregunta es contestada por la verdad. Es solamente cuando la mayoría de los hombres han perdido la verdad, como hoy en día, que la pregunta puede devenir confusa.

Por un lado, por cierto Nuestro Señor dotó a Su Iglesia con autoridad enseñante para enseñarnos a nosotros, seres humanos falibles, esa Verdad que es la única que nos pueda llevar al Cielo – “Pedro, confirma a tus hermanos”. Por otro lado, Pedro solamente debía confirmarlos en esa fe que Nuestro Señor le había enseñado – “Pero Yo he rogado por ti, a fin de que tu fe no desfallezca. Y tu, una vez convertido, confirma a tus hermanos” (Lc.XXII,32). En otras palabras, esa fe es la que gobierna a Pedro cuya función es solamente guardarla y expandirla fielmente, tal como fue depositada con él, el Depósito de la Fe, para ser transmitido por siempre como la Tradición. La Tradición le enseña a Pedro quien a su vez enseña al pueblo.

El Vaticano I (1870) dice la misma cosa. Los Católicos deben creer “todas las verdades contenidas en la palabra de Dios o transmitidas por la Tradición” que la Iglesia propone, por medio de su Magisterio Extraordinario o Universal Ordinario, como diviname nte reveladas (uno recuerda que sin Tradición en su sentido más amplio, no habría “palabra de Dios” o sea Biblia). Más aún, el Vaticano I dice que este Magisterio está agraciado con la infalibilidad de la Iglesia, pero esta infalibilidad excluye que cualquier novedad sea enseñada. Entonces, la Tradición en su sentido más amplio gobierna lo que el Magisterio pueda decir que ella es y, si bien el Magisterio tiene autoridad para enseñar lo que se halla dentro de la Tradición, no tiene autoridad para enseñar al pueblo nada que se halle fuera de la Tradición.

No obstante, las almas ciertamente necesitan un Magisterio viviente que les enseñe las verdades de la salvación dentro de la Tradición Católica. Estas verdades no cambian así como no cambia Dios ni Su Iglesia, pero las circunstancias del mundo en el cual la Iglesia debe operar están cambiando constantemente y de all&#2 37; que, de acuerdo a la variedad de estas circunstancias, la Iglesia necesita Maestros vivientes que varíen constantemente la presentación y la explicación de estas verdades invariables. Por consiguiente, ningún Católico razonable refuta la necesidad de los Maestros vivientes de la Iglesia.

Pero, ¿qué pasa si estos Maestros sostienen que algo está dentro de la Tradición cuando no lo está? Por un lado, ellos son hombres letrados, autorizados por la Iglesia para enseñar al pueblo y el pueblo es relativamente ignorante. Por otro lado, está por ejemplo el famoso caso del Concilio de Éfeso (428) donde el pueblo se levantó en Constantinopla para defender la Maternidad divina de la Santísima Virgen María contra el Patriarca herético Nestorio.

La respuesta es que la verdad objetiva está por encima de los Maestros y del pueblo igualmente, de manera que si el pueblo tiene la verdad de su lado, es superior a sus Maestros si los Maestros no tienen la verdad. Por otro lado, si el pueblo no tiene la verdad, no tiene derecho a levantarse contra los Maestros. Breve, si él está en la verdad , tiene el derecho . Si él no está en la verdad, no tiene el derecho. Y, ¿qué es lo que dice si el pueblo está en la verdad o no? Ni los Maestros (necesariamente) ni el pueblo (menos necesariamente aún) sino la realidad, aún cuando los Maestros o el pueblo o ambos, conspiren para sofocarla.

Kyrie eleison.

 

bwsig31 (1)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 561 seguidores

%d personas les gusta esto: