Skip to content

ANTE UN ACUERDO INMINENTE: CARTA DE SCHMIDBERGER

16 de abril de 2016

CONSIDERACIONES SOBRE LA IGLESIA Y LA POSICIÓN DE LA FRATERNIDAD SAN PÍO X EN ELLA

juin_1983_

CARTA DEL PADRE SCHMIDBERGER referente a la posibilidad de una “regularización” de la FSSPX.

I. La Iglesia es un misterio. Es el misterio de la presencia de Dios entre nosotros, nuestro Salvador, Dios, que no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva. Sin embargo, la conversión requiere nuestra colaboración.

II La Iglesia es infalible en su naturaleza divina; pero está dirigida por personas que pueden cometer errores e incluso cometer errores. Hay que distinguir el cargo de la persona. Este último permanece una cierta cantidad de tiempo en el cargo y luego debe dejarlo, ya sea por muerte o por otras circunstancias, pero sigue el oficio permanece. El Papa Francisco tiene hoy el ministerio papal y la primacía de la autoridad. Al cabo de una hora, no sabemos, podría renunciar y se elegiría otro Papa. Sin embargo, mientras él tenga el oficio papal, le reconoceremos como tal y rezaremos por él.
No decimos que sea un buen Papa. Por el contrario, provoca con sus ideas liberales y crea una gran confusión en la Iglesia. Pero cuando Cristo fundó el Papado, vio a toda la serie de Papas de toda la historia de la Iglesia, entre ellos Francisco. Y sin embargo, Él permitió su ascenso al trono papal.
Del mismo modo, nuestro Señor estableció el Sacramento con su presencia real, aunque Él previó los muchos sacrilegios en el curso de la historia.

III. Monseñor Lefebvre fundó la SSPX en medio de estos tiempos confusos para la Iglesia. Ella está llamada a dar una nueva generación de sacerdotes para la Iglesia, con el fin de preservar el verdadero Sacrificio de la Misa y proclamar el Reino de Jesucristo en toda la sociedad, incluso en contra de los papas y prelados liberales que han traicionado la fe. De esta guisa, tenían que venir necesariamente los conflictos: En 1975 la Fraternidad fue enviada al exilio. Allí no sólo sobrevivimos, sino creció y se ha convertido para muchas personas es un signo de contradicción contra la destrucción de nuestros días.
Esta oposición se hizo clara al mundo el 30 de junio, 1988, cuando por razones de necesidad, Mons. Lefebvre se vio obligado a consagrar a cuatro obispos .

IV. Sin embargo, Mons. Lefebvre siempre tuvo la convicción de buscar una solución canónica para la Fraternidad y nunca evitó las conversaciones con las autoridades romanas, que querían una marcha atrás. Él continuó sus esfuerzos, incluso después de las consagraciones de obispos, a pesar de que en su realismo abrigaba pocas esperanzas de éxito. Pidió, usando argumentos ad hominem, que le permitieran “hacer que la experiencia de la tradición”. Él aceptó plenamente el hecho de que la Fraternidad estaba en una situación excepcional y esto, no por culpa suya, sino de sus oponentes. La situación se mantuvo hasta el año 2000. Desde entonces Roma ha buscado un remedio para la situación, a veces con astucias, y otras veces con una intención honesta, dependiendo de quien estaba a cargo del problema en el lado romano.

V. El declive de la Iglesia contra el simultáneo desarrollo constante de la Fraternidad, atrajo a algunos obispos y cardenales que estaban de acuerdo, total o parcialmente, aunque sin confesarlo abiertamente. Roma fue bajando gradualmente sus demandas y propuestas recientes ya no hablan de reconocer el Vaticano II ni la legitimidad de la nueva misa. Así que parece que el tiempo para normalizar la situación de la Fraternidad ha llegado, y esto por varias razones:

l) Cualquier situación anormal se presta a la normalización. Esto está en la naturaleza de las cosas.

2) No hay que perder de vista el peligro de que los fieles y algunos hermanos se acostumbren a la situación anormal y la vean como normal. La oposición aquí y allí en contra de la participación en el Año Santo, y la indiferencia total por la concesión de la jurisdicción ordinaria por Francisco (nosotros siempre apelamos al estado de necesidad y hemos recurrido a la jurisdicción extraordinaria de acuerdo con la ley) está causando un gran revuelo. Si los fieles o los compañeros de la Fraternidad se sienten cómodos en esta situación de la libertad e independencia de la jerarquía, entonces esto implica una pérdida gradual de “censos ecclesiae”. Nunca debemos argumentar: tenemos la sana doctrina, la verdadera Misa, nuestros seminarios, conventos y nuestros obispos, no nos falta nada.

3) Tenemos simpatizantes entre sacerdotes y cardenales, algunos de los cuales les gustaría llamarnos para ayudarles, que nos darían el edificio de alguna iglesia y, posiblemente, confiarían un seminario a nuestro cuidado. Pero en la actualidad, debido a nuestra situación, es imposible para ellos hacer esto. En cualquier caso, las barreras que tienen los fieles pero temerosos, se borrarán. En los medios de comunicación y en todas partes se nos considera como cismáticos o separados de la Iglesia, descartamos estas acusaciones.

4) En los próximos años, necesitamos urgentemente nuevos obispos. Ciertamente, es posible consagrar algunos sin mandato pontificio en caso de emergencia, pero si es posible consagrar obispos con el permiso de Roma, debe buscarse dicho permiso.

5) Los modernistas, liberales y otros enemigos de la Iglesia están muy preocupados con respecto a la solución canónica de la Fraternidad. El discernimiento de los espíritus en este asunto, acaso no sugiere la que es la correcta y mejor vía?

6) ¿Cómo podrá la Iglesia superar esta crisis? Es más que claro que en el actual estado de cosas no hay ni siquiera luz de esperanza. Por el contrario, el acto oficial de reconocimiento de la Fraternidad desencadenaría una agitación saludable dentro de la Iglesia. La parte buena se animaría, la malévola sufriría una derrota.

VI. Respuestas a algunas objeciones:

1) ¿Cómo podemos aspirar a un reconocimiento por parte de Francisco?

Respuesta: Ya nos hemos referido anteriormente a la necesaria distinción entre el cargo y el titular del cargo. No hay duda de que el actual Papa ejerce su papel establecido por Dios. Pero no podemos dejar de tener en mente lo que tener en cuenta lo que el Concilio fue y las consecuencias que trató y las consecuencias que trajo a la Iglesia: Confusión, dictadura del relativismo, preeminencia de la pastoral sobre la doctrina, la amistad con los enemigos de Dios y enemigos de la cristiandad. Pero precisamente éste es uno de los errores del Concilio: Separar la causa de los efectos. Algunos estaban encantados con la persona de Benedicto XVI, en lugar de considerar primero el oficio papal y segunda, la persona, por lo que su renuncia fue como una ducha de agua fría para muchos. Nosotros no debemos cometer el mismo error de poner excesivo énfasis en la persona en lugar de en la institución divina! Tal vez sólo el, Francisco es capaz de dar este paso (normalización), por su imprevisibilidad y la improvisación. Los medios de comunicación podrían perdonarle por haber dado este paso, pero nunca habrían perdonado a Benedicto.
En su autoritarismo, por no decir su estilo tiránico de gobierno, sería capaz de poner en práctica esta medida, incluso para la Resistencia.

2) ¿Pero qué dice la gente de la Resistencia?

Respuesta: No podemos guiar nuestras acciones para las personas que, evidentemente, ha perdido el sentido de la Iglesia y el amor por la Iglesia en su forma concreta. A como están las cosas ahora, incluso están luchando entre sí.

3) En el futuro vamos a tener que guardar silencio sobre todos los errores actuales.

Respuesta: No vamos a permanecer en silencio, más aún, vamos a señalar los errores por su nombre. Antes y después de la normalización. Pero nos gustaría volver regresar de nuestro “exilio”, en el que nos encontramos hoy.

4) La reputación que Francisco tiene entre los católicos es tan mala que el reconocimiento por su parte dañaría en lugar de beneficiar a la FSSPX.

Respuesta: Desde el principio hemos diferenciado entre el cargo y la persona. Si Francisco es Papa, que los es, entonces él también tiene la primacía de jurisdicción sobre la iglesia. Aunque la utilice (primado de jurisdicción) para el bien de la Iglesia o no. Hay que seguir el camino de utilidad para la Iglesia; orientar nuestras acciones no por pura voluntad humana y Dios nos bendecirá.

5) Sin embargo, esta integración de la FSSPX en el sistema conciliar le costará su perfil, tal vez incluso su identidad.

Respuesta: Todo depende de lo fuerte que seamos y quién convierta a quién. Si asomos fuertes, sobre la base de la gracia de Dios, entonces nuestra situación puede ser una bendición para toda la Iglesia. ¿Dónde más podría estar la Fraternidad con el fin de hacer posible esta conversión? Por supuesto no hay que confiar en nuestras propias habilidades y poderes, sino en la ayuda de Dios. Pensemos en la lucha entre David y Goliat. Para esto hacemos una analogía: Como cristianos estamos en un mundo malvado y corrupto, y tenemos que ser probados aquí. El peligro de contagio es grande; pero podemos y debemos escapar de él con la gracia de Dios.
Una cosa está clara: Una nueva situación no facilita nuestra posición tal como se presentará, va a ser complicado, y, sin embargo, nos hará luchar más.

6) Todas las congregaciones que se sometieron a Roma se adaptaron al conciliarismo e incluso perecieron dentro del sistema.

Respuesta: Nuestra posición de partida no es la misma: En nuestro caso se trata de Roma, que ha presionado por una solución y que se ha acercado a nosotros. En otros casos, estas “fraternidades” fueron las solicitantes, a menudo fueron a Roma con sentimientos de culpa.
Por otra parte, ninguno de ellos tiene obispos fuera de la Administración Apostólica; la de San Juan Vianney, en la diócesis de Campos en Brasil, donde el obispo RIFAN está dispuesto a hacer todo tipo de compromiso.
Por supuesto, se requiere una sólida protección con una estructura eclesial apropiada. Esto parece estar garantizado por la prelatura personal. Esta estructura no se ha ofrecido a otra congregación. Por último, la excepción propuesta ha sido cierto sólo en parte, con algunas excepciones en las regiones de habla alemana. Sin embargo, la insurgencia ha sido la vida de la FSSPX.

VII. Conclusión

Si Dios quiere ayudar a su Iglesia en verdad Él tiene muchos medios para hacerlo. Uno de ellos es el reconocimiento de la FSSPX por las autoridades romanas. ¿Acaso no está la FSSPX consagrada a la Virgen, quien la protegerá y guiará su trabajo en esta nueva situación?
-Dignare Me laudare te, Virgo Sacrata; da mihi virtutem contra hostes tuos
– Concédeme a alabarte, Virgen Santa; dame fuerza contra tus enemigos.

Zaitzkofen 19 de febrero, el año 2016
P. Franz Schmidberger
Rector

frise-1

Fuente

3 comentarios leave one →
  1. 16 de abril de 2016 5:57 PM

    Un líder de la Fraternidad parece pensar
    Que Roma la hará flotar. ¡La enterrará!

    El Padre Franz Schmidberger, antiguo Superior General de la Fraternidad de San Pío X desde 1982 hasta 1994 y actual Rector del Seminario Alemán de la Fraternidad en Zaitzkofen, Bavaria, ha puesto recientemente en circulación “Consideraciones sobre la Iglesia y la posición de la Fraternidad dentro de la Iglesia”. Promoviendo firmemente en tres páginas la aceptación por la Fraternidad de una Prelatura Personal por parte del Papa Francisco, que traería a la Fraternidad de vuelta a la Iglesia oficial bajo el Papa, el Padre Schmidberger muestra una comprensión muy inadecuada del problema en la Roma Conciliar, apenas mencionando al Vaticano II.

    Él comienza presentando a la Iglesia Católica como conteniendo elementos humanos y falibles que requirieron de Monseñor Lefebvre fundar en 1970 la FSSPX para salvar el sacerdocio, la Misa y el Reinado Social de Cristo Rey. En 1975 la FSSPX fue condenada por la Iglesia oficial pero prosperó. La consagración de cuatro obispos de la Fraternidad en 1988 manifestó la contradicción entre Roma y la FSSPX pero Monseñor todavía se esforzó, después como antes, por una solución. Desde el 2000 los Romanos, honestos o deshonestos, también buscaron una solución. Ahora en el 2016 ellos están suavizando sus demandas en cuanto a la aceptación por parte de la FSSPX del Concilio y la Nueva Misa.

    COMENTARIO: Esta es una consideración relativamente superficial del ataque totalmente radical lanzado contra la Fe y la Verdad misma por hombres de iglesia Masones durante y después del Vaticano II. El Padre Schmidberger ve meramente hombres de iglesia Romanos equivocados cuya vuelta a su sentido Católico puede ser ayudada seriamente a progresar si solamente la FSSPX fuera oficialmente reconocida. ¿Tiene él alguna idea de esa lepra de la mente modernista que la FSSPX muy probablemente contraerá, en lugar de curar, si se adentra con estos Romanos?

    En segundo lugar, el Padre Schmidberger presenta media docena de argumentos a favor de aceptar la Prelatura Personal. La FSSPX debe recobrar normalidad. No debe por su actual “exilio” perder el sentido de Iglesia. Las puertas se abrirían en Roma. La FSSPX necesita urgentemente permiso de Roma para consagrar más obispos. Un buen signo es la ansiedad de algunos modernistas con la perspectiva de la normalización de la FSSPX. Y, finalmente, ¿de qué otra manera puede la actual crisis en la Iglesia ser resuelta si no es por la FSSPX saliendo de su “exilio” y convirtiendo a los Romanos?

    COMENTARIO: ¿La FSSPX convirtiendo a estos Romanos? ¡Qué ilusión! De nuevo, el Padre Schmidberger tiene poca o ninguna idea de la profunda perversión de modernismo al cual se enfrenta. No es “normal” para los Católicos someterse a modernistas. El “exilio” no significa necesariamente perder el sentido de Iglesia. Ninguna puerta importante se abriría en Roma. La Fe no necesita ob ispos aprobados por modernistas. Los modernistas ansiosos son ingenuos – los modernistas reales saben que ellos convertirán a la Fraternidad y no al revés, una vez que ellos puedan cerrar la trampa. Y finalmente, la crisis de la Iglesia ciertamente no se resolverá por una engañada FSSPX uniéndose a Roma, sino solamente por Dios, cuyo brazo no es acortado por la maldad de los hombres (Isaías LIX,1).

    Finalmente, el Padre Schmidberger responde a algunas objeciones: el Papa Francisco puede no ser un buen Papa pero tiene la jurisdicción para normalizar a la FSSPX. La opinión de la “Resistencia” no importa dado que ella no tiene el sentido de Iglesia y está dividida. La FSSPX no será amordazada porque Roma “la aceptará tal cual es” (ilusión), ni tampoco perderá su identidad porque con la ayuda de Dios ella convertirá a Roma (ilusión). Ni tampoco fallará en resistir como lo hicieron todas las otras Congregaciones Tradicionales que han entrado a Roma, porque es Roma quien está rogando mientras que la FSSPX está eligiendo (ilusión) y porque la FSSPX tiene obispos resistentes (ilusión) y porque le será dada una Prelatura Personal (para traerla bajo los modernistas).

    COMENTARIO: En otras palabras, la trampa Romana estará forrada con almohadones. ¡Qué serie de ilusiones! ¡Pobre FSSPX! Recemos por la salvación de lo que todavía pueda ser salvado en ella.

    Kyrie eleison.

  2. 18 de abril de 2016 11:02 AM

    El usurpador apostata no puede dar carta romana ni catolicidad a NADA, ni a nadie, incluso ni sacramentalmente dicen algunos.

    Los TIEMPOS DE LA IGLESIA, son los de Dios, no tiene lógica ni validez los tiempos, ánsias, ni las prisas humanas, de ningun modo.

  3. 24 de abril de 2016 1:23 PM

    En tiempos tan mezclados, veamos que quienes están en la cabeza de la FSSPX son personas de Dios, pueden errar, pero finalmente el Espíritu y la Santísima los asiste. La Iglesia es una fundación divina para sanar a la humanidad enferma. La lámpara parece ahora estar bajo la mesa y no es allí su fin. Es buena la aproximación a Roma, porque muchos católicos se darán cuenta de errores que por una falta de claridad no pueden ver ahora, bajo el manto de la obediencia mal interpretada, pero que arrastra a un número inmenso de fieles.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: