Skip to content

EL AUTO-ATENTADO DE ORLANDO

13 de junio de 2016

Atentado de bandera falsa en Orlando: un empujoncito más en la carrera de Hillary Clinton hacia la presidencia de los Estados Unidos


Más allá de que lo ocurrido este domingo 12 de junio en una popular discoteca de ambiente gay en Orlando, Florida, haya sido un autoatentado con víctimas reales o se trate de un simple simulacro (hoax) interpretado por actores de crisis (como lo sucedido en París en la sala Bataclan), sin duda alguna, gracias al particular tratamiento informativo que le darán a este suceso en los próximos días (y probablemente meses) los medios de comunicación de masas, la candidata del Partido Demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, Hillary Clinton, saldrá enormemente reforzada de cara a las próximas elecciones estadounidenses.

Hillary Clinton no es sólo conocida por sus ardientes soflamas feministas, absolutamente misándricas, en las que, sin ningún rubor, achaca constantemente a la condición sexual masculina todos los males sufridos por la especie humana hasta la fecha; también, en los últimos años, ha manifestado todo su apoyo a las reivindicaciones del movimiento gay, muy al contrario que su rival del Partido Republicano, el multimillonario y excéntrico Donald Trump. Por lo tanto, este atentado de bandera falsa [1], dirigido específicamente contra la comunidad gay, no sólo servirá para realzar la figura de Hillary ante los electores estadounidenses y la opinión pública internacional, sino que además servirá para hundir aún más a Trump, quien ha manifestado en repetidas ocasiones su oposición a las proclamas del movimiento homosexual.

Si alguien tenía alguna duda de que Hillary Clinton iba a convertirse “sí o sí” en la primera mujer que ocupase la presidencia de la mayor potencia militar que el mundo haya conocido jamás, y que nada podía ya revertir este proceso, lo acontecido este domingo en Orlando terminará por convencer a los más escépticos. Desde hace tiempo, se buscaba que una mujer ocupara la jefatura de la presidencia de los EEUU con el fin dar una nueva vuelta de tuerca a las políticas feministas de explotación del varón, basadas últimamente en una estrategia de humillación y avergonzamiento de la condición masculina muy parecida a la que utilizara en su día el Ku Klux Klan con la población de raza negra. Gracias a la llegada de esta ferviente militante feminista a la Casa Blanca, ese deseo se hará por fin realidad.

Lo cierto es que el plan diseñado por los cerebros de Washington para convertir a Hillary en presidenta estaba trazado con precisión milimétrica y no podía fallar: presentar como candidata a la mujer de un popular expresidente de los Estados Unidos (Bill Clinton), poner como rival a un payaso (Donald Trump) y cometer un atentado que la victimizase ante los ojos de los electores. Un suceso como el de Orlando es perfecto para conseguir este último objetivo, al haberse convertido el Partido Demócrata desde hace tiempo en el abanderado del movimiento gay estadounidense. Como ya he comentado en algún artículo anterior, no creo que los votos de los electores sirvan ya para decidir algo, hoy en día los resultados están completalmente amañados, el sistema actual no puede dejar lugar a la improvisación, hay muchos millones en juego; este tipo de operaciones psicológicas se desarrollan con el único objetivo de hacer más o menos creíbles ante el gran público los posteriores resultados que el stablishment decida hacer pasar por buenos.

El tiroteo de Orlando, además de llevar a Hillary Clinton en volandas hacia la presidencia (las próximas manifestaciones en homenaje a los supuestos fallecidos serán también de gran ayuda), servirá para cerrar en falso todo tipo de debates en torno a las próximas políticas de feminización y homosexualización social (destinadas a crear siervos dóciles y sumisos), pues todo aquel que se atreva a cuestionarlas podrá ser presentado ante el gran público como un aliado del integrismo y un enemigo de la “civilización” occidental, sin tener así la necesidad de presentar ningún tipo de argumentación racional para desmontar sus críticas; una práctica inquisitorial totalmente necesaria para la supervivencia de una ideología acientífica y de carácter religioso como es el feminismo. Así mismo, servirá para seguir justificando las aventuras guerristas de la OTAN en oriente medio durante unos cuantos meses más.

Es importante señalar también lo revelado recientemente por la prestigiosa publicación digital Red Voltaire, según la cual, Hillary Clinton debería haber sido arrestada esta misma semana por los litigios legales que mantenía con el Departamente de Estado. Tras los recientes acontecimientos, seguramente se correrá un tupido velo en torno al tema con la manida excusa de la Seguridad Nacional. Los Clinton son especialistas en crear cortinas de humo, recordemos como el marido de Hillary, Bill Clinton, ordenó bombardear Irak con el fin de retrasar el impeachment que tenía que celebrarse contra él (el segundo que se realizaba en toda la historia de los Estados Unidos contra un presidente). Gracias a la popularidad que le proporcionó bombardear el país árabe pocos días antes de las navidades, Bill Clinton ganó el impeachment.

Probablemente, lo sucedido en Orlando será utilizado también por otros países aliados como excusa para aumentar el grado de agresividad de sus políticas feministas o para justificar las ya existentes. Sin ir más lejos, Alberto Garzón, el encargado de liquidar la organización izquierdista española IU, y ahora en la filas de PODEMOS, no ha tardado en hacer unas declaraciones en las que relaciona el tiroteo de Orlando con ese fantasmagórico ente del heteropatriarcado con el que el fascio-feminismo internacional viene justificando en los últimos tiempos sus políticas de acoso al hombre heterosexual.

Ck0S3z3XIAAbrxz

Notas:
[1]  El hecho de que el Estado Islámico, organización creada y financiada por el Departamento de Defensa de los EEUU (como demuestran las pruebas aportadas por diferentes potencias internacionales como Rusia Rusia acusa a EEUU y el Reino Unido de suministrar a Daesh los Toyota), haya reivindicado el tiroteo de Orlando, es la prueba más evidente de que se trata de un autoatentado o atentado de bandera falsa. Todo esto por no hablar del absurdo de que un solo tirador, sin experiencia previa en actos similares, haya sido capaz de matar a 50 personas en apenas unos segundos.

CONSPIRACIÓN ABIERTA

frise-1

One Comment leave one →
  1. CRC SAGRADA FAMILIA permalink
    13 de junio de 2016 2:29 PM

    Desde luego podríamos decir que desde que los gobiernos y capitalistas que gobiernan EE.UU están por prohibir las armas en EE.UU. Se ha disparado el número de disparo a civiles. Esto va que hasta que no controlen las armas y desarmen a los ciudadanos no van a dejar de pegar tiros.
    Por si fuera poco, durante dos siglos, nunca se han pronunciado contra el desarme, y además las estadísticas demuestran que el gobierno de EE.UU con armas son más peligrosos que los civiles, que son más responsables con el uso de las armas y saben controlarlo mejor que el gobierno. 50 personas muertas y algunas más es una nimiedad comparado con los millones de personas que matan con las armas que controla el gobierno. Yo lo veo mejor que si es por seguridad de los ciudadanos, que se prohiban las armas al gobierno de EE.UU, ya que puede disparar a cualquiera. Además si no venden en EE.UU y controlan a todo el mundo sus armas mediante la policia y las leyes, al menos por lo menos las venden a los islamistas y al mercado internacional.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: