Skip to content

REFLEXIONES SOBRE LA GUERRA DE 1847

10 de junio de 2015

BCjov1[1]

Estamos ya en el segundo milenio, a más de ciento cincuenta años de la gesta de aquellos adolescentes. ¿Cuál es la lección que podemos obtener de su sacrificio?

A los Héroes de 1847.  El patriotismo movió, a unos a entregar sus vidas, y a los sobrevivientes de esa guerra, la frescura de su juventud y la formación católica que habían recibido de sus familias.

Las consecuencias de esa desastrosa guerra fueron resultado, de la ineptitud y traición de sus gobernantes; de la ausencia de verdadero patriotismo, de la tibieza del pueblo, así como de la mayoría de la jerarquía católica, en los 50 años anteriores al desastre. En conjunto, los componentes de la República de los Estados Unidos Mexicanos sufrieron el brazo de la Justicia de Dios, como el pueblo de Israel en la antigüedad, a causa de sus desvíos, había sido esclavizado, masacrado y dispersado tantas veces en su historia.

También México, había perdido con ese enfrentamiento, la parte más rica y extensa de su territorio, la totalidad de su magro armamento, el honor, y el respeto  a los ojos del mundo. Atado de manos y pies, humillado, insultado y despreciado por sus agresores y victimarios. El pueblo mexicano quedó desmoralizado y escéptico de sí mismo. Sin jefes naturales que lo elevaran a estadios mejores, porque en su gobierno habían quedado los traidores, esos mismos que habían entregado todo un país, al Anticristo, en beneficio de sus intereses personales y de partido. El heroísmo, con que  se defendieron los pocos que tuvieron la oportunidad de hacerlo, no aprovechó a la mayoría,  solamente se quedó en el nivel individual. Nadie, hasta hoy, ha reconocido el grado de culpabilidad de la entera sociedad mexicana de entonces por su desorganización, imprevisión, dejadez y egoísmo.

Para reflexionar sobre el estado de postración en que quedó México en aquella época, y aprender la lección. Debemos ver lo que pasa hoy en día con nuestra nación, demos verla con la inteligencia, haciendo una crítica justa y constructiva, sin vanos sentimentalismos.

Hemos de comenzar por la realidad de nuestras familias, nuestros vecindarios, nuestros trabajos; observar la clase de gente que habita en sus poblaciones y en sus campos. Meditar sobre la ineducación y la incultura que padece,  lo que podemos observar diariamente. También consultar las publicaciones y las estadísticas más confiables.

Preguntarnos: ¿Qué queremos de esta nación?; puesto que formamos parte de ella, ¿Queremos entregarla a Cristo o seguir al Anticristo? Ya que estamos en el momento de las definiciones. Hay que ver dónde está el Mal y quienes lo representan, esa debe ser nuestra primera pregunta y nuestra primera respuesta.

Podemos hacer largas listas y sesudas respuestas: planes educacionales, económicos, industriales, militares o sicológicos;  sin embargo, quienes seguimos la Tradición Católica de la Iglesia tenemos a mano, la respuesta más efectiva en la Palabra de Jesucristo Nuestro Señor, cuando hablando de la solicitud por lo temporal dice a sus discípulos: “Buscad primero el Reino de Dios y Su Justicia, y todas estas cosas se os darán por añadidura”,  San Mateo cap. 6- 33.

Si nuestras personas y nuestras familias las adecuamos y encarrilamos con Fe ardorosa a la Santa Doctrina de Cristo, entonces comenzaremos a hacer bien las cosas. Con la ayuda de Dios. Nuestras actividades serán cada día más justas y perfectas.

Por medio de la investigación y el estudio de la Religión y de la Historia llegaremos a identificar a nuestros enemigos. Cosa que nuestros antepasados del siglo XVIII no hicieron por falta de estudio profundo en estas materias. Aún los Sumos Pontífices que estaban enterados de todo, solamente emitieron dos encíclicas contra la Masonería en ese siglo: Clemente XII, In Eminenti, 1738, y Benedicto XIV, Pro Vidas, 1751. Los demás responsables de la instrucción religiosa se ocuparon prioritariamente de los negocios temporales descuidando sus deberes de estado. La ignorancia o la indiferencia los dejaron inermes, debilitados, ayunos de valentía y sabiduría para advertir a la sociedad católica de su tiempo, del engrandecimiento de sus enemigos naturales: los judíos, los herejesprotestantes y los masones liberales ateos.  Todos estos juntos, lograron organizar una doctrina anticatólica de corte puritano en las colonias inglesas de América del Norte. Aconsejados y dirigidos individuos, que con astuta inteligencia, elaboraron planes para dar asiento territorial a la Sede del Anticristo. La derrotada República Puritana de Olivero Cromwell del siglo XVII en Inglaterra, sería reconstruida en el Nuevo Continente. Para lo cual había que enrolar a los colonos descendientes de los puritanos perseguidos, por los monárquicos ingleses, e independizarlos de Inglaterra.

La creación de la República de la Libertad, enarbolando la doctrina de los“Derechos del Hombre”, contrapuesta al Reino de Dios, era el mismo desafío de Luzbel en su rebelión primigenia.

Los rebeldes angloamericanos protestantes y masónicos fueron ayudados, en su guerra contra Inglaterra, por la Monarquía católica de España y la de Francia, que no recapacitaron en un hecho importantísimo: que cuando ayudaron a George Washington y sus revolucionarios a independizarse de Inglaterra; estaban contribuyendo con ellos, a levantar el asiento delAnticristo.

La ignorancia de los monarcas y la mala fe de sus ministros masones, se conjuntó con la firma del Tratado de Versalles de 1783, tratado de paz y cooperación entre dos potencias católicas: España y Francia con la potencia protestante Inglesa, y con el estulto reconocimiento de la República Democrática y Federativa de los Estados Unidos de Norteamérica, asiento de todos  los valores antimonárquicos, de todos los credos religiosos anticatólicos y del lema tomado por los revolucionarios franceses en 1789: Libertad, Igualdad y Fraternidad para todos los hombres sin jerarquía.

La política de la Nueva República, madre de las República francesa y de todas las repúblicas hispanoamericanas, comenzó por intrigar en Francia contra el monarca, preparando la Revolución, desde la Embajada americana en París por Thomas Jefferson.

1847-Sep13-BCh_2

Política seguida, con el Plan de expansión territorial a costa de los dominios americanos de las tres potencias europeas. Entre estos territorios, codiciados por los republicanos masones angloamericanos, estaban los pertenecientes al Reino de la Nueva España, nación en formación y antítesis de la Republica angloamericana.

Es curioso que un masón de alto rango y embajador del rey Carlos III de España en París; el Conde de Aranda, haya escrito una carta  al Rey, advirtiendo del peligro que corría la Nueva España por la firma del Tratado de Versalles.

Lo cierto es que ya en la última década del siglo XVIII, los espías yanquis comenzaron a penetrar los territorios norteños del Imperio Español con miras de ganar simpatizantes para la causa republicana, mientras los descuidados novohispanos los acogían con interés no exento de ingenua admiración. Para 1808 había en la ciudad de México varias logias masónicas clandestinas donde se habían iniciado los precursores de la Independencia como Hidalgo, Allende, Domínguez y otros.

Todos los cabecillas del movimiento revolucionario independentista se habían asesorado de individuos al servicio de los gobiernos norteamericanos quienes prometían ayudar a los ignaros novohispanos encandilados por las promesas de los masones protestantes. Con esa actitud, consciente o inconscientemente, traicionaron a su Religión Católica, a su Cultura hispana y a su pueblo,  colocando las bases de la futura destrucción del México del siglo XIX. La Historia oficial mexicana  nos presenta como “héroes” del pueblo mexicano, precisamente a esos traidores e inconscientes. POR LO TANTO, LA GESTA DE LOS CADETES DEL COLEGIO MILITAR DE 1847, REPRESENTA A LOS MEXICANOS QUE PELEARON EN FORMA DE GUERRILLAS DESORGANIZADOS PERO SIEMPRE POR LOS INTERESES DE SU PATRIA, SIN COMPROMISOS DE PARTIDOS POLÍTICOS.

Son los Estados Unidos, en este siglo XXI, la nación más poderosa del mundo, que  ha impuesto a base de guerras genocidas alrededor del mundo, su sistema humanista de materialismo, suficiencia y libetinaje anticristianos.

México vive a su costado por desgracia y, solamente con la Fe ardorosa en Jesucristo y Su doctrina podremos sobrevivir con dignidad.

LUIS OZDEN

adornos6

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: