Skip to content

ENTRE LOS JUDÍOS, SAN PÍO X Y FRANCISCO

30 de mayo de 2015

En el Times of Israel aparece un artículo que el encabezado dice: ‘No reconocer al estado de Israel y al pueblo judío es antisemita, dice el Papa’
“Éste comentario fue enviado por Francisco por escrito (correo electrónico) a Cymerman y al rabino argentino Abraham Skorka, uno de los colegas interreligiosos más cercanos a Francisco, después de que éste par de personajes se le acercaron inmediatamente tras su reunión con Abbas, según informó el Canal 2.

Y aquí la cita de Francisco:
“Cualquier persona que no reconozca al pueblo judío y al Estado de Israel – y su derecho a existir – es culpable de antisemitismo.”

Henrique Cymerman junto con Abraham Skorka fue uno de los dos receptores del correo electrónico de Francisco, envió tres tweets, en hebreo, en Inglés y en Español, para que el mundo se enterara que Francisco habría dicho lo anterior.

cymer1

 

cymer2

Henrique Cymerman

El 26 de enero de 1904, Su Santidad Pío X recibió en el Vaticano a Teodoro Herlz (un periodista y escritor austro-húngaro de origen judío, fundador del sionismo político moderno) el cual hace una petición al papa para el reconocimiento por parte de la Iglesia Católica al Estado judío en la Palestina. El diálogo completo aparece en “La Terre Retrovée”, el día 1º de Julio de 1956. He aquí este diálogo nos permita observar la disparidad de pensamiento entre el Santo pontífice (Pío X) y el actual jefe de la iglesia conciliar.

San Pío X: — “No podemos favorecer vuestro movimiento. No podemos impedir a los judíos ir a Jerusalén, pero no podemos jamás favorecerlo. La tierra de Jerusalén si no ha sido sagrada, ha sido santificada por la vida de Jesucristo. Como jefe de la Iglesia no puedo daros otra contestación. Los judíos no han reconocido a Nuestro Señor. Nosotros no podemos reconocer al pueblo judío“.

Teodoro Herlz (TH): De modo que el antiguo conflicto entre Roma y Jerusalem, personificado por mi interlocutor y por mí, revivía en nosotros. Al principio traté de mostrarme conciliador. Le expuse mi pequeño discurso sobre la extraterritorialidad. Esto no pareció impresionarlo. “Gerusalemme”, dijo, no debía a ningún precio, caer en manos de los judíos.

(TH)— Y sobre el estatuto actual, ¿qué pensais vos, Santidad?

San Pío X: (SPX)— Lo sé; es lamentable ver a los turcos en posesión de nuestros lugares Santos. Pero debemos resignarnos. En cuanto a favorecer el deseo de los judíos a establecerse allí, nos es imposible.

(TH): Le repliqué que nosotros fundábamos nuestro movimiento en el sufrimiento de los judíos, y queríamos dejar al margen todas las incidencias religiosas.

(SPX): — Bien, pero Nos, en cuanto Jefe de la Iglesia Católica, no podemos adoptar la misma actitud. Se produciría una de las dos cosas siguientes: o bien los judíos conservarán su antigua Fe y continuarán esperando al Mesías, que nosotros los cristianos creemos que ya ha venido sobre la tierra, y en este caso ellos niegan la divinidad de Cristo y no los podemos ayudar, o bien irán a Palestina sin profesar ninguna religión, en cuyo caso nada tenemos que hacer con ellos. La fe judía ha sido el fundamento de la nuestra, pero ha sido superada por las enseñanzas de Cristo y no podemos admitir que hoy día tenga alguna validez. Los judíos que debían haber sido los primeros en reconocer a Jesucristo, no lo han hecho hasta hoy.

(TH): Yo tenía a flor de labio la observación: “Esto ocurre en todas las familias; nadie cree en sus parientes próximos”; pero de hecho contesté: “El terror y la persecución no eran ciertamente los mejores medios para convertir a los judíos”.
Su réplica tuvo, en su simplicidad, un elemento de grandeza:

(SPX): — Nuestro Señor vino al mundo sin poder. Era pobre. Vino en paz. No persiguió a nadie. Fue abandonado aún por sus apóstoles. No fue hasta más tarde que alcanzó su verdadera estatura. La Iglesia empleó tres siglos en evolucionar. Los judíos tuvieron, por consiguiente, todo el tiempo necesario para aceptar la divinidad de Cristo sin presión y sin violencias. Pero eligieron no hacerlo y no lo han hecho hasta hoy.

(TH) — Pero los judíos pasan pruebas terribles. No sé si Vuestra Santidad conoce todo el horror de su tragedia. Tenemos necesidad de una tierra para esos errantes.

(SPX):— ¿Debe ser Jerusalén?

(TH): — Nosotros no pedimos Jerusalén sino Palestina, la tierra secular.

(SPX): — Nosotros no podemos declararnos a favor de ese proyecto.
He aquí el testimonio propio de Teodoro Herlz luego de su visita a San Pío X, en Roma, el 26 de enero de 1904.

adornos6

One Comment leave one →
  1. 1 de junio de 2015 12:44 AM

    ¿Francisco reconoce el estado judío en un correo electrónico (privado) enviado a unos judíos amigos suyos? Esto es perfectamente compatible con reconocer el estado palestino (en el mismo territorio) en otro mensaje de parecidas características (pero a otros amigos diferentes).
    La diferencia mayor no es el contenido, sino el postureo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: