Skip to content

PRIMER SERMÓN DE SAN BERNARDO PARA EL DOMINGO DE SEPTUAGÉSIMA

3 de febrero de 2015

septuagesima

San Bernardo

1. Grande consuelo me causa, Hermanos míos, aquella sentencia del Señor: El que es de Dios, oye las palabras de Dios.  (Johan 8.47) Por eso vosotros las oís con gusto, porque sois de Dios. Ni ignoro lo que dice en otro lugar Escritura: De él, y por él, y en él son todas las cosas. (Rom II. 56) Pero muy diferentemente son de él, los que según el Evangelio de San Juan: No nacieron de la voluntad de la carne, sino de Dios.(Johan I. 13) De donde también hallarás escrito por el mismo San Juan en su carta: Todo el que es nacido de Dios no peca, sino que le conserva la generación celestial. (I Johan 5.18). No peca, dice, esto es, no permanece en el pecado, porque le conserva, para que no pueda perecer, la generación celestial, que no puede engañarse. O, no peca, esto es, tanto como si no pecara: por cuanto, es a saber, no se le imputa el pecado, porque la generación celestial le conserva aún en esta parte. Pero ¿Quién contará esta generación? ¿Quién podrá decir: yo soy de los escogidos, yo de los predestinados a la vida, yo del número de los hijos? ¿Quién, repito, puede decir esto, reclamando la Escritura: No sabe el hombre si es digno de amor o de odio? (Ecles. 9.1)

A la verdad, no tenemos certidumbre, pero la confianza de nuestra esperanza nos consuela, para que no seamos totalmente atormentados de la congoja de esta duda. Por eso se dan algunas señales y manifiestos indicios de salud; de modo que no se pueda dudar que aquel es del número de los escogidos, en quien permanecieron estas señales.

Por esto, repito, a los que Dios conoció en su divina presciencia, también los predestinó a ser conformes a la imagen de su Hijo; a fin de que, a quienes niega la certidumbre para que vivan con solicitud, consuele a lo menos, y les de confianza la gracia. Esto es lo que nos debe traer siempre cuidadosos, y con temor, y temblor, para que vivamos humillados bajo la mano poderosa de Dios; porque cuales somos, lo podemos conocer a lo menos en parte; pero cuales hemos de ser, es totalmente imposible saberlo. Así el que está en pie, tenga cuidado de no caer; y procure perseverar, y adelantar en aquella forma de vida, que es indicio de salud, y señal de predestinación.

2. Verdaderamente entre las cosas, que dan confianza y materia de esperar, tiene el principal lugar la sentencia, de que comenzamos a hablar: El que es de Dios, oye las palabras de Dios. Pero tal vez hallarás algunos, que de tal modo oyen, como si de ningún modo perteneciera a ellos, lo que se dice: no entran en su corazón, no examinan sus costumbres, no piensan, si acaso lo que oyen se ha dicho por ellos; antes por el contrario, si la palabra de Dios viva y eficaz, que a su arbitrio y no al de quien predica es dirigida, a donde él quiere; si la palabra de Dios, vuelvo a decir, procediere contra aquellos vicios, en que ellos se hallan implicados, disimulan, y apartan los ojos de su corazón, o con algún pretexto de su ingenio palían sus defectos, y se engañan los miserables así mismos. En estos no veo señales de salud, y más antes temo, que acaso no oyen la palabra de Dios, porque ellos no son Dios.

En vosotros, Hermanos míos, (a Dios las gracias) verdaderamente hallo oídos para oír, manifestándose sin tardanza en vuestra enmienda el fruto de la palabra: y aún debo confesar también, que mientras estoy hablando, me parece algunas veces, que yo mismo percibo el fervor de vuestra afectuosa aplicación: pues cuanto más abundantemente mamáis, tanto más llena mis pechos la dignación del Espíritu Santo, y tanto más copiosamente me da Dios que ofreceros, cuanto más presto agotáis lo que os presento. Por eso muchas veces os hablo, aun fuera de la costumbre de nuestra Orden; pues sé quien dijo: Si algo pusiereis de más, cuando vuelva os lo daré. (Luc. 10.35)

3. Hoy, Hermanos míos, se celebra el principio de la Septuagésima, cuyo nombre en toda la Iglesia es bien conocido. Pero os aseguro, Amantísimos, que al pronunciar este nombre, me compadezco muchísimo de mi mismo. Se conmueve dentro de mi mi espíritu, suspirando hacia aquella patria, en que ni hay número, ni medida ni peso.

Porque ¿hasta cuándo recibiré en número, peso, y medida los bienes del cuerpo, y del alma? ¡Cuántos jornaleros en la casa de mi padre abundan de panes, y yo aquí perezco de hambre! Del corporal sustento se dijo a Adán, y llegó la sentencia hasta mí: En el sudor de tu rostro comerás tu pan. (Gén. 3.19) Pero, aún después que he trabajado, en peso me dan el pan, en medida la bebida, y los manjares en número. Y de lo corporal así. Pero ¿qué de lo espiritual?

Ciertamente antes de comer, suspiro: y ojalá que después que haya suspirado, y llorado, merezca a lo menos un pequeño pedazo del celestial convite, y como un perrillo coma de las miajas, que caen de la mesa de sus señores. ¡O Jerusalén ciudad del Rey grande, que te sacia de la flor del trigo, y a quien el ímpetu del río alegra! en ti no hay peso, ni medida, sino saciedad, y abundancia suma.

Ni número tienes, siendo aquella ciudad cuyos habitantes participan siempre de una misma cosa. Y yo que estoy todo sujeto a la vicisitud, y al número, ¿cuándo llegaré a aquella una sola cosa que busco? ¿Cuándo me saciaré, Señor de vuestra gloria? ¿Cuándo seré embriagado de la abundancia de vuestra casa, y me daréis a beber del torrente de vuestras delicias? Tan pequeñas son las gotas, que destilan ahora sobre la tierra, que siquiera puedo tragar mi saliva.

4. Así absolutamente, así es verdad, Hermanos míos, que se dan todas las cosas al presente en peso, medida, y número. Pero vendrá día, en que todo cesará; porque acerca del número leemos: No tiene número su sabiduría. Y en otro lugar en el mismo Profeta: En vuestra diestra permanecen las delicias para siempre. Escucha tambien en el Apóstol un peso sin peso: Sobremanera, dice, un eterno peso de gloria soberana.(Ps. 146.8) Oyes un peso eterno: pero atiende, que dice antes sobremanera. A este modo oigo a Cristo prometer una medida sin medida: Una medida, dice, llena, remecida y que rehosa. (Ps. 15.10) Pero ¿cuándo llegará esto?

Ciertamente en el fin de la presente Septuagésima, que es el tiempo de nuestro cautiverio. Porque así leemos, que los hijos de Israel, cautivados por los Babilonios, que recibieron el término de setenta años: pasados los cuales, volvieron a su tierra, y entonces se restauró el templo, y fue reedificada la ciudad. Pero nuestro cautiverio, Hermanos míos, que se extiende por tantos años desde el principio del mundo ¿cuándo se acabará? ¿cuándo seremos librados de esta servidumbre? ¿Cuándo se restaurará Jerusalén, ciudad santa? Verdaderamente, cuando se cumpla esta Septuagésima, que se compone de diez y de siete, por los diez mandamientos, que hemos recibido, y por los siete impedimentos, que nos hacen difícil el cumplimiento de ellos.

temptation5. El impedimento primero, y grave ocupación, es la misma necesidad de este miserable cuerpo, que pidiendo ya el sueño, ya la comida, ya el vestido, ya otras cosas semejantes, no hay duda, que a cada paso nos impide los ejercicios espirituales. En segundo lugar, nos impiden los vicios del corazón como son la ligereza, la sospecha, los movimientos de envidia, y de impaciencia, el apetito de alabanza, y otros tales, que cada día experimentamos en nosotros. El tercero, y el cuarto, le tienes en la prosperidad, y adversidad de este mundo: porque, así como el cuerpo que se corrompe, oprime al alma, así esta morada terrena abate al espíritu en la multitud de cuidados, que le agitan. De una y otra parte pues guárdate del lazo de la tentación, y procura fortalecerte con las armas de la justicia a la diestra y a la siniestra. El quinto impedimento y este mismo gravísimo, y peligrosísimo, es nuestra ignorancia: porque en muchas cosas absolutamente no sabemos lo que debemos hacer; de modo que ni aún sabemos orar, como conviene. El sexto es nuestro enemigo, que como un león rugiente da vueltas alrededor, buscando a quien devorar (1. Petr. 5. 8): y ojalá que en estas seis tribulaciones quedásemos libres, para que siquiera en la séptima no nos tocara el mal, ni tuvieramos peligro alguno con los falsos hermanos. Ojalá que solos los espíritus malignos nos combatiesen con sus sugestiones, Y no nos dañarán los hombres con perniciosos ejemplos, con persuasiones importunas, con palabras de adulación, de murmuración, y de otros mil modos. Bien veis, que necesario es que contra estos siete peligros, que nos impiden seamos socorridos con el auxilio del Septiforme Espíritu. Por estos siete peligros pues, que nos hacen tan difícil la observancia del Decálogo, se celebra la presente Septuagésima con el luto de la penitencia: por lo cual cesa también ahora la solemne aleluya, y se hace la relación de la miserable caída del hombre desde el principio.

+

FUENTE: Sermones de San Bernardo Abad de Claraval, de todo el año, de tiempo y de santos. Traducidos al castellano por un monje cisterciense. Tomo primero. Con licencias necesarias. En Burgos, por Joseph de Navas. Año de 1791. Págs. 262-267

 

ozdoba

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: