Skip to content

LA FAMILIA DE HERNÁN CORTÉS, SUS HIJOS Y SUS PARIENTES

30 de enero de 2015

 

imag5

En el estudio del Conquistador, es muy importante saber algo de los vástagos que tuvo desde que residía en Cuba como inquieto colono y funcionario de Santiago de Baracoa en 1514, población que fungía entonces, como capital de la Isla.

La etapa de la gestación de sus hijos corresponde casi exclusivamente al tiempo que permaneció en la tierra de su conquista; si exceptuamos al primero, Luis, del matrimonio con doña Juana de Zúñiga y Ramírez de Arellano.

Luis Cortés murió en 1530 a pocas semanas de llegar a Nueva España,  cuando don Hernando y su numerosa comitiva permanecían detenidos en el convento franciscano de Texcoco a consecuencia de la mala fe de la Primera Audiencia.

Cortés siempre demostró a todos sus hijos un gran amor filial. Nunca abandonó o rechazó a ninguno, aunque ya en su ancianidad desheredaría a Luis Cortés de Hermosillo por haberse comprometido en matrimonio con la sobrina de su peor enemigo Bernardino Vázquez de Tapia.

Hernán Cortés no tuvo hermanos, fue hijo único, pero sí tuvo numerosos primos en varios grados de parentesco, que vinieron a residir a Nueva España. De los cuales, vamos a nombrar algunos de ellos:

Fray Diego Altamirano; el Lic. Juan Altamirano; Juana Altamirano y Pizarro mujer del anterior; Alonso de Avalos y su hermano Hernando de Saavedra, primeros conquistadores de Jalisco, encomenderos de la Provincia de Ávalos;  el marino Diego Becerra de Mendoza; el Lic. Francisco de las Casas; Gonzalo de las Casas, el capitán Francisco Cortés de San Buenaventura conquistador de Colima; el marino Diego Hurtado de Mendoza descubridor de la costa norte occidental de Nueva España; el Lic. Francisco Núñez; don Nicolás Palacios-Rubios; los hermanos Rodrigo, Pedro y Lucía de Paz;  y el marino Álvaro de Saavedra Cerón descubridor de la ruta directa de Nueva España al Asia.

Cortés también se preocupó por los amigos y participantes en la gesta conquistadora, si bien durante su vida, tuvo muchos enemigos; sin embargo, fueron muchos más sus amigos a quienes benefició en lo que pudo. Con verdadera caridad cristiana, demostró esa preocupación en las obras de beneficencia que impulsó siempre que las circunstancias se lo demandasen.

ASCENDIENTES DE HERNÁN CORTÉS

En este árbol genealógico no figura el nombre de su abuela paterna, quien es muy importante porque de ella, su padre don Martín tomó el apellido CORTÉS: La abuela de don Hernando era MARÍA CORTÈS.

 

imag4

LOS ONCE HIJOS DE HERNÁN CORTÉS

LOS  5 HIJOS NATURALES

Cortés había tenido antes de su segundo matrimonio cin­co hijos, dos con mujeres españolas y tres con mujeres de la nobleza indígena. Comenzamos esta relación con los hijos naturales porque éstos fueron los mayores en edad, y también porque, hay que recalcar que don Hernán, una vez casado con doña Juana de Zúñiga, no volvió a tener ningún otro hijo o hija natural.

La primogénita parece haber sido Catalina Pizarro (1) que llevaba el mismo nombre de la madre de Cortés-, esta hija nació hacia 1514 o 1515 en Santiago de Cuba, y la madre de la niña se llamó  Leonor Pizarro, residente en esa isla, y acaso pariente de Cortés. Esta Catalina Pizarro, siendo ya mayor vino a residir a Nueva España donde Cortés la casó con el conquistador Juan de Salceda.

Cuando Hernán Cortés, ya muy enfermo en Sevilla, dictó su Testamento, le dedicó las cláusulas XXV a XXXII para proteger a esta Catalina, por quien sentía especial cariño y a la que había legitimado en 1529. Sin embargo, a pesar de ello, Catalina tuvo un destino amargo, pues fue despojada de sus bienes por la Marquesa viuda, y contra su voluntad, recluida en un convento.

(1)”Tuvo Cortés un hijo o una hija, no sé si en su mujer, y suplicó a Diego Velázquez que tuviese por bien de se lo sacar de la pila del baptismo y ser su compadre”, escribió Bartolomé de  Las Casas en su Historia de las Indias (lib. lll, cap. xxvii). Si hubiese sido hija de Catalina Xuárez y la niña hubiese muerto, ello se habría mencio­nado como prueba, de los vínculos que la unieron a Cortés, en el proceso por gananciales del matrimonio, seguido por los parientes de Catalina contra Cortés en 1529.

Bernal Díaz afirma que Leonor Pizarro era “una india de Cuba que se decía doña fulana Pizarro” (cap. Cciv, “La Conquista de la Nueva España”. Lo de india como aborigen parece improbable, seguramente se trataría de una “indiana”, española nacida en las Islas.

Por otra parte, en la probanza de 1550 contra su madrastra la Marquesa doña Juana de Zúñiga (La vida colonial, op. cit., p. 29), Catalina Pizarro, hija de Leonor Pizarro y de Hernán Cortés y que debió ser la primogénita, afirmó ser nacida en Nueva España. Si esto es verdad, lo que es improbable; el hijo o hija nacida en Cuba y apadrinada por Velázquez sería otro del que no se supo más.

Martín Cortés Malintzin, primer hi­jo varón y primero de este nombre -el del padre de Cortés-, nació entre 1522 y 1523, probablemente en Coyoacán. Su madre fue Malintzin, bautizada como Marina y lla­mada la Malinche, “lengua” india, aliada y amor de Cor­tés. Doña Marina casó en 1524 con Juan Jaramillo, cerca de Orizaba al princi­pio de la expedición a las Hibueras, con quien tuvo una hija llamada María Jaramillo, más tarde casada, con larga descendencia. Doña Mari­na murió en 1527 y fue enterrada en la Capilla de Santa María la Redonda. Hernán Cortés, se ocupó de la educación de Martín y, según decía, no lo quería menos que al otro Martín, el hijo de la Marquesa.

Existe una carta de Cortés al licenciado Núñez,  su pariente y procurador en Castilla, cuando al tener noticias de que este Martin estaba enfermo, le encarece su cuidado y le dice: “No le quiero menos que al que Dios me ha dado con la marquesa”: Carta de Hernán Cortés al licenciado Núñez,Puerto de Santiago, 20 de junio de 1533: en Documentos, sección VI.- G. R. G. Conway, Notas a la Postrera voluntad y Testamento de Fernando Cortés, marqués del Valle, Trad. de Edmundo O’Gorman, Editorial Pedro Robredo, México, 1940, n. 10, pp. 70-72.

En 1529 obtuvo su legi­timación del papa Clemente VII, en unión de sus medios hermanos Luis Cortés de Altamirano y Catalina Pizarro. Recibió el hábito de Santiago. Casó con Bernardina de Porres, y tuvieron un hijo que llamaron Fernando, como el abuelo ilustre.

Martín Cortés Malintzin, junto con el otro Martín, el segundo mar­qués del Valle, se vio envuelto en la conjura de 1565. En el proceso que se le siguió fue atormentado y luego desterrado a España. Participó en las guerras con­tra los moriscos. Nunca regresó a Nueva España, murió en España hacia fines del siglo XVI, dejando larga descendencia. Don Martín Cortés Malintzin nunca volvió a Nueva España. Murió don Martín Cortés en Madrid, el 13 de agosto de 1589, aniversario de la toma de México por su padre. Sin embargo, su nieto don Fernando Cortés nacido en Logroño de la Rioja, vino a Nueva España donde residió e hizo testamento.Actualmente existente en el Archivo de Notarías de la ciudad de México. (Año de 1999 Luís G. Pérez de León.)

Luis Cortés Altamirano, -como se le llama en la bula papal- nació hacia 1525 y fue hijo de la española Anto­nia o Elvira Hermosilla, y también fue legitimado. Su padre lo llevó a España en el viaje de 1540. Recibió la Orden de Calatrava. Casó con doña Guiomar Vázquez de Escobar, sobrina de Bernardino Vázquez de Tapia, con­quistador enemigo de Cortés, lo que pudo ser la razón de que Cortés lo desheredara en el codicilo añadido a suTestamento poco tiempo antes de morir.

Leonor Cortés y Moctezuma nació hacia 1527 en la ciudad de México y fue hija de Tecuichpo o Ichcaxóchitl (Flor de algodón), que cristianizada se llamó doña Isabel Moctezuma (1509-1550), hija preferida de Moctecuhzoma (señor de México) Entre los matrimonios de Isabel con (Alonso de Grado y con Pedro Gallego, nació Leonor, des­pués de que Cortés llevó a Isabel Moctezuma, a vivir en su casa. Doña Isabel casaría en su tercer matrimonio, con Juan Cano. Andado el tiempo, la nieta de Cortés, doña Leonor casó con el vizcaíno Juan de Tolosa, “el rico”, uno de los conquistadores y fundadores de la ciudad de Zacatecas.

María Cortés  sólo se sabe que fue hija de “una princesa azteca”, acaso la prima de doña Ana, otra pariente de Moctecuhzoma, de quien el malqueriente de Cortés,  Bernardino Vázquez de Tapia, dijo en el juicio de residencia “que estaba preñada del mismo don Fernando”.

El hijo posible: ¿Y aquel “Amadorcito”, el niño que Cortés encargó con tanto empeño a su mayordomo Francisco Santa Cruz, en 1528, antes de salir para España? Pudo ser el más pequeño de sus hijos naturales, y acaso murió antes de que dictara su testamento, ya que no lo menciona  en él.

 

imag3

LOS  SEIS HIJOS LEGÍTIMOS

LOS HIJOS DE SU SEGUNDA ESPOSA LA MARQUESA JUANA DE ZÚÑIGA Y RAMIREZ DE ARELLANO

Con su segunda esposa, doña Juana de Zúñiga, el marqués del Valle tuvoseis hijos. Los dos primeros murieron poco después de nacer, Luis, en 1530, en Tezcoco, y Catalina, en 1531, en Cuernavaca. Al final de la carta que escribió Cortés a su pariente y procurador el licenciado Núñez, a mediados de 1532, desde Cuernavaca, le decía: “El hijo e hija que Dios nos había dado, se nos murieron. Ahora está preñada” (doña Juana). El tercer hijo sería Martín.

Luego, vinieron María, Catalina y Juana, esta última casada con el 2º duque de Alcalá de los Gazules y matriarca de una numerosa y distinguida descendencia; los Enríquez de Rivera o Ribera.

MARTÍN CORTÉS RAMÍREZ DE ARELLANO Y ZÚÑIGA

Martín Cortés, el sucesor y futuro segundo marqués del Valle, nació en Cuernavaca en 1532. Fue a España con su padre en 1540, entró al servicio de Carlos V y luego de Felipe II. Casó con su prima y sobrina Ana Ramírez de Arellano, con quien tuvo a los gemelos: Fernando y Pedro, que serían respectivamente; el tercer Marqués y el cuarto Marqués del Valle; y a tres hijas más: Ana María, Catalina y Ángela quinta Marquesa del Valle de Oaxaca.

Martín  el segundo Marqués estuvo junto a su padre moribundo. Volvió a México en 1562. Fue muy celebrado por los hijos de los conquistadores y llevó una vida de boato y ostentación. Se le tuvo por jefe de la supuestaconjura de 1565 para “alzarse con la tierra”. Sus amigos, los hermanos Alonso y Gil González de Ávila, fueron declarados culpables y decapitados en la Plaza Mayor de la ciudad de México, la noche del 3 de agosto de 1566, acontecimiento al que dedicó una sentida “Relación fúnebre” el poeta Luís de Sandoval Zapata. Don Martín, ya segundo marqués del Valle, fue aprehendido poco antes, todos sus bienes secuestrados y finalmente fuetrasladado a España, en 1567, para ser juzgado. El Consejo de Indias encontró culpable a este don Martín y a su medio hermano Luís y los condenó a destierro, multas y secuestro de bienes, penas que solamente hasta 1574 fueron levantadas, menos las multas.

Las tres hijas menores de don Hernán y doña Juana; María, Catalina y Juana, debieron nacer en Cuernavaca entre 1533 y 1536.

 

imag2

MARÍA CORTÉS Y ZÚÑIGA

En la cláusula XXI del Testamento, Cortés encarga que se cumpla lo concertado con el marqués de Astorga para el matrimonio de su hijo Alvar Pé­rez Osorio con María Cortés. El rompimiento de este matrimonio fue la causa, según Bernal Díaz, de la última enfermedad y muerte de Cortés, por “tanto enojo” que tuvo. Conway hace notar, con razón, que en el codicilo que añadió a su Testamento, el mismo día de su muerte, Cortés encargó a Martín, el hijo sucesor, que en todo se cumplan “los capítulos de casamientos” concertados con el marqués de Astorga, a quien además nombra uno de los tutores de sus hijos. Por otra parte, María Cortés sólo llegó a España a principios de 1548, ya muerto su padre, y entonces debe haber ocurrido el rompimiento. María casó más tarde con don Luis de Quiñones, quinto conde de Luna, con extensa descendencia.

CATALINA CORTÉS Y ZÚÑIGA

Catalina Cortés y Zúñiga nació en el Palacio de Cuernavaca entre los años de 1534 y 1535, siendo niña tuvo un accidente y quedó mal de una pierna, por lo que nunca se casó. Cuando la Marquesa viuda regresó a Sevilla, viajó con ella y permaneció el resto de su vida con su madre hasta la muerte de ésta.

Ambas madre e hija están sepultadas en el convento de la Madre de Dios de la ciudad de Sevilla.

 

imag1

JUANA CORTÉS Y ZÚÑIGA

Juana Cortés, la hija menor, casó en 1564 con don Fernando Enríquez de Ribera (1527-1594), segundo duque de Alcalá de los Gazules, tercer marqués de Tarifa, etcétera; propietario del palacio denominado Casa de Pilatos, en Sevilla, asiento actual del Archivo Ducal de Medinaceli.

Es curioso advertir como en los nombres de los once hijos, naturales y de matrimonio, hay repeticiones de un grupo a otro y aun reposición de los muertos. Hay dos Martín, como el padre de Cortés; tres Catalina, como la madre; dos María, como la abuela paterna, y una Juana, como la marquesa. Hay dos Luís y una Leonor. Y el nombre Hernán, que sólo reaparecerá en dos nietos llamados Fernando.

De Martín Cortés Malintzin, de Martín el segundo Marqués, de Luis Cortés de Hermosilla, de Leonor Cortés Moctezuma, de María Cortés y Zúñiga y de Juana Cortés y Zúñiga, es decir; de seis de sus hijos existe hasta hoy, siglo XXI, una numerosa descendencia repartida por México, Europa, y los Estados Unidos principalmente. Esto asegura que son cientos, quizá miles de habitantes con los genes del hombre que sobre las ruinas del paganismo construyó una nueva nación.

Entre los más notables de los descendientes de Hernán Cortés están:

San Juan de Pignatelli, la virreina del Perú que impulsó la quinina, remedio eficaz en aquellos tiempos para combatir el paludismo, y el  Arzobispo y 27º virrey de Nueva España Fray Payo Enríquez de Rivera.

Carta de Hernán Cortés a su procurador el Lic. Francisco Núñez “ad íterim”(con pasajes cifrados), Cuernavaca, 25 de junio de 1532: en Documentos, sección VI.

“Hay dos estatuas orantes en mármol blanco que representan a doña Juana de Zúñiga la Marquesa y otra a su hija doña Juana Cortés en el Palacio de Medinaceli en Sevilla.  Informes proporcionados por don Antonio Sánchez González, director del Archivo Ducal de Medinaceli, en cartas a JLM del 23 de julio y 16 de septiembre de 1985.”

Don Luis Gonzalo Pérez de León, visitó el Archivo Ducal en 1998 y las estatuas orantes no las encontró allí. Actualmente se encuentran en la Capilla Familiar de los  Enríquez de Rivera, duques de Alcalá de los Gazules, en la isleta de la Cartuja, en medio del río Guadalquivir.

BIBLIOGRAFÍA:

Archivo de la Academia de Hernán Cortés, “Por la difusión de la Verdad Histórica”, por Luís G. Pérez de León.

“Documentos inéditos relativos a Hernán Cortés y su Familia”,  Publicaciones del Archivo General de la Nación, 1959.

Biblioteca del Hospital de Jesús, Cd. de México

“Hernán Cortés”, José Luis Martínez, UNAM. 1990. Francisco Fernández del Castillo, “El Testamento de Hernán Cortés”, Ana­les del Museo Nacional, México, 1925,5″ época, t. 1, núm. 4, p. 437.- Conway, op.  ., n. 10, p. 71 Y n. 24, p. 86.    Baltasar Dorantes de Carranza, Sumaria relación, p. 100.- Conway,n. 12, ‘p. 77-78.               México, 1529: en  Bernal Díaz, cap. cciv. Véanse los Encargos de Hernán Cortés a su mayordoma Francisco Santa Cruz, México, 6 de marzo de 1528: en Documentos, sección IlI. Datos tomados del Libro “Hernán Cortés” de José Luís Martínez.  .

LUIS OZDEN

frise-fleurie (1)

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: