Skip to content

HAWAII Y SUS AUTÉNTICOS DESCUBRIDORES.

26 de diciembre de 2014

UN PASADO ESPAÑOL

 Merece la pena publicar en nuestro Blog, este texto de don José Antonio Crespo-Francés sobre la verdad histórica del descubrimiento de las Islas Hawai, y que, como muchísimos episodios de nuestra historia hispanoamericana, han estado falseados y oscurecidos por los historiadores a sueldo del sistema liberal antiespañol, enquistados en los programas escolares del todo el continente americano y de las naciones europeas.

Desde hace dos siglos ha sido así, para denigrarnos, después de esparcir por el mundo la Leyenda Negra antiespañola; verdadero “Árbol de Odio” con que los gobiernos anglosajones y protestantes de Inglaterra, Holanda y los Estados Unidos han dirigido su propaganda, tratando de  ocultar sus guerras, robos, piraterías y mentiras contra el Orbe católico hispano.

Este interesante texto está en  la línea de nuestro blog, que revindica la Hispanidad: Luis Ozden.

Detalle del Pacífico Norte en ASIAE NOVA DESCRIPTIO de Abraham Ortelius, 1570. Baja California arriba a la derecha y el grupo isleño de Los Monjes a la derecha en el centro.

MAPA DEL PACÍFICO 1

Hablemos hoy en estas líneas de un mito, del descubrimiento anglosajón de las islas Hawai y de los españoles olvidados que llegaron primero.

Durante más de  200 años,  fueron cientos de galeones de Manila viajaron desde el actual México a Filipinas, con su ruta discurriendo al sur de las islas hawaianas. Y, sin embargo no hay registros históricos sobre algún contacto entre ambas culturas.

Aunque Henry Kamen sostiene que los españoles no tenían la capacidad de explorar el océano Pacífico, los galeones españoles dominaron el comercio transpacífico durante dos siglos y medio, y fueron expediciones españolas las que descubrieron la ruta entre América y Asia. (1)

Fueron navegantes españoles los que descubrieron las Marianas, las Carolinas y las Filipinas en el Pacífico Norte, así como las Tuvalu, las Marquesas, las Salomón y Nueva Guinea en el Pacífico Sur.

Expediciones españolas en busca de la TERRA AUSTRALIS también descubrieron las Islas Pitcairn y las Nuevas Hébridas, hoy Vanuatu, en el siglo XVII. Todavía hoy la isla principal del archipiélago de las Vanuatu se llama Espíritu Santo, bautizada así por Pedro Fernández de Quirós en 1606 y donde encontramos también las islas Torres y la de Pentecostés.

Es cierto que Cook llegó a Hawaii, archipiélago al que llamó Sandwich por el patrocinador de su expedición, en 1778 pero… ¿fue el primero tal como se enseña a los niños anglosajones? Lo que sí es cierto es que navegó con mapas españoles y portugueses y dado que no pudo nombrar lo que ya estaba nombrado con topónimos españoles en el Pacífico Noroeste desde California hasta Alaska, lo intentó en medio del Pacífico, sin que con ello queramos restar grandeza a sus logros. (2)

Lo que sí debemos dejar claro es que con verdaderos cascarones de nuez, Ruy López de Villalobos partió desde Acapulco en 1542 llevando como piloto al sevillano Juan Gaetano o Gaytán, que describió LAS ISLAS DEL REY, luego Hawaii en 1555, siendo el primer europeo que allí llegó.

Torreperojil, pequeña localidad ubicada en un inmenso mar de olivos junto Úbeda, puede presumir de que uno de sus convecinos descubrió para el mundo occidental el archipiélago que más lejos se encuentra de cualquier tierra firme, a más de 3.611 km de América y 5.074 del continente asiático, fuera de las corrientes marinas que bañan ambos continentes y motivo de su aislamiento.

Cuando Gaitán era mozo corría por toda España la fiebre del descubrimiento y todo joven amante del riesgo, soñaba con cruzar el Atlántico para hallar riquezas y escapar de la miseria rural. Se enrola primero en la flota destinada a socorrer a Hernán Cortés empeñado en la conquista de México. (3)

En 1533 inicia sus aventuras marineras por la «Mar del Sur», hasta conocer al malagueño Villalobos. Cuatrocientos hombres embarcan en cuatro naves, un bergantín y una goleta, en el Puerto de Juan Gallego, conocido como de Navidad, partiendo en noviembre de 1542 la víspera de Todos los Santos. (4)

La flota navega hacia poniente, para alcanzar en algo más de una semana la isla Anublada, donde hacen una breve escala con el fin de reponer sus siempre escasos alimentos frescos, rellenar sus pipas de agua dulce y acopiar leña.

Descubren la Isla de Santo Tomas, la Anublada y Roca Partida, en las islas Revillagigedo. Este primer descubrimiento les anima a seguir manteniendo el mismo rumbo, los alisios de este interminable océano, que en estas latitudes soplan permanentemente hacia el oeste, les permiten sacar todas sus velas al viento.

Siempre acompañados de buena meteorología van dejando tras de sí, después de seis semanas de navegación, navegando al norte y luego al oeste una estela que alcanza los 4.074 km que les llevaría hasta las Marshall, pero antes habían desembarcado en un desconocido grupo de islas, las que conforman el archipiélago Hawaii, a las que ellos denominan ISLAS DEL REY, como isla MESA, por la Montaña de Mauna-Loa, DESGRACIADA, que coincide con Maui, VECINA y LOS MONJES, hoy llamadas Kahoolawe, Lanai y Molokai, donde aún vemos colonias de focas monje, FARFANA y LOS VOLCANES, reflejadas en el mapa de Ortelius de 1587. Incluso Laperousse reafirma que la isla que tiene el volcán Mauna Loa por su forma debió de mantener el nombre de Mesa.

Este primer descubrimiento les anima a seguir manteniendo el mismo rumbo, los alisios de este interminable océano, que en estas latitudes soplan, permanentemente hacia el oeste, les permiten sacar todas sus velas al viento.

Este grupo isleño nombrado en español, aparecerá en todos los mapas, originales y copias, hasta el siglo XVIII y era el que llevaba Cook en su cartografía.

Cuando caminan por sus valles y sus montañas, les llama muchísimo la atención la flora y la fauna que pueblan estas lejanas tierras, y entre los frutos que se atreven a probar, destaca uno de ellos, que luego pasó a ser el objetivo de numerosas expediciones marítimas, aquel que produce el llamado «árbol del pan», ya que cuando lo comen les recuerda el sabor de aquellos chuscos elaborados con harina de trigo que comían en España.

La historia anglosajona atribuye el descubrimiento de este archipiélago a Cook 236 años después de que arribara nuestro personaje. Sus cronistas no quieren ver que antes de esta fecha ya se habían publicado numerosas cartas marinas, la primera de ellas fechada en 1551, firmadas por cartógrafos españoles, portugueses, holandeses, italianos y franceses, en las que se puede ver un archipiélago situado en puntos cercanos al lugar que éstas ocupan en el globo terráqueo, y no se puede argumentar que representen otros grupos de islas, ya que hay que alejarse cientos de millas de Hawaii para poder encontrar nuevas tierras, por lo tanto su identificación no alberga duda.

Cook afirma en su diario derrotero que no encontró tales islas a las que cita pues estaban situadas en los mapas que llevaba, las coloca desplazadas en el nuevo mapa que dibuja afirmando que no las encuentra, pero que en cambio ha visto estas islas nuevas a las que renombra, rebautizándolas y apropiándose de su descubrimiento. Además se muestra sorprendido del atuendo floral indígena de capa corta con colores rojo y amarillo, imitando al terciopelo, y casquete con plumero, y al ver objetos metálicos en poder de los nativos similares a puntas de alabardas o refuerzos metálicos como los que se colocaban en las bordas de las naves del XVII para apoyar las culebrinas.

Pero sigamos con Gaitán y (Villalobos) tras alcanzar Filipinas, donde pierde dos de sus barcos y tiene que enfrentarse en diversas ocasiones a los indios que pueblan la isla de Sarangani, que se oponen a que se aprovisionen de agua y alimentos. Muchos son los tripulantes que pierden su vida en estos encuentros y no sabemos si uno de ellos fue este piloto sevillano. (5)

Debido al secretismo español, si los españoles encontraron Hawaii, no publicaron sus resultados y el descubrimiento habría permanecido desconocido de la misma manera que se mantuvo en secreto EL TORNAVIAJE y la existencia del inmenso continente australiano del que seguro los pilotos portugueses tenían conocimiento de su existencia.

La llegada española es acorde con las tradiciones indígenas que en el siglo XVIII conservaban memoria de islas flotantes con hombres blancos. En la Enciclopedia Universal de Espasa leemos: los primeros blancos que allí llegaron fueron náufragos españoles en 1527 que se quedaron y se mezclaron con los nativos, que en 1555 las islas fueron visitadas por Gaytán y en 1567 Mendaña determinó su exacta posición. (6) Datos conocidos por Cook cuando las visitó en 1778. Villalobos al navegar hacia el sur y el occidente alcanza Filipinas, sigue navegando hasta las Molucas, e intenta el regreso sin lograrlo. (7)

Después de 1565, la nueva ruta de Andrés de Urdaneta permitió a los galeones de Manila navegar regularmente entre México y Filipinas. Estas rutas se mantuvieron en secreto como protección ante los piratas ingleses y holandeses.

Abundando en el tema, William Ellis, un escritor y misionero en el siglo XIX en Hawaii, registró varios cuentos populares sobre extranjeros que habrían visitado las islas antes del contacto con Cook. Según el escritor hawaiano Herb Kawainui Kane, una de estas historias dice:

“Siete extranjeros que desembarcaron ocho generaciones anteriores en la bahía Kealakekua en un barco pintado con un toldo o dosel sobre la popa. Iban vestidos con prendas de vestir de blanco y amarillo, y uno llevaba una espada a un lado y una pluma en el sombrero. Al desembarcar, se arrodilló en oración. Los hawaianos, más útiles con los más indefensos, los recibieron amablemente. Los extranjeros en última instancia se casaron con las hijas de las familias de los jefes, pero sus nombres no pudieron ser incluidos en las genealogías.

Lo cierto es que podemos afirmar que un naufragio pone en evidencia la historia oficial de los viajes de Cook tal como citamos en estas líneas. La cartografía española capturada en Manila, y recopilada por Alexander Dalrymple, aporta nuevos elementos para reivindicar el pasado español de Hawai, otros destinados a documentar relaciones cartográficas de las costas. La Compañía lo nombró hidrógrafo. Nacido el 24 de julio de 1737 y fallecido el 19 de junio de 1808.

MAPA DEL PACÍFICO 2

Dalrymple2 geógrafo y botánico escocés, hermano del jurisconsulto David Dalrymple, se incorporó de joven a la Compañía Británica de las Indias Orientales. Realizó varios viajes de exploración en el archipiélago indonesio. GARCÍA CALERO, Jesús: Cartografía Pacífico robada en Manila, ABC 29.09.2013:http://www.abc.es/cultura/20130929/abci-cook-hawaii-espanna-201309282215.html. (8)

Cuando Dalrymple publicó su colección Histórica de los varios viajes y descubrimientos en el océano Pacífico del Sur, entre 1770 y 1771, se despertó un gran interés por la existencia de un continente desconocido del que ya hablaban Quirós y Váez de Torres. Esto llevó a Cook a emprender otro viaje hacia el Pacífico sur.

Sus observaciones contribuyeron al éxito del primer viaje de James Cook alrededor del mundo. Publicó en 1767 y en 1768 sendos libros sobre sus observaciones en el océano Pacífico.

En 1769, publicó un plan para extender el comercio de Gran Bretaña en esa región. Lo más importante para nosotros es que en 1770 llevó a cabo la compilación y traducción de relatos de viajes de navegantes españoles, compilación que se traducirá, en versión abreviada, al francés en 1774. Estuvo embarcado en la búsqueda de un continente meridional y se sintió amargamente decepcionado cuando seleccionaron a Cook, en su lugar, como comandante de la expedición que encontraría Australia, en 1770, en base a los conocimientos y cartografía ibérica. Durante su vida produjo millares de cartas náuticas que contribuyeron perceptiblemente a la seguridad de la navegación..

El pasado español de las Hawaii, poco o mal conocido tanto por España como fuera de ella y sistemáticamente obviado, como todo lo relacionado con las exploraciones españolas, por la historiografía anglosajona, cobra actualidad de la mano de un investigador que ultima un trabajo ampliamente documentado que cambiará elementos importantes de lo que hasta el momento conocemos sobre la preparación de los viajes de James Cook y entre otras cosas de cómo consiguió la información que le llevó al “descubrimiento de Hawaii” después de 250 años de navegación española por esas aguas y cuyo legado sobre ese inmenso océano aún no se conoce bien y que fue nombrado como el Mar Español.

La investigación del abogado José María Lancho tiene su punto de partida en un juzgado de Hawaii. Allí de nuevo los restos de un naufragio significan mucho más de lo que querrían los cazatesoros. La compañía Kohala Coast Enterprises (KCE), afirma haber hallado el 23 de noviembre de 2011 lo que sin duda es un pecio de origen español y ha pedido al juez que mantenga en secreto el lugar y le otorgue derechos exclusivos de explotación.

Pero en una carta a Gary Crothers, consejero delegado de KCE, la agencia estadounidense para el océano (NOAA) le advierte de que EE.UU. debe cooperar con los Gobiernos sobre la excavación de sus naufragios, por lo que se deja entrever que muestra su preocupación por la posibilidad de consultar o cooperar con el Gobierno de España. Maris Pacifici (quod vulgò mar del zur) cum regionibus circumiacentibus, insulisâque in eodem passim sparsis, noviss.

El abogado se puso a investigar y halló un asunto cultural de mayor profundidad, como son las zonas de sombra que rodean los «descubrimientos» de Cook.

El marino es, merecidamente, un mito naval, pero el aura intocable no se compadece con los documentos que José María Lancho ha podido encajar como un puzzle. Y la arqueología puede estar a punto de poner en evidencia lo que la historiografía  nunca quiso alumbrar y que se resume así:

PRIMERO: Que la cartografía española guardada en Manila y tomada por los Ingleses en 1762 hizo posible que el «Endeavour» navegase directamente hacia sus grandes objetivos en un mar desconocido, confirmando la tesis del historiador Agustín Rodríguez González; y en segundo lugar que hubo una persona fundamental, que fue Alexander Dalrymple, quien proporcionó a Cook los mapas y preparó el viaje, desde mucho antes de que el Almirantazgo lo eligiera.

De la misma forma que Drake solo pudo dar la vuelta al mundo utilizando pilotos españoles secuestrados, como afirma Rodríguez González, sin la toma de Manila habrían sido imposibles los viajes de Cook», opina Lancho, que ha podido analizar escritos apenas tenidos en cuenta por la historiografía inglesa.

En 1767, un año antes del viaje, Dalrymple se compara a Colón y Magallanes, sus modelos, admite que la exploración del Pacífico es su pasión y su dedicación desde 1759 y también que «adquirió, entre los españoles, algunos papeles muy valiosos, e indicios de autores españoles en la materia, cuyas obras también se procuró», según confiesa hablando de sí mismo en tercera persona.

Dalrymple  había estado en Manila, llegando a ser gobernador, y llevaba mucho tiempo recopilando información desconocida para los británicos y tenía más experiencia que nadie, por lo que se postula para capitanear el viaje.

Pero el Almirantazgo precisaba para la empresa un héroe limpio, sinsospechas de espionaje, ni de deudas intelectuales con una potencia enemiga. Ese iba a ser Cook, que aún no era ni teniente.

La ocupación británica de Manila entre 1762 y 1764 fue un episodio en la historia colonial de Filipinas, cuando el Reino de Gran Bretaña ocupó la capital colonial española de Manila y el principal puerto cerca de Cavite.

 

La resistencia del gobierno colonial español provisional establecido por los miembros de la Real Audiencia de Manila y sus aliados filipinos impidió que las fuerzas británicas tomaran el control del territorio más allá de los pueblos vecinos de Manila y Cavite. La ocupación británica terminó como parte del acuerdo de paz de la Guerra de los Siete Años.

UNA VEZ MANILA  CAÍDA EN MANOS BRITÁNICAS, LAS IGLESIAS Y LAS OFICINAS GUBERNAMENTALES Y ASTILLEROS FUERON SAQUEADOS, SE TOMARON LOS OBJETOS DE VALOR, DOCUMENTOS HISTÓRICOS, MANUSCRITOS, MAPAS, LAS PINTURAS DE LOS GOBERNADORES GENERALES, EL CONTENIDO DE LAS IGLESIAS INTRAMUROS Y LAS POSESIONES DE LA MAYORÍA DE LAS CASAS RICAS. LA VIOLACIÓN, EL HOMICIDIO Y EL VANDALISMO TAMBIÉN ARRASARON LA CIUDAD EN LO QUE SE CONOCE COMO LA PRIMERA “LA VIOLACIÓN DE MANILA”. EL 2 DE NOVIEMBRE 1762, DAWSONNE DRAKE DE LA COMPAÑÍA BRITÁNICA DE LAS INDIAS ORIENTALES ASUMIÓ LA GOBERNACIÓN COMO EL GOBERNADOR BRITÁNICO DE MANILA. LOS OBJETOS FUERON LLEVADOS POR DAWSONNE DRAKE Y SU SUCESOR, ALEXANDER DALRYMPLE, Y FINALMENTE TERMINARON EN EL MUSEO BRITÁNICO DE LONDRES O SUBASTADOS POR SOTHEBY.

Juan Gaytán, como se ha relatado, las había nombrado en 1555 como Mesa, Desgraciada, Olloa o los Monges. Eran los Majos en el mapa que Anson sustrajo del galeón de Manila en 1742. Los ingleses encontraron instrumentos de hierro a su llegada y, según el relato del marinero inglés John Nichol, después de Cook, los indígenas usaban palabras de raíz latina: TERRA PARA TIERRA, NUNA PARA LUNA, SOLA PARA SOL, OMA PARA HOMBRE, LEO PARA PERRO…   Filipinas, Formosa, Marianas, Carolinas, en un libro de texto escolar de 1858.  (8)

Sorprende el esfuerzo aplicado durante dos siglos para modificar el pasado. Cuando a los niños ingleses les enseñan en el colegio que el primero en dar la vuelta al mundo fue Drake, al hacerlo cincuenta años después que Juan Sebastián de Elcano es señal de que las fuentes historiográficas que se manejan en ese país no son de fiar.

Lo realmente sorprendente es que los españoles nos traguemos sin rechistar argumentaciones de boca del señor Kamen sobre nuestro pasado, mientras otros tergiversan la historia para esconder las deudas pendientes.

Lo cierto es que los españoles descubrieron América y medio mundo no por casualidad, sino porque tenían los mejores astrónomos, geógrafos, navegantes, médicos e ingenieros. Cuya ciencia se venía acumulando desde 300 años antes, cuando Alfonso X el Sabio funda la Escuela de Traductores de Toledo. Y la otra mitad del mundo la descubrió el país hermano, Portugal, que compartía el liderazgo científico con España, que ellos localizaban en la Escuela de Pilotage de Sagres, primer centro náutico del mundo, fundado por Enrique el Navegante.

Tal era la competencia entre ambos países, y la ventaja que llevaban al resto, que se repartieron el mundo con el tratado de Tordesillas de 1494. España y Portugal, después de 800 años de reconquista contra los moros, estaban preparados para los descubrimientos y conquistas. Estaban curtidos en la guerra, en la mar y en las ciencias. Y frente a eso el mundo cayó como piezas de dominó, y no por casualidad como algunos afirman.

 José Antonio Crespo-Francés,  Coronel en situación de Reserva

Editó: LUIS OZDEN.

Diciembre de 2014.

adornos6

NOTAS:

(1) Desde 1527 los españoles de la Nueva España comenzaron las travesías del inmenso Mar del Sur u océano Pacífico en naves construidas en el litoral de Oajaca y con mano de obra indígena. Fue Álvaro de Saavedra Cerón, primo de Hernán Cortés el primer Capitán que alcanzó las Islas Molucas a bordo la “La Florida” después de dos meses y medio de navegación. En las Islas Filipinas encontró a los náufragos de la Armada de Jofre de Loaysa y Juan Sebastián Elcano, a quienes abasteció de lo necesario para su supervivencia.

(2) Los únicos logros de los ingleses han sido las rapiñas que han obtenido de los robos a los puertos y naves españolas desde los tiempos de Enrique VIII.

(3) El autor indica que Gaetano o Gaytán llegó a Nueva España en la “Armada para socorrer a Hernán Cortés en su conquista”. La única armada que llegó cuando Cortés estaba empeñado en la Conquista de los colhúas, fue la de Pánfilo de Narváez, y ésta llegó para combatir al conquistador no para socorrerlo.

(4) Los barcos que mandaba López de Villalobos eran los que había preparado Pedro de Alvarado para hacer la conquista las islas Molucas. Alvarado murió en Guadalajara  por un lamentable accidente en 4 de julio de 1541.

(5) Este viaje está relatado en mi texto  del blog de Historia Verdadera, datos basados en el libro “Monje y Marino” del Padre J. Cuevas , sobre la vida y descubrimientos de Andrés de Urdaneta. Luis Ozden

(6) Es posible que estos náufragos españoles perdidos en la islas del sur fuesen los tripulantes de las  dos naves desaparecidas de la armada del primo de Cortés; Álvaro de Sayavedra Cerón.

(7) Esta historia está relatada en mi texto sobre la vida de Andrés de Urdaneta, descubrimiento de la Tor na vuelta. Luis Ozden (5)

(8) Longitud oeste del cabo San Lucas o San Blas. Tomada del Museo Naval en fotografía por Mr. M. Paske-Smith. Secciones del Mapa Anónimo mostrando las islas Hawaii una vez nombradas por Cook en el siglo XVIII con la anotación: “Estas islas fueron descubiertas por Juan de Gaitan en 1555, y las llamó Islas Mesa”. Hacia el este quedan reubicadas tal como hizo Cook al decir que “no las había encontrado” el grupo de Los Monges, La Mesa y La Desgraciada. Esta carta está datada por Beltran y Rozpide hacia finales del S. XVIII. Twenty-first Annual Report of the Hawaiian Historical Society,  For the Year 1912 With Papers Read at the Annual Meeting, January 11, 1913, HONOLULU, PARADISE OF THE PACIFIC PRESS, 1913. PAPERS of theHAWAIIAN HISTORICAL SOCIETY NUMBER 20, Papers read before The Society, November 18, 1938, Honolulu, Hawaii.

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: