Skip to content

EFEMÉRIDES CRISTERAS DEL MOVIMIENTO LIBERTADOR COLIMENSE 1927

21 de noviembre de 2014

cristo-cargando-con-la-cruz-1ENERO DE 1927

Día 6. Sonó la hora de la lucha. Salieron de la ciudad de Colima los jóvenes de la A.C.J.M. Dionisio Eduardo Ochoa, Rafael G. Sánchez y Antonio C. Vargas, para ser los primeros soldados del Ejército Libertador Cristero en el Estado de Colima. La región de los volcanes de Colima fue la escogida para iniciar el movimiento.

Día 23. En Montegrande, Col. La gendarmería del Estado, comandada por don Urbano Gómez, en funesta incursión por las faldas del sudeste de los volcanes, al pasar por esta ranchería tomó prisionero y fusiló, sin formalidad ninguna, a Juan Barajas, campesino católico.

El mismo día 23. A inmediaciones de la ranchería La Arena, Col., se libró el primero de los combates, con éxito admirable. Por una parte, la gendarmería del Estado, cuyo grupo integraban más de sesenta hombres. bien armados y montados; por otra, un grupo deficientísimo en lo humano, de novatos cristeros, integrado como por 15 hombres, algunos con carabinas de cacería y otros sin ningún arma de fuego. Se tomó prisionero al comandante de la gendarmería, señor Urbano Gómez, en unión de tres de los suyos, los cuales fueron pasados por las armas. En el campo quedaron ocho gendarmes muertos. Recogieron los soldados libertadores doce armas largas, algunas cortas y varias bestias ensilladas. Los jefes de esta primera hazaña fueron Dionisio Eduardo Ochoa y J. Natividad Aguilar.

Día 28. En el pueblo de Suchitlán, Col. Un pequeño grupo de soldados libertadores cristeros, al mando de Dionisio Carbajal, entró a este pueblo e hizo prisionero al Presidente Municipal.

Día 29. En el pueblo de San Jerónimo, Col. Otro grupo de libertadores, al mando directo del jefe regional cristero, Dionisio Eduardo Ochoa, tomó el pueblo. Se hizo prisionero al soldado agrarista Marcelino Flores. Por parte del jefe Ochoa, sin novedad.

Día 31. En la hacienda El Fresnal, Jal. Se sostuvo el primero de los combates con soldados, federales, quienes comandados por el general J. Jesús Ferreira, en número como de seiscientos, y provistos de ametralladoras, atacaron nuestras posiciones. Los libertadores, en número de once solamente, lograron hacer cincuenta y cinco muertos al enemigo y muchos heridos. De parte de los libertadores no hubo ni siquiera un herido. La defensa fue dirigida por el jefe libertador Dionisio Eduardo Ochoa y J. Natividad Aguilar, jefe inmediato del grupo cristero de Caucentla, Jal.

Día 31. En la ranchería Lo de Clemente, Col. El general callista Talamantes atacó a los libertadores de Dionisio Carbajal. Los soldados de la persecución eran’como trescientos. Los cristeros libertadores, catorce. Se hicieron al enemigo más de cuarenta bajas, entre muertos, heridos y dispersos. De parte de los cruzados, murió Plutarco Arreguín -el primero de los caídos, muerto en el campo de batalla- y, además, un herido que aún vive el día de hoy: Daniel Magaña.

FEBRERO DE 1927

Primeros días del mes en Montitlán, Col. Un campesino anciano de nombre Diohisio Ochoa, fue ahorcado por soldados del general callista Talamantes.

Día 6. En Cerro Carrillo, Col. El jefe cristero Norberto Cárdenas peleó contra trescientos cincuenta callistas, haciendo a éstos veinticinco muertos y muchos heridos. De parte de Cárdenas, no hubo novedad.

Día 7. En la Puerta de la Joya, Col. El jefe libertador Ramón Cruz, peleó contra el general callista Talamantes, a quien hizo veinticinco muertos, entre ellos varios oficiales. De parte de los libertadores, un herido.

El mismo día 7. En la barranca de Santa Elena, Jal. Un grupo compuesto de doce libertadores, tiroteó a la columna de doscientos cincuenta callistas que venían al mando del general Manuel Avila Camacho, a quien hizo retroceder haciéndole cinco muertos, algunos heridos y avanzándoles un rifle. De parte de los cruzados, hubo dos muertos y un herido.

Día 8. En Zapotitlán, Jal. Entraron a este pueblo los generales callistas Manuel Avila Camacho y J. Jesús Ferreira, encontrando a los libertadores completamente desprevenidos. De parte de los enemigos hubo dieciocho muertos. De parte de los católicos, hubo ocho heroicas víctimas.

Día 25. En Suchitlán, Col. Un grupo de ciento cincuenta libertadores, al mando del jefe Dionisio Eduardo Ochoa entró a este lugar defendido por los agraristas, a quienes se hicieron veinticinco muertos. Se recogieron varias armas. De parte de los católicos no hubo novedad.

MARZO DE 1927

Día 5. En Cerro Carrillo, Col. El jefe libertador Norberto Cárdenas resistió el ataque de los perseguidores que, procedentes de la ciudad de Colima, salieron a combatirlo a su propio campamento. Los enemigos, después de haber sufrido muchas bajas, tuvieron que retirarse sin haber logrado desalojar a los libertadores de sus posiciones. De parte de los cristeros, no hubo novedad.

Día 8. En la hacienda Chiapa, Col. Un grupo de libertadores, al mando de Andrés Salazar, atacó la escolta de ese lugar, la cual fue aniquilada en el combate. De los cristeros de Salazar murió Fernando Silva Cortés. El botín de guerra recogido por los libertadores fue de ocho armas.

Día 9. En el Campo Seis, Col. El jefe libertador J. Jesús Peregrina combatió con enemigos callistas. Después de una hora de tiroteo, tuvo que batirse en retirada, porque no le fue posible seguir resistiendo. Hubo un soldado cristero muerto. De parte de los enemigos, tres muertos y varios heridos.

Día 11. En Tonila, Jal. Entraron las fuerzas libertadoras a esa plaza, al mando del jefe Dionisio Eduardo Ochoa. Las fuerzas del gobierno callista, al saber la proximidad de los cristeros, evacuaron el lugar. Se recogieron diez armas largas y provisiones.

Día 14. En el poblado de Astilleros, Col. Los jefes libertadores Norberto Cárdenas y Ramón Cruz, al frente de sus grupos cristeros, sostuvieron fuerte combate con los callistas, a quienes hicieron sesenta y cinco muertos y numerosos heridos. De las filas cristeras, murieron J. Rosario Ochoa y J. Ventura Espinosa.

Día 15. Gira del grupo de los libertadores de Caucentla, al mando de su general Dionisio Eduardo Ochoa y de su jefe inmediato J. Natividad Aguilar, por la población de Tonila, Jal. y haciendas de La Esperanza y de San Marcos, Jal. Se hicieron de algunas armas.

Día 15. En Cofradía de Juluapan, Col. El jefe cristero J. Jesús Peregrina combatió con la acordada de esta ranchería, tomando prisionero al comisario Marcelo Vázquez, quien entregó tres máuseres y seis carabinas 30-30 con buena dotación de cartuchos cada una. Además, se recogieron caballada y monturas.

Segunda quincena del mes. Cuartel general de Caucentla. Con el debido permiso de su jefe Dionisio Eduardo Ochoa y con las recomendaciones que el caso ameritaba, salió Manuel Facio en gira cristera, con su grupo de ocho o diez muchachos. Manuel Facio era el más joven de los jefes de grupo y sus muchachos eran de su edad o más jóvenes. Atacó al grupo armado de agraristas de Buen País, Jal., haciéndoles muertos y heridos, entre ellos al jefe, Ramón Verduzco, a quien él rindió en lucha personal. Recogió armas, cartuchos y remuda. Llegó a la vía del ferrocarril y, a veloz carrera sobre sus caballos, principió a combatir con la escolta del tren a la cual logró rendir con su audacia y temeridad. Rendida la escolta de soldados y recogidas sus armas, inclusive sus pistolas 45 reglamentarias y sus cartuchos, respetando el pasaje y respetando a los soldados heridos, dejó que el tren siguiese su marcha a Colima. Además de las bajas entre los soldados callistas, murió o quedó gravemente herido el maquinista del tren. Atacó por último el pueblo de Zapotiltic, Jal., al cual entró para recoger un préstamo que había pedido. Quemó la Presidencia Municipal. No tuvieron, en todas estas aventuras, ni siquiera una baja los muchachos de Facio.

Día 17. En Montitlán y en Las Higuerillas, Col. Los jefes libertadores Ramón Cruz, J. Natividad Aguilar, Norberto Cárdenas y José Ortiz, atacaron a los callistas, cuyas fuerzas, integradas por soldados de línea, gendarmes y agraristas, iban al mando de los generales Talamantes y Beltrán. Después de combatir todo el día, los perseguidores tuvieron que huír, dejando en el campo, más de ochenta muertos. Las fuerzas de los cristeros no tuvieron sino una sola baja, la del soldado J. Félix Gómez, a quien mató el asistente de José Espinosa Michel.

Día 19. En El Remate, Col. El jefe libertador José Ortiz interrumpió el servicio de energía eléctrica que abastece a la ciudad de Colima, la cual quedó en tinieblas y con la maquinaria eléctrica paralizada.

Día 20. En Caucentla, Jal. El jefe libertador Dionisio Eduardo Ochoa y J. Natividad Aguilar resistieron a una gruesa columna de callistas que los atacó y a quienes hicieron cuarenta bajas. Los enemigos, después de pelear inútilmente, tuvieron que retirarse, sin haber logrado hacer a los nuestros, ni siquiera una baja.

Día 24. En Coquimatlán, Col. El jefe cristero J. Jesús Peregrina tomó esta plaza sin encontrar resistencia; pues las fuerzas enemigas que defendían el lugar, huyeron al acercarse los libertadores. Se sacaron de la Casa Municipal dos carabinas 30-30 y una máquina de escribir. También se recogieron algunos caballos pertenecientes a la acordada de Pueblo Juárez, Col.

Día 26. En Comala, Col. El jefe cristero Andrés Salazar atacó esta plaza. Se hicieron a los callistas dos muertos y algunos heridos. De parte de los libertadores, no hubo novedad.

Día 27. Gira del jefe libertador Dionisio Eduardo Ochoa por Platanar, Jal. y lugares circunvecinos. Se recogieron algunas armas largas.

Día 28. En la ranchería El Potrero, Jal. El jefe libertador Diego López, con diez soldados suyos resistió el ataque de las fuerzas callistas del general Talamantes, a quienes hizo dieciocho muertos y algunos heridos. De parte de los cristeros, solamente la muerte del soldado Nicolás Rincón.

Día 29. En Palo Manchón, Jal. El mismo jefe libertador Diego López combatió con las mismas fuerzas callistas del general Talamantes, a quienes hizo diez muertos. De parte de los libertadores, no hubo ninguna novedad.

Día 30. En El Espinal, Jal. De nuevo el jefe cristero Diego López, reforzado con elementos del jefe libertador Marcelino Ramírez de quien dependía inmediatamente, peleó con las tropas federales del general Talamantes, a quienes hizo como treinta muertos, además de muchos heridos. De parte de los libertadores, hubo cuatro muertos y dos heridos.

En este mes de marzo, en Zapotitlán, Jal. El soldado cristero Pedro Ayala, de la gente que comandaba Francisco Cruz, fue muerto por el enemigo, en un ataque de sorpresa.

ABRIL DE 1927

Día 1. En Cerro Carrillo, Col. Nuevamente fueron atacados los cristeros de los campamentos de las faldas de los volcanes por las fuerzas callistas del general Talamantes. Se hicieron a los enemigos numerosas bajas cuyo número no se logró precisar. De parte de los cristeros, que se mantuvieron en sus posiciones sin abandonarlas, no hubo novedad.

Día 1. En Pihuamo, Jal. Una columna de poco menos de doscientos soldados cristeros, al mando del jefe Miguel Anguiano Márquez, que había sido nombrado por la Jefatura Cristera de Colima, a cargo del general Dionisio Eduardo Ochoa, jefe inmediato de las zonas oriente y sur del Estado de Colima, atacó esta plaza, de donde, después de ocho horas de tiroteo, tuvieron que retirarse sin haberla logrado tomar. De parte de los callistas, veinticinco muertos, entre ellos el Presidente Municipal. De parte de los libertadores, sin novedad.

Día 7. En Colima, Col. Fueron ahorcados en la Calzada Galván -hoy Calzada Independencia- a causa de ser católicos buenos y fervientes, J. Guadalupe Delgado, acejotaemero del grupo de Coquimatlán, Col., Hermenegildo Medina, José Bazán, J. Jesús Zárate y su padre Braulio Zárate. J. Guadalupe Delgado fue el primer mártir de la A.C.J.M., en el Estado de Colima.

Día 8. En Coquimatlán, Col. El Presidente Municipal Faustino Aguilar, que cuando la fundación de la A.C.J.M. había sido el primer Presidente del grupo local de Coquimatlán, pero que después traicionó la Causa de Cristo y se convirtió en furibundo perseguidor, fusiló a Juan Brizuela Aguilar y José Cortés Aguilar, parientes suyos.

Día 8. En la hacienda de Chiapa, Col. Fueron tomados prisioneros los jóvenes acejotaemeros Marcos Torres, Pedro Radillo y Rafael Borjas. Rafael fue pasado por las armas. Era distinguido alumno del Seminario Diocesano y miembro de la Congregación Mariana. Su sangre bendita fue la primera que el Seminario Diocesano de Colima ofreció al cielo por el triunfo de la Realeza de Cristo en México.

Día 12. En Zapotitlán, Jal. Culminó la obra nefasta de traición del agente callista que ostentando el falso nombre de coronel libertador Evaristo Moreno se introdujo en Zapotitlán, Jal. para destruir el grupo cristero que comandaba el jefe José Ortiz, dando de la manera más soez y alevosa, muerte a éste y a tres de sus compañeros leales: Blas Ramírez, José Grajeda y Antonio N.

Día 14. En la región de los volcanes, desde la ranchería de Tepehuajes, hasta el Cerro de las Trementinas. Muy fuerte combate entre los jefes libertadores Andrés Salazar, Norberto Gárdenas y Plutarco Ramírez contra las gruesas columnas del general callista Talamantes. Después de rudas horas de lucha, tuvieron que retirarse los libertadores, dejando en el campo de combate seis muertos, entre ellos Agustín Rodríguez y J. Jesús Luna. Por la parte enemiga, hubo como cien bajas, sin contar los dispersos.

Día 22. Gira del jefe libertador Dionisio Eduardo Ochoa a la Plomosa, Jal. Le acompañó Andrés Salazar, con su grupo de soldados cristeros.

Día 23. En Pihuamo, Jal. Fue nuevamente atacado este lugar por fuerzas cristeras, las cuales, después de seis horas de tiroteo, tuvieron que retirarse, pues un grueso núcleo de callistas los atacó por la retaguardia, haciendo a los soldados de Cristo Rey, dos muertos y un herido. Los restantes se dispersaron. De parte de los callistas, hubo unas veinticinco bajas, entre muertos y heridos.

Días 26 y 27. En el cuartel general cristero de Caucentla. Rudísimo combate contra mil doscientos callistas, al mando de los generales federales Manuel Avila Camacho y Talamantes y el coronel Buenrostro. Después de dos días de heroica resistencia, los libertadores cristeros tuvieron que abandonar sus posiciones, dejando cuatro compañeros muertos que no pudieron ni llevarse, ni siquiera sepultar. Los nombres de estos caídos eran: Carlos Zamora, Felipe Radillo Nava, Epigmenio Ramírez y Juan Bravo, llamado con el mote de El Cajetas.

Día 27. En las cercanías de la ranchería Montegrande, Col. Al mismo tiempo que se combatía en el cuartel general de Caucentla, fueron atacados los grupos libertadores de esta zona por fuerzas callistas provenientes de la ciudad de Colima. Murieron, entre los cristeros, J. Félix Torres, J. Salomé Orozco y dos soldados más.

El mismo día 27. En la ranchería El Astillero, Municipio de Minatitlán, Col. Destacaron los callistas fuertes tropas y lograron entrar al pueblo de Minatitlán, Col.; mas en su salida fueron derrotados por los libertadores, al mando del capitán Leocadio Llerenas. Murieron varios de los jefes callistas, entre ellos Tranquilino Corona y unos veinticinco soldados rasos. De parte de los nuestros, hubo dos muertos J. Jesús Contreras y Juan Partida. Se recogieron a los enemigos tres armas largas y quince caballos.

El mismo día 27. En El Cóbano, Cerro Grande, Col. El capitán cristero J. Jesús Peregrina y sus libertadores sostuvieron un pequeño tiroteo con los callistas, a quienes hicieron dos muertos y tres heridos. De parte de los cristeros, dos heridos.

MAYO DE 1927

Día 3. En Villa de Alvarez, Col. El jefe libertador Andrés Salazar entró a este lugar, haciendo al enemigo tres muertos y algunos heridos. De parte de Salazar, no hubo novedad.

Día 7. En La Galera, Municipio de San José del Carmen, Jal. Salió el jefe libertador Dionisio Eduardo Ochoa, con una columna de 100 soldados cristeros, a la zona oriental del Volcán, con el fin principal de recoger, en las cercanías de la ciudad de Colima, a su hermano el sacerdote don Enrique de Jesús Ochoa que habría de ser, con la debida autorización de la autoridad eclesiástica, el capellán castrense del Ejército Libertador Cristero de Colima.

El mismo día 7 de mayo. En la hacienda Buena Vista, Col. Fue recogido el Padre don Enrique de Jesús Ochoa que fue desde esos momentos el capellán de las huestes cristeras de la División de Colima y sur de Jalisco.

Día 10. En El Galán, Jal. Un grupo de libertadores, al mando del jefe Rafael Torres, tuvo una escaramuza con fuerzas agraristas, a quienes hizo dos muertos y dos heridos. De parte de los cristeros, fueron hechos prisioneros y fusilados Manuel García y Sabás Alcaraz.

Día 12. En La Galera, Jal., perteneciente al municipio de San losé del Carmen, Jal. Fueron atacados los soldados del Cuartel General Cristero, quienes después de la desocupación de Caucentia, Jal., se habían refugiado con sus familias en este lugar. Estaban presentes los jefes libertadores Rafael G. Sánchez, J. Natividad Aguilar, Norberto Cárdenas y Ramón Cruz. De parte de los libertadores no hubo resistencia; pues faltos por completo de municiones y teniendo el problema muy grave de sus familias -mujeres, chiquitos y aun ancianos- que había necesidad de poner a salvo, creyeron más conveniente retirarse, internándose en la montaña.

Día 13. En las cercanías de Villegas, Jal. Una comisión, a cargo del jefe libertador Andrés Navarro -el segundo en el mando de las fuerzas cristeras de J. Natividad Aguilar- enviado por el jefe libertador Dionisio Eduardo Ochoa, destruyó parte de la vía férrea.

Día 13. En las cercanías de la ranchería La Arena, Col. Fue atacada la columna de 100 libertadores que bajo el mando directo del jefe Dionisio Eduardo Ochoa había salido del cuartel de La Galera el día 7 del presente mes, por fuerzas callistas de línea que regresaban de su campaña de San José del Carmen. No hubo novedad de parte de los cristeros.

El mismo día 13. En Tenaxcamilpa, Jal., en las cercanías de la vía férrea, estación Villegas, Jal. Hacia la mitad de la noche, intentando el jefe Dionisio Eduardo Ochoa pasar con su columna de libertadores a la zona de la hacienda de El Naranjo, Jal., cayó en una emboscada. En la oscuridad de la noche y de en!re la arboleda de ambos lados del camino, se arrojó sobre los libertadores un verdadero torrente de balas. Nada hubo que lamentar, gracias a la especialísima protección de Dios.

Día 17. En El Remate, Col. El jefe libertador Andrés Salazar atacó a los soldados del destacamento de este lugar, haciendo al enemigo tres muertos y dos heridos. De parte de Salazar, murió el soldado Pablo Ruiz, solamente.

Día 20. En Tepames, Col. Al mando del jefe cristero Ignacio Arceo, y en número de setenta y cinco, entraron los soldados libertadores a este lugar. Al saber los callistas la proximidad de los cristeros, huyeron, dejando algunas armas cortas, bestias y monturas, que se recogieron.

Día 21. En la hacienda San Pedro, Jal. El jefe libertador Manuel C. Michel, peleó con fuerzas del general callista Manuel Avila Camacho, a quienes hizo más de treinta muertos. Los libertadores, ilesos.

Día 22. En la barranca de Santa Elena Jal. Las mismas fuerzas del general callista Manuel Avila Camacho que pretendían llegar a Zapotitlán, fueron detenidas en este lugar, por un pelotón de diez soldados libertadores al mando del jefe J. Natividad Aguilar. Murieron heroicamente nueve de ellos, a saber: el jefe J. Natividad Aguilar y ocho soldados de lo más granado del grupo cristero de Caucentla, Jal., que fueron: Zeferino Olivares, Esteban Torres, Felipe López, Eustaquio Torres, Secundino Quintero, Francisco Medina, Francisco Torres y Aurelio Madrid, este último de Zapotitlán. El soldado cristero superviviente, Esteban Rodríguez, que aún vive el día de hoy, herido y rodando por la maleza del barranco, logró escapar. Murió también, en otro retén cristero de la misma barranca, J. Jesús Reyes. De parte de los enemigos callistas, hubo más de sesenta muertos y, a los restantes, los hizo huír el jefe libertador Antonio C. Vargas que fue en ayuda de los combatientes cristeros.

Día 24. En Huizome, Jal. El jefe libertador Marcelino Ramírez detuvo el avance de los soldados callistas que, procedentes de Colima, pretendían también llegar a Zapotitlán, Jal., atacando por el lado sur. Hubo más de treinta bajas para el enemigo, a quien se hizo retroceder. De parte de los libertadores cristeros, no hubo novedad.

Día 25. En Rama Gacha, Jal. Las mismas fuerzas callistas que el día anterior habían tenido combate con el jefe libertador Marcelino Ramírez y habían sido repelidas, tomaron el camino del pie del Nevado, en su intento aún persistente de atacar Zapotitlán; pero fueron ahí duramente escarmentadas por el jefe libertador Ramón Cruz que casi los destrozó, haciéndoles más de sesenta muertos y obligándolos con esto a tomar el camino de su cuartel de Colima. De parte de los cristeros del jefe Cruz, sin novedad, absolutamente.

Día 25. En Copaza, Jal. Al mismo tiempo que las fuerzas callistas procedentes de Colima, combatían en las faldas occidentales del Nevado, con el jefe libertador Ramón Cruz, en la ranchería de Rama Gacha, Jal., los soldados del general callista Manuel Avila Camacho, que el día 22 habían sido detenidos en la barranco de Santa Elena, Jal., rehechos un poco, decidieron atacar de nuevo, ahora por Copala, Jal., en su intento de llegar a Zapotitlán, en donde en esos días estaba la jefatura cristera de la División de Colima y sur de Jalisco. La defensa estuvo a cargo del jefe libertador Justo Díaz quien hizo como veinticinco bajas al callismo, sin contar los heridos. Los soldados libertadores, completamente ilesos. Avila Camacho, derrotado, regresó a Sayula, Jal., frustrado su intento de tomar Zapotitlán, Jal.

En este mes de mayo, en Cualata, Col. Murieron, en combate con los callistas, J. Trinidad Moreno y’ Manuel Espinosa.

En este mismo mes. El jefe cristero Antonio Ramírez y su hermano Salvador del mismo apellido, fueron fusilados por el jefe Andrés Salazar, debido a una falsa denuncia hecha en contra de ellos.

JUNIO DE 1927

Día 5. En la ranchería El Zapote, Jal. (Cerro Grande), Mun. de Zapotitlán. El jefe cristero Diego López fue atacado por la escolta callista de San José del Carmen, Jal. Se ignora si se hicieron bajas al enemigo. Por nuestra parte, sin novedad.

Día 8. En el mismo lugar. Los mismos callistas repitieron el ataque al grupo de libertadores del jefe Diego López, con los mismos resultados.

Día 10. En El Cóbano (Cerro Grande), Jal. Fue atacado el cuartel cristero del jefe libertador J. Jesús Peregrina. Después de cinco horas de tiroteo, se retiraron los enemigos, llevándose cuatro muertos y diez heridos. De parte de los libertadores, sin novedad.

Día 11. En el mismo lugar. De nuevo fue atacado el cuartel cristero por los callistas, quienes tuvieron un muerto. De parte de los libertadores, sin novedad.

Día 12. En el mismo lugar. Nuevo tiroteo con los enemigos, quienes una vez más atacaron nuestras posiciones. Después de ocho horas de fuego graneado, se retiraron los enemigos, llevándose cinco muertos y seis heridos.

Día 13. En el mismo lugar. Por cuarta vez intentaron los callistas desalojar a los cristeros de su cuartel de El Cóbano. Después de largo tiroteo se retiraron sin lograr su intento y sí llevándose dos muertos y tres heridos. De parte de las fuerzas libertadoras, no hubo novedad.

Cuyutlán, Col. Hacia la mitad de este mes. Entraron los soldados cristeros del jefe José Gómez, quemaron la casa del gobemador Solórzano Véjar y destruyeron el mueble de la planta baja de la casa del senador J. Dolores Aguayo, preparado para hospedar al Secretario de Guerra y Marina general Amaro, en ese día en Colima, para dirigir la campaña contra los cristeros. Murieron en esta acción ocho cristeros, entre ellos Atanasio Hemández, J. Jesús Ramírez, Elias Salazar y J. Natividad N. Además, allí mismo, en represalia de los callistas, fue aprehendido el Chícharo de la oficina de telégrafos, y ahorcado en un árbol de la estación del ferrocarril. Murió valiente y piadosamente vitoreando a Cristo Rey.

Día 18. En El Cóbano (Cerro Grande), Jal. Fue mandado el soldado libertador Marcos Torres a interrumpir el servicio de energía eléctrica que abastece a Colima, en homenaje al general Joaquín Amaro, Secretario de Guerra y Marina que se encontraba en la ciudad. Torres ejecutó su comisión.

Día 20. En la vía ferrea. El jefe libertador Plutarco Ramírez descarriló un tren de carga, cerca de Eriza.

Días 23 y 24. En el Cerro del Cacao, Jal. El primer día en Piedra Imán, fueron atacados nuestros libertadores por una columna de cuatrocientos callistas. Después de dos horas de tiroteo, se retiraron los cristeros de sus posiciones por escasez de parque, no sin haber hecho al enemigo más de treinta muertos, entre ellos dos artilleros y dos oficiales. En este combate estuvo el jefe libertador Dionisio Eduardo Ochoa. Tuvieron los cristeros un muerto, el soldado José Guerrero. Al día siguiente, o sea el 24, los libertadores tendieron una emboscada al enemigo a quien hicieron no menos de veinte muertos. De parte de los cristeros, un herido.

Día 26. En Villa de Purificación, Jal. Murió, mártir de Cristo, el ancianito sacerdote don Martín Díaz Covarrubias.

Zapotlán el Grande, Jal. (Ciudad Guzmán). En la última semana de este mes, fuerzas cristeras combinadas de los jefes Andrés Navarro, Andrés Salazar, Ramón Cruz y Justo Díaz, atacaron esta ciudad. Combatieron en primer lugar en la estación del ferrocarril, en donde los callistas se habían afortinado ya en espera de los insurgentes cristeros, cuyo ataque conocían de antemano. Vencida esta primera resistencia, continuaron su avance hacia el centro de la población, combatiendo con los callistas que habían tomado las alturas, sobre todo el templo del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe. No se tuvo conocimiento exacto del númerQ de bajas del enemigo. De parte de los cristeros, hubo algunos heridos, uno de ellos de suma gravedad, del escuadrón de Andrés Navarro, de nombre Anastasio.

Durante este mes, fueron bombardeados los campamentos cristeros de Zapotitlán, Jal. y El Naranjo, Jal., sin haber logrado los enemigos hacer ni siquiera una baja en las filas libertadoras y sí resultando averiados casi todos los aviones por las balas cristeras insurgentes.

JULIO DE 1927

Día 10. En la región de Cerro Grande, Col. Se dio alcance a una comisión de libertadores del cuartel cristero de El Cóbano, a quienes se hizo un muerto. De parte de los callistas, un herido.

Día 13. En Campo Seis, Col. Un grupo de libertadores de los del campamento del Volcán, al mando del jefe Antonio C. Vargas, quienes provisionalmente se encontraban acuartelados en El Cóbano, Col., fueron sorprendidos por la gendarmería de Comala, Col., que les formó una emboscada en la cual cayeron. Hubo cinco cristeros muertos, entre ellos el soldado Salvador Gutiérrez y cinco heridos. De parte de los callistas, no hubo novedad.

Día 14. En la hacienda de Chiapa, Col. Marcos Torres, el popular Marquitos, quien el día 6 de este mismo mes había recibido su nombramiento de jefe cristero, con su pequeño grupo de libertadores, formado casi exclusivamente por jóvenes de poca edad, mochos de ellos estudiantes, presentó su primer combate contra la gendarmería de Colima, al mando de su comandante don Enrique Gómez, quien venía reforzado por fuerzas agraristas. Se hicieron al enemigo algunas bajas y se les obligó a huír, dejando en el campo de combate, bestias, monturas y varios objetos. El jefe cristero Marcos Torres fue auxiliado en este combate por el jefe Andrés Salazar.

Día 14. En Coquimatlán, Col. Cristeros del jefe Peregrina tuvieron una escaramuza con los callistas, muriendo el soldado libertador Enrique Ramos.

Día 16. En El Cóbano, Cerro Grande, Col. Fue atacado este cuartel por el general callista Pineda, al mando de quinientos soldados de línea. Los libertadores, al mando del jefe Antonio c. Vargas y de J. Jesús Peregrina eran sólo cincuenta; todos lograron salir ilesos. Después de dos horas de combate, se retiraron los enemigos, llevándose dos muertos y tres heridos.

Día 19. En Villa de Alvarez, Col. Murió el soldado cristero Severo Jiménez, en el desempeño de una comisión.

Día 20. Cerca del pueblo de Copala, Jal. El general callista Manuel Avila Camacho, en su intento de marchar sobre Zapotitlán, Jal., fue detenido por las fuerzas libertadoras, al mando del jefe Dionisio Eduardo Ochoa. Después de ligero tiroteo los soldados callistas regresaron al pueblo de Copala, en donde permanecieron hasta la mañana del 22, día en que simularon retirarse para atacar de improviso la plaza, por el camino de Santa Elena, en donde era débil la resistencia y por donde lograron penetrar. Por parte de los cristeros no hubo ni una baja. De las filas enemigas, hubo tres muertos.

Día 23. En Telcruz, Jal., Municipio de Zapotitlán. Pequeño tiroteo de las fuerzas callistas de Avila Camacho con nuestros cristeros del jefe Dionisio Eduardo Ochoa. De parte de los libertadores, un soldado del jefe Andrés Navarro, levemente herido. De parte de los callistas, seis muertos.

Día 24. En Telcruz, Jal. Las gruesas filas de las callistas del general Avila Camacho súbitamente atacaron a los libertadores que se habían replegado a este lugar. Los cristeros, desprovistos de parque casi en lo absoluto y cogidos de improviso, fueron obligados a huír en medio de un torrente de balas enemigas. La persecución, a través de la sierra, se prolongó por varias horas. Sin embargo, no tuvieron los soldados cristeros, ni siquiera una baja. En cambio los callistas; en unos breves momentos en que desde una estrecha majada hizo un poco de resistencia el jefe Ramón Cruz, tuvieron nueve muertos.

Día 24. En las inmediaciones de Telcruz, Jal. Las mismas tropas del general Manuel Avila Camacho, después de haber hecho huír a los soldados cristeros, siguieron desahogando su furor en contra de las familias que se habían refugiado en las cuevas de los barrancos para defenderse de los impíos. En una de ellas fueron muertos salvajemente, a culatazos, golpes contra las piedras y balazos, los niños José de Jesús Alcántar, de 8 años de edad, Margarita Alcántar de 10 años y José Inés Alcántar, de 12 años, quienes murieron gritando ¡Viva Cristo Rey!

Día 27. En la región de Cerro Grande, Col. Fueron sorprendidos seis libertadores que iban ai desempeño de una comisión. Se les hicieron dos muertos y un hérido.

Durante este mes. Los libertadores de la región de Pihuamo, Jal., encabezados por su jefe Miguel Anguiano Márquez, ayudaron al jefe libertador general Fermín Gutiérrez (Luis Navarro Origel), a poner sitio al pueblo de Coalcomán, Mich., en donde se combatió durante varios días. En esta campaña, ya para finalizarla, en el sector de Puerto del Aire, murieron el jefe cristero Manuel Facio y los soldados Antonio Montaño y Salvador Cervantes, de la gente del jefe Anguiano Márquez.

AGOSTO DE 1927

Día 7. En la propia Ciudad de Colima. Fue fusilado el sacerdote don Miguel de la Mora, dentro de los muros del cuartel del batallón callista (el día de hoy, Escuela Federal Tipo República Argentina).

Día 7. En las cercanías de Quesería, Col. Los soldados cristeros del jefe Andrés Navarro tomaron prisionero al coronel callista Renato Miranda a quien se condujo al campamento de El Refugio. Después de un juicio de 4 días, fue pasado por las armas en la mañana del día 11.

Día 8. En las cercanías de la hacienda La Higuera, Jal. El jefe libertador Miguel Anguiano Márquez peleó cop los agraristas armados de El Tule, Jal., a quienes hizo tres muertos y tres heridos. Se avanzó un máuser a los enemigos y se les recogieron caballos, frazadas y monturas, dispersándolos por completo. De parte del jefe Anguiano Márquez, no hubo novedad.

Día 15. A inmediaciones de la ranchería Los Limones, Col. Fuerte combate dirigido por el jefe libertador Antonio C. Vargas contra soldados callistas. Murieron, de parte del enemigo, varios oficiales y como ochenta soldados. De parte de los cristeros, murió el soldado Julio López y hubo, además, un herido.

El mismo día 15. En el rancho El Espinal, Col. Atacados por sorpresa, murieron los soldados cristeros Elías Cisneros y Ponciano Torres.

Día 18. En la hacienda de Chiapa, Col. Tiroteo entre los cristeros del jefe Andrés Navarro y fuerzas callistas. De parte de los enemigos, unas veinticinco bajas, entre muertos y heridos. De parte del grupo cristero del jefe Navarro, David Alonso que fue herido.

Día 27. Colima, Col. La muerte del joven Tomás de la Mora, quien fue ahorcado en la Calzada Galván -hoy Independencia-. Tomás era un excelente joven, alumno del Seminario Diocesano y miembro de la A. C. J. M. Murió gloriosamente, lleno de grande valor y fervor. Tenía a su cargo la jefatura civil del movimi6nto cristero en Colima.

Día 30. En las cercanías de la hacienda Chiapa, Col. Fue atacado el jefe libertador Andrés Salazar, quien se vio obligado a huír. De los cristeros, murieron los soldados Lucio Carrizales y Magdaleno Avalos. Tuvieron, además, cinco heridos, entre ellos el mismo jefe Salazar. Los enemigos, sin novedad.

Durante este mes. El Jefe Hermenegildo Maldonado, al frente de los cristeros de la región de Pihuamo, Jal., acompañó al Jefe libertador general Fermín Gutiérrez, hasta Tizapán el Alto, Jal., teniendo varias victorias y dando los cristeros colimenses ejemplo de valor y de unión. No tuvieron novedad.

SEPTIEMBRE DE 1927

Día 7. En Cd. Guzmán, Jal. Fue martirizado el sacerdote Gumersindo Sedano, del clero de Colima. Había sido Capellán del grupo cristero del capitán Telésforo Plascencia.

Día 12. En El Remolino, Col. Un pequeño grupo de libertadores del jefe Marcos Torres, fue sorprendido en este lugar por la gendarmería de Colima, matando al joven acejotaemero Martín Zamora, que hacía las veces de segundo del jefe Torres.

Día. 12. En Suchitlán Col. El jefe cristero Fernando Orozco, del grupo de Salazar, atacó a los agraristas de este pueblo. Después de varias horas de recio combate, se logró desalojar a los callistas, a quienes se hicieron dieciocho muertos y muchos heridos. Entre los muertos enemigos estuvo el jefe de ellos. De parte de las fuerzas cristeras del jefe Orozco, hubo dos heridos.

Día 15. En tas cercanías de la hacienda Quesería, Col. Ocho libertadores del jefe cristero Plutarco Ramírez sorprendieron a los soldados federales, a quienes hicieron tres muertos, recogiéndoles los rifles y más de doscientos cartuchos.

Día 15. Las fuerzas libertadoras del jefe Andrés Salazar, interrumpieron el servicio de energía eléctrica que abastece a Colima.

Día 16. En Puerta del Chivato, Col. Fuerzas del mismo Salazar, al mando del jefe Fernando Orozco, sostuvieron fuerte combate con la gendarmería de Colima. Se hicieron al enemigo ocho muertos y nueve heridos. De parte de Orozco, se lamentó la muerte del soldado cristero Francisco Contreras.

En este mes. En Campo Cuatro, Col. Murieron en combate los soldados cristeros Canuto Centeno y Elías López.

En este mismo mes. Dionisio Eduardo Ochoa, jefe de las fuerzas cristeras colimenses, recibió orden de organizar militarmente el movimiento y dar grados militares a los distintos jefes que operaban bajo su mando.

OCTUBRE DE 1927

Día 2. En Cofradía de Agosto, Col. Fuerzas cristeras del coronel Andrés Salazar combatieron con los agraristas, a quienes hicieron once muertos y un herido. Se recogieron a los enemigos cinco máuseres y parque.

Día 4. En San Jerónimo, Col. El coronel libertador Miguel Anguiano Márquez entró a este lugar ocultamente al desempeño de una comisión; mas, descubierto, tuvo un ligero tiroteo con el enemigo. Murió el teniente cristero Salvador Vizcaíno, valiente joven perteneciente a la L.N.D.L.R., en la cual había ocupado el puesto de Secretario en dicho pueblo, del que era originario. De parte de los callistas, no hubo novedad.

Día 8. En las cercanías de la hacienda La Esperanza, Jal. El coronel cristero Miguel Anguiano Márquez peleó con fuerzas callistas, de las cuales resultaron dos muertos y otros tantos heridos. De parte de Anguiano, un herido.

El mismo día 8. Cerca del pueblo de Alcaraces, Col. El capitán cristero Emilio Campos atacó dos camiones de soldados callistas, de los cuales resultaron catorce muertos y otros tantos heridos. Los libertadores, completamente ilesos.

Día 12. Cerca de la hacienda La Higuera, Jal. Un grupo de libertadores, al mando del capitán Constantino Jorge, trabó combate con los agraristas de El Tule, Jal., a quienes hizo doce muertos y varios heridos. De parte de los cristeros, un muerto y un herido.

Día 15. En Comala, Col. Fuerzas del coronel cristero Andrés Salazar atacaron este lugar. Después de dos horas de tiroteo, se retiraron sacando provisiones y elementos de guerra. Se hicieron al enemigo cuatro muertos y cuatro heridos.

Día 18. Cerca de la hacienda Chiapa, Col. Encuentro del capitán libertador Marcos Torres con la escolta callista de la hacienda, a quien hizo un muerto y tres heridos. De parte de los cristeros, sin novedad.

Día 19. En las cercanías de la hacienda. San Antonio, Col. Fuerzas del coronel cristero Andrés Salazar atacaron a los callistas, a quienes hicieron dos muertos y tres heridos. De parte de los soldados libertadores, no hubo qué lamentar.

Día 20. En el arroyo La Idea, Col. El capitán libertador Marcos Torres combatió con soldados de línea de las fuerzas callistas, a quienes hizo nueve muertos y diez heridos. De parte de los cristeros, fue muerto el valiente chamaco Nicolás Araiza, de unos 14 años de edad, que había pertenecido a las Vanguardias de la A.C.J.M. de Comala, Col.

El mismo día 20. El coronel libertador Miguel Anguiano Márquez, hizo una gira acompañado de cien soldados cristeros por la región de Buen País, Jal. Se recogieron bestias.

Día 21. En el pueblo de Juluapan, Col. Se registró un nutrido tiroteo, del cual resultaron dos muertos de las fuerzas callistas. Dirigió el combate, de parte de los cristeros, el capitán libertador Martín Guzmán, cuyos soldados quedaron ilesos.

Día 22. En la Palmita, Col. Se atacó por sorpresa a los libertadores, de los cuales hubo, en los primeros moméntos, tres muertos: Luis Meza, un soldado qe nombre Santiago, y otro más y siete heridos. Todo quedó, en los primeros instantes de lucha, en poder de los enemigos callistas: armas, monturas, remuda, etc. Mas reorganizados los libertadores, derrotaron por completo a los atacantes, quienes abandonaron en manos de los cristeros, todo lo que antes habían quitado. De parte de los atacantes callistas, veintisiete muertos y quince heridos.

Día 25. En Ahuijullo, Jal. Entró el coronel cristero Miguel Anguiano Márquez a este lugar. No se le hizo resistencia. Recogieron varias armas largas y remuda.

Día 26. En la Puerta de los Sauces, Col. Fuerzas del coronel Andrés Salazar combatieron con ciento cincuenta callistas, a quienes rechazaron, después de dos horas de tiroteo. Hubo como cincuenta bajas de los enemigos, entre muertos y heridos.

Día 26. En San Jerónimo, Col. El capitán libertador Plutarco Ramírez entró a este pueblo, haciendo al callismo cinco muertos y tres heridos. Los libertadores lamentaron la muerte del valiente capitán 2° Emilio Campos. Hubo también un herido.

Día 27. En El Pato, Col. Fuerzas del mismo coronel Salazar, en número de ciento cincuenta, combatieron con trescientos callistas que comandaba el general Pineda. Después de tres horas de reñido combate, se retiraron los nuestros por escasez de parque, habiendo hecho unas sesenta bajas al enemigo, entre muertos y heridos. De parte de los cristeros, un herido solamente.

Día 27. En Ejutla, Jal. Diócesis de Colima. Fue aprehendido por la soldadesca del general callista Juan B. Izaguirre, el virtuoso y muy culto señor cura de Unión de Tula, Jal., don Rodrigo Aguilar. A la una y minutos de la madrugada del día siguiente, viernes de aquella semana última de octubre, fue llevado a la plaza del lugar, donde fue ahorcado.

NOVIEMBRE DE 1927

Día 1. En San Jerónimo, Col. Nuevamente atacaron los libertadores esta plaza, comandados por el mayor Filiberto Calvario. Iban con él los capitanes libertadores Ramón Cruz, Andrés Navarro, y Plutarco Ramírez. No hubo novedad.

El mismo día en Comala, Col. Fuerzas del coronel libertador Andrés Salazar entraron a este lugar defendido por fuerzas callistas de línea. El tiroteo duró dos horas, después de las cuales tuvieron que retirarse los cristeros por escasez de parque. Hubo muchos muertos y heridos de parte de los enemigos. Del coronel Salazar, fue herido el capitán 2° Antonio Borjas. Se avanzó al enemigo. un máuser con ciento cincuenta cartuchos.

El mismo día, en Tepames, Col. Los libertadores de la región de El Naranjo, al mando del teniente coronel Gildardo Anguiano Márquez entraron a este lugar, durando cuatro horas el tiroteo. Se hicieron a los enemigos cuatro muertos y varios heridos. De parte de Anguiano, no hubo novedad. Se avanzaron al enemigo una arma corta y varias bestias.

Día 12. En Tenaxcamilpa, Jal. El capitán libertador J. Félix Ramírez, con treinta soldados cristeros, atacó a veintiún agraristas, haciéndoles nueve muertos y seis heridos. Los agraristas restantes fueron dispersados.

Día 12. En el campamento cristero de la Mesa de la Yerba Buena, Col. Se produjo inesperadamente un tremendo siniestro al explotar las sustancias con que una comisión de muy distinguidas damas venidas de Guadalajara, había principiado a fabricar bombas explosivas de mano. Se incendiaron ellas tres, a saber: Sarita Flores Arias, la jefe del movimiento cristero femenino de la División de Occidente; Faustina Almeida, jefe de aquella comisión, y Angelita Gutiérrez, jefe del grupo pro-Colima en la ciudad de Guadalajara, Jal. Se incendiaron también los dos jefes iniciadores del movimiento libertador en Colima, general Dionisio Eduardo Ochoa y su jefe de Estado Mayor, coronel Antonio C. Vargas. Murieron horas más tarde, con grande entereza y encendido fervor a Cristo a quien ofrendaban sus vidas.

Día 13. En La Palmita, Col. El general callista Pineda atacó este campamento con más de seiscientos soldados federales. Después de todo el día de combate, lograron los enemigos tomar las posiciones cristeras, a costa de más de cincuenta soldados suyos que murieron y de muchos heridos. De parte de los libertadores, no hubo novedad.

Día 19. En la hacienda Colomos, Col. Fueron atacados los agraristas de este lugar por ciento treinta libertadores del coronel cristero Salazar.

Día 20. En El Zapote, Col., Municipio de San Jerónimo. Fue sorprendido un grupo de libertadores a cargo del mayor cristero Pedro Radillo, de la gente del coronel Marcos Torres. Se le hicieron dos muertos, a saber: Terencio Rodríguez y José Ramírez y un herido. De parte de los callistas, un muerto.

Día 21. En Suchitlán, Col. Ciento cincuenta libertadores de las fuerzas de Salazar, atacaron este lugar defendido por agraristas. Después de seis horas de combate, se retiraron los soldados cristeros, habiendo hecho al enemigo ocho muertos y cuatro heridos. De parte de los libertadores, dos heridos.

Día 30. En la hacienda Colomos, Col. Doscientos cincuenta libertadores, al mando del coronel Andrés Salazar y el mayor Filiberto Calvario, atacaron a los enemigos del lugar. Después de todo el día de combate se logró tomar la finca. Fueron hechos prisioneros doce enemigos, entre los cuales estaba su jefe, mismos que fueron fusilados. Se recogieron doce armas y una buena cantidad de parque. De parte de los libertadores sin novedad.

En los últimos días de este mes. Cerca de Ixtlahuacán, Col. Un grupo de libertadores del teniente coronel Gildardo Anguiano Márquez, peleó con fuerzas enemigas integradas por agraristas, haciéndoles dos muertos y un herido. Los cristeros lamentaron la muerte de Ventura Espinosa y de otro compañero.

DICIEMBRE DE 1927

Día 2. En la Barranca, Jal. Un grupo de libertadores al mando del capitán Gregorio Martínez atacó este lugar, haciendo cuatro muertos y dos heridos a las enemigos callistas. Se recogieron cuatro armas largas y una pistola 44 spl. De parte del capitán Martínez, no hubo novedad.

Día 4. En las cercanías de la hacienda San Antonio, Cól. Un grupo de libertadores, al mando del coronel Andrés Salazar y del mayor Filiberto Calvario, atacó al general callista Pineda que traía ciento cincuenta soldados del 70 batallón. Después de cinco horas de combate, en que murieron más de cincuenta callistas, tuvieron que retirarse los cristeros por inesperado refuerzo enemigo que atacó por la retaguardia. Entre los muertos enemigos se contaron un mayor, un capitán y varios oficiales. De parte de los libertadores, murieron el soldado Francisco Delgado y otro, más cuatro heridos. Se avanzó un máuser a los enemigos.

Día 8. En la Puerta de la Cañada, Col. Murieron, en un ataque por sorpresa, los soldados cristeros Gabino de la Luz y J. Jesús Vázquez, a quienes los perseguidores colgaron de un árbol, junto a la Cruz de Comala.

Día 9. En los Rubios, Col. El general callista Pineda atacó las posiciones de los libertadores con cuatrocientos soldados del 70 batallón. Después de resistir heroicamente durante varias horas, tuvieron que retirarse los cruzados por escasez de parque, habiendo hecho al enemigo cuatro muertos y varios heridos.

Día 10. En Las Palmas, Jal. Municipio de Pihuamo. Se puso una emboscada a los callistas de Pihuamo, con diez soldados libertadores, muriendo, de las filas callistas, ocho soldados y teniendo cuatro heridos. Retrocedieron unos y otros sin levantar el campo. De parte de los cristeros, no hubo novedad.

Días 23, 24 y 25. En Los Rubios, Col. Nuevamente fueron atacados estos campamentos cristeros, en donde se encontraban fuerzas libertadoras del coronel Salazar y del mayor Filiberto Calvario. Al tercer día de combate lograron los cruzados poner en fuga a los enemigos, a quienes hicieron unas setenta y cinco bajas, entre muertos y heridos. Se les avanzaron, además, seis máuseres y gran cantidad de parque. De parte de los libertadores hubo solamente seis heridos, entre los cuales estuvieron los valientes capitanes Leocadio Llerenas y Francisco Cruz, de las fuerzas del coronel Salazar y Plutarco Ramírez, de las del mayor Filiberto Calvario.

Día 24. En Coquimatlán, Col. Fuerzas cristeras al mando del capitán Martín Guzmán entraron a este pueblo, trabándose un pequeño combate en el que murió el mismo capitán libertador Martín Guzmán.

ozdoba

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: