Skip to content

DE CIERTOS REMEDIOS CONTRA ALGUNAS TENTACIONES QUE VENDRÁN CON EL ANTICRISTO

17 de agosto de 2014

Vicente Ferrer OP

San Vicente Ferrer OP

(1350-1419)

 “El que quisiere huir de los lazos, y tentaciones del anticristo, y librarse de las del demonio en los postrimeros días, ha de procurar guardar dos cosas en el conocimiento propio.

La primera es, que sienta de sí como de un cuerpo muerto lleno de gusanos, hediondo y tan asqueroso que no solamente huyen de poner en él los ojos los circunstantes, mas se tapan las narices, por no sentir el mal olor, que de si echa, y vuelven el rostro por no ver tanta abominación. Esto conviene Carísimo a ti, y a mi hacer siempre; pero mucho más a mí, porque toda mi vida es hedionda, y todo yo soy asqueroso, mi cuerpo, mi Alma y todo cuanto hay dentro de mi está lleno de corrupción, y podredumbre de los pecados, y maldades, que en mi hay, y así todo soy abominable. Y lo que peor es, que siento cada día, que va creciendo en mí este hedor, y de nuevo aumentándose.

Debe después el Alma fiel sentir de sí tal hedor con grandísima vergüenza de la presencia de Dios, como delante de aquel que lo ve todo, como si estuviese delante de un riguroso Juez, y así se ha de doler grandemente de las ofensas hechas a su Divina Majestad, y de haber perdido la gracia, que le dieron por la sangre preciosísima de Cristo, cuando la lavaron con el agua del Santo Bautismo. Como considera que causa mal olor a sus propias narices, y a las de Dios, así también se ha de persuadir, que también le sienten no sólo los Ángeles y Almas santas, sino todos los hombres de la tierra, delante de los cuales es abominable y hediondo, y que todos se ofenden de ver no sólo sus obras, y oír sus palabras, empero que se tapan las narices y vuelven el rostro por no verlo, y como a cuerpo muerto, y hediondo lo echan de su compañía, y de esta suerte esté apartado, como el más asqueroso leproso, hasta tanto, que vuelva en sí, y si alguno llegase a hacer justicia de él, y de su cuerpo, sienta de sí lo que es justo, y crea de sí lo que queda dicho, aunque le sacasen los ojos, y cortasen las manos quitasen las orejas, o quebrasen la boca, e hiciesen esto propio de todos sus miembros, y partes del cuerpo; porque con todos ellos ha ofendido al Señor que le creó.

Más adelante debe desear, lo desprecien y ultrajen, de tal manera, que todos los vituperios, deshonras, infamias, injurias, blasfemias, y finalmente cuantas cosas adversas le vengan con sumo gozo, y gran alegría las abrace, y sufra con paciencia. Y conviene, que totalmente desconfíes de ti, de tus buenas obras, y de tu vida y te vuelvas todo a Dios, y te reclines sobre los brazos de Jesucristo, pobre, vilísimo, vituperado, menospreciado, y muerto por ti; hasta que tú también estés muerto en todas tus pasiones humanas, y sólo Jesucristo Crucificado viva en tu corazón, y Alma; y así transformado, y transfigurado todo en él, interiormente lo sientas en ti; para que de ahí adelante no veas más, oigas, ni sientas, sino sólo a Cristo pendiente de la Cruz, muerto por ti, y Crucificado a ejemplo de la Virgen María, y estés muerto en el mundo y vivo en la Fe, en él ha de vivir toda tu Alma, hasta la renovación, con la cual enviará Nuestro Señor el gozo espiritual, y Don del Espíritu Santo a ella, y a aquellas personas, en las cuales se ha de renovar el estado de los Santos Apóstoles, y de tu Iglesia Santa, ejercitándote en Santas Oraciones, o en sagradas meditaciones, o afectos para alcanzar los Dones de las Virtudes, y gracia del Señor.

Para esto principalmente te has de ejercitar en siete maneras de afectos para con el Señor, es a saber, en un amor ardentísimo, temor grande, honra debida, y constantísimo celo, a los cuales ha de acompañar hacimiento de gracias, y voz de alabanza, juntamente con una prontitud de toda obediencia, y gusto de la suavidad Divina, diciendo. O buen Jesús! haced, que con todo mi entendimiento, y todo mi interior sumamente os tema, reverencie, y cele con gran fortaleza vuestra honra, de tal suerte, que cualquier ofensa vuestra, como celoso de vuestra honra en gran manera la aborrezca; y particularmente si en mí, de mí, o por mi habéis sido afrentado, o injuriado Dios mío; dadme también, que a vos Señor, como criatura vuestra con humildad os adore, y reconozca y perpetuamente os de gracias con grandísimo agradecimiento de mi corazón por todos los beneficios, que de vos he recibido. Dadme, Señor, que en todas las cosas, siempre os bendiga, alabe y magnifique, con júbilo grande, y alegría de mi Alma, y obedeciendo a vuestra Divina Majestad en todas las cosas sea recreado con tu dulcísima, e inefable suavidad, en compañía de vuestros Santos Ángeles, y Apóstoles, sentado a vuestra mesa, aunque indigno, e ingrato, que con el Padre, y el Espíritu Santo vivís por todos los siglos. Amén.

También debe ejercitarse acerca de sí mismo con otras siete maneras de afecto. Primeramente se confunda, y avergüence a sí mismo de sus vicios y defectos. Lo segundo llore sus pecados, como ofensas hechas a Dios, que han manchado su Alma, y con grandísimo dolor se duela de ello. Lo tercero se humille, y tenga en poco con tanto menosprecio, que con todas veras, como de cosa vilísima y asquerosísima no haga caso de sí mismo, y desee ser menospreciado, como se ha dicho. Lo cuarto, que se trate con severísimo rigor de suerte que maltrate su cuerpo ásperamente y guste de ser así maltratado, como el que está lleno de hediondez de pecados, y como sentina de todas las inmundicias. Lo quinto, tenga ira implacable contra todos sus vicios, y contra las raíces de adonde ellos nacen, y contra sus malas inclinaciones. Lo sexto, procure perpetuamente tener un vigor de ánimo despierto, y valiente, para que juntamente estén despiertos, y atentos todos sus sentidos, actos, y potencias, con un esfuerzo varonil para toda obra buena. Lo séptimo, debe tener discreción acompañada de una modestia perfecta, y moderación tal, que en todas las cosas estrechamente guarde modo, y tasa entre lo no suficiente, y demasiado, de tal manera, que ni en sus obras se halle superfluidad, ni cortedad, o defecto, y ni sea más de lo que debe, ni menos de lo que conviene.”

+

FUENTE: Tratado de la vida espiritual del glorioso Padre San Vicente Ferrer, de la Orden de Predicadores, traducido de latín en romance. Madrid. Año de 1669. Págs.407-410.

adornos6

8 comentarios leave one →
  1. 18 de agosto de 2014 11:17 AM

    Creo que este artículo llega un poco tarde a nuestras manos, ya que con Juan Pablo II se han cumplido las palabras de NSJC descritas en 2 Tes. 2-5. “2 que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. 3 Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, 4 el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. 5 ¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto?”

    En primer lugar la apostasía en la Iglesia Católica se inició con la realización del conciliáblo Vaticano II, eso es un hecho que nos predijo la Santísima Virgen María en sus apariciones en Fátima.
    Ya se ha manifestado el hombre de pecado, el hijo de la perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto, NSJC se está refiriendo al anticristo Juan Pablo II, aquí unos datos que comprueban lo antes descrito:
    Antes de iniciar, quiero referirme a San Antonino, quien declaró que si un Papa cae en herejía, se encontraría por ese mismo hecho separado de la Iglesia, cito:
    San Antonino (1459): “En el caso en que el Papa se convirtiera en un hereje, se encontraría, por ese solo hecho y sin ninguna otra sentencia, separado de la Iglesia. Una cabeza separada de un cuerpo no puede, siempre y cuando se mantenga separado, ser cabeza de la misma entidad de la que fue cortada. Por lo tanto, un Papa que se separare de la Iglesia por la herejía por ese mismo hecho dejaría de ser la cabeza de la Iglesia. No puede ser un hereje y seguir permaneciendo Papa, porque, desde que está fuera de la Iglesia, no puede poseer las llaves de la Iglesia”. (Summa Theologica, citado en Actes de Vatican I. V. Frond pub.)

    Sobre esta base citaré algunas de las innumerables herejías que predicó y enseñó el anticristo Juan Pablo II:
    1. Juan Pablo II sostuvo y enseñó que en la Encarnación, el Hijo de Dios se unió con cada hombre en una unión inquebrantable, lo que hace imposible, según él, que alguien vaya al infierno. Juan Pablo II enseñó explícitamente que esta unión entre Cristo y cada hombre dura eternamente.
    Juan Pablo II, Redemptor hominis, # 13, 4 de marzo de 1979: “Se trata de «cada» hombre, porque cada uno ha sido comprendido en el misterio de la Redención y con cada uno se ha unido Cristo, para siempre, por medio de este ministerio”.
    Juan Pablo II, Redemptoris missio, # 4, 7 de diciembre de 1990: “En el hecho de la Redención está la salvación de todos, ‘porque cada uno ha sido comprendido en el misterio de la Redención y con cada uno Cristo se ha unido, para siempre, por medio de este misterio’”.
    Juan Pablo II, Centecimus annus, # 53, 1991: “No se trata del hombre abstracto, sino del hombre real, concreto e histórico: se trata de cada hombre, porque a cada uno llega el misterio de la redención, y con cada uno se ha unido Cristo para siempre a través de este misterio”.

    2. Juan Pablo II enseñó que todos los hombres se salvan. Por ejemplo, en 1985, Juan Pablo II explicó cómo la sangre redentora de Cristo no está sólo disponible para todos (lo que es cierto), sino que en realidad llega a todos y salva a todos.
    Juan Pablo II, Homilía, 6 de junio de 1985: “La eucaristía es el sacramento de la alianza del cuerpo y sangre de Cristo, de la alianza que es eterna. Esta es la alianza que incluye a todos. Esta sangre llega a todos y a todos salva”, esto contradice al santo Concilio de Trento: Papa Paulo III, Concilio de Trento, sesión 6.
    3. Juan Pablo II explica que toda la humanidad ha sido salvada y participa de la vida divina. La frase “participación en la vida divina” se refiere al estado de justificación o estado de gracia santificante. Al decir que toda la humanidad participa en la vida divina, ¡Juan Pablo II está diciendo que toda la humanidad está en estado de gracia! Esto significa que nadie está en pecado mortal o pecado original, cito:
    Juan Pablo II, Audiencia general, 27 de diciembre de 1978: “Jesús es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad hecho hombre, y por lo tanto, en Jesús, la naturaleza humana y la humanidad toda es redimida, salvada, ennoblecida en la medida de la participación en la ‘vida divina’ por medio de la gracia”.

    4. Lo que Juan Pablo II enseñó sobre el Espíritu Santo es tan blasfemo y herético que podría decirse que es su peor herejía, cito:
    Juan Pablo II, Redemptor hominis, # 6, 4 de marzo de 1979: “¿No sucede quizá a veces que la creencia firme de los seguidores de las religiones no cristianas, —creencia que es efecto también del Espíritu de verdad, que actúa más allá de los confines visibles del Cuerpo Místico…”, Juan Pablo II dice que la creencia firme de los seguidores de las religiones no cristianas procede del Espíritu Santo, el Espíritu de la Verdad. Sabemos por la Sagrada Escritura y la enseñanza católica que Satanás es el autor de todas las religiones no cristianas, lo que declara aquí Juan Pablo II es que el Espíritu Santo, el Espíritu de la Verdad, en realidad es el espíritu de las mentiras: Satanás. Ésta es una increíble blasfemia contra Dios.

    5. El indiferentismo religioso de Juan Pablo II fue tal vez la característica más común de sus volúmenes de escritos y discursos. Él estimaba y elogiaba constantemente a las religiones no cristianas, negando de esta manera a la Santísima Trinidad y la necesidad en la creencia en la única verdadera religión católica, mientras que se burla de la muerte de los mártires, cito:
    Juan Pablo II, Discurso en el aeropuerto en Korea, 3 de mayo de 1984: “Vuestro orgulloso y tenaz pueblo,… que ha producido estupendos frutos en el arte, la religión y la vida humana. Vuestros antepasados abrazaron esos abrumadores mundos espirituales como el confucionismo y el budismo, haciéndolos, a pesar de todo, verdaderamente vuestros, intensificándolos, viviéndolos e incluso trasmitiéndolos a otros. Wonhyo y Sosan… expresan elocuentemente esta hazaña”
    Juan Pablo II, 6 de mayo de 1984: “… el mundo mira a Corea con especial interés puesto que el pueblo coreano, ha buscado, a lo largo de la historia, en la gran visión ética y religiosa del budismo y el confucionismo, el camino de la auto renovación… ¿Podré dirigir un particular saludo a los miembros de la tradición budista puesto que se preparan para celebrar la festividad de la Venida del Señor Buda? Que vuestra alegría sea completa y vuestro gozo cumplido”
    Este indeferentismo religioso, se opone a lo enseñado por Pío IX, cito: Papa Pío IX, Qui pluribus, # 15, 9 de noviembre de 1846: “Tal es el sistema perverso y opuesto a la luz natural de la razón que propugna la indiferencia en materia de religión, con el cual estos inveterados enemigos de la Religión, quitando todo discrimen entre la virtud y el vicio, entre la verdad y el error, entre la honestidad y vileza, aseguran que en cualquier religión se puede conseguir la salvación eterna, como si alguna vez pudieran entrar en consorcio la justicia con la iniquidad, la luz con las tinieblas, Cristo con Belial”

    Basten estos 5 ejemplos de herejías y apostasía que promovió el perverso Juan Pablo II, el ANTICRISTO. Se pudieran describir cientos de herejías y actos de apostasía enseñados por JPII, pero la Santa Madre Iglesia dice que cae en herejía quien siendo bautizado se aparte aunque sea un mínimo de la verdad enseñada por nuestro Señor Jesucristo, una sola de ellas es suficiente para declarar a este hombre de la perdición como hereje manifiesto excluido de la comunión de los cristianos.

    ¡Alabado sea Jesucristo!

    ARTURO

  2. Codreanu permalink
    18 de agosto de 2014 9:15 PM

    Ciertamente el Concilio VII, que fue declarado “Pastoral porque no definió nada en materia de Fe, no nos obliga a nada, y sin embargo, la Masoneria Eclesiastica enquistada en la Roma Apostata Modernista, ha cambiado todo imponiéndonos como verdadero, lo que es falso, por el solo hecho de que Hay que obedecer el Papa .
    Anticristos, como bien nos explica el Apostol San Juan, los ha habido desde la época de los Apostoles, y ciertamente desde ese nefasto concilio que aconteció de hace medio siglo, a nuestros días la apostasía avanza a pasos galopantes preparando el camino para que llegue el autentico anticristo, nos lo dice el gran apóstol Pablo en (2 Tess) Fátima en la parte no revelada de tercer secreto, San Francisco de Asís también nos profetiza que habrá un Papa (antipapa) no elegido canónicamente, junto con el verdadero Papa, un Gran Cisma en la Iglesia Católica que de hecho ya se está deliniando, y la mayoría de los Catolicos seguirán al falso Pastor, ese será EL AUTENTICO ANTICRISTO y que comandará la mayor persecución que la Iglesia haya conocido, pero aquí como de costumbre nos sale este Sr. Arturo con su verborrea de costumbre contándonos a su imagen y semejanza y pegándole el sambenito al nefasto de Juan Pablo II, afirmándonos que él es el autentico anticristo, lo cual es una mentira.
    Literatura sobre el anticristo hay mucha, y muy variada, empezando por La Salette. Roma perderá la Fe y será la sede del anticristo, Fátima, y mas modernamente recordemos una frase del Cardenal Mario Luigi Ciappi en una carta dirigida al profesor Maungartner que la perdida de la fe de la Iglesia, es decir, la Apostasía saldrá de la cúspide de la Iglesia . Y paradójicamente y eso va dirigido para Ud, Sr. Arturo fue el Papa Juan Pablo II quien reveló enigmáticamente acerca del tercer secreto de Fatima el 13 de Mayo del 2000 lo siguiente: El mensaje de Fátima es una llamada a la conversión, alertando a la humanidad para que no siga del juego ” AL DRAGÓN ” que con su ¡cola! arrastro un tercio de sus estrellas del cielo y las precipitó contra la tierra Estas palabras del Papa citan los versículos 3 y 4 del Capitulo XII de la Apocalipsis, recordando que el Dragón -La antigua serpiente del paraíso- con su cola arrastro ” un tercio” de las almas consagradas y sacerdotales con la consecuente pérdida de almas.
    VENI DOMINE JESÚS

    • bert permalink
      19 de agosto de 2014 2:37 AM

      El de alguna forma le seguía el juego al dragón besando el corán etc… JP II lo único hacía era ocultar las cosas por el simple hecho que decía todo a medias.

  3. 19 de agosto de 2014 7:40 AM

    Este texto de san Vicente Ferrer es una interpelación personal y espiritual a cada uno de nosotros, más allá de la situación en la que nos esté tocando vivir o de quienes sean los culpables de la misma.
    Y esta interpelación parece chocar frontalmente con lo que es axioma indiscutido de la psicología actual. A saber: que requisito previo para el crecimiento personal de cada uno es quererse a sí mismo. Quien no se ama, no es capaz de amor. Quien no se valora, no recibe el reconocimiento de los demás. Y, quien no es reconocido por los demás, no puede tener una sana confianza en sí mismo.
    ¿Cómo encajar desde esta mentalidad las palabras de S. Vicente Ferrer que, por cierto, tienen una notable similitud con las tres maneras de humildad de los Ejercicios Espirituales de S. Ignacio de Loyola?
    Lo primero que hay que decir es que este desprecio de uno mismo no nace de la simple observación de uno mismo, sino de la contemplación de Cristo crucificado. El ideal propuesto por S. Vicente no es el del hombre inseguro y acomplejado, sino el del hombre que no pone su confianza en sí mismo, sino que se deja construir por Cristo sabiendo que (como de sí mismo decía S. Ignacio) nosotros no somos sino todo impedimento.
    La verdad acerca de nosotros mismos no nace de mirarnos en el espejo, sino de mirarnos en Cristo y es ahí donde tiene todo su sentido el vernos como seres despreciables.
    El deseo de que nos desprecien no nace así de una atracción malsana por el sufrimiento, ni siquiera de la búsqueda ascética del conocimiento de la propia realidad, sino del deseo ardiente de seguir a Cristo acompañándole en el mismo camino que él eligió: el de la cruz.

  4. Codreanu permalink
    19 de agosto de 2014 10:14 AM

    El mayor problema que han tenido los Papas pos-conciliares, es la logia masónica enquistada en el Vaticano, pues la verdad es, que “No saben en quien confiar” y pongo como ejemplo el caso del cardenal Beltrone, que en palabras de Benedicto XVI se expreso referente al cardenal, Beltrone ME TORCIÓ LA MANO ya que el Papa tenía pensado revelar la parte faltante del tercer secreto de Fátima, y en su alocución Beltrone afirmó que fatima era parte del pasado posteriormente a raíz, de la dudas de varios periodistas Italianos Católicos como Andrea Tornielli, El Papa Benedicto en su camino a Portugal, el 13 de mayo de 1917 para conmemorar el 93° aniversario de las apariciónes de Nuestra Señora, dio una conferencia en la que expresó CUALQUIERA QUE PIENSE QUE LA MISIÓN PROFETICA DE FÁTIMA ESTÁ TERMINADA, “SE ENGAÑA” veni domine jesús

    • partibus permalink
      23 de agosto de 2014 2:53 AM

      Los posconciliares, aunque no fueran masones, estaban alineados en su forma de pensar con la idiosincracia masónica.

  5. Deras permalink
    19 de agosto de 2014 8:22 PM

    Amigo Bert .- el miedo no anda en burroRecuerde Ud, que por querer hacer limpieza en las finanzas vaticanas, y publicar todo sobre Fátima, el Papa Juan Pablo I “fue asesinado”, y referente a Benedicto XVI, puedo asegurarle, que por haber publicado “declaraciones indebidas” sobre ese mismo tercer secreto de Fatima, prefirió renunciar al papado por un temor muy fundado de ser asesinado.

  6. Lazaro permalink
    24 de agosto de 2014 9:20 PM

    Me parecen interantisimos, los comentarios que hace el P.Kramer del apostolado de Fatima referentes al funcionamiento de la logia masónica que tiene controlado al vaticano, está logia virtualmente obligó a renunciar al papado a Benedicto XVI
    http://www.fatima.org/span/crusader/cr105/cr105pg36.pdf

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: