Skip to content

LUCHAR, SUFRIR Y MORIR POR CRISTO

19 de julio de 2014

insurrectos__their_women_mexico_locLOS NIÑOS CRUZADOS

El grupo que directamente comandaba el coronel libertador Marcos Torres, estaba integrado -se dijo en capítulos anteriores-, en su parte principal, por jóvenes de 16, 17 y 18 años y aun de menor edad; pues había entre ellos, verdaderos niños. Entre éstos destacaron Merced Anguiano y Nicolás Araiza, chicos guerreros a quienes no amilanaba el peligro y que serenamente y aun con alegría, sufrieron hambres, desvelos y tras cualquier piedra de la montaña que les servía de fortín se parapetaban con su rifle en la hora de los combates, luchando con destreza, agilidad y ardor como guerrilleros consumados. También ellos tenían anhelos de luchar y de dar la vida por Cristo. Merced Anguiano M. -hermanito menor del jefe Anguiano Márquez- tenía, a su muerte, acaecida el 17 de mayo de ese año 1928, 13 años de edad. Nicolás era un poco mayor, de unos 14 o 15 años, y murió en combate el 20 de noviembre de 1927.

NICOLÁS ARAIZA

Murió luchando contra los soldados callistas en el arroyo de La Idea, en la carretera de Colima a San Jerónimo, Col. Nicolás era de Comala, Col., en donde se formó cristianamente en la sección de Vanguardias de la A.C.J.M. Había entonces, en el grupo de A.C.J.M. de Comala, un grupo de chicos con especiales aptitudes para el canto, con quienes su Párroco formó un pequeño orfeón. Nicolás era de los niños cantores.

Comala, su tierra, fue singularmente cristera. Entre toda la gente adicta a su Religión ardía el deseo de cooperar a la Cruzada de Cristo Rey. De ahí, lo más natural, que en el chico se despertara el deseo de incorporarse a los cristeros.

Como el jefe libertador más popular en Copala era Andrés Salazar, Nicolás se incorporó a sus filas. Era entonces el primer año de lucha. El jefe cristero Salazar marchó a Cerro Grande y puso parte de sus fuerzas bajo el mando inmediato de José Ortiz que al fin fue desleal a la causa. En las cercanías de Armería, Col., fue atacado a la mitad de junio y desbandado por completo. Nicolás Araiza fue uno de los que conocieron aquella derrota y dispersión.

El Padre capellán, señor Ochoa, acompañando a los cristeros del Volcán que habían tenido que dejar Zapotitlán, Jal., estaba con ellos, en esos días, en La Añilera, en Cerro Grande. A ese lugar principiaron a llegar los dispersos.

El Padre se interesó, de una manera especial, por los muchachos que habían sido estudiantes o acejotaemeros, principalmente por los más chicos, los cuales, al fin, formaron un grupo que el general en jefe, Dionisio Eduardo Ochoa, puso bajo el mando de Marcos Torres. Nicolás fue de éstos. Era entonces el primer año de lucha: el 1927.

Nicolás, ya soldadito de Cristo, continuó chamaco ejemplar en su conducta; al par que muy limpio en su vida y muy piadoso, disciplinado, valiente, aguerrido.

Siempre en los actos religiosos litúrgicos, en la Santa Misa, sobre todo, cuando no había otro que le ganara la delantera, él, con mucho gusto, servía de acólito y dirigía, con buena y timbrada voz, aún de niño, los himnos litúrgicos o alabanzas populares. Era chico muy devoto.

La última vez que el que esto escribe lo vio, fue en Potrero Duro, cerca de Chiapa, el 14 de octubre de ese año 1927, en unión de su jefe inmediato, entonces capitán Marcos V. Torres y de sus compañeros. Siempre alegre, jovial, cristianito, valiente. En esa ocasión estaba ahí con los soldados cristeros de Marcos, en visita de inspección, el jefe general Dionisio Eduardo Ochoa. Un día antes, éste había recibido en Colima un donativo de $200.00: era una bolsa de tostones de plata. Aunque este dinero se empleaba generalmente, casi de una manera exclusiva, en la compra de parque, sin embargo, en aquella mañana, quiso Ochoa dar a los soldados aunque fuera un tostón de plata a cada uno. ¡De algo les serviría!

Como nunca o casi nunca los soldados cristeros traían dinero y siempre se vivía propiamente sin un céntimo, aquel fue un buen regalo que les causó alegría.

El 20 de ese mismo mes, atacó el jefe cristero Marcos Torres, en el camino de Colima a Tonila, un camión con soldados callistas, en el arroyo de La Idea. El combate fue reñido entre ambos grupos, integrados por un número semejante de combatientes; pues los soldados cristeros eran sólo 22.

Los guerrilleros cristeros de Torres al fin lograron triunfar, haciendo huír en desbandada a los soldados callistas. Empero, a mitad del camino, con los brazos abiertos, cayó Nicolás. Los compañeros, aun en medio del fragor del combate, lo sacaron y lo pusieron a salvo tras el lienzo de piedra del camino. Momentos después, allí expiraba.

Los rancheros vecinos lo sepultaron bajo la sombra de un arbolito de mango que ahí había.

Años más tarde, el que esto escribe fue a exhumar sus restos, para llevarlos, en unión de los otros muchachos acejotaemeros muertos por la Causa de Cristo, a la Cripta de los Mártires.

En el nudo del ceñidor, no aún deshecho del todo, estaba todavía su tostón de plata que 6 días antes de su muerte recibiera como obsequio y, en una de las vértebras de la columna, incrustada, la bala que le arrancó de esta vida para llevarle a la eterna de Cristo.

EL NIÑO ANGUIANO MÁRQUEZ

Era nativo del pueblo de San Jerónimo, Col., hermano tanto del general Miguel Anguiano Márquez, como del teniente coronel Gildardo, del mismo apellido. Siendo él muy pequeño, sus padres se trasladaron a Cólima para fijar allí su domicilio. El niño Anguiano Márquez, por tanto, tuvo a Colima como su segunda tierra. Su mamá, doña María Márquez, era mujer cristiana, piadosa y buena y supo orientar debidamente a sus hijos.

Cuando el chico J. Merced tuvo sus 10 u 11 años de edad, ingresó a las Vanguardias de la A.C.J.M., dirigidas, en ese tiempo, por J. Trinidad Castro, que fue magnífico forjador de juventudes, así como se dijo cuando de él se trató en páginas anteriores.

Cuando se inició la campaña cívica de la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa, J. Merced era de la banda de chicos aguerridos que en todas partes se introducían para distribuir propaganda católica.

De aquí que, cuando Miguel su hermano se marchó a la montaña para unirse al jefe Dionisio Eduardo Ochoa, iniciador en Colima del Movimiento bélico de la Cruzada de Cristo Rey, el chico J. Merced principió con tenacidad a instar para obtener permiso de marcharse también.

Y tanto instó y luchó, no sólo con su padre, don Mariano, para que se lo permitiera, sino con Miguel su hermano para que lo admitiera, que al fin, un buen día, se le concedió lo que tanto anhelaba: traer su carabina, su carrillera a la cintura y echar bala en los combates, a los enemigos de Dios y de su Patria, conforme él lo consideraba. Ya en ese tiempo su mamá había muerto.

El ejemplo de aquel niño Anguiano Márquez fue seguido por otros. Y eran valientes, listos, audaces, disciplinados. En los combates eran de los que con más arrojo luchaban.

No fue mucho el tiempo que anduvo de guerrillero. En el mes de marzo, el teniente coronel Gildardo Anguiano Márquez, acompañando a su jefe inmediato, el coronel Marcos Torres, hizo una gira por el Sur del Estado, por las zonas de Ixtlahuacán, Tecomán y aun el limítrofe pueblo de Coahuayana, Mich.

No muy lejos, en una ranchería denominada Las Trancas, del Municipio de Ixtlahuacán, se encontraron las fuerzas del coronel Marcos V. Torres con los callistas, entablándose fuerte tiroteo, en el cual resultó herido el chamaco. Su hermano, el teniente coronel Gildardo, lo rescató y lo llevó, para ponerlo a salvo, a un lugar vecino denominado Huerta de las Haciendas; pero nuevamente, en cuanto llegaron, se repitió el ataque enemigo y los soldados cristeros del grupo tuvieron que batirse en retirada y huír. El chamaco logró ocultarse entre el boscaje y así escapó de los enemigos.

Con su espíritu inquieto de chamaco, y anhelando saber el resultado del combate, salió como pudo y subió a la cima de la loma, para desde ahí observar si el enemigo se retiraba y si acaso volvían sus compañeros. Ahí estuvo varios días sin comer y sin tener ninguna curación ni atención alguna, escondido entre las malezas. Sus compañeros, cuando lo buscaron, no lograron encontrarlo ni saber de él, y él, al fin, obligado por el hambre, con mucho trabajo bajó al quinto día a unos ranchos, en donde una mujer, al verlo herido y con sus ropas sucias y llenas de sangre, lo denunció a las fuerzas agraristas.

Y el niño J. Merced Anguiano Márquez fue golpeado brutalmente y matado. Era entonces el 17 de marzo de 1928.

martirEN HUERTA DE LAS HACIENDAS

Finalizando el mes de julio de ese año 1928, cuando los callistas dieron por terminada la campaña de la zona de los volcanes, se dedicaron a perseguir de una manera enconada y sistemática a las fuerzas del coronel Marcos V. Torres, en gira entonces por la parte sur del Estado.

Los combates fueron pocos; pero de tal gravedad para los cristeros, que sólo la mano de Dios pudo salvarlos, siendo sus víctimas relativamente escasas.

Uno de los hechos registrados en esta campaña, fue el ataque de sorpresa que el enemigo dio, en el mismo lugar de que arriba se habló, denominado Huerta de las Haciendas, al coronel Marcos V. Torres y sus hombres; hora terrible en la cual los salvó únicamente una muy especial providencia de Dios.

Dos días hacía que aquellos libertadores habían tenido que combatir cerca de Coquimatlán, Col., contra las fuerzas enemigas que sin cesar los perseguían. Largos días tenían de continuas jornadas y desvelos, cuando llegaron, el 4 de agosto, al citado lugar. Aunque sabían que el enemigo iba tras ellos, nunca estimaron que estuviera tan cerca, y entraron a la huerta, para tomar una poca de fruta, descansar algunas horas y luego continuar hasta un lugar a propósito para acampar y resistir al perseguidor, en caso de nuevo encuentro.

La Huerta de las Haciendas está colocada al pie de unas lomas áridas, llenas de zarzas, que aprisionan el paraje sin dejarle lugar de salida, no lejos de Ixtlahuacán, Col. Una vegetación exuberante de plátanos, mangos y palmas, forman un espeso bosque donde se encontraban descansando los libertadores, con sus caballos cerca de ellos, porque deberían partir luego, cuando el enemigo, sin ser advertido y amparado por la espesa arboleda, se introdujo hasta el lugar en que se encontraban los cristeros y puso su línea de fuego a unos cuantos metros de ellos para iniciar el ataque.

La victoria de los perseguidores era un hecho y el exterminio de los cruzados humanamente era seguro; porque descuidados, rendidos por el cansancio, dormían casi en su mayoría bajo la sombra, y quedaron totalmente copados, ya que la única salida era la ocupada por los callistas; además, el paraje estaba circundado por grueso alambrado de púas, y las lomas áridas que a la espalda quedaban, único punto por donde podrían escapar, pronto serían flanqueadas por una ala del enemigo.

En estas circunstancias tan desiguales, se rompió el fuego por parte de los callistas, con una descarga uniforme. Los libertadores, sorprendidos, no pudieron organizar ninguna resistencia y su único intento fue escapar. Entre una horrible granizada de balas, en medio de un inmenso desconcierto, consecuencia de la sorpresa sufrida, con los enemigos que atacaban a un tiro de piedra y dejando entre las púas de los alambres del cercado que rodeaba el lugar, pedazos de la ropa y aun de la piel y la carne, lograron salir los cruzados de Cristo; pero abandonando casi toda la caballada.

Sólo dos o tres libertadores, rompiendo a machetazos los alambres, lograron sacar sus cabalgaduras. Luego siguió la huída; la subida era empinada y no había lugar para afortinarse y resistir. Sobre la marcha y a pecho descubierto, se iba haciendo fuego contra el enemigo que avanza por el flanco y a las espaldas.

EL TENIENTE J. REFUGIO SOTO

En este ataque murió el teniente libertador J. Refugio Soto. Había sido, en los últimos meses de la vida del general Dionisio Eduardo Ochoa, asistente de él, quien mucho lo quería por su singular honradez, serenidad en los peligros, lealtad y valentía. Era originario del pueblo de San Jerónimo, Col., en donde vivía su esposa; siempre en las circunstancias de mayor responsabilidad, en los pasos de mayor esfuerzo y peligro, Ochoa le llevaba consigo. Pocos meses después de la muerte de Dionisio Eduardo, el teniente J. Refugio Soto fue el jefe de la escolta de la Jefatura, en donde siguió distinguiéndose como digno soldado de Cristo.

No se supo en qué momento murió. Uno de los libertadores dijo haberlo visto subir, muy cansado, la empinada cuesta de la loma árida de Huerta de las Haciendas en aquellos difíciles momentos, y haberle oído repetir esta jaculatoria: Sagrado Corazón de Jesús, ayúdame a morir bien; pero no imaginó que estuviese ya herido.

Por parte de los callistas, hubo seis muertos y algunos heridos.

LOS CRISTEROS NO TEMÍAN A LA MUERTE

Pocos días después de esta acción, fue de nuevo atacada la región del Cerro del Cacao. En estos . tiempos el cuartel principal de esa zona se encontraba en elVallecito de Cristo Rey (Cerro de las Higuerillas), en donde estaba, desde hacía algunos meses, el ilustre general don Fermín Gutiérrez (Luis Navarro Origel), en unión de su Estado Mayor.

Era el 9 de ese mismo mes de agosto cuando se acercó el enemigo y se trabó el primer tiroteo; nueve soldados cristeros contra ciento cincuenta de Calles. Estos no avanzaron luego y determinaron esperar al día 10 para desarrollar el ataque formal.

La noche del día 9, mientras cenaban juntos el general don Fermín Gutiérrez, el Padre Marín, Capellán de aquellos grupos libertadores, el coronel don Teódulo Gutiérrez, hermano del general, y los oficiales del Estado Mayor; como el coronel dijese al general su hermano, que en el combate fuese más precavido, que no había que permanecer en la trinchera cuando ya los demás no podían resistir y tenían que retirarse, contestó el general que él no era soldado de Cristo para cuidarse, sino para pelear por El en contra del enemigo.

– Más aún: Yo le he ofrecido mi vida -dice- y hace tiempo que le pido la acepte; él no ha querido recibirla; pero, a fuerza de suplicarle diariamente, me concederá la gracia de morir por El.

Esta declaración fue muy semejante a otra que pocos días antes había hecho. Subían en esa ocasión a pie y con el calor del sol, la larga cuesta que lleva al campamento de El Vallecito. Iba el general lleno de fatiga, y un soldado que le acompañaba le dijo:

– Ahora vamos muy cansados, mi General; pero cuando en el día del triunfo vayamos en un coche, por la calle de Plateros, allá en la ciudad de México! …
– Nunca he soñado llegar al triunfo -replicó el general Gutiérrez-, mucho menos gozar de él en la ciudad de México. Lo que sí he soñado es estar en el cielo.

COMBATE DEL PUERTO DE LOS ENCINOS

Amaneció la mañana del día 10; los soldados de Cristo Rey estaban en sus posiciones y el enemigo se preparaba para el ataque. Pronto se avistó aquél y empezó a ascender a través de la arboleda. El primer choque fue en el Puerto de los Encinas, donde unos pocos libertadores formaban una primera avanzada; éstos pronto fueron desalojados y los callistas continuaron avanzando hasta la parte superior, en donde Gutiérrez se había hecho fuerte. Estaban allí, al lado del general, entre otros, el coronel su hermano y el mayor Rafael Alvarado, y el mayor Filiberto Calvario y el capitán Bernardino González, de las fuerzas de Colima.

Cuando las fuerzas enemigas se aproximaban, el general Gutiérrez y sus compañeros se pusieron de pie e invocaron, como siempre lo hacían antes de los combates, el Santo Nombre de Dios y suplicaron la ayuda y protección del Arcángel San Miguel; se hizo el signo de la cruz y se principió a luchar.

coronel-y-federico-vc3a1zquez-al-centro

MUERTE DEL GENERAL GUTIÉRREZ

El combate fue crudo. El general con sus compañeros peleaban por el frente; pero el enemigo cargó por el flanco con fuerza y los libertadores fueron desalojados de sus trincheras.

Aunque el general mismo y sus compañeros vieron a tiempo oportuno que el enemigo tomaba el flanco, quisieron resistir hasta lo último, confiando en que podrían fácilmente escapar; pero cuando quisieron hacer la retirada, era ya tarde, y mientras subían la pesada cuesta, una bala atravesó el pecho del ilustre soldado de Cristo.

Al momento le sostuvieron sus compañeros por los brazos, pues sus piernas vacilaron. Cuando el coronel advirtió lo que pasaba y se encontraron las miradas de los dos hermanos, con el rostro iluminado por inmensa dicha sobrenatural, dijo el héroe:

– Mira, hermano, mira lo que Dios me ha dado -y le hacía ver la herida abierta, de la cual manaba un borbollón de sangre que él mismo recibía en sus propias manos y mostraba y contemplaba con satisfacción indecible-. Por fin me concedió el Señor -dijo transportado de celestial consuelo- la gracia de morir por El como tanto se lo había pedido.

Casi en peso, y mientras unos cristeros hacían fuego desde un alto peñón para detener un poco el avance de los callistas, fue conducido el ilustre herido hasta colocarlo detrás de una roca, en donde cayó moribundo; hizo brevemente algunas últimas recomendaciones a su hermano y le entregó algunos documentos que había que mandar a los jefes supremos de la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa en México.

Momentos después, mientras él expiraba, los enemigos lograron subir hasta aquel lugar, porque no había sido posible contenerlos. Entonces todos huyeron de allí; quién se interna en la arboleda, quién tras alguna peña, porque no hubo lugar para hacer otra cosa.

Por la tarde, cuando los perseguidores se retiraron, fue recogido el venerable cadáver. En la opinión de todos sus cristeros aquel hombre era un santo: hombre sin miedo y sin tacha, fue un ciudadano ilustre, hijo, hermano, esposo y padre sin igual; gloria y honra de la Patria, noble presea del laicato católico de México. No era sólo un soldado o jefe de armas, pues había sido designado, hacía algunos meses, por la L.N.D.L.R., jefe supremo civil en el Movimiento Nacional Libertador. El Sacerdote Capellán, don Octaviano Marín, en la capilla del vecino campamento del Vallecito, entonó ante su cadáver el Te Deum: se trataba de la muerte de un héroe, de la victoria suprema de un cruzado de Cristo Rey.

Saldo del combate: por parte de los cristeros, la muerte del ilustre general Gutiérrez y la de un soldado raso. Por parte de los callistas, cincuenta y cinco muertos, entre ellos un coronel y tres oficiales.

 

barra separadora

11 comentarios leave one →
  1. 20 de julio de 2014 2:11 AM

    ¿En qué mundo viven ustedes?, estamos en la fase final de la gran Apostasía, predicha por San Juan, y sólo se les ocurre poner esto, (no digo que la Guerra Cristera no haya sido un emprendimiento apoyado por la Iglesia), lo que sí digo es que en este momento es urgente que se denuncie a la falsa iglesia de Roma, a sus antipapas, al Anticristo Juan Pablo II, al Falso Profeta Benedicto XVI, a sus falsos cardenales, obispos, incluyendo a Williamson y Felay, es necesario que el mundo comprenda que el mundo llega a su fin …el Día de Señor está a la puerta.
    Aquí está una evidencia de ello:

  2. Codreanu permalink
    20 de julio de 2014 11:58 AM

    Aquí lo único necesario, es que tu veneno sedevacantista, lo destiles en el forosatanico pues en esa pagina sedevacantista y anti-fsspx sus mensajes serán muy bien recibidos y ademas aplaudidos,.
    Aquí respetamos a la fraternidad y acogemos con mucho gusto los semanales Eleison de M. Williamson, pues son autenticos faros de luz que nos guían a seguir a la Iglesia tradicional. VENI DOMINE JESÚS

  3. Mima permalink
    23 de julio de 2014 9:23 AM

    Arturo, ya aburres, cada vez que vienes acá es a destilar tu sádico veneno, a querer sembrar confusiones donde no las hay! y venir con tu fanatismo proselitista sedevacante que en este foro nadie te para bola… osea, no has comprendido el mensaje aún? tu lugar está con Logan y sus secuaces, este lugar es tradicional, respeta a la FSSPX y a Mons. Lefevbre, al que tanto odian ustedes. Asi que mejor ahorrate tus pavadas.

    • bigtigger59 permalink
      23 de julio de 2014 1:17 PM

      Estimada Mima, en primer lugar no entiendo algunas palabras como”te para bola”, “Logan”, o “pavadas”. Pero eso es lo de menos, lo importante aquí es que me dices que este lugar es tradicional, que respete a la FSSPX y a Mons. Lefebvre. Nada hay de eso, el acto de caridad cristiana que yo hago con ustedes es utilizar un mondadientes y tratar de ponérselos en los ojos para que los abran bien y se den cuenta de que la Fraternidad se ha convertido en una secta más, al igual que las miles de sectas protestantes que existen hoy en día. Yo no odio a Mons. Lefebvre, solo he leído algo de su vida, de su doctrina y de su “separación” de la iglesia apóstata de Roma, también que ordenó a cuatro nuevos obispos sin la “autorización de Roma”.
      No se si sabes o lo saben los seguidores de Ecce Christianus, que ha habido un cisma dentro de la fraternidad, ya Mons. Felay se había manifestado totalmente modernista, al comulgar con la Ramera de Babilonia, llevándose a una fracción de los fieles a la Fraternidad; ahora Mons. Williamson ha creado una nueva secta dentro de la Fraternidad, se llama “Unión Sacerdotal Marcel Lefebvre”, esta “renovación” de la “resistencia” ha venido a deteriorar aún más la ya de por sí fláccida resistencia de la Neo Fraternidad.
      La sentencia de Nuestro Señor es contundente, cito: Jn. XV:5,6. “5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. 6 El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden”.
      Creo entender que la Fraternidad cree en la restauración de la Iglesia, la conversión de Rusia y que algún día un Papa va a reinar con los verdaderos fieles a su Iglesia, las Sagradas Escrituras, la tradición Apostólica,las profecías Bíblicas, y las revelaciones particulares (Fátima), dicen otra cosa, todo apunta hacia el castigo más grande que Dios ha impartido a la humanidad, permitir que su Iglesia fuera infiltrada por la judería masónica, la cábala Judía y el Talmud, y como consecuencia la fe de miles se enfriará y caerán todos en apostasía.
      La FSSPX se dejó engañar por el Falso Profeta Benedicto XVI, al ser excomulgados y posteriormente condicionarles el levantamiento de la “excomunión” a su regreso a la plena comunión con la “iglesia católica”, ahora la Fraternidad adora al Anticristo, al Maldito y Condenado Juan Pablo II, ese falso, hipócrita, embustero, mentiroso, engañador, apostata reclamante al Papado que dijo que él era Cristo y que cada uno de nosotros somos Cristos, él puso al hombre en el lugar de Dios, ¿No te suena conocida esta frase?, la citó San Pío X, cito: Papa San Pío X, E Supremi apostolatus, 4 de octubre de 1903: “… esta es la señal propia del Anticristo, según el mismo apóstol; el hombre con infinita temeridad se ha colocado en el lugar de Dios”.
      Si no le crees a San Pío X, creele a tu “papa”, él mismo lo dijo, cito: Juan Pablo II, Redemptor hominis, # 10, March 4, 1979: “En realidad, ese profundo estupor respecto al valor y a la dignidad del HOMBRE SE LLAMA EVANGELIO, es decir, BUENA NUEVA. Se llama también CRISTIANISMO”.
      La Iglesia Católica dice que Juan Pablo II es El Anticristo, la Sagrada Escritura se refiere a un ataque específico contra la verdad sobre Jesucristo, un ataque específico contra la verdad sobre el Dios-hombre. La Sagrada Escritura se refiere específicamente a confundir a Jesús (1 Juan 4, 2-3) y negar que Jesús es el Cristo (1 Juan 2, 22). Estas dos cosas sirven como la característica distintiva del Anticristo, según la Sagrada Escritura, y estas dos cosas se refieren claramente a un ataque a la verdad de la encarnación del Hijo de Dios.
      JPII hizo todo eso en los 27 años de “pontificado”, él se proclamó Cristo, y lo hizo mientras estuvo sentado en el Templo de Dios (Basílica de San Pedro).
      Como te darás cuenta, no se trata de denostar a nadie, ni de ir en contra de personas o instituciones, no, de lo que se trata aquí es de denunciar a la Ramera de Babilonia, a esa Prostituta que se embriaga con la sangre de los mártires, que se revuelca con los líderes de la tierra, y que ha tratado de borrar el Nombre de Dios y de Su Cristo.
      Espero en Dios que esta reflexión te sirva para que te conviertas al Catolicismo Tradicional y procures la salvación de tu alma, en caso contrario, si permaneces en la Fraternidad, sin duda arderás en el infierno.

      ¡Alabado sea Jesucristo!

      Arturo

  4. Codreanu permalink
    29 de julio de 2014 9:01 AM

    bigtigger59, Arturo o como te llames.- Lo único que entiendo de tu escrito por llamarle de algún modo, es una perorata en donde dices el mayor numero de sandeces en el menor espacio posible, que no tienen ni pie de cabeza, y lo mas chistoso del caso es como decimos en Mexico te botas “la puntada” de decirnos que estas haciendo con nosotros una obra de caridad ¡Cristiana! y además nos mandas al infierno. “Perdona Señor a este pobre diablo, porque no sabe lo que está escribiendo. VENI DOMINE JESÚS

    • Mima permalink
      29 de julio de 2014 2:39 PM

      Lo peor de todo que este Arturo se rasga las vestiduras conmigo y me dice que no tengo “caridad” en mis palabras, pero el no tiene la mas minima verguenza, caridad, ni temor de Dios, es un SOBERBIO ENGREIDO, con la misma varas que mides serás medido Arturito, lo debes saber mejor que yo, ya que te jactas tanto en darme catedra de religión y no sabes ni pio de caridad. Ahh sobre todo es bien conocido que no quieres ni soportas a los papas modernistas que por desgracia hemos tenido desde el CVII, pero porfavor no los maldigas y menos en este sitio, ten mas cordura y mira tu cola de paja porque precisamente tu has sido mas severo mandando al infierno a todo mundo y maldiciendo a estos papas como JP2. Ya no perdere mi tiempo contigo. Bye. Como dicen en mi tierra: “… No gastare pólvora en Gallinazo…”

      • bigtigger59 permalink
        29 de julio de 2014 10:36 PM

        El burro hablando de orejas, mira quien habla de que yo no tengo caridad, ¿A caso sabes tú lo que es la verdadera Caridad Cristiana?, por si no lo sabes o ya se te olvidó, la Caridad Cristiana consiste en predicar a los hombres el amor a Dios, que consiste en que Él nos dió a su Hijo Unigénito para que no pereciéramos eternamente en el infierno, y pudiésemos alcanzan la visión Beatífica en los Cielos, aceptar su Palabra (quien es el mismo Jesucristo), defender su Iglesia y en todo caso dar la vida por ella.
        Créeme que yo necesitaba que tú y el mentado Condreanu se declararan abiertamente modernistas, herejes y apóstatas, en ese sentido creo que es inútil seguir conversando contigo, tú aceptas a Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y a Benedicto XVI como papas, ni hablar mujer traes puñal.
        Como colofón de nuestra accidentada conversación, solo te diré que Cristo destruirá Roma en el corto tiempo, y Él mismo vendrá a encerrar para siempre al demonio y sus dos Bestias Juan Pablo II y Benedicto XVI, y con ellos a todos los que adoraron su imagen, recibieron su marca (el Bautismo y el Orden) y creyeron en su doctrina falsa, anticristiana… diabólica.
        Cito: Ap. XIX:20, 21. “20 Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. 21 Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos”.
        Si ahora te dueles porque maldigo a esos diabólicos anticristos, te dolerás infinitamente más al saber que, como dice el verso 21, serás muerta por la espada que sale de la boca de Nuestro Señor Jesucristo, por haber seguido a estos impostores, enemigos de Dios y de su Iglesia.

        Si Dios quiere nos vemos el Día del Señor, que ya está próximo, hasta entonces.

        ¡Alabado sea Jesucristo!

        Arturo

    • bigtigger59 permalink
      29 de julio de 2014 4:42 PM

      ¡Vaya, otra vez mi amigo Condreanu!, la verdad no se si eres el dueño o tu creaste este Blog, pero si insistes en defender lo indefendible, lo siento mucho, en primer lugar todo lo que comento aquí no son peroratas ni sandeces, son parte de la doctrina católica que ha sido mantenida hasta antes del conciliábulo Vaticano II. Tú que te profesas como católico deberías saberlo perfectamente. Te ruego me describas cuáles consideras tú que son las sandeces y las refutes con la doctrina que la Santa Madre Iglesia siempre ha enseñado.
      Si lo que te duele es que desenmascare a la Neo Fraternidad, dilo abiertamente, pero no pongas en duda lo que la Iglesia enseña y predica desde la Cátedra del Divino Pedro.
      Ya en una ocasión te pedí que sustentaras la creencia que enseña la Fraternidad y que promovió Mons. Lefebvre acerca de la existencia de tres Bautizos y no sólo UNO, y de la Ignorancia Invencible, que contradice el Dogma “Fuera de la Iglesia Católica no existe ninguna salvación”, ambas enseñadas desde el púlpito por los obispos y sacerdotes de la FSSPX.
      Para clarificar plenamente quien tiene la Verdad, si la Fraternidad o la Santa Madre Iglesia Católica Apostólica Romana, sino demuestras que esas enseñanzas las predica la Iglesia, ten la seguridad que tú y los seguidores de Mons. Lefebvre son herejes obstinados, y por lo tanto, (no lo digo yo, sino la Iglesia), irán al infierno.
      En cuanto a lo que hago con ustedes, y que denomino caridad cristiana, mira lo que dice León XIII al respecto: Papa León XIII, Sapientiae christianae, # 14, 10 de enero de 1890: “Pero cuando la necesidad apremia, no sólo deben guardar incólume la fe los que mandan, sino que, como enseña Santo Tomás, ‘cada uno esté obligado a propagar la fe delante de los otros, ya para instruir y confirmar a los demás fieles, ya para reprimir la audacia de los infieles’. Ceder el puesto al enemigo, o callar cuando de todas partes se levanta incesante clamoreo para oprimir a la verdad, propio es, o de hombre cobarde, o de quien duda estar en posesión de las verdades que profesa”.
      Yo no soy un hombre cobarde, y no me callaré mientras la salud de mis hermanos en la fe esté en peligro, cuando la necesidad apremia, para el caso el denunciar a la falsa, hereje y apóstata iglesia del Vaticano II, sus antipapas; pero sobre todo al demonio personificado en “san” Juan Pablo II, el Anticristo y a quien hizo posible su “adoración”, me refiero a la bestia que sale de la Tierra RATAzinger, Benedicto XVI.
      Por último te reitero que la Neo Fraternidad ha creado una nueva secta, se llama “Unión Sacerdotal Marcel Lefebvre”, te ruego investigues al respecto.

      https://snt152.mail.live.com/default.aspx#tid=cmzQudFg0S5BGlgQAhWtbiXA2&fid=flinbox

      Esta nota la tomé del otro lado de la Fraternidad, esa también dice llamarse defensora de la tradición católica, con quien tampoco comulgo, pero sirve para la ocasión.

      ¡Alabado sea Jesucristo!

      Arturo

  5. Codreanu permalink
    29 de julio de 2014 8:20 PM

    Esta es la ultima vez que te contesto, porque exponer cualquier razonamiento contigo es lo mismo que arar en el mar. y mi tiempo es muy valioso, solamente te diré, que la fraternidad o nueva secta cismática o el membrete que tu le quieras poner, después de la consagración PIDE A DIOS POR EL PAPA y es mas que evidente que se trata del Papa posconciliar que esté en funciones, NO SON SEVECACANTISTAS luego, con esto te demuestro que la fssspx, no es cismática, e insisto déjate de escribir peroratas esteriles, pues lo único que verdaderamente sabes hacer es Rebuznar
    VENI DOMINE JESÚS

    • bigtigger59 permalink
      29 de julio de 2014 11:41 PM

      Dice un dicho mexicano: “Pa’ qué tanto brinco, tando el suelo tan parejo”, no necesitas aclararme que eres modernista hasta las “cachas”, que adoras a la Primera Bestia y que sigues sus enseñanzas, ni hablar, sólo te recuerdo que quien conoce la verdad está obligado a compartirla, en tu caso debes declarar a los seguidores de este Blog tu postura, también decirles que deben estar dispuestos a aceptar las consecuencias de esta toma de decisiones, recuerda que estamos en los últimos días del mundo y que TODAS las profecías católicas se han cumplido al pie de la letra, solamente faltan algunas, te comento, la destrucción física de Roma, y la llegada de Petrus Romanus como último reclamante al papado (la Beata Ana María Taigi y San Malaquías); ese es Bergoglio, mal llamado Francisco, posterior a esto vendrá el Día del Señor en la que Él como Juez supremo vendrá a juzgar a su Iglesia y a las Naciones.
      Un dato que considero importante comentarte antes de que me borre de tu vida, perdón de tu Blog, es este: Mt. VII:3-6. “3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 4 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? 5 !!Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. 6 No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen”.
      Y para que mi rebuznar te cause más sordera, te digo esto, cito: Ap. XIX:19-21. “19 Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército. 20 Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. 21 Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos”. Si estos versos no te conmueven a conversión a la verdadera fe católica, nada lo hará.
      El Día del Señor está muy cerca, en ese día se verá toda la justicia de Dios, y su venganza será terrible, ¿no tienes temor de Él, que te puede mandar al infierno junto con la Primera Bestia, el Anticristo (Juan Pablo II), y la Segunda Bestia o Falso Profeta (Benedicto XVI)?
      Creo que la respuesta es obvia, vas a seguir a la Fraternidad y a la iglesia apóstata de Roma.. en fin allá tú y tus seguidores. No tienes remedio, viendo no ves y oyendo no oyes.
      Ahora sí mi estimado, hasta nunca, o mejor dicho hasta el Día del Juicio, si Dios quiere y vivimos.

      ¡Alabado sea Jesucristo!

      Arturo

  6. Lazaro permalink
    30 de julio de 2014 9:54 AM

    Sr. Arturo bigtigger59.- Para su información, la pluma de Codreanu, en una forma clara y concisa forma opinión publica en este blog, a diferencia de la de Ud, que lo único que sabe hacer es autoalabarse pretendiendo hacernos creer que es un Sto Tomas de Aquino redidivo, Ud. toma frases kilometricas frases fuera de contexto y las acomoda según su criterio para predicarnos su herejia sedevacantista, y piensa que por aburrimiento acabará por convencernos, pero se equivoca, aquí somos católicos fieles a la tradición,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: