Skip to content

EL PELIGRO DE LA MASONERÍA PARA EL VERDADERO CATÓLICO

17 de febrero de 2014

 

estructura de la Masonería

Para hacer esta exposición accesible a todo público, principalmente a los jóvenes y a sus estimados maestros, vamos a emplear términos y palabras sencillas que nos aclaren, en pocos renglones, en pocas palabras, los conceptos que trataremos de sintetizar  en lo esencial; sobre el enorme peligro que ha revestido para la humanidad entera, pero muy particularmente, para la Iglesia  Católica y sus fieles, este Misterio de Iniquidad que San Pablo menciona en su 2ª. Carta a los Tesalonicenses, a Tesalónica, ciudad del norte de Grecia. Recomendamos, que se lea completa esta Carta.

ANTECEDENTES SOBRE EL ORIGEN DE LA MASONERÍA:

San Pablo pide a los cristianos de Tesalónica que no se dejen engañar sobre los rumores de la próxima venida de Nuestro Señor en aquellos primeros tiempos de la Iglesia,  Que el Misterio de la Iniquidad efectivamente  ya estaba actuando en la sociedad  pero que primero, debería llegar laApostasía de la Fe,  casi general en los fieles, y apareciendo después de ello, el hombre de pecado, el hijo de la perdición: el que se opondrá a Dios, y se alzará contra todo lo que se dice Dios, o se adore, hasta llegar a poner su asiento en el Templo de Dios, dando a entender que es Dios.
Qué ya saben lo que lo detiene; que es la Fe y la Caridad, que en cuanto éstas desaparezcan de la sociedad, “entonces se manifestará el inicuo que vendrá con el poder de Satanás, con toda suerte de milagros, de señales y de prodigios falsos…… aquel perverso a quien el Señor Jesús matará con el aliento de Su boca, y destruirá con el resplandor de Su presencia”
Mientras tanto, en el lapso de tiempo que medió desde los Apóstoles hasta la Revolución dentro de la Iglesia Católica en el siglo XX, pasando por las revoluciones ideológicas y sociales de los siglos XVIII y XIX; el Misterio de Iniquidad  siguió actuando a través de los enemigos de Cristo y de Su Iglesia hasta nuestros días en el tercer milenio.
A continuación, vamos a precisar esta iniquidad y al enemigo que la difunde:
Desde el alba de los tiempos, desde la primera creación espiritual de Dios el Creador, esta iniquidad o maldad, que no es creación de Dios, sino de la libre voluntad de las criaturas hechas a  Su imagen y semejanza. Se manifiesta, en primer lugar, con la rebeldía de Luzbel y sus ángeles, siguiendo con la desobediencia de Adán y Eva, y luego con los pecados de toda la descendencia humana.
Los descendientes de Adán fueron perdiendo, a lo largo de las generaciones, la enseñanza original que Dios había infundido a nuestros primeros padres, mientras los más avispados de los humanos retenían en su intelecto y en su espíritu, algunas verdades mezcladas con errores y mentiras.
Solamente muy pocos de ellos, quedaron, por gracia de Dios, con el conocimiento verdadero para rendir adoración y culto al Creador siguiendo las inspiraciones divinas para la vida terrena.
En cambio, la gran mayoría de los humanos se perdieron en la nebulosidad de las ideas y creencias erróneas, dando lugar a los cultos paganos idolátricos que el genio del Mal les comunicó para engañarlos.
A continuación vino el nacimiento de las culturas anteriores a la elección hecha por Dios de los hebreos, un pueblo escogido entre los paganos, para ser portador de la Tradición Mesiánica o pre cristiana.
Las grandes culturas paganas que se han sucedido sobre la tierra: la egipcia, la persa, la china o la hindú; las mesopotámicas y babilónicas, , la griega y la romana, así como tantas otras de menor importancia esparcidas por los continentes; todas ellas, han rendido culto religioso y sangriento, al Príncipe de este mundo, es decir a Satanás. Toda esa liturgia religiosa primitiva tuvo sus templos y sus misterios donde el diablo revelaba y ordenaba, por medio de sus intérpretes, el Misterio de la Iniquidad.
Entonces, ¿Qué es este Misterio de Iniquidad?; este misterio es:

LA REBELDÍA CONTRA EL DIOS VERDADERO Y SUS LEYES.

Enseñando lo que la Serpiente del Paraíso propuso a nuestros primeros padres para apoderarse de ellos:

SI COMÉIS DEL FRUTO DEL ÁRBOL QUE ESTÁ EN MEDIO DEL EDÉN SERÉIS COMO DIOSES”

O como la tercera tentación del demonio a Nuestro Señor Jesucristo  en el desierto:

“YO OS DARÉ TODOS LOS BIENES DE ESTE MUNDO SI ME ADORÁIS”:

EL SECRETO DE LA INIQUIDAD

Las noticias que tenemos de esos Templos de iniquidad son muchas, solamente citaré una, la del llamado “padre de la Historia”: Heródoto, quien en  el segundo tomo de su obra indica claramente la razón secreta a que se comprometían los miembros de esas antiquísimas sociedades:
Porque yo conozco todos los misterios del Egipto, ninguno de ellos me es desconocido, pero no me está permitido hablar de ello……”
Desde el alba de los tiempos, ha habido grupos de paganos que se reunían en cuevas o grutas para esconderse de los demás y hacer sus ritos satánicos en el más absoluto secreto comprometiéndose bajo juramento de sangre,  a no revelar a los demás hombres sus maquinaciones. Con el paso de los siglos se fueron formando, con esos grupos, las Sociedades Secretas, antecesoras de la Masonería.
Ya desde los tiempos del profeta Ezequiel, alrededor del año 600 A.C. los judíos se habían entregado a la contaminación religiosa de los pueblos paganos. Así el profeta escribe en el Capítulo octavo de su libro, cómo toda la Casa de los príncipes de Israel se entrega a prácticas idolátricas en los subterráneos del Templo de Jerusalén:
“Y sucedió en el año sexto, el sexto mes, el día cinco, que estando yo sentado en mi casa, y estando alrededor mío los ancianos de Judá…… súbitamente se hizo sentir en mí la fuerza del Señor Dios…..y díjome: Hijo de hombre ¿Piensas acaso que ves tu lo que estos hacen, las grandes abominaciones que comete aquí la Casa de Israel para que yo me retire lejos de mi santuario?, pues si vuelves otra vez a mirar verás abominaciones mayores….. horadada que hube la pared apareció una puerta…..y habiendo entrado, miré, y he aquí, figuras de toda clase de reptiles y de animales y la abominación de la familia de Israel, y todos sus ídolos estaban pintados por todo el rededor de la pared. ¡Ay!, setenta hombres de los ancianos de la familia de Israel estaban de pie delante de las pinturas, y en medio de ellos Jozonías, hijo de Safán, teniendo cada uno de ellos un incensario en la mano, porque en lo escondido dicen ellos aquí no nos ve el Señor…..”
Por esa abominación, la Gloria de Dios se retiró del Templo, y a poco tiempo de la idolatría de los hebreos, vino una guerra que perdieron y fueron llevados al exilio, adonde también Ezequiel los acompañó.
Seis siglos antes de la Natividad del Señor en Belén, ya los judíos formaban sociedades secretas para engañar al pueblo en la oscuridad de los subterráneos del propio Templo de Jerusalén. El Misterio de Iniquidadformado de tinieblas y mentiras ya actuaba.
Por eso, podemos entender claramente, el rechazo a Cristo, de la elite  judía: príncipes, sacerdotes, fariseos, escribas y saduceos,  amigos de la oscuridad, que no pudieron entender a Jesucristo y su Doctrina, quien esla Luz Misma: el Camino, la Verdad y la Vida,
Las Sociedades Secretas cobraron fuerza desde el momento mismo de la expulsión de los judíos de la Judea por los romanos. Esos judíos expulsados se refugiaron en varias ciudades de la Mesopotamia, entre los ríos Éufrates y Tigris, allí fundaron Academias y Sinagogas donde enseñaban a los judíos de la Diáspora, es decir del destierro; su nueva doctrina llamada el Talmud; que son mentiras e interpretaciones falsificadas de la antigua Thorá o Pentateuco: Los Cinco Libros de Moisés.
A ese libro llamado Talmud o libro de los Preceptos del pueblo judío, agregaron la conducta que el pueblo judío debía tener con los cristianos, y con odio reconcentradodenigraban a Cristo y Su Iglesia.
Esos judíos desterrados por los romanos que vivían bajo el imperio persa eran los descendientes de aquellos fariseos a los que Nuestros Señor Jesucristo había anunciado su ruina y condenación por haberle rechazado.
San Juan cap. 8, vrs. 42 a 47.Dijo Jesús: 42 “Si Dios fuera vuestro padre, me amaríais a mí: pues yo salí y vengo de Dios: no he venido por mí mismo sino que Él me ha enviado 43¿Poqué no comprendéis mis palabras? Porque no podéis admitir mi doctrina, 44 El padre de quien vosotros procedéis es el diablo, y queréis hacer lo que quiere vuestro padre. Él fue homicida desde el principio, y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando dice la mentira, habla de lo suyo, porque es mentiroso y el padre de la mentira. 45 A mí en cambio, porque digo la verdad, no me creéis. 46 ¿Quién de vosotros puede convencerme de pecado? Si digo verdad, ¿Por qué no me creéis? 47El que es de Dios, oye las palabras de Dios: vosotros no las oís porque no sois de Dios……”
Según escribe San Mateo en el Capítulo 23, 33-36 de su Evangelio:
!Serpientes, raza de víboras!, ¿Cómo podéis escapar a la condenación del infierno? Por esto, mirad: os voy a enviar profetas, sabios y escribas. A unos los matareis y los crucificaréis, a otros los azotaréis en vuestras sinagogas y los perseguiréis de ciudad en ciudad, para que caiga sobre vosotros toda la sangre inocente derramada en la tierra, desde la sangre del justo Abel, hasta la sangre de Zacarías, hijo de Baraquías, a quien matasteis entre el santuario y el altar. EN VERDAD OS DIGO TODO ESTO VENDRÁ SOBRE LA PRESENTE GENERACIÓN”
Y este otro pasaje: San Mateo cap. 21, vs.43-46.
“Por esto os digo que el reino de Dios se os va a quitar a vosotros para darse a un pueblo que entregue sus frutos. 44. Todo el que caiga sobre esta piedra se estrellará y sobre quien ella caiga, lo aplastará. 45 Los príncipes de los sacerdotes y los fariseos que oyeron sus parábolas, conocieron que se refería a ellos; 46 y, aunque deseaban prenderlo, temían al pueblo, que lo tenía por un profeta”.
Este otro pasaje viene al caso: San Mateo cap. 27, vs.24 a 26
24 Viendo Pilatos que no adelantaba nada, sino que el tumulto aumentaba, tomó agua y se lavó las manos delante del pueblo, diciendo: Soy inocente de la sangre de este justo. Vosotros veréis, 25 Y todo el pueblo respondió Su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos
26, “Entonces les soltó a Bar Abas y a Jesús lo azotó y lo entregó para que fuese crucificado”.
El odio de los judíos por Nuestro Señor Jesucristo y los cristianos les venía de los jefes judíos  y de toda la jerarquía que pidió la Crucifixión de Cristo y de los que gritaron: Caiga su sangre sobre nuestras cabezas y sobre nuestros hijos. El pueblo judío y su jerarquía en conjunto, atrajo sobre sí la ira de DIOS PADRE hasta el fin de los tiempos.
Perdido para ellos el Reino de Dios, no les quedó otro camino que someterse al Príncipe de este mundo, como lo habían hecho los paganos, y jurando ante él, su odio mortal a Cristo y sus fieles para destruir por completo su Iglesia. Eso han pensado ellos hasta la fecha actual y han sido el motor de todo el mal que han podido hacernos a los cristianos a lo largo de dos mil años, usando los individuos y las circunstancias más diversas.
Desde incitar a los emperadores romanos para martirizar a los primeros cristianos, o apoyando a los herejes dentro de la Iglesia, promoviendo guerras contra los pueblos cristianos; y entre los propios cristianos. Corrompiendo a la sociedad de las naciones cristianas por medio de lassociedades secretas, de las filosofías impías, de las costumbres deleznables y las falsas doctrinas, inspiradas todas, por su padre el Diablo.
Ellos, los judíos, los que rechazaron y crucificaron materialmente al Verbo de Dios, nuestro Dios Uno y Trino, ellos que  han sido y siguen siendo nuestros mayores enemigos. ¡Son ellos nuestros mayores enemigos!
Pero, todos los católicos sabemos, desde la infancia, por la Recta Doctrina de Nuestro Señor Jesucristo, que debemos perdonar a nuestros enemigos y lo hacemos porque Nuestro Señor nos lo manda, y lo rezamos en cada Padre Nuestro: Señor, perdona nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores, y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos de todo mal, Amén

LA MASONERÍA

La Masonería y los masones salen de ese Misterio de Iniquidad del que San Pablo habla en su 2ª. Carta a los Tesalonicenses. Ellos, los masones, son el arma del judaísmo, el mayor enemigo del cristiano y de la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo,  y así ha sido, desde la vida pública del Verbo de Dios encarnado.
La Masonería” es el nombre moderno que dieron los franceses a ladoctrina liberal  que endiosa al hombre. Esta palabra es una derivación del adjetivo masón, que se traduce al castellano por albañil. Porque dentro de los gremios de los albañiles que habían quedado cesantes después de terminadas las grandes catedrales medievales en Francia, entraron individuos impíos que corrompieron su fe religiosa católica, para incitarlos a rebelarse secretamente contra la Iglesia Católica durante los siglos XIII, XIV, XV, XVI y XVII.
Los masones se reunían en logias o sociedades secretas e impulsaron los errores doctrinales del final de la Edad Media, que desembocaron en verdaderas herejías, como los cátaros o albigenses, templarios, alquimistas, rosacruces, lollardos, hussitas; todos ellos antecesores doctrinales de la Revolución Protestante iniciada por el monje agustino hereje Martín Lutero  en octubre de 1517, seguida con Ulrico Zuinglio en 1520, Juan Calvino en 1533 y Tomás Cranmer fundador de la Iglesia Anglicana en 1552. El Cisma protestante fue de mucho mayor peligro para la Iglesia Católica que las herejías medievales. Porque el cisma abarcó la mitad de Europa, fue más importante que el propiciado por los ortodoxos griegos. La unidad de Fe, unidad de Comunión y unidad de Gobierno querida por Nuestro Señor Jesucristo se vio afectada y dicha unidad rota.
Sin embargo; la más grave y dolorosa revolución en el seno de la Iglesia ha sido la del Concilio Vaticano II de 1962-1965. Porque mientras la revolución protestante había partido de simples clérigos, la Revolución que provocóel Segundo Concilio Vaticano salió de la misma cabeza de la Iglesia:los cientos de obispos y cardenales, casi dos mil, reunidos en torno a dos Papas, que sin comprometer su infalibilidad, dieron su anuencia y aliento para cambiar la doctrina y la liturgia con miras de quedar bien con  el mundo, rechazando la Tradición que desde el Concilio de Trento, 1545 a 1563, se había continuado rigurosamente por cuatro siglos hasta 1958: por eso podemos pensar que se trata del Misterio de Iniquidad.
Entre el común de los católicos de todo los tiempos existe gran desconocimiento acerca del origen y significado de la Masonería, a pesar de las advertencias que los Sumos Pontífices hicieran desde 1738 por S.S. Clemente XII, previniendo a los fieles del peligro que representaban las sociedades secretas de los masones impulsadas por los judíos desde la oscuridad de sus logias establecidas dentro de las naciones cristianas.
Es por tanto necesario, hacer una lista de las principales advertencias pontificias contra el Misterio de Iniquidad que no ha dejado de actuar, bajo diversos nombres, en su trabajo de destrucción del Orden Católico.
Las herejías más importantes de los siglos XVIII, XIX y XX en el seno de la Iglesia Católica  fueron el jansenismo, el quietismo, el naturalismo, el Libre Pensamiento, el naturalismo de J.J. Rousseau, religión que adora al corazón humano, romanticismo que desemboca en la religión del progreso, la ciencia y la técnica de la era moderna. El Liberalismo y sus filósofos; desde Descartes, Locke y David Hume, Kant así como los revolucionarios Marat y Robespierre y más tarde Saint Simon, Fourieur, Proudhon hasta Carlos Marx padre del comunismo. Todos ellos ganados e impulsados por la Masonería.
El Americanismo, nació en los Estados Unidos hacia la segunda mitad del siglo XIX que de comenzar por ser el celo de un converso protestante al catolicismo: Isaac Haecker, llegó a convertirse en doctrina que condena la constitución tradicional de la Iglesia Católica con el pretexto de que “El porvenir pertenece a la Democracia” y que la palabra Libertad tiene un poder mágico sobre las almas. La Iglesia debe dejar de ser de una manera o de otra una Religión de Autoridad, para asar a ser, como el protestantismo, religión de libertad”
“La Edad Media colocó en primer lugar las virtudes pasivas: humildad, obediencia, pobreza, mortificación, etc. Nuestra época estima con razón que las virtudes activas son mucho más importantes: la energía en la acción, el apostolado exterior, la lucha por medio de la palabra, la prensa, la publicidad, en una palabra, el dinamismo para hacer triunfar la paz y la justicia. Los hombres de acción son los dueños del mundo”
El Papa León XIII, condenó el americanismo en su carta “Testem benevolentiae”, dirigida al cardenal Gibbons el 22 de enero de 1899.
El americanismo quedó sumergido, pero los cardenales y obispos americanos modernistas fueron muy influyentes en Concilio Vaticano II. Además, dentro del clero norteamericano ha existido desde entonces, la corriente modernista a la que condenó duramente el Papa San Pío X en su encíclica “Pascendi dominici greeci” el 8 de septiembre de 1907. Donde analiza minuciosamente las ideas de los modernistas incrustados en la Iglesia, que sin duda, habían sido influidos por la Masonería.

LISTA DE LOS PRINCIPALES DOCUMENTOS PONTIFICIOS ADVIRTIENDO A LOS FIELES DEL PELIGRO DE LA MASONERÍA.

Hasta donde se sabe: en el año de 1717, las cuatro principales Logias masónicas de Europa se reunieron en la ciudad de Londres, Inglaterra para coordinar sus ataques al Orden Católico, comenzando por planear la destrucción del Imperio Católico Español.
En la capital inglesa quedó constituido el Centro Masónico, desde donde sucesivamente, saldrían las directivas a todos los lugares del mundo católico de Europa y América. Teniendo como fin último, aparentemente irrealizable, la conquista de Roma, la Sede de San Pedro. Para lo cual se emplearían los más diversos medios y tácticas sugeridas por el espíritu del Mal, eseMisterio de Iniquidad del que ya hemos hablado.
La actividad que desplegaron los masones de todos los ritos fue intensa, a tal grado que 21 años después de 1717, el Papa  Clemente XII emitió la primera Encíclica de advertencia a los fieles del peligro de los masones.
S.S. Clemente XII, Constitución “In Eminenti…”, Año 1738.
“Tal es el crimen y la naturaleza de las sociedades secretas de los masones que se traiciona a sí mismo, y que los propios esfuerzos que los propios esfuerzos que hacen para ocultarlo lo hacen notar mejor. Así las sociedades dichas han despertado tan fuertes sospechas en el espíritu de los fieles que afiliarse a ellas es mancharse con el signo de una completa perversión. Y en efecto, si esos hombres no hiciesen el mal ¿Tendrían tan grande horror a la luz? Esta reprobación ha llegado a ser tan manifiesta, que en muchos países el mismo poder secular ha proscrito y prohibido dichas sociedades como contrarias a la seguridad de los Reinos”
S.S, Benedicto XIV, Constitución “ Pro Vidas,,,,”, 1751.
Renueva lo dicho por su antecesor y agrega que:
“La reunión de hombres de toda religión y secta traerá los más graves daños a la pureza de la religión católica; acerca del riguroso secreto a que se comprometen los miembros de esas logias, es seguramente por los crímenes contra el orden establecido sea religioso o político. El Papa recomienda a los Obispos y Superiores eclesiásticos, como a los Príncipes seculares cumplir con el deber de extinguir dichas sociedades”
Por  extrañas razones durante el siglo XVIII, solamente esos dos Sumos Pontífices emitieron advertencias contra la Masonería. Tendríamos que llegar al siglo XIX para encontrar la siguiente condenación cuando ya laMasonería había perpetrado miles de crímenes y había tomado posesión de casi todos los gobiernos de Europa y América.
S.S. Pío VII, Letras Apostólicas “Ecclesiam a JesuChristo”, 13 de septiembre de 1821.
El Papa condenó a todas las sectas masónicas, pero especialmente a la secta de los Carbonarios, que hacen afectación a Jesucristo, su doctrina y su Iglesia, y propagan el racionalismo o la indiferencia religiosa, parodiando la Pasión de Nuestro Señor, y haciendo irrisión de los demás Misterios cristianos, y favorecen toda empresa sediciosa, permitiendo matar al que haga cualquiera revelación, Por lo cual han sido tantos los asesinatos en Italia.
S.S. León II,  Constitución “Que Graviora”. 13 de marzo de 1825.
Condena severamente a la secta de los “Universitarios”, atribuye a las sectas masónicas la Revolución Francesa, y todos los daños que sufrieron la Religión Católica y la Iglesia. Que la secta arriba mencionada niega la existencia de Dios y sostienen que el alma muere con el cuerpo. Que todas las sectas masónicas están aliadas entre sí por el lazo criminal de sus proyectos infames.
S.S. Pío VII, Encíclica “Traditi”, del 21 de mayo de 1829.
El Papa escribe a los Patriarcas, Primados y Obispos y denuncia esas asociaciones de hombres facciosos, enemigos declarados de Dios y de los Príncipes, que emplean todo su esfuerzo en desolar la Iglesia, en trastornar los Estados, en perturbar todo el universo abriendo el camino a todos los crímenes.
S.S. Gregorio XVI, Encíclica “Mirari vos”, del 15 de agosto de 1835.
El Papa se dirige ahora al mundo entero, señala a la Masonería como la principal causa de todas las calamidades de la Tierra y de los Reinos, y como el sumidero impuro de todas las sectas y herejías anteriores.
S.S. Pío IX, Encíclica “Quipluribus”, del 9 de noviembre de 1846, más deveinte alocuciones y la Encíclica “Multiplices machinaciones” del 25 de septiembre de 1865.
El Papa confirma las condenaciones hechas por sus antecesores y enseguida advierte:
“Entre las numerosas maquinaciones y los diversos medios de que los enemigos del nombre cristiano se han valido para atacar a la Iglesia y con los cuales han tratado de, aunque en vano, de destruirla, es menester contar, sin duda alguna, Venerables Hermanos, esa secta perversa, llamada vulgarmente masónica, que oculta al principio en antros tenebrosos, ha acabado por salir a la luz, para ruina de la religión y de la sociedad civil…
“Ciertamente, ni nuestros padres ni nosotros jamás habríamos tenido que deplorar tantos movimientos sediciosos y revolucionarios, tantas guerras incendiarias que pusieron fuego a la Europa entera ni tantos males que han afligido y aún la afligen; si los Príncipes hubieran hecho caso de las exhortaciones de los Papas anteriores que les inculcaban el deber de reprimir las malignas sectas….”
En otra de sus alocuciones al respecto; el 20 de abril de 1876 el Papa declara que todas esas condenaciones y prohibiciones se extienden a las logias del Brasil y a las de cualquier lugar de la tierra, para destruir el engaño de los masones brasileños que afirmaban que esa condenaciones eran solo para Europa y no para la América que, según ellos y de la beneficencia, solo se dedicaban al progreso de la civilización.
A continuación vamos a espigar el documento más duro, completo e interesante que ningún otro Papa había escrito antes. Se trata de la Carta

ENCÍCLICA “HUMANUM GENUS”

Encíclica que emitió S.S. León XIII, el 20 de abril de 1884.
“A los venerables hermanos Patriarcas, Primados, Arzobispos y Obispos de todo el orbe católico que se conservan en gracia y comunión de la Sede Apostólica.”
El humano linaje, después de haberse, por envidia del demonio, miserablemente separado de Dios, creador y dador  de los bienes celestiales, quedó dividido en dos bandos diversos y adversos, de los cuales el uno combate asiduamente por la verdad y la virtud, y el otro por cuanto es contrario a la virtud y la verdad.
El uno es el Reino de Dios en la Tierra, es decir, la verdadera Iglesia de Jesucristo, a la cual, quien quisiere estar adherido de corazón según conviene a la salvación, necesita servir a Dios y a su unigénito Hijo con todo su entendimiento y toda su voluntad; el otro es el reino de Satanás, bajo, bajo cuyo imperio y potestad se encuentran todos los que, siguiendo sus funestos ejemplos de su caudillo y de nuestros primeros padres, rehúsan obedecer la ley divina y eterna, y acometen empresas contra Dios o prescindiendo de Dios mismo.
Agudamente conoció y describió Agustín estos dos reinos a modo de dos ciudades de contrarias leyes y deseos, compendiando con sutil brevedad la causa eficiente de una y otra en estas palabras: Dos amores edificaron dos ciudades: el amor de sí mismo hasta el desprecio de Dios, edificó la ciudad terrena; el amor de Dios hasta el desprecio de sí mismo, la celestial.
 Durante toda la continuación de los siglos contienden entre sí con varias y múltiples armas y peleas, aunque no siempre con igual ímpetu y ardor. En nuestros días, todos los que favorecen la peor parte parecen conspirar unidos y batallan con la mayor vehemencia, siéndoles guía y auxilio la sociedad que llaman de los Masones, extensamente dilatada y firmemente constituida.
Sin disimular ya sus intentos, audacísimamente se animan contra la majestad de Dios, maquinan abiertamente y en público la ruina de la santa Iglesia, y esto con el propósito de despojar, si pudiesen, enteramente a los pueblos cristianos de los beneficios que les granjeo Jesucristo, nuestro Salvador.
Esta Sede Apostólica denunció y proclamó abiertamente que la secta masónica constituida contra todo derecho y conveniencia era no menos perniciosa al Estado que a la Religión Cristiana, y amenazando con las más grandes penas que suele emplear la Iglesia contra los delincuentes, prohibió terminantemente a todos inscribirse en esta sociedad (de la Masonería).
El Papa sigue descubriendo con minuciosidad a la Masonería en sus propósitos como en sus tácticas de ocultamiento, hipocresía y astucia diabólica.
Dice: “Con apariencia de beneficencia, toman la máscara de literatos y sabios que se reúnen para fines científicos, hablan continuamente de su empeño por la civilización, de su amor por la ínfima plebe, que su único deseo es mejorar la condición de los pueblos y comunicar a cuantos más puedan las ventajas de la sociedad civil”
También advierte que la Masonería está ligada a otras sociedades civiles y que aún con capa religiosa, que son como satélites de ella y que maneja como ganchos para atraer incautos. En cada país y tiempo se siguen formando con el pretexto de hacer beneficencia y tener lazos sociales de convivencia.
S,S, León XIII ya conocía los grandes males que se desarrollarían durante el siglo XX, como el indiferentismo religioso, y la igualdad de todos los cultos religiosos que en este tercer milenio vemos por doquier.
La única educación religiosa que agrada a los masones, y con la que ellos desean “educar”, (nosotros decimos más bien pervertir)  a la juventud es la llamada Laica, Independiente y Libre de toda influencia religiosa católica, con la cual intentan inducir en los jóvenes, un comportamiento naturalista poniendo a la Naturaleza como el principio y norma de la justicia.
Casi al final de su Encíclica “Humanum Genus”, el Papa encarece a los Obispos que pongan todo su empeño en la educación de la juventud, esperanza de la sociedad. Por tanto. Interesa a los maestros católicos de todos los tiempos.
Dice: “Poned en su educación vuestro principal cuidado, y nunca, por más que hagáis, creáis haber hecho lo bastante para preservar a la adolescencia de las escuelas y maestros de quienes pueda temerse el pestilente de las sectas. Exhortad a los padres, a los directores espirituales, a los párrocos, a que insistan, al enseñar la doctrina cristiana, en avisar oportunamente a sus hijos y alumnos de la perversidad de estas sociedades, y que aprendan desde luego a precaverse de las fraudulentas y varias artes que suelen emplear. Y aún no harían mal los que preparan a los niños para recibir la  primera comunión, en persuadirles que se propongan y empeñen a no ligarse nunca con sociedad alguna sin decirlo antes a sus padres, a su confesor o con su párroco”
El Papa se adelantó un siglo en advertir que los gobiernos masónicos emitirían leyes completamente contrarias a las Leyes divinas, como lo están haciendo, en la actualidad siglo XXI, todos los gobiernos de los pueblos que se dicen todavía cristianos.
Y pedía, hace más de 125 años, lo que hoy mismo pretendemos: Arrancar a los masones su máscara, para que sean conocidos tales como son.
Aquí viene al caso una anécdota personal que quiero incluir en esta exposición, porque trae una sencilla y contundente definición de lo que es la Masonería.
La primera vez que oí hablar de la Masonería, fue cuando yo era adolescente, hace casi setenta años, en la Secundaria del colegio de los hermanos lasallistas o de San Juan de Lasalle.
Ya en ese entonces, los maestros enseñaban a los alumnos, en la clase de religión, a conocer quiénes eran los mayores enemigos de nuestra religión, para estar bien advertidos, y no ser engañados más adelante cuando tuviésemos que dejar los colegios católicos y recibir información en Centros laicos y liberales, de maestros agnósticos o francamente anticatólicos.  A continuación voy a presentarles algunas definiciones interesantes.
De mi libro de “La Doctrina Cristiana”  F.T.D. de 1929, he tomado lo siguiente:
En la Lección CVII dice: Errores modernos: Racionalismo, Materialismo, Liberalismo.
En la Lección CVIII dice: Errores modernos: Masonería, Americanismo, Modernismo.
En la Lección CIX dice: Errores modernos: Espiritismo, Teosofismo, Socialismo.
698. ¿Qué es la Masonería?
“La Masonería es más bien una secta impía que un error; se puede definir: Una asociación secreta compuesta de personas de cualquier nación y religión que, bajo el falaz pretexto de socorro mutuo, libertad y progreso, tiene por fin último y principal la destrucción de las monarquías católicas y del reino de Dios, del Trono y del Altar
Según los países y las ciudades, hay varios ritos masónicos. Los masones de un mismo rito y lugar forman una Logia; el lugar de reuniones se llama Templo Masónico o Logia.
En algunos de sus templos rinden un verdadero culto a Satanás.
En otros profanan la Sagrada Hostia por odio a Jesucristo, o se entregan a ceremonias ridículas, o parodian las de la Iglesia, dando por ejemplo el Bautismo laico, etc.
Muchas revoluciones son obra de la Masonería, la que en algunos países domina de tal modo, que todas sus leyes llevan el sello de la irreligión, y puede que nadie puede a los empleos públicos si no se es masón. Es como una obligación entre los masones inmiscuirse, abierta o solapadamente, en todos los asuntos políticos de las naciones y vedar terminantemente a los católicos tomar parte en ellos. (Este es el caso de la República Mexicana desde 1857 hasta el presente tercer milenio).” L.O.
Ese conocimiento dado por maestros católicos desde mi infancia me preservó, a lo largo de mi vida, de haber aceptado los ofrecimientos que se me hicieron en varias ocasiones para pertenecer a la Masonería.
La Masonería ha sido condenada nominalmente por casi todos los Papas desde el siglo XVIII.
S.S. Clemente XII emitió en 1738 la Constitución“In Eminenti”, en que asienta con energía; “Nadie, sin pecado grave y sin incurrir en excomunión, puede dar su nombre a la secta masónica, ni permanecer en ella; y todo cristiano debe trabajar en extirparla, prevenir a los incautos, instruir a los ignorantes y ayudar a los débiles para que todos se libren de sus redes.”
Para terminar la presente exposición voy a los últimos párrafos que escribió S,S, el Papa León XIII en 1884.
“Bien conocemos que todos nuestros comunes trabajos no bastarán para arrancar estas perniciosas semillas en el campo del Señor, si desde el Cielo el dueño dela viña nuestros esfuerzos benignamente”
“La secta, se levanta insolente, y regocijándose de sus triunfos los masones no parecen poner ya límites a su pertinacia, se prestan mutuo auxilio, todos unidos en nefando consorcio y por comunes y ocultos designios, unos a otros se excitan a todo malvado atrevimiento. Tan fiero asalto pide igual defensa: En primer lugar que todos los buenos se unan en amplísima coalición de obras y oraciones,”
“Le pedimos que estrechando filas resistan los ímpetus cada vez más violentos de los sectarios; y por otro, que levanten a Dios las manos y le supliquen que florezca con nuevo vigor la Religión cristiana, que vuelvan a la buena senda los descarriados, y los errores abran paso a la verdad y los vicios a la virtud. Tomemos por nuestro auxilio y mediadora a la Virgen María Madre de Dios, ya que venció a Satanás en su concepción purísima; despliegue su poder contra las sectas impías, donde se ven claramente revivir la soberbia contumaz, la indómita perfidia y os astutos fingimiento del demonio”
“Pongamos por intercesor al Príncipe de los Ángeles del Cielo, San Miguel, quien arrojó a los enemigos infernales; a San José, esposo de la Virgen Santísima, celestial patrono de la Iglesia Católica, a los grandes apóstoles San Pedro y San Pablo, sembradores de la fe cristiana y sus invictos defensores. En su patrocinio y en la perseverancia de todos en la oración, confiamos que Dios acuda oportuna y benignamente al género humano, expuesto a tan enormes peligros.
Y en prenda de los dones celestiales y de nuestra benevolencia, con el mayor amor os damos la bendición apostólica en el Señor, a vosotros, venerables Hermanos todo confiado, y al clero y al pueblo todo confiado a vuestro cuidado.”
Dado en Roma, junto a San Pedro, a 20 de abril del año 1884, séptimo de nuestro pontificado.     LEON, PP. XIII.
La encíclica que acabamos de espigar es, desde luego,  la más esclarecida, la más completa sobre el peligro de la Masonería, pero existe desde hace muchos siglos la tendencia intelectual que ha propiciado y alimentado a las sectas masónicas; esa tendencia es el pensamiento liberal, basado en elLibre examen protestante en materia religiosa.
Así, cuatro años después de la anterior, S.S. León XIII, emitió el 20 de junio de 1888, otra encíclica muy importante aunque poco difundida:

“LIBERTAS PRAESTANTISSIMUM”

Sobre  la libertad humana y el Liberalismo, doctrina filosófica compuesta por los filósofos impíos que al principio de esta exposición hemos mencionado.
El Papa había visto perfectamente, de donde venía el combustible de laMasonería, este es: El Libre Pensamiento.
“La Libertad  es una noción relativa, como también lo es la obediencia. Es buena en la medida en que busca el bien y deja de ser libertad en la medida en que conduce al mal. Dios no nos ha dado la libertad por sí misma, sino para que nos podamos dirigir al bien sin estar determinados por él.”Asienta el Papa.
León XIII distingue entre el libre albedrío libertad psicológica o natural, y el uso bueno o malo de ese libre albedrío o libertad moral.
La libertad natural o libertad psicológica, o también, libre albedrío del hombre:
Solamente se consideran libres, a los seres espirituales que tienen inteligencia o razón. Y no a los animales que solo obedecen al instinto.
La libertad moral o el uso de la libertad:
Si consideramos que el fin último del hombre es Dios, entonces nuestra libertad tiene que elegir entre los medios que nos conducen a ese fin, que es Dios, y no a otro. Nuestra libertad de criaturas, al contrario de la libertad del Creador, puede conducirnos al mal a causa de la debilidad de nuestra inteligencia que puede equivocarse. Corremos el riesgo de elegir lo que es contrario a nuestro fin, que es Dios, apeteciendo un bien aparente que en realidad es un mal. Abrazar un bien engañoso, por más que sea indicio de libre albedrío, es un defecto de la libertad.
Así también la voluntad, don de Dios para hacer el bien y no el mal, lo mismo depende de la razón, siempre que apetece algo que de la recta razón se aparta, inficiona en sus fundamentos viciosamente a la libertady usa de ella perversamente. Es decir: por la libertad elegimos y por la voluntad actuamos.
Elegir un mal, y hacer el mal es defecto de la libertad, porque en el fondo hemos elegido la propia destrucción. Querer lo que es pecado es desear la propia imperfección. Buscar hacer el mal es querer el propio aniquilamiento. Por lo tanto, este es el caso de los individuos que proclamanla Libertad como cosa inalterable en sí; que endiosan la libertad humana, como los filósofos del liberalismo; que dicen que el hombre es libre, y que tiene el poder y derecho de ejercer su libertad, y hacer lo que quiera, aún si se trata de hacer el mal.
Este es el razonamiento de los liberales de cualquier tipo, por ejemplo los masones quienes se llaman a sí mismos “hombres libres”, y que su ideología, filosofía, religión y conducta son en todo liberales.
He aquí claramente expresado, por S.S. León XIII, en pensamiento de los enemigos de la Recta Doctrina de la tradición católica.
El hombre de mente liberal confunde todas las nociones, sus palabras son ambiguas, no las define claramente. El hombre de mente liberal es ese espíritu falso que siempre se contradice a sí mismo, afirmando una cosa y dando a la contraria el mismo valor, poniéndose en una incoherencia constante. Los liberales no son gente absoluta, siempre se sitúan entre el error y la verdad, se contradicen y se escabullen. Y de este modo tratan de destruir la verdad, el dogma y la Fe.
Lamentablemente, este pensamiento dirige nuestras sociedades actuales, y como una mancha de aceite lo ha invadido todo, hasta la Jerarquía eclesiástica que participó en el Concilio Pastoral Vaticano II, y cuya gran mayoría consiguió “la renovación” de todo lo que la Iglesia Católica había creído y practicado hasta 1958, para adecuarse a las costumbres liberales del mundo. La desviación de esa mayoría de los jerarcas de la Iglesia se debió, en buena parte al pensamiento liberal que desde el siglo XIX había esta pugnando por tratar de conciliar el error con la verdad; lo mundano con lo divino; la Ciudad de Dios con la Ciudad del hombre. La reconciliación y la paz entre los opuestos a cualquier precio. Preconizando la libertad de consciencia y libertad de cultos.
Pero con esto, se han ido debilitando cuando no destruido, las fuerzas de resistencia de los católicos apegados a su Tradición milenaria que ha sido siempre absolutista y tajante en la VERDAD MISMA que es la Fe en laRevelación de Jesucristo Nuestro Señor, Su Doctrina y Su Iglesia.

¿QUÉ ES LA LIBERTAD PARA EL FIEL CATÓLICO?

Siguiendo el pensamiento de las Encíclicas de los Papas especialmente las de S.S. León XIII.
La Libertad es la facultad de elegir los procedimientos, guardando el orden a un debido fin. Dios nos ha determinado ese fin para siempre. Él es el fin último de nuestra vida, es decir: La Gloria de Dios y la salvación de nuestra alma. Y para llegar a ese fin último, Dios nos guía con Sus Leyes.
Las Leyes del Decálogo son “los letreros” del camino que debe conducirnos al fin último de nuestra vida que es estar en la presencia de Dios. Tenemos la libertad y somos libres de hacer caso a los letreros del camino haciendo uso de los dones divinos: nuestra voluntad o libre albedrío de criaturas. O de no hacer caso de ellos y perdernos.
Nuestra libertad de criaturas no es absoluta, solamente es absoluta para Dios el Creador de todo lo que existe.
Sin embargo los liberales a ultranza, los masones dicen: “Si el fin último de la libertad está determinado ya, entonces no somos libres, no tenemos libertad”. Quieren aplicar el absolutismo a la libertad sin verse como criaturas que son; ellos quieren ser como Dios, el mismo pensamiento de Luzbel. Los liberales, y con ellos, todo lo que se deriva de su pensamiento como es la doctrina del Liberalismo en todas sus modalidades: la Masonería; las Filosofías humanistas; las doctrinas materialistas, etc.
Usan la libertad de manera perversa, la usan en forma contraria a lo constituido por Dios: no para la Gloria y Servicio del Creador, sino para hacer su propia voluntad egoísta.
El liberalismo es el compendio de todas las herejías, por tanto, para un católico, adoptar las ideas y comportamientos liberales es cometer pecadograve.
Mientras el verdadero católico ha de usar la Libertad para lo que Dios la dio a sus criaturas: Salvar su alma y dar Gloria a su Creador. La festividad de Cristo Rey fue instituida por S.S. Pío XI contra la herejía del liberalismo.
He aquí la importancia de la Encíclica “Libertas Praestantissimun” que llega hasta el fondo de la definición de la Libertad, y que con ella trata de eliminar los errores del Liberalismo masónico.
A pesar de las advertencias anteriores, hoy en día, la mayor parte de los países, sino es que todos los de raíz cristiana, se rigen por Constituciones políticas impregnadas de liberalismo elaboradas por la Masonería.
Pero esto no quiere decir que no haya remedio: Nuestro Señor Jesucristo y Su Santísima Madre la Virgen María nos han dado la solución para este terrible mal del Misterio de Iniquidad que menciona San Pablo en segunda carta a los tesalonicenses.  La solución la reveló San Pío X en su lema de pontificado:

“INSTAURARE OMNIA IN CHRISTO”

LUIS OZDEN
adornos5
OBRAS CONSULTADAS:
La Santa Biblia: Versión directa de los textos primitivos por Mons. Johann Straubinger, Prensa Católica, 1958.
“Soy yo el acusado, quien tendría que juzgarlos”, Mons. Marcel Lefebvre, Voz en el Desierto, 2004.
“Simbolismo de la Masonería”, Mons. Johann Gabriel Meurin, NOS, Madrid, 1957.
“La Tradición Apostólica versus la Cábala Gnóstica”, Luis G. Pérez de León, 2002.
“Il problema dell’ora presente”, Enrico Dellassus, 1907.
2 comentarios leave one →
  1. 18 de febrero de 2014 1:21 AM

    Los masones son pupilos de los Talmudistas.

  2. 18 de febrero de 2014 5:45 PM

    Que interesante artículo, digno de análisis y reflexión; sin embargo creo que falta concluir en qué desembocó todo este plan demoniaco de la masonería, el talmud, el Priorato de Sión, el comunismo, etc. ideologías todas que como lo dice el Papa León XIII, es destruir por completo la Iglesia Católica: Papa León XIII, In Ipso, # 1, 3 de marzo de 1891: “Sin embargo, duele pensar que los enemigos de la Iglesia, unidos en una conspiración tan malvada, trabajen para debilitar e incluso, si es posible, eliminar completamente ese edificio maravilloso que Dios ha erigido como un refugio para la raza humana”.1
    Este mismo Papa, en su Oración a San Miguel Arcángel, nos profetiza la manera en cómo los Judíos y Masones iban a infiltrar la Iglesia Católica y pretender borrar el Nombre de Dios y de Su Cristo; de hecho él nos estaba profetizando la Gran Apostasía que surgiría en el fin de los tiempos en la Iglesia: una impostura religiosa, la creación de una iglesia falsa y un nuevo sistema sacramental.
    Les comparto algunos hechos que considero complementan perfectamente el presente artículo:
    Es un hecho bien conocido que los comunistas y los masones hicieron un esfuerzo organizado para infiltrarse en la Iglesia Católica. Enviaron a un gran número de sus propios hombres al sacerdocio con la esperanza de debilitarla y atacarla al colocar a estos hombres en cargos altos.
    Aquí un testimonio de Bella Dodd (1950) una ex comunista, convertida al catolicismo: “En la década de 1930, pusimos once mil hombres en el sacerdocio con el fin de destruir a la Iglesia desde adentro”. La idea era que estos hombres fueran ordenados, y luego ascendieran por la escala de influencias y de autoridad como monseñores y obispos. En aquel entonces, ella dijo: “Ahora mismo están en los lugares más altos en la Iglesia. Están trabajando para lograr un cambio para que la Iglesia Católica no sea eficaz en contra del comunismo”. Ella también dijo que estos cambios serían tan drásticos que “no se reconocería a la Iglesia Católica”. (Esto era 10 a 12 años antes del Vaticano II.), recordarán ustedes que el Vaticano invitó a la iglesia ortodoxa Rusa (sus miembros eran todos miembros de la KGB), ellos le pusieron como condición para asistir que no se condenara el comunismo en el concilio, por esa razón se firmó un tratado, este acuerdo se conoce como el Tratado Vaticano-Moscú.
    Continúa diciendo Bella Dodd: “La idea era destruir, no a la institución de la Iglesia, sino la fe de la gente, e incluso utilizar la institución de la Iglesia, si es posible, para destruir la fe mediante la promoción de una falsa religión: algo que pareciera ser el catolicismo, pero que no fuera realmente. Una vez que la fe fuera destruida, explicó que habría un complejo de culpa introducido en la Iglesia (…) para etiquetar a «la Iglesia de anticuada» como algo opresivo, autoritario, lleno de prejuicios, arrogante en afirmar ser la única poseedora de la verdad, y responsable de las divisiones de las entidades religiosas a lo largo de los siglos. Esto sería necesario para causar vergüenza a los líderes de la Iglesia hacia una «apertura al mundo», y una actitud más flexible hacia todas las religiones y filosofías. Los comunistas entonces se aprovecharan de esta apertura con el fin de socavar a la Iglesia”.2
    Los masones hicieron un intento similar para infiltrar a la Iglesia Católica y elevar sus propios hombres a los niveles más altos. La sociedad secreta luciferina, los Carbonarios, conocidos como Alta Venta, hicieron un set de escritos de Instrucciones Permanentes, o el Código de Reglas, que apareció en Italia en 1818. Declaro:
    “…Se convierte en el deber de las sociedades secretas en hacer el primer ataque a la Iglesia y al Papa, con el objeto de conquistarlos a los dos. La obra para el que nos ceñimos a nosotros mismo no es la obra de un día, ni de un mes, ni un año. Puede durar por muchos años, tal vez un siglo (…) Lo que debemos pedir, lo que debemos buscar y esperar, así como los judíos esperan al Mesías, es a un Papa según nuestros deseos. Necesitamos un Papa para nosotros mismos, si tal Papa fuera posible. Con ese Papa marcharemos de forma más segura al asalto de la Iglesia, en vez de todos los libritos de nuestros hermanos franceses e ingleses”3
    En este mismo documento, los masones parecen describir la iglesia post vaticano II:
    “En un momento en cien años (…) los obispos y sacerdotes creerán que están marchando detrás de la bandera de las llaves de Pedro, cuando en realidad estarán siguiendo nuestra bandera (…) Las reformas tendrán que ser producidas en el nombre de la obediencia”4
    El 3 de abril de 1844, un líder de la Alta Venta nombrado Nubius escribió una carta a otro masón de alta posición. La carta habló un vez más sobre el plan de infiltrar a la Iglesia Católica, y el intento de poner a un «Papa» masónico, que promoverá la religión de la masonería. “Ahora bien, a fin de garantizar un Papa en las proporciones necesarias, debemos en primer lugar preparar a una generación digna del reino que soñamos (…) Deja que el clero avance bajo su bandera (la bandera masónica) siempre creyendo que están avanzando en la bandera de las llaves apostólicas. Echad la red como Simón Bar Jonás; extiéndelo hasta el fondo de las sacristías, los seminarios y conventos (…) Habrás terminado una revolución vestido con la triple corona del Papa y la capa, llevando la cruz y la bandera, una revolución que sólo necesita un pequeño estímulo para incendiar las cuatro esquinas de la tierra”5
    El masón Eliph Levi dijo en 1862: “El día llegará en que el Papa (…) declarara que todas las excomuniones son suprimidas y todos los anatemas retirados, cuando todos los cristianos sean unidos dentro de la Iglesia, cuando los judíos y los musulmanes sean bendecidos y llamados de nuevo a ella (…) permitirá a todas las sectas acercarse a ella poco a poco y abarcará toda la humanidad en la comunión de su amor y oraciones. Luego, los protestantes ya no existirán. ¿Contra qué van a protestar? El Sumo Pontífice será entonces verdaderamente el rey del mundo religioso, y él hará lo que él quiera con todas las naciones de la tierra”.6
    Aquí otro dato interesante del plan masónico, la realización del conciliablo Vaticano II:
    Un sacerdote apostata y ex-abogado canonista, nombrado P. Roca (1830-1893), después de que fue excomulgado, dijo: “El papado caerá; va a morir bajo el cuchillo sagrado que forjaran los padres del último concilio”7. Roca también dijo: “Debes tener un nuevo dogma, una nueva religión, un nuevo ministerio, y nuevos rituales que sean muy parecidas a los de la Iglesia rendida. El culto divino dirigido por la liturgia, ceremonial, ritual y reglamentos de la Iglesia Católica Romana en breve se someterán a una transformación en el Concilio Ecuménico”8
    A manera de conclusión diré que el plan judeo-masónico de infiltrar a la Iglesia Católica se consumó con la realización del conciliábulo Vaticano II y que de él surgió una iglesia falsa que se dice católica pero no lo es, se cambió el sistema sacramental, se instituyó una nueva misa y se impuso a masones y/o judíos como “papas” para que todos creyésemos que seguimos a la verdadera Iglesia Católica, cuando en realidad se está siguiendo al demonio. Las consecuencias las tenemos a la vista: se ha cumplido la profecía de NSJ de II Tesalonicenses: II Tes:3 “No os dejéis seducir de nadie en ninguna manera porque no vendrá este día sin que primero haya acontecido la apostasía casi general de los fieles, y aparecido el hombre del pecado, el hijo de la perdición. 4. el cual se opondrá a Dios, y se alzará contra todo lo que se dice Dios, o se adora, hasta llegar a poner su asiento en el templo de Dios, dando a entender que es Dios”. Ese hombre del pecado e hijo de la perdición fue Juan Pablo II, el Anticristo, la Primera Bestia descrita en Ap. XIII.
    Estamos en los últimos tiempos predichos en el Apocalipsis, Nuestro Señor Jesucristo está a la puerta, en esta gran tribulación debemos preguntarnos y reflexionar sobre el futuro de nuestras almas, ya que Él nos advirtió que al final del mundo la fe católica se habrá casi extinguido: Lc. 18:7 “Y ¿creéis que Dios dejará de hacer justicia a sus escogidos que claman a Él día y noche y que ha de sufrir siempre que se les oprima?, 8. Os aseguro que no tardará en vengarlos de los agravios. Pero cuando viniere el hijo del hombre, ¿Os parece que hallará fe sobre la tierra?”.

    ¡Alabado sea Jesucristo!

    Arturo
    Fuentes:
    1. The Papal Encyclicals, edición inglesa, vol. 2 (1878-1903), p. 237.
    2. Las declaraciones del Hno. Joseph Natale sobre lo que dijo la ex comunista Bella Dodd.
    3. Las Instrucciones Permanentes de la Alta Venta.
    4. Las Instrucciones Permanentes de la Alta Venta.
    5. NUBIUS, Instrucciones Secretas sobre la Conquista de la Iglesia, en la obra de Emmanuel Barbier, Les infiltration maconiques dans i’Eglise, Paris/Bruselas: Desclee de Brouwer, 1901, p. 5) Parte de esto también está en la obra de Piers Compton, The Broken Cross [La Cruz Quebrada], edición inglesa, Cranbrook, Western Australia: Veritas Pub. Co. Ptd Ltd, 1984, p. 15-16.
    6. Dr. Rara F, The Desctruction of the Christian Tradition [La Destrucción de la Tradición Cristiana], edición inglesa, p. 133.
    7. Dr. Rudolf Graber, Athanasius and the Church of Our Time [Atanasio y la Iglesia de Nuestros Tiempos], edición inglesa.
    8. Piers Compton, The Broken Cross, edición inglesa, p. 42.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: