Skip to content

CATECISMO CATOLICO DE LA CRISIS EN LA IGLESIA (III) – por el R. P. Matthias Gaudron

17 de octubre de 2013

LA LIBERTAD RELIGIOSA

El Concilio Vaticano II (1962-1965) no es un concilio como los otros: Ha rechazado no solamente comprometer su infabilidad, sino también enseñar la verdad de manera precisa. En lugar de condenar los errores del mundo contemporáneo, se ha querido abrir al mundo, dialogar con el, encontrar un terreno ambiguo con los enemigos de la Iglesia (quienes, de ahora en adelante, no deben ser considerados enemigos). Sus textos son mucho más textos diplomáticos o publicitarios que textos magisteriales.
Después de haber tratado de la crisis en la Iglesia en general, después de la fe, del magisterio y del Vaticano II (éstos son los primeros cuatro capítulos de este estudio, aparecidos en los números 48 y 49), el Padre Matthias Gaudron aborda aquí uno de los principales errores del Vaticano II: su noción de “libertad religiosa”.
Recordemos que este estudio constituye la versión francesa de Katholischer Katechismus zur kirchlichen Krise editado en 1997, en Austria, por las ediciones Rex regum, con un prefacio del R.P. Franz Schmidberger. Su autor, profesor en el seminario de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X en Zaitzkofen, ha querido revisar la presente traducción (el texto ha sido completado y adaptado a la situación francesa1).
Le Sel de la terre.
Ø      32.- ¿Es Jesucristo el rey de la sociedad civil?
Jesucristo no es solamente rey de la Iglesia o de los fieles, sino que es rey de todos los hombres y de todos los Estados. El mismo lo dijo antes de su Ascensión: “Todo poder me ha sido dado en el cielo y en la tierra”  (Mt 28,18). El es el Rey del mundo entero, nada puede sustraerse a su poder.
-¿Cuáles son los fundamentos de la soberanía de Jesucristo?-
El Papa Pío IX enseña en su encíclica Quas primas que Cristo tiene un doble derecho a la soberanía: 1) El es rey por naturaleza, en razón de un don innato (Él es el Hombre-Dios); 2) Él es rey por conquista, en virtud de un derecho adquirido (redimiendo el mundo, el se adjudicó a todos los hombres por su sangre).
¿Esta soberanía de Cristo no se entiende solamente para los bautizados?-
Pío XI cita a este propósito a su predecesor León XIII: Su imperio no abarca exclusivamente a las naciones católicas ni solamente a los cristianos bautizados […]; abraza igualmente y sin excepción a todos los hombres, incluso a los no cristianos, de suerte que el imperio de Jesucristo, es, en verdad estricta, la universalidad del género humano.2
  
1.- En esta óptica, el presente capítulo ha sido, con la autorización del autor, largamente aumentado por nuestra parte.
2.- LEON XIII encíclica Annum sacrum (25 de mayo de 1899) citado por Pío XI en Quas primas11 de diciembre de 1925) EPS-PIN 542.
Ø      33.- No dijo Jesucristo que su reino no es de este mundo?
Cristo afirma ante Pilatos que su reino no es de este mundo (Jn 18, 36). Esto significa que su reino no es originario de este mundo, y que es de una naturaleza superior a los reinos de la tierra. Pero se ejerce sobre la tierra. El reino de Jesucristo no es de este mundo, pero está en este mundo.
-¿Esta interpretación es cierta?
Estas palabras son tan claras que apenas necesitan interpretación. De la misma manera que Nuestro Señor ha declarado que el no era del mundo1, pero que había sido enviado al mundo por el Padre2, así afirma ante Pilatos que su reino no es de este mundo, pero que, rey, ha venido al mundo para dar testimonio de la verdad3.
-¿Qué dicen los Padres de la Iglesia?
Los Padres de la Iglesia subrayan que Nuestro Señor no dijo: “Mi reino no está aquí”, sino “Mi reino no es de aquí4”. Su soberanía se ejerce en este mundo.
-¿Por qué Jesucristo afirma que su reino no es de este mundo?
Jesucristo se ha negado a proclamarse rey (Jn 6,15) para desasociar su soberanía de las engañosas expectativas mesiánicas de los judíos (liberación del yugo romano y la dominación mundial). Dirigiéndose a un gobernador romano, El indica que su soberanía, esencialmente sobrenatural, no amenaza al emperador; no compite con los reinados terrestres, ya que no tiene ni los límites, ni la fragilidad, ni las ambiciones mezquinas de ellos. La soberanía de Jesucristo abarca todos los reinos del mundo, como lo canta la segunda antífona de las vísperas de la fiesta de Cristo Rey: “Su reino es un reino eterno y todos los reyes de la tierra le sirven y le obedecen”.
-¿La soberanía de Jesucristo no es esencialmente espiritual?
En efecto, Pío XI enseña en la encíclica Quas Primas que la soberanía de Cristo es principalmente espiritual y se refiere sobre todo al orden espiritual5”.
-¿Si ella es esencialmente espiritual, la soberanía de Jesucristo se extiende a los asuntos temporales?-
En la misma encíclica, Pío XI prosigue:
Sería un error grosero negar a Cristo-hombre la soberanía sobre las cosas temporales, cualesquiera que sean: Tiene de su Padre sobre las criaturas un derecho absoluto, permitiéndole disponer de todas a su agrado6.
1.- Jn 17, 16: Ego non sum de mundo. En latín, la preposición de indica el origen, el punto de partida (de la misma manera, en el texto griego la preposición έκ aquí como en juan 18,36)
2.- Jn 17, 18: Tu me misisti in mundum. La preposición in seguida de un acusativo indica el destino de un movimiento (igualmente, en griego la preposición είς aquí como en jn. 18, 37)
3.- Jn 18, 36-37: Regnum meum non est de hoc mundo […] Rex sum ego. Ego in hoc natus sum, et ad hoc veni in mundum, ut testimonium perhibeam veritati.
4.- Jn 18, 36: Regnum meum non est hinc. El adverbio latino hinc (como en el texto griego el adverbio έυτεύθυ), indica la procedencia, (responde a la pregunta unde) es el adverbio hic el que indica la localización actual. Este hecho está explícitamente subrayado por San Agustín, San Juan Crisóstomo y Teofilacte  (citados por Santo Tomás, Catena aurea, sobre Juan 18).
5.- PIO XI encíclica Quas primas (11 de diciembre de 1925) EPS-PIN 538.
6.- PIO XI encíclica Quas primas (11 de diciembre de 1925) EPS-PIN 540.
-Incluso con este poder, ¿Nuestro Señor no manifestó que se desinteresaba del poder temporal y que no quería reinar mas que en las almas?
Nuestro Señor quiere, en primer lugar, salvar las almas, reinar en ellas por su gracia. Para llevar a los hombres al cielo, se ha negado, durante su vida terrestre, todo gobierno temporal. El distinguió cuidadosamente la sociedad religiosa que fundó (la santa Iglesia) de la sociedad civil. Le ha dejado su poder a los reyes de la tierra. Pero la soberanía de Cristo no deja de existir, y las autoridades temporales tienen el deber de reconocer públicamente que lo saben.
-¿Por qué los gobernantes deben reconocer la soberanía de Jesucristo?-
Para los jefes de Estado, el reconocimiento público de la realeza de Cristo es por principio un deber de justicia hacia Nuestro Señor (su soberanía está al principio de su autoridad). También es un deber hacia las personas que ayudan enérgicamente a salvarse, y sobre las cuales ellos atraen la bendición particular del Salvador. Es, en fin, un deber hacia la Iglesia que debe ser sostenida en su misión.
-¿Por qué se insiste tanto en el reinado social de Cristo? ¿No basta ocuparse de lo esencial: Su reinado en las almas?-
El hombre no es un espíritu puro. Pío XII enseña: “De la forma dada a la sociedad, en armonía o no con las leyes divinas, depende si se infiltra el bien o el mal en las almas”.1
Ø      34 ¿El Estado tiene también deberes respecto a Nuestro Señor Jesucristo y la religión?
De la misma manera que todos los hombres tienen el deber de honrar a Dios su creador, y para esto, abrazar la fe verdadera desde que la conocen (su salvación personal depende de la aceptación o del rechazo de Jesucristo), así también el Estado. “La felicidad de un Estado no se deriva de otra cosa mas que de los individuos, visto que una ciudad no es otra cosa que un conjunto de particulares viviendo en armonía”2.
¿La sociedad política debe también honrar a Dios públicamente?. ¿No es suficiente que los individuos lo hagan?
León XIII enseña: “Es evidente que la sociedad política debe realizar por un culto público los numerosos e importantes deberes que le unen a Dios”.3
¿De dónde viene este deber de honrar a Dios públicamente?-
León XIII explica:
Los hombres unidos por los lazos de una sociedad común no dependen menos de Dios que tomados aisladamente. Tanto como el individuo, la sociedad debe dar gracias a Dios, de quien tiene la existencia […]. Es porque, así como no se permite a nadie ser negligente en sus deberes hacia Dios, y que el más grande de todos los deberes es de abrazar con el espíritu y de corazón la religión (no la que cada quien prefiera, sino la que Dios ha prescrito y que pruebas ciertas e indudables establecen como la única verdadera entre todas), así las sociedades políticas no pueden sin hacer un crimen conducirse como si Dios no existiera de ninguna manera, o tomar a la religión como inútil, o admitir alguna indiferentemente según le plazca4.
1.- PIO XII Radiomensaje del 1ero de junio de 1941., Documents pontificaux de Sa Sainteté Pie XII, Saint Maurice (Suiza), editorial Saint Augustin, año 1941, página 144.
2.-San AGUSTÍN, carta 155 (a Macedonius), 3,9; PL33, 670.
3.- LEON XIII encíclica Immortale Dei  (1º de Noviembre de 1885) EPS-PIN 130
4.- LEON XIII ibid.
-Para honrar a Dios públicamente ¿la sociedad civil debe someterse necesariamente a la religión católica?
Jesucristo, quien es el único mediador entre Dios y los hombres no es facultativo. Y la Iglesia Católica, que es la única Iglesia de Cristo tampoco lo es. León XIII enseña:
Para honrar la Divinidad, las sociedades políticas deben seguir estrictamente las reglas y el modo por el que Dios mismo declaró querer ser honrado1.
¿Pero el Estado es competente en materia religiosa?
El Estado no es competente para legislar a su gusto en materia religiosa. Pero lo es para reconocer la verdadera religión y someterse a ella. León XIII afirma:
Puesto que es necesario profesar una religión en la sociedad, se debe profesar la única verdadera y que se reconoce sin sanción, sobre todo en los países católicos, a los signos de verdad que ella lleva y que brillan en su carácter. Esta religión, los jefes de Estado deben conservarla y protegerla […]2.
-¿El Estado tiene otros deberes religiosos aparte del culto público a Dios?
Si, el Estado debe, en su propio dominio, favorecer la salvación eterna de sus ciudadanos.
-¿No es a la Iglesia –y no al Estado- a quien corresponde llevar a la felicidad eterna?
Dios quiso crear una sociedad propiamente religiosa (la santa Iglesia), distinta de la sociedad civil. El hombre debe entonces pertenecer a estas dos sociedades. Pero el hombre no tiene mas que un solo fin último. No puede ir en dos direcciones a la vez. La vida temporal le es otorgada para preparar la vida eterna. El Estado, cuyo dominio propio es el temporal, no puede organizarlo independientemente de su fin último. El no esta directamente encargado de la felicidad eterna, pero debe contribuir indirectamente. Si es negligente, abandona la parte más importante del bien común. Esta es la enseñanza de los Padres de la Iglesia, de Santo Tomás y los Papas.
-¿Qué dicen los Padres de la Iglesia en esta materia?
San Agustín afirma: Cada quien sirve a Dios a su manera, aquí como hombre, allá como rey. Como hombre, se le sirve con una vida piadosa y fiel; como rey, se le sirve sancionando con un vigor conveniente, por las leyes prescribiendo el bien y reprimiendo el mal. Ezechías le sirvió destruyendo los bosques y los templos consagrados al culto de los ídolos […] Es así que le sirvió Josías haciendo lo mismo […], Darío, dando a Daniel el permiso de quebrar los ídolos […]3. Es así como los reyes, en su calidad de reyes, sirven a Dios: cuando hacen, para su servicio, lo que sólo los reyes pueden hacer4.
Y más allá:
Es actuando así que los reyes, en su calidad de reyes, sirven a Dios […]: ordenando el bien en su reino y defendiéndolo del mal, no solamente en lo que importa a la sociedad humana sino también a la divina religión5.
Y todavía más allá:
Llamamos felices a los príncipes que hacen reinar la justicia […], que se sirven de su poder sobretodo para expandir el culto del Señor, y se hacen servidores fieles de su majestad soberana, que claman a Dios, le aman y le adoran […]6.
1.- LEON XII, encíclica Immortale Dei (1º de Noviembre de 1885) EPS-PIN 130.
2.- LEON XIII, encíclica Libertas (20 de junio de 1888), EPS-PIN 204. La misma enseñanza que en la encíclica Immortale Die (sobre la constitución cristiana de los Estados) EPS-PIN 132.
3.- Sobre éstos tres ejemplos ver 4 R 23, 4 y 5; Dn 3, 96.
4.- San AGUSTÍN (354-430) carta 185, capítulo V § 19 y 20; PL 33, col. 801.
5.- In hoc enim reges, sicut eis divinitus præcipitur (Salmos 2, 10), Deo serviunt  in quentum reges sunt, si in suo regno bona jubeant, mala prohibeant, non solum quæ pertinent ad humanam societatem , verum etiam quæ ad divinam religionem. San AGUSTIN, Cuatro libros contra el gramático Cresconius, cap 51, §56, PL 43, 517.
6.- San AGUSTÍN, La Ciudad de Dios, 1. 5, cap. 24.
-¿Qué dicen los otros Padres de la Iglesia?
San Ambrosio comienza así una carta al emperador: “Así como todos los hombres sumisos al poder de Roma combaten por ustedes, emperadores y príncipes de la tierra, ustedes combaten por el Dios todopoderoso y por la santa fe”1.
San León Magno escribe al emperador León I: “El poder real le ha sido dado no solamente para gobernar al mundo, sino sobre todo para protección de la Iglesia”2.
San Gregorio Magno afirma: “La autoridad suprema ha sido confiada por Dios a los emperadores para que ellos ayuden a los que le están sujetos en la búsqueda del bien y que les abran más grande el  camino al cielo, de tal suerte que el reino terrestre sea en servicio del reino celeste”3.
San Juan Crisóstomo explica: “Es de gente grosera que la venganza futura impresione menos que los rigores de este mundo. Entonces, se merece el título de ministro de Dios el príncipe que, por los temores o las recompensas, dispone el espíritu de los hombres a una docilidad más grande a las enseñanzas de la verdad.4”
-¿Qué dice Santo Tomás de Aquino?
Santo Tomás afirma en su tratado de política De Regno: Puesto que el objetivo de la vida es la beatitud celeste, el rey tiene por deber procurar a la multitud una vida buena que permita alcanzar esta beatitud celeste5.
-¿Los doctores de la Iglesia son unánimes en este punto?
Si, los doctores de la Iglesia son unánimes en este punto. En la víspera de la Revolución de 1789, el gran doctor de la moral, san Alfonso de Ligorio, tiene el mismo lenguaje que san Agustín:
Un particular se salvará observando la ley divina; un rey, para salvarse, debe observarlas y hacerlas observar por los sujetos, es decir reformar las malas costumbres y extirpar los escándalos. El debe cumplir este deber con valor y sin conmoverse por la contradicción. […] No deben pues dudar en rechazar de su reino todo predicador de impiedad, ni de agarrar hasta las fronteras las obras infectadas de malas doctrinas. Ese es su imperioso deber, y es por no haberlo cumplido que los príncipes han perdido su corona6.
-¿Los papas recientes han abordado la cuestión?
Después de la Revolución de 1789, cuando los poderes temporales cesaron de cumplir su función, los papas tratan larga y explícitamente de este punto. Gregorio XVI les recuerda así a los príncipes que “su autoridad les ha sido dada no solamente para el gobierno temporal, sino sobre todo para defender la Iglesia […]. La causa de la religión debe serles más querida que la del trono […]. Puestos como padres y tutores de los pueblos, les procurarán una paz y una tranquilidad verdaderas, constantes y prósperas si ellos ponen todo su cuidado a mantener intactas la religión y la piedad hacia Dios, el cual lleva escrito sobre sus ropas: “Rey de Reyes y Señor de Señores”7.
1.- Cum omnes homines, qui sub ditione romana sunt, vobis militent imperatoribus, terrarum atque principibus, tum ipsi vos omnipotenti Deo et sacræ fidei militatis. San Ambrosio (340-397),Carta XVII PL 16, col. 961.
2.- […] Debes incunctanter advertere regiam potestatem tibi non ad solum mundi regimen, sed máxime ad Ecclesiæ præsidium esse collatam. San LEON MAGNO (papa de 440 a 461). Ep ad Leonem Augustum PL 54, col 1130.
3.- Ad hoc enim potestas super omnes dominorum meorum pietati cœlitus data est, ut qui bona appetunt adjuventur, ut cœlorum via largius pateat, ut terrestre regnum cœlesti regno famuletur.San GREGORIO MAGNO (papa de 590 a 604), ad Mauritium Augustum, PL 77, col 663.
4.- San JUAN CRISÓSTOMO (340-407), 23ª homilía sobre la epístola a los romanos, Œuvres completes, Nancy-París, Bordes, 1868, t. 5, p. 388.
5.- Quia […] viíta finis est beatitudo cœlestis, ad regis officium pertinet ea ratione vitam multitudinis bonam procurare, secundum quod congruit ad cœlestem beatitudinem consequendam[…] Santo TOMAS DE AQUINO, De Regno, cap 15.
6.- San ALFONSO DE LIGORIO, Fedelta dei Vassali  (junio de 1777, citado por Agustín BERTHE C.SS.R., Saint Alphonse de Liguori, 1696-1787, París, Reteaux, t.2, p. 440-441.
7.- GREGORIO XVI, Mirari vos, in fine.
-¿Los sucesores de Gregorio XVI han tenido el mismo lenguaje?
Todos los papas hasta el Concilio Vaticano II son unánimes: León XIII explica:
Todos, en tanto que somos, hemos nacido y hemos sido elevados en vista de un bien supremo y final al que debemos corresponder: aunque está situado en los cielos, más allá de esta frágil y corta existencia […] . En virtud de que la sociedad civil ha sido establecida para utilidad de todos, ella debe, favoreciendo la prosperidad pública, proporcionar el bien a sus ciudadanos de forma que no solamente no ponga obstáculos, sino asegurando todas las facilidades posibles a la continuación y a la adquisición de este bien supremo e inmutable al que aspiran ellos mismos. La primera de todas consiste en hacer respetar la santa e inviolable observancia de la religión siendo que los deberes unen el hombre a Dios1.
-¿Entonces la Iglesia y el Estado no deben estar separados?-
La Iglesia y el Estado son dos sociedades distintas. Pero su estricta separación es absurda y contra natura. El hombre no está dividido en un cristiano y en un ciudadano. No debe ser cristiano solamente en su vida privada, sino en todos los aspectos de su vida. El debe entonces llevar una política cristiana esforzándose de que estén de acuerdo las leyes civiles con las leyes divinas.
-¿La separación de la Iglesia y el Estado ha sido condenada por los papas?-
Pío IX condenó la siguiente proposición: “La Iglesia debe ser separada del Estado y el Estado de la Iglesia”2. Y san Pío X escribe:
Que se deba separar el Estado de la Iglesia, esta es una tesis absolutamente falsa, un error pernicioso. Basado en efecto sobre el principio de que el Estado no debe reconocer ningún culto religioso, es por principio gravemente injuriosa para Dios; puesto que el Creador del hombre es asimismo el fundador de las sociedades humanas, y él las conserva en existencia cono nos sostiene a nosotros. Entonces nosotros le debemos no solamente un culto privado, sino un culto público y social para honrarlo. Por otro lado, esta tesis es la negación clara del orden sobrenatural. Ella limita en efecto la acción del Estado a la sola continuidad de la prosperidad pública en esta vida […]3.
Ø      35.-¿Cuáles deben ser las relaciones entre la Iglesia y el Estado?-
En la práctica, las relaciones entre la Iglesia y el Estado dependen de la composición religiosa de la población. En el orden normal de cosas, (integralmente aplicado cuando la población es suficientemente católica), el Estado debe ser oficialmente católico. Debe, pues, adherirse a la religión católica, proclamarla religión de Estado, protegerla y favorecerla, hacer de sus fiestas días festivos y tomar parte oficialmente, en la persona de los hombre políticos, en las celebraciones litúrgicas; ayudar a las escuelas católicas y los establecimientos caritativos y vigilar que los mandamientos de Dios encuentren su expresión en las leyes civiles, como por ejemplo la observación del domingo y la prohibición del divorcio, de la anticoncepción y del divorcio.
1.- LEON XIII, encíclica Immortale Dei (1º de Noviembre de 1885) EPS PIN 131 (traducción ligeramente modificada) El Papa desarrolla la misma idea en Libertas (20 de junio de 1888) EPS-PIN 204.
2.- Es la 55ª proposición condenada por el Syllabus (8 de diciembre de 1864, DS 2955).
3.- San PIO X, encíclica Vehementer nos (11 de febrero de 1906).
-¿Las relaciones normales entre la Iglesia y el Estado son siempre aplicables?-
La aplicación integral de las relaciones entre la Iglesia y el Estado no es siempre posible ni prudente. Si la población está mezclada puede incluso conducir a una guerra civil. Habrá entonces tener en cuenta prudentemente las circunstancias. Pero el gobierno deberá siempre, como mínimo, proteger la libertad de la Iglesia católica y hacer respetar los mandamientos del derecho natural, prohibiendo el divorcio, el aborto y las otras prácticas inmorales que fueron prohibidas en la mayor parte de los Estados hasta los últimos decenios.
-¿Cómo podemos resumir entonces los deberes normales entre el Estado y la Iglesia?:
León XIII resume estos deberes de la siguiente manera:
Los jefes de Estado deben tener por santo el nombre de Dios y poner en el número de sus principales deberes el de favorecer la religión, protegerla con su benevolencia, de cubrirla con la autoridad tutelar de las leyes, y de no establecer ni decidir nada que sea contrario a su integridad. y eso, lo deben a los ciudadanos de los que son los jefes1.
Ø      36.- En un Estado católico, todos los ciudadanos deben ser católicos?
Si la población es en su gran mayoría católica, la religión católica debe ser la religión del Estado. Pero esto no significa que los ciudadanos sean forzados a abrazar la fe católica. Las conversiones forzadas son al contrario estrictamente prohibidas, porque el acto de fe debe ser un acto de voluntad libre y no puede ser contrariado.
        
-¿El Estado Católico debe dejar a estas personas libres en materia religiosa?
El Estado no se interesa, en principio, más que lo que concierne a la vida social. No le corresponde entonces vigilar las conciencias, ni el ejercicio privado del culto. Pero no puede desinteresarse de las actividades religiosas públicas.
¿Un Estado católico debe prohibir el ejercicio público de los falsos cultos?
Las falsas religiones son un mal del que el Estado católico debe proteger a sus ciudadanos. Debe entonces prohibir o limitar en lo posible el ejercicio público y la propaganda. Sin embargo puede (y en ciertos casos debe) tolerarlos se eso le permite conservar un bien más grande o evitar un mal más grande.
                 
-¿Qué es la tolerancia?
La tolerancia es el hecho de soportar pacientemente un mal.
-¿No es una injusticia soportar así el mal?
La justicia no es la virtud suprema: debe estar regida por la prudencia y animada por la caridad. La tolerancia no se ejercita en nombre de la justicia sino a nombre de la prudencia y de la caridad.
¿Esta tolerancia al mal no es una imperfección?
La tolerancia del mal, si ésta es realmente prudente, es de por sí buena y loable, pero ella es la consecuencia y el signo de una imperfección de la sociedad. León XIII enseña: “Entre más sea necesario tolerar el mal en un Estado, más las condiciones de éste Estado se alejan de la perfección”2.
1.- LEON XIII encíclica Immortale Dei (1º de noviembre de 1885), EPS-PIN 131.
2.- LEON XIII encíclica Libertas (20 de junio de 1888), EPS-PIN 221.
-¿Cuáles son los límites de esta tolerancia en las falsas religiones?
Le pertenece a la prudencia del jefe de Estado de fijar, según las circunstancias, los límites más o menos grandes al ejercicio de los falsos cultos. El principio general es que no se debe tolerar el malmás que en la medida que el bien común requiera esta tolerancia. León XIII declara:
La tolerancia del mal, refiriéndose a los principios de la prudencia política, debe ser rigurosamente restringido en los límites que la justifiquen, es decir, el bienestar público1.
Ø      37.- ¿Las religiones no tienen derecho a ejercerse libremente?
Solamente la verdadera religión tiene un verdadero derecho a desarrollarse y ejercerse libremente,  porque ningún hombre puede ser impedido de servir a Dios de la manera que El mismo lo ha ordenado. Esta es una exigencia de derecho natural. Las falsas religiones no tienen al contrario ningún derecho real a ejercitarse, precisamente por el hecho de que son falsas y erróneas. El error no puede tener derechos, solamente la verdad los tiene. La tolerancia a las religiones falsas no es, para el jefe de Estado, un deber de justicia (fundada sobre un derecho natural), sino de prudencia y de caridad cristiana.
        
-¿Dónde podemos encontrar la enseñanza que los errores no tienen derechos?
Esta es la clara enseñanza de León XIII:
Todo en no permitir derechos más que a lo que es verdadero y honesto, la Iglesia no se opone sin embargo a la tolerancia que el poder público crea poder utilizar en ciertas cuestiones contrarias a la verdad y a la justicia, en vista de un mal más grande a evitar o de un bien más grande a obtener o conservar2.
Y a su vez Pío XII enseña:
Lo que no responde a la verdad y a la ley moral no tiene objetivamente ningún derecho a la existencia, ni a la propaganda ni a la acción3.
¿La tolerancia a las falsas religiones no puede entonces ser garantizada por la ley?
La tolerancia a las falsas religiones puede encontrar una expresión en la ley civil, es decir, en una ley que asegure la posibilidad de ejercicio privado o hasta de un ejercicio público limitado. Pero esto es completamente diferente a un derecho natural.
¿Podría precisar la diferencia entre derecho natural y derecho civil?
El derecho natural esta fundado en la naturaleza del hombre y los deberes que de él deriven (un acto que se le oponga, es de suyo moralmente malo, injusto).
El derecho civil es decretado por la autoridad política en vista de un bien común de tal o cual sociedad (otra sociedad podrá establecer reglas contrarias que no serán injustas). La Iglesia puede permitir que por una u otra razón (principalmente por el bien de la paz), que el libre ejercicio de los falsos cultos sea garantizado por el derecho civil de tal o cual país católico. Pero esto no será jamás un derecho natural.
1.- Confitendum est […] tolerantiam rerum malarum, cum pertineat ad politicæ præcepta prudentiæ, omnino circumscribi iis finibus oportere quos causa, id est salus publica, postulat. LEON XIII, encíclica Libertas (20 de junio de 1888), EPS-PIN 221.
2.- LEON XIII, encíclica Libertas (20 de junio de 1888), EPS-PIN 219
3.- PIO XII, Ci riesce, 6 de diciembre de 1953, Documents pontificaux, año 1953, pag. 616.
Ø      38-¿Qué enseña el Vaticano II sobre la libertad religiosa?
La declaración del Vaticano II sobre la libertad religiosa, Dignitatis humanæ (no. 2) afirma:
“El Concilio Vaticano declara que la persona humana tiene derecho a la libertad religiosa. Esta libertad consiste en que todos los hombres deben ser sustraídos de ser obligados por parte de individuos, o de grupos sociales, o de cualquier poder humano, de tal suerte que en materia religiosa nadie sea forzado a actuar contra su conciencia, ni impedido de actuar, en sus justos límites, según su conciencia, en privado como en público, solo o asociado a otros1.
         
-¿Qué podemos remarcar en este texto del Vaticano II?
1.- Por principio, el Vaticano II no dice solamente que nadie debe ser obligado a creer (que es lo que la Iglesia siempre ha enseñado), sino pretende también que nadie pueda ser impedido de ejercer el culto de su elección.
2.- Enseguida, y esto es capital, Vaticano II no habla solamente de tolerancia, sino que reconoce a los adeptos de todas las religiones un verdadero derecho natural al no ser impedidos de ejercer su culto.
3.- En fin, este derecho no concierne solamente al ejercicio privado sino expresa el ejercicio público y la propaganda de la religión. –¡Vaticano II promueve entonces lo que la Iglesia siempre había condenado antes!
¿El Vaticano II verdaderamente intenta hablar aquí de un verdadero derecho natural del hombre (y no de un simple derecho civil)?
Desgraciadamente sí,  el Vaticano II presenta el derecho de no ser impedido de actuar según su conciencia en materia religiosa como un verdadero derecho natural. Precisa que este derecho se funda “en la dignidad misma de la persona humana” (y no en una determinación jurídica humana); siguiéndose, en consecuencia, que debe ser reconocido también como un derecho civil (§2)2.
-¿El Vaticano II no habla aquí de “justos límites” restringiendo este “derecho”?
El Vaticano II menciona en efecto “justos límites”  para restringir la libertad religiosa, pero su naturaleza no resalta claramente en el documento. Parece, en el párrafo 2, que actúa de salvaguarda de un “orden público justo”; más allá, en el párrafo 7 habla de “el orden moral objetivo”, lo que es más, pero ilusorio y, de todas maneras, insuficiente.
1.- VATICANO II, Declaración Dignitatis humanae (7 de diciembre de 1965), 2.
2.- El nuevo Catecismo de la Iglesia Católica afirma: “El derecho a la libertad religiosa no es ni la autorización moral de adherirse al error, ni un supuesto derecho al error, sino un derecho natural de la persona humana a la libertad civil, es decir, a la inmunidad de obligación exterior, en los justos límites, en materia religiosa de parte del poder político. Este derecho natural debe ser reconocido en el orden jurídico de la sociedad de tal manera que constituya un derecho civil”. (CEC §2108. Las palabras señaladas en cursiva son nuestras).
-¿Por qué esta mención de “el orden moral objetivo” es ilusoria?
Según el Vaticano II, el Estado no tendría el derecho de prohibir el ejercicio de una religión más que en el caso que pusiera en peligro el orden público o la moralidad. Interpretado estrictamente, esto traería como consecuencia que no se permitiría la libertad más que a las religiones que profesan una moral de acuerdo a la ley natural. Pero ésta interpretación es evidentemente contraria al espíritu del texto: aquí quiere la libertad para todas las religiones, y de hecho, solo la Iglesia Católica conserva integralmente la ley natural (el islam autoriza la poligamia; los protestantes y hasta los cismáticos orientales aceptan el divorcio en ciertos casos). A falta de la estricta ley natural, es entonces el orden público que constituye, para el Vaticano II, el único límite restrictivo de la libertad religiosa. A pesar que el culto no es pretexto para los atentados terroristas, redes de bandolerismo, actos de pedofilia o cualquier atentado a los “derechos del hombre”, todo debe ser autorizado.
-¿Por qué la mención de “orden moral objetivo” es insuficiente?
Esta mención de sólo “orden moral objetivo” ignora la soberanía social de Nuestro Señor Jesucristo, los derechos sobrenaturales de la Iglesia y la necesaria consideración de el fin sobrenatural del hombre en el bien común de la ciudad. Ella se establece en el orden natural de las cosas olvidando el orden sobrenatural. En una palabra, ella es naturalista. Se podría decir lo que san Pío X decía de la separación de la Iglesia y el Estado:
Esta tesis es la clarísima negación del orden sobrenatural. Limita, en efecto, la acción del Estado a la sola persecución de la prosperidad pública durante esta vida; lo que no es más que la razón próxima de las sociedades políticas; y no se ocupa de ninguna manera de su razón última, que es la beatitud eterna,  propuesta al hombre cuando esta vida tan corta llegue a su fin1.
-¿La libertad religiosa del Vaticano II contradice la enseñanza de la Iglesia?
La libertad religiosa el Vaticano II no contradice solamente la enseñanza de la Iglesia sino también, y por principio, su práctica constante.
-¿Cómo contradice el Vaticano II la práctica constante de la Iglesia?
Los santos no han dudado jamás en quebrar los ídolos, destruir sus templos, en legislar contra las prácticas paganas y heréticas. La Iglesia, -sin forzar a nadie a creer ni a ser bautizado- ha reconocido siempre el derecho y el deber de proteger la fe de sus hijos, y de prohibir, cuando puede hacerlo, el ejercicio público de propaganda de los falsos cultos. Admitir el Vaticano II, es admitir que, desde hace dos milenios, los papas, los santos, los Padres y Doctores de la Iglesia, los obispos y los reyes cristianos, han violado constantemente uno de los derechos naturales de la persona humana, sin que nadie, dentro de la Iglesia, se hayan dado cuenta. Una tesis semejante es por demás absurda e impía.
-¿Puede citar algunos santos que hayan violado “el derecho a la libertad religiosa” tal como es presentada por el Vaticano II?
Podemos citar, entre muchos otros, san Poliucto, santa Cristina, san Martín, san Benito, san Pedro de Verona, san Luis, san Vicente Ferrer, san Casimiro, san Antonino (de Florencia), san Pío V, san Francisco Javier, san Luis Bertrand, san Francisco de Sales, etc2. Sin contar todos los doctores que han justificado esta práctica (san Ambrosio, san Agustín, santo Tomás de Aquino3, san Alfonso, etc.).
1.- San PIO X, encíclica Vehementer nos (11 de febrero de 1906).
2.- Vea sobre este tema Le Sel de la terre 13, p. 112-133; 19, p. 99-121; 26, p. 170-175; 36, p. 118-138; 37, p. 157-166; 42, p.224-243 (NDRL)
3.- De santo Tomás, ver sobretodo II-II, q. 11, a. 3.
-¿No podemos decir que estos santos sufrían los prejuicios de su época, y que, al pasar el tiempo se ha comprendido mejor el espíritu del Evangelio?
Una hipótesis como ésta, es insostenible al menos por siete razones:
1.- Destruye la infabilidad de la Iglesia (que habría errado, en materia grave, durante cerca de dos milenios).
2.- Insulta su maternal mansedumbre (la Iglesia se habría comportado, durante siglos, como una madre posesiva, como una madrastra).
3.- Arruina su santidad (negando, prácticamente, la acción del Espíritu Santo que purifica a los santos de sus tendencias o de sus concepciones demasiado humanas, les aclara el verdadero sentido del Evangelio, les da la fuerza y la libertad necesarias para desafiar los prejuicios del siglo).
4.- Desacredita la caridad cristiana (pues la inclinación natural debió haber prohibido violar durante siglos, sin ninguna molestia, uno de los “derechos” fundamentales de la persona humana).
5.- Deforma la historia considerando gratuitamente como un prejuicio más o menos inconsciente e impuesto por la época, lo que era al contrario, en muchos santos, una convicción firme, maduramente reflexionada y solidamente argumentada (san Agustín debatió durante mucho tiempo contra los donatistas partidarios de la libertad religiosa, y ha reflexionado mucho acerca de ésta cuestión1; lo mismo los doctores del siglo XIII, de cara a ciertos cataros).
6.- Constituye lo que los ingleses llaman un self-refutating-system2. (¿Por qué, en efecto, nuestro siglo tendría menos prejuicios que los siglos anteriores? Si entonces los prejuicios ligados a la época han ejercido una presión invencible incluso sobre los papas y los doctores de la Iglesia, ¿por qué el concilio no infalible Vaticano II tendría más ventaja liberándose de los prejuicios (liberales) de nuestro tiempo que los santos del pasado de los suyos?
7.- Esta tesis, en fin, concede a los enemigos de la Iglesia (donatistas, cataros, humanistas, enciclopedistas, francmasones, etc.) el extravagante privilegio de tener, en este punto, bien penetrado el espíritu del Evangelio mucho más que los doctores católicos. (Voltaire hubiera sido, en este asunto, mejor católico que San Alfonso María de Ligorio y todo el episcopado de la época).
-¿No ha habido nunca en la Iglesia defensores de la libertad religiosa?
En la Iglesia siempre ha habido defensores de la verdadera libertad religiosa (la de la verdadera religión), así como de la mansedumbre cristiana, pero jamás de la libertad religiosa como la propone el Concilio Vaticano II. Los primeros defensores de la libertad para todos los cultos fueron los heréticos y los enemigos de la Iglesia. Sus primeros grandes defensores fueron los filósofos ingleses del siglo XVII, después los filósofos franceses de las “luces” en el siglo XVIII. Los católicos que en seguida  se creyeron hábiles para reclamar esta libertad de cara a las persecuciones, formaron lo que se llama los “católicos liberales”, muchas veces condenados por los papas.
-¿Qué papas condenaron a los “católicos liberales”?
Muchas olas de “catolicismo liberal” fueron condenados por los papas en los siglos XIX y XX.
-¿Quién condena la primera ola “católica liberal”?
La primera ola, impulsada por Lamennais (1782-1854) fue condenada por Gregorio XVI en su Encíclica Mirari vos en 1832, Lamennais deja la Iglesia y fue abandonado por sus discípulos3.
-¿Quién condena la segunda ola “católica liberal”?
La segunda ola “católica liberal”, impulsada por Mgr Félix Dupanloup (1802-1878), obispo de Orleáns) y el conde Charles de Montalembert (1810-1870) fue condenada en 1864 por la encíclica Quanta cura de Pío IX y el catálogo de errores (el Syllabus) que le estaba adjunto4.
1.- Ver “San Agustín de cara a la libertad religiosa”, Le Sel de la terre 16, p. 10-54. (NDRL).
2.- Un sistema que se auto refuta.
3.- Sobre esta primera ola liberal, ver Le Sel de la terre 14, p. 113-134. (NDRL).
4.- Sobre ésta segunda ola liberal, ver ver Le Sel de la terre 14, p. 140-150; 15, p. 120-150; 16, p. 132-174 (NDRL).
-¿Quién condena la tercera ola “católica liberal”?
La tercera ola “católica liberal” se desarrolló en medio de los que habían resistido la segunda. Bajo la presión del mundo contemporáneo y sin apercibirse, toda una parte de jóvenes católicos franceses adoptaron poco a poco, al fin del pontificado de León XIII (principalmente a partir del Ralliement, en 1892), las ideas contra las cuales sus padres habían luchado. Los “Padres demócratas” luego el Sillón de Marc Sangnier (1873-1950), fueron la cabeza de este movimiento1 que en la Carta acerca del Sillón de San Pío X detiene.
-¿Ha habido una cuarta ola “católica liberal”?
Jacques Maritain (1882 1973) fue el líder principal de la cuarta ola “católica liberal”
-¿Jacques Maritain no es un gran filósofo tomista?
Del mismo modo que en los principios de la Iglesia algunos traicionaron la fe verdadera después de haber sido los campeones (Tertuliano, por ejemplo), así mismo Maritain, campeón del tomismo, evoluciona progresivamente hacia el liberalismo2. Llegó a dudar, al fin de su vida, de la eternidad de las penas del infierno3.
-¿Ésta cuarta ola “católica liberal fue condenada?
En 1953 el cardenal Ottaviani, pro secretario del Santo Oficio, refuta ciertas tesis liberales de Maritain en un solemne discurso en Letrán4; en 1958 el Santo Oficio prepara un documento condenando ciertas proposiciones de Maritain y del jesuita americano John Courtney Murray, pero la muerte de Pío XII  impide su publicación5
. Finalmente Maritain y Murray triunfaron el Concilio Vaticano II.
-¿La libertad religiosa del Concilio Vaticano II está comprendida en éstas condenaciones?
-La libertad religiosa del Vaticano II está comprendida en muchas de éstas condenaciones. EnQuanta cura, por ejemplo, Pío IX condena “esta opinión errónea  que es fatal a la Iglesia Católica y a la salud de las almas y que nuestro predecesor Gregorio XVI llamó un delirio, decir que “la libertad de conciencia  y de cultos es un derecho propio de cada hombre y que debe ser proclamado en todo Estado bien constituido […]”6. Condena igualmente el error siguiente como contrario a la Sagrada Escritura, a la Iglesia y a los Santos Padres:
El mejor gobierno es en el que no se reconoce al poder la obligación de reprimir por sanción a los violadores de la religión católica, si no es porque la tranquilidad pública lo demande7.
-¿Podría citar a otro papa?
León XII, en Libertas, pone en guardia no solamente contra el Estado impío, sino también contra un Estado que quisiera “ser animado en el respeto de todas las religiones, darles las mismas disposiciones, y acordarles indistintamente los mismos derechos”, ya que finalmente “se convertirá al ateísmo”. Un Estado así pecaría contra la justicia y la razón8.
-¿Encontramos la misma enseñanza en los papas del siglo XX?
Pío XII enseña, el 6 de octubre de 1946: La Iglesia católica […] es una sociedad perfecta que tiene por fundamento la verdad de la fe infaliblemente revelada por Dios. Todo el que se oponga a esta verdad es necesariamente un error y no se deben reconocer al error los mismos derechos que a la verdad.
1.- Sobre esta tercera ola liberal, y sobre los “sacerdotes demócratas”, ver Le Sel de la terre 29, p. 65-86 et Le Sel de la terre 30 p. 74 (NDRL).
2.- Sobre las tesis liberales de Maritain, ver Le Sel de la terre 47, p. 216-230. (NDRL)
3.- Jacques y Raissa MARITAIN, (Obras Completas,  vol. XIII, Fribourg, ed. Uiversitaires/París, ed. Saint-Paul, 1992, p. 440-478. (Ver los extractos citados en Le Sel de la terre 37, p. 124. (NDRL).
4.- Ver Le Sel de la terre 47, p. 228. (NDRL)
5.- Ver Le Sel de la terre 39, p. 74. (NDRL)
6.- PIO IX, encíclica Quanta cura (8 de diciembre de 1864), EPS.PIN 40. El texto citado de Gregorio XVI es un extracto de su encíclica Mirari vos.
7.- Proposición errónea denunciada por Pío IX en Quanta cura, EPS_PIN 39.
8.- EPS-PIN 203.
9.- PIO XII Ecco che gia un anno, 6 de oct. De 1946, Documents pontificaux de Sa Sainteté Pie XII, Saint Maurice (Suiza) ed. Saint-Agustín, año 1946, p.304.
-¿Dignitatis humanæ no se apoya, por lo tanto, en los textos de los papas?
Dignitatis humanæ alega, a favor de la libertad religiosa, la encíclica Libertas de León XIII. Este es el párrafo en cuestión:
Otra libertad que proclamamos bien alto es la que se llama libertad de conciencia. Que si se entiende por ésta que cada quien puede indiferentemente, a su agrado, rendir o no rendir culto a Dios,  los argumentos dados anteriormente bastan para refutarla. Pero podemos entenderla también en el sentido de que el hombre tiene en el Estado el derecho de seguir, de acuerdo a su conciencia, la voluntad de Dios, y de cumplir sus preceptos sin que nadie se lo prohíba. Esta libertad, verdadera libertad, la libertad digna de los hijos de Dios, que protege gloriosamente la dignidad de la persona humana,  está por encima de toda violencia y de toda opresión, ha sido objeto de los deseos de la Iglesia y de su particular afección1.
-¿Cuál es el sentido de este texto de León XIII?
León XIII, después de haber condenado la “libertad de conciencia”, tal como es entendida en el mundo moderno, dice que esta expresión puede, sin embargo, ser bien comprendida. Hablando de la “libertad digna de los hijos de Dios”, entiende, sin equívoco posible, la libertad de poder ejercer la verdadera religión (el derecho del que habla tiene por objeto la voluntad de Dios y el cumplimiento de sus preceptos). Es deshonesto pretender aplicar este texto a las falsas religiones2.
-¿Los autores de Dignitatis humanæ admiten que su texto contradice las enseñanzas de los papas anteriores?
Algunos autores de Dignitatis humanæ han sido obligados a admitir que este texto posee dificultades. El principal inspirador del texto, el padre Courtney Murray, reconoce en su comentario:
Casi un siglo más tarde la declaración de la libertad religiosa afirma como doctrina católica, lo que Gregorio XVI y Pío IX consideraban como un “delirio”, una idea loca3.
El padre Congar reconoce por su parte:
      No podemos negar que un texto semejante no dice materialmente otra cosa que el Syllabus de 1864 e incluso cerca del contrario de las disposiciones 15, 77 a 79 de éste documento4.
Y más allá:
[…] He colaborado en los últimos párrafos –los cuales me dejan menos satisfecho. Se trataba de mostrar que el tema de la libertad religiosa aparecía en las Escrituras. Pues bien, no está5.
1.- LEON XIII Libertas, DS 3250; EPS-PIN 215.
2.- Para un análisis más detallado de éste pasaje de León XIII, así como algunas otras referencias al magisterio proporcionadas por Dignitatis humanæ, ver el estudio de Monseñor DE CASTRO MAYER en Le Sel de la terre 37, p. 39-49. (NDRL).
3.-John COURTNEY MURRAY S.J.” Una inteligencia para el desarrollo de la doctrina de la Iglesia sobre la libertad religiosa”, en Vaticano II La libertad religiosa (Unam sanctam 60), París, 1967, p. 111.
4.- Yves CONGAR, O.P., La crisis en la Iglesia y Monseñor Lefebvre, París, cerf, 1977, p. 54. –En 1984 el padre Congar reafirma: “La declaración sobre la libertad religiosa dice lo contrario de muchos artículos del Syllabus de 1864. “Ensayos ecuménicos, Los hombres, el movimiento, los problemas” París, Centurion 1984, p. 85.
5.-Yves CONGAR, O.P., interrogado por Eric VATRÉ , en “La Droite du Pere, Enquête sur la Tradition catholique aujourd hui, París, Trédaniel, 1994, p. 118.
-¿Cómo el Concilio Vaticano ha podido llegar a promulgar una declaración que contradice tan radicalmente la práctica y la enseñanza de la Iglesia?
La Comisión Teológica preparatoria había redactado un documento tradicional, resumiendo la doctrina de la Iglesia en ésta cuestión1. Pero el Secretariado para la Unidad de los Cristianos presidido por el cardenal Bea, había preparado un esquema alternativo destinado a agradar a los protestantes y a los franc masones. En la sesión preparatoria del 19 y 20 de junio “los textos de la omisión y del Secretariado llegaron juntos delante de la comisión central, y provocaron el más dramático enfrentamiento  que ha sido conocido en éste organismo2”. Los cardenales Ottaviani y Bea se opusieron vivamente. En la vigilia del Concilio, dos doctrinas contrarias se hallaban una frente a otra. Una se apegaba a toda la Tradición de la Iglesia, la otra invocaba las esperanzas del mundo moderno.
-¿El Secretariado por la unidad impone fácilmente éste documento innovador?
El Secretariado para la unidad no llegó a imponer su texto sino después de cuatro años de presión sobre los Padres conciliares. Los renovadores esperaban hacerlo votar en 1964, como una suerte de renovación del Syllabus de Pío XI, del cual era el centenario; pero no tuvieron éxito. Finalmente, la declaración sobre la libertad religiosa fue votada y promulgada al final de la última sesión conciliar en 1965. Para reducir la oposición, moderaron el tono y agregaron numerosos pasajes de apariencia tradicional. Pero la orientación fundamental siguió siendo liberal, y la definición otorgada a la “libertad religiosa” contradice la doctrina y la práctica constante de la Iglesia.
¨39.-¿Cómo el Concilio Vaticano II trató de justificar la libertad religiosa?
El decreto de la libertad religiosa se funda sobre la dignidad de la persona humana: “El Concilio declara, que el derecho a la libertad religiosa tiene su fundamento en la dignidad de la persona humana tal como lo ha hecho conocer la palabra de Dios y la razón misma”3.
-¿Por qué los autores de éste texto quieren fundar el derecho a la libertad religiosa en la dignidad de la persona humana?
Para desviar las diferentes condenaciones ya establecidas por la Iglesia (notablemente contra la idea que el error tendría derechos); se tendría que encontrar un nuevo fundamento. Se consideran entonces las cosas desde el punto de vista de las personas: para adherirse libremente a la verdad religiosa, deben estar exentas de coacción en materia religiosa.
-¿Qué se debe pensar de este argumento?
Es una tentativa de distracción, armada de un triple sofisma.
-¿En qué hay una distracción?
Una distinción teológica sobre el fundamento de la libertad religiosa, no puede cambiar el hecho que la libertad religiosa por  misma, es directamente contraria a la práctica y la doctrina constante de la Iglesia. Esun hecho que la Iglesia siempre se ha ocupado de reducir (y si es posible, de hacer prohibir) el culto y la propaganda de las falsas religiones. Cualquiera  que sea la habilidad desarrollada para otorgarle a la libertad religiosa nuevos fundamentos que no han sido todavía explícitamente condenados, un falso derecho seguirá siendo un falso derecho (y estos nuevos fundamentos, sofismas4).
1.- Este documento tenía por título De relationibus Inter. Ecclesiam et Statum, necnon de tolerantia religiosa (De las relaciones entre la Iglesia y el Estado y de la tolerancia religiosa). Se encontrará el texto traducido y comentado en Le Sel de la terre 39 p. 74-118 (NDRL).
2.- ALBERIGO Giuseppe, Historia del Concilio Vaticano II, 1959-1965, 1-El Catolicismo en una nueva época. El anuncio y la preparación, París, Cerf, 1997, p. 334.
3.- Declaración Dignitatis humanæ (7 de diciembre de 1965), 2.
4.- Ver, sobre ésta materia, Le Sel de la terre 40, p. 231, y 46, p. 260-264. (NDRL).
-¿Cuál es el primer sofisma?
Bajo el pretexto que el hombre debe adherirse libremente a la libertad religiosa, el Vaticano II quiere sustraerlo a toda coacción en esta materia. Dignitatis humanæ afirma:
La verdad no se impone mas que por la fuerza de la verdad por ella misma que penetra el espíritu humano con dulzura más que por la fuerza.
Y más allá:
Todos los hombres […] están presionados, por su misma naturaleza, y por obligación moral, a buscar la verdad, sobre todo la que concierne a la religión. Deben también adherirse a la verdad desde que la conocen y a ordenar su vida de acuerdo a las exigencias de esta verdad. Esta obligación los hombres no pueden satisfacerla de una manera conforme a su propia naturaleza, si no gozan de la libertad psicológica, de la inmunidad a toda coacción exterior […]  La verdad debe buscarse según la manera propia de la persona humana y de su naturaleza social, a saber por una libre búsqueda, por medio de la enseñanza o de la educación, del intercambio y del diálogo por los cuales unos exponen a otros la verdad que han encontrado, a fin de ayudarse mutuamente en la búsqueda de la verdad. [DH 2 y 3].
-¿Por lo tanto es verdad que la obligación se opone a la libertad o es también un sofisma?
El Padre Berto1 experto en el concilio ha desmenuzado este sofisma:
” No todos los adultos lo son por la edad y muchos de los que son adultos por la edad no son intelectualmente adultos.
El esquema conciliar queda en silencio sobre los tímidos, queda en silencio sobre los esclavos del pecado, queda en silencio sobre la presión de las pasiones, queda en silencio sobre la difusión de los errores por los hombres perversos, para imaginar un hombre superangélico.
¿En que lugar del mundo, en cual planeta nos coloca este esquema.?
Desde la más tierna edad, desde el principio del uso de la razón, hay problemas morales a resolver, y lejos de que el niño tenga el derecho a ser dejado o abandonado a sí mismo para resolverlos, el tiene el derecho de no ser abandonado a sí mismo sino de ser ayudado de consejos de órdenes, de mandatos, de directrices imperiosas de sus padres y de sus educadores para resolver sus problemas morales con rectitud.
” El tiene el derecho que se le limite su libertad, tiene el derecho a que se le mande el acto interiormente bueno en sí. Y los padres y los educadores lo tienen  de mandar,  prescribir,  ordenar, de castigar y faltan a un deber muy grave y cargan muy fuerte su conciencia delante de Dios.
Es necesario decir otro tanto (guardadas proporciones) de la mayor parte de los hombres que no son capaces de vencer los errores incluso los vencibles a menos que el error sea alejado de ellos por aquellos quienes han recibido el encargo y que manifiestan la verdad en una cierta medida.
Lo mismo que se ponen los enfermos en sanatorios para que un aire sano sostenga sus fuerzas, para que el vigor de las montañas o del mar los fortifique para que ellos alejen los miasmas de la ciudad lo mismo el género humano enfermo del pecado original y de tantos pecados actuales tiene derecho no a una “libertad religiosa ilimitada” sino al contrario a que su “libertad religiosa” sea restringida de tal manera que haga uso de la libertad para abrazar la verdad. Esto no es de ninguna manera forzar a los hombres a abrazar la fe en contra de su voluntad, sino poner a los débiles y a los flacos en condiciones tales que ellos disciernan y elijan más fácilmente la verdad.” La libertad religiosa” además de que ella es mala en sí abre la puerta al error en gran detrimento de los rectos, de los flacos y de los ignorantes2.
1.- Sobre el Padre Victor-Alain Berto (1900-1968, terciario dominico y teólogo de Monseñor Lefebvre en el Concilio), ver Le Sel de la terre 43, p. 17-55 (Las cartas del Concilio del Padre Berto), Le Sel de la terre 48, p. 243-247 (NDRL).
2.- Padre BERTO, trabajo sobre la libertad religiosa redactado en 1964 por el Cœœtus internationalis Patrum y publicado en la recopilación La Sainte Eglise Romaine, París, Cedre, 1976, p. 405-406 (Los señalamientos en cursiva en las citas de Dignitatis humanæ como del padre Berto son nuestras. 
Y más aún: Como en éste mundo el error es muy poderoso, todos aquellos que están provistos de alguna autoridad, los padres sobre los hijos, los Estados sobre los ciudadanos, la Iglesia sobre los bautizados, tienen por grave deber, natural o sobrenatural de proteger del error a quienes les son confiados. Hay quien dice que la verdad por sí misma puede vencer al error sin la ayuda de ninguna autoridad. Esto será verdad el día que los hombres no sean más hombres, sino superhombres, incluso angélicos!. He demostrado suficientemente que el error encuentra cómplices en nosotros y entre nosotros1.
 -¿Cuál es el segundo sofisma?
Bajo el pretexto de no impedir la libre búsqueda de la verdad [DH2], el Vaticano II promueve la libre propaganda del error [DH4].
-¿Qué hay que responder?
Este sofisma se refuta por sí mismo. Recordemos que Pío IX, citando a San Agustín, afirma que la plena libertad de manifestar públicamente sus opiniones es una “libertad de perdición” (libertas perditionis2). También cita a san León Magno:
      Si siempre se permitiera a las opiniones humanas entrar en conflicto, nunca faltarán hombres que osen resistir a la verdad y poner su confianza en la verborrea de la sabiduría humana, vanidad extremadamente nociva.[…]
-¿Cuál es el tercer sofisma?
El tercer sofisma alude a la “dignidad de la persona humana”:
El Concilio Vaticano II […] declara por otro lado que el derecho a la libertad religiosa tiene su fundamento en la dignidad misma de la persona humana […] No es pues sobre una disposición subjetiva de la persona, sino sobre su naturaleza misma, que es fundado el derecho a la libertad religiosa. Es por esto que el derecho a esta inmunidad persiste en aquellos que no satisfacen la obligación de buscar la verdad y se adhieren a ella. [DH 2].
¿Dónde está el sofisma?
Hay una confusión entre la dignidad radical y dignidad operativa (o terminal)
¿Qué es la dignidad radical?
La dignidad radical del hombre está ligada a su naturaleza humana. Ella consiste en que tiene un alma espiritual y que está dotado por consecuencia de razón y de voluntad libres. Ella consiste también en el hecho que es llamada por Dios a un fin sobrenatural: la visión beatífica.
-¿Por qué se la llama radical?
Esta dignidad es llamada radical  porque es la raíz de los actos de voluntad por los que el hombre puede aumentar, disminuir o perder su dignidad.
-¿Qué es la dignidad operativa?
En la medida que el hombre se adhiere al bien y a la verdad, se perfecciona; él adquiere una dignidad que se llama operativa terminal.
-¿Entonces no todos los hombres tienen la misma dignidad?
Es evidente que un asesino no tiene la misma dignidad de un santo y que el hombre decae de su dignidad adhiriéndose al error o al mal. En esta vida, no puede perder totalmente su dignidad radical (incluso el peor criminal puede todavía convertirse y cambiar de vida); pero en el infierno, los condenados han perdido su dignidad.
1.- Padre BERTO, ibid., p. 396.
2.- Citado por Pío X, encíclica Quanta cura (8 de diciembre de 1864), EPS-PIN 40.

-¿Dónde podemos encontrar esta enseñanza sobre la dignidad del hombre?
La liturgia romana recuerda que nuestra dignidad de hombre es herida por el pecado y que es necesario, para restablecerla, ejercer la templanza1.
-¿Los doctores de la Iglesia han abordado ésta cuestión?
Santo Tomás de Aquino explica, en su Suma Teológica:
1.-.Que el hombre, pecando, se separa del orden de la recta razón y por eso decae de su dignidad humana.
2.- Que así pierde su derecho a la verdadera libertad2.
-¿Los Papas han confirmado esta enseñanza?
El Papa León XIII enseña en su Encíclica Immortale Dei:
Si la inteligencia se adhiere a ideas falsas, si la voluntad escoge el mal y se liga a él, ni la una ni la otra alcanzan su perfección toda vez que decaen de su dignidad nativa y se corrompen. No se permite entonces poner al día y exponer a los ojos de los hombres lo que es contrario a la virtud y a la verdad, y menos aún de poner esta licencia bajo el amparo de las leyes3.
-¿Qué consecuencia se saca en cuanto al texto del Concilio Vaticano II?
El Padre Berto explicaba, en el curso mismo del Concilio:
Se considera de una manera inadecuada y de hecho insuficiente la dignidad de la persona humana si se considera solamente en su raíz (el simple hecho de estar dotado de razón y de voluntad libre). La dignidad de la persona humana adecuadamente considerada exige que se tengan en cuenta sus actos […]. El hombre ignorante y el culto no tienen la misma dignidad; y sobre todo la dignidad no es igual en el hombre que se adhiere a la verdad del que se adhiere al error, del que quiere el bien y el que quiere el mal.
Los redactores, que han armado todo su esquema sobre una noción inadecuada de la dignidad de la persona humana, han por este hecho presentado un trabajo deforme y de una extraordinaria irrealidad; en efecto, que se vea o no, hay, entre las personas humanas adecuadamente consideradas inmensas diferencias de dignidad.  y eso es tanto de más verdadero cuando se trata del esquema sobre la libertad religiosa; es evidente que la libertad religiosa conviene a la persona no por su dignidad radical, sino por su dignidad operativa, y así la libertad no puede ser la misma tratándose de un niño que de un adulto, o de un ignorante y un hombre culto, de un poseso del demonio y de quien el Espíritu Santo inspira.
Esta dignidad, que llamamos operativa no pertenece al ser físico, sino al orden intencional (el orden del conocimiento y de la voluntad). La negligencia de éste elemento intencional, a saber, la ciencia y la virtud, es, dentro del esquema, un error muy grave. […]4.
Monseñor Lefebvre escribe también:
En la medida en que el hombre se adhiere al error o se liga al mal, pierde su dignidad terminal o no la alcanza y no se puede fundar nada sobre ella5.
1.- Oración del jueves de Pasión: Præsta, quæsumus, omnipotens Deus, ut dignitas conditionis humanæ per immoderatiam sauciata, medicinalis parsimoniæ studio reformetur.
2.- Homo, peccando, ab ordine rationis recedit; et ideo decidit a dignitate humana, prout scilicet homo est naturaliter liber, et propter seipsum existens; et incidit quodammodo in servitutem bestiarum […] II-II q. 64, a. 2 ad 3. Es así que Santo Tomás justifica la pena de muerte para ciertos criminales.
3.- Si mens assentiatur opinionibus falsis,si malum voluntas adsumat et ad id se applicet, perfectionem sui neutra consequitur, sed excidunt dignitate naturali et in corruptelam ambæ delebantur. Quæcumque sunt igitur virtuti veritati contraria ea in luce atque in oculis hominum ponere non est æquum: gratia tutelave legum defendere multo minus. LEON XIII, encíclicaImmortale Dei (1º de noviembre de 1885), EPS-PIN 149.
4.- Padre BERTO, ibid. P. 387-388. Monseñor Lefebvre desarrolla exactamente la misma idea en sus Dubia sobre la libertad religiosa remitida en octunre de 1985 a la Congregación para la Doctrina de la Fe. (Monseñor Marcel LEFEBVRE, Mis dudas sobre la libertad religiosa, Étampes, Clovis, 2000, p. 43-47, 56-60, 133-134).
5.- Monseñor Marcel LEFEBVRE, Le Destronaron, Fideliter, 1987, p. 192. Esta obra es sin duda el estudio de mayor profundidad sobre la libertad religiosa.
 Ø      40.-La libertad religiosa no es una consecuencia de la libertad del hombre?
La libertad no es un valor absoluto, pero ha sido dada al hombre a fin de que pueda libremente decidirse por el bien. Que el hombre pueda decidirse por el mal no es mas que una consecuencia, y al mismo tiempo un abuso, de ésta libertad. Más claro: la libertad no se le dio al hombre para que escogiera entre el bien y el mal, sino para que pueda moverse hacia el bien.
-¿Por qué Dios le dio la libertad al hombre?
La libertad de la voluntad es una consecuencia de la inteligencia; ella es necesaria para que el hombre pueda amar a Dios (lo que las criaturas sin razón no pueden hacer). La libertad confiere al hombre una dignidad muy grande que lo pone muy por arriba de las criaturas sin razón.
-¿La libertad no implica poder hacer el mal?
En el estado actual de cosas, la libertad implica para el hombre el poder de hacer el mal, pero no el derecho de hacerlo (un asesino no tiene el derecho de matar a su prójimo).. El hombre que escoge el mal abusa de su libertad.
-¿Cuál es, para el hombre, la norma del bien y del mal? ¿Es su conciencia?
Es verdad que el hombre debe actuar según su conciencia, pero tiene por principio el deber de esclarecerla, por lo tanto, la conciencia no es el criterio último del bien y del mal: la conciencia no es más que un intermediario transmitiendo una obligación que no depende de ella.
-¿Un hombre puede ser culpable siguiendo su conciencia?
Sí, un hombre puede ser culpable siguiendo su conciencia. Culpable no porque ha seguido su conciencia, sino porque antes la ha falseado (por ejemplo un médico persuadido que el aborto no es un crimen) o que ha sido negligente en formarla bien (por ejemplo, un infiel que nunca se ha preocupado de la verdad religiosa).
-¿Un hombre no puede tener la conciencia falseada sin que sea su culpa?
Sí, un hombre puede tener la conciencia falseada sobre tal o cual punto (creer que tal o cual mala acción es buena), sin que sea su culpa. Entonces hablamos de una conciencia invenciblemente errónea (o bien de una persona en una ignorancia invencible), en este caso, la ignorancia impide a éste hombre ser culpable, pero la acción sigue siendo mala por sí misma.
-¿El Estado debe de respetar la conciencia de una persona así?
Supongamos que un asesino sea subjetivamente inocente porque su falsa religión le ha inculcado la convicción que el asesinato es permitido en ciertas condiciones. Esta convicción subjetiva no le da por lo tanto un derecho objetivo: el policía que le impide realizar su acto no comete una injusticia. Se tendría por loco el que afirmara que el asesinato es ciertamente malo, pero que el asesino tiene, en razón de su dignidad humana, un derecho a no ser impedido de matar.
-¿Quién sostiene una cosa parecida?
Es casi lo mismo lo que pretende Dignitatis humanæ. Este texto enseña que todos los hombres tienen el deber de buscar la verdad y de recibirla, pero agrega que si alguien, consciente o inconscientemente se adhiere al error, tiene derecho a que no se le prohíba actuar según este error, y esto a nombre de la dignidad humana.
-¿Una persona que se equivoca de buena fe, no merece una cierta indulgencia?
Una persona que obra mal de buena fe debe sin duda ser tratada con caridad y prudencia, pero no tiene derecho a difundir su error. Un distribuidor de alimentos que reparte involuntariamente productos en mal estado, no tiene, en virtud de su buena conciencia, el derecho de envenenar a sus clientes. Si el error religioso es mortal para las almas, es normal que el Estado prohíba su publicidad.
-¿La difusión de la herejía es un mal muy grande?
La Iglesia considera con todo derecho que la difusión de la herejía es como un asesinato cometido contra las almas.
¨41.-¿Qué significado tiene hoy en día la fiesta de Cristo Rey?
La nueva doctrina introducida por el Concilio Vaticano II se traduce también en la liturgia: la fiesta de Cristo Rey ha sido cambiada del último domingo de octubre al último domingo del año litúrgico, para significar que el reino de Cristo Rey no vendrá sino hasta el fin de los tiempos y que ahora no puede o no debe realizarse. Se han traído del himno de vísperas de esta fiesta, las tres estrofas que hablan del reino de Cristo en la sociedad:

 

Scelesta turba clamitat              Una turba criminal grita:
Regnare Christum nolumus      “No queremos que Cristo reine”
Te nos ovantes omnium                 Pero nosotros os aclamamos
Regem supremum dicimus            Como el Rey supremo de todos.
Te natiunum præsides                 Que los jefes de las naciones
Honore tollant publico                 Os rindan culto público
Colant magistri, judices               Que los maestros y los jueces os veneren
Leges et artes exprimant              Que las letras y las artes expresen vuestra realeza
Submisa regum fulgeant                Que los insignes de la soberanía terrestre
Tibi dicata insignia                          Brillen por el hecho de seros sumisos y dedicados
Mitique scepto patriam                Sometidos también a tu dulce cetro
Domosque subde civium                          La patria y las moradas de los ciudadanos.
-¿Por qué las autoridades de la Iglesia han desnaturalizado la fiesta de Cristo Rey?
Lex oradi, lex credendi, dice el adagio. Las fórmulas de oración son también la expresión de la fe. No olvidemos que la libertad religiosa está en oposición total con los principios profesados anteriormente por la Iglesia. Es por eso que los promotores de la libertad religiosa no pueden invocar a su favor ni la Sagrada Escritura ni la Tradición de la Iglesia. Fueron siempre los enemigos de la Iglesia (heréticos, racionalistas, filósofos de las “luces”, francmasones, etc) que reclamaron la libertad religiosa1.
-¿El Concilio Vaticano II se opone explícitamente a la soberanía social de Jesucristo?
Dignitatis humanæ omite totalmente hablar de Cristo Rey; y en vista de lo que hemos tratado, es una grave omisión. El texto no prohíbe a los Estados profesar el catolicismo (eso sería muy contrario a la Tradición), pero tampoco anima a los Estados a hacerlo. No hace mas que tolerar esta profesión pública de catolicismo, igualmente que como hace con las falsas religiones2. En la práctica, desde 1965, el Vaticano ha trabajado en la supresión de los Estados católicos3.
1.- El alto dignatario francmasón Yves MARSAUDON, 33º , ministro del Consejo supremo de Francia del R.E.A.A. (Rito Escocés Antiguo y Aceptado) en su libro El Ecumenismo visto por un francmasón de tradición (París, Vitiano, 1964, p.121), habla de la libertad religiosa como de la “Revolución querida por Juan XXIII”. E insiste: “Podemos verdaderamente hablar de Revolución”, la cual “salida de nuestras logias masónicas, se ha entendido maravillosamente en el domo de San Pedro”.
2.- El Concilio Vaticano II se contenta con decir: “Si, en razón de las circunstancias particulares en las que se encuentran los pueblos, un reconocimiento jurídico especial se acuerda en el orden jurídico de la ciudad a una comunidad religiosa dada, es necesario que al mismo tiempo, para todos los ciudadanos y todas las comunidades religiosas, que el derecho a la libertad religiosa sea reconocido y respetado (Dignitatis humanæ, 7.)
3.- El Vaticano II pretende prohibir toda discriminación fundada en la religión, llegando hasta ponerla en el mismo nivel que una discriminación en razón de la raza, del color, o de la clase: “La Iglesia reprueba entonces, como contrario al espíritu de Cristo, toda discriminación o vejación operada hacia los hombres en razón de su raza, su color, de su clase o de su religión” (VATICANO II, Nostra Ætate,        5. Ver también Dignitatis humanæ, 7)
-¿Cuál era a este respecto la conducta de la Iglesia antes del Vaticano II?
Desde que la Iglesia obtuvo su libertad, exhortaba a los reyes y príncipes, sobre todo si ellos eran católicos, a proteger y a defender la verdadera religión. En los países de misión, la Iglesia se esforzaba principalmente en ganar a los príncipes a la fe católica, a fin de facilitar el establecimiento de una sociedad impregnada de espíritu cristiano.
¨42.-¿Cuáles son las consecuencias de la libertad religiosa?
La primera consecuencia de la libertad religiosa predicada por el Concilio Vaticano II fue que los estados todavía católicos tuvieron que cambiar su constitución. La libertad religiosa ha traído también la laicización del Estado y una descristianización cada vez más avanzada en la sociedad. Como se le da los mismos derechos a todos los errores, la verdadera fe desaparece. El hombre que, por su naturaleza caída, tiende generalmente a seguir el camino más fácil, tiene necesidad de la ayuda de las instituciones católicas. En una sociedad marcada por la fe católica, más hombres salvarán su alma que en una sociedad donde la religión es un asunto privado y donde la verdadera Iglesia debe coexistir con innumerables sectas que tienen los mismos derechos que Ella.
¿Cuáles son los países que han tenido que cambiar su constitución siguiendo al Vaticano II?.
Un ejemplo característico es el de Colombia. La población de éste país era 98% católica y la religión católica era la única reconocida oficialmente por la constitución. El presidente, muy a su pesar, tuvo que ceder a la presión ejercida por el Vaticano en nombre del Concilio y cambiar la constitución el 12 de julio de 1973. En la misma época, las sectas protestantes, sostenidas financieramente por Estados Unidos, salieron al asalto de la América Latina. Hoy en día, el país está invadido por sectas. Algunas ciudades tienen más templos protestantes que iglesias católicas1.
.¿La libertad religiosa conciliar ha sido impuesta en otros países?
Dos estados suizos, el Tessin y el Valais, tuvieron también, bajo la presión del nuncio, que cambiar su constitución2.
En Italia, un nuevo concordato fue firmado el 11 de febrero de 1984: las falsas religiones obtienen igualdad de tratamiento con la Iglesia, etc3.
Y es Roma la que pide estos cambios.
-¿Podría dar un último ejemplo?
El caso de España es particularmente interesante porque el concordato firmado el 27 de agosto de 1953 entre España y la Santa Sede estaba considerado por Pío XII un modelo de género. Su artículo primero comenzaba así:
La religión católica, apostólica y romana continúa siendo la única de la nación española.
Y este concordato ratificaba el Fuero de los Españoles del 13 de julio de 1945, del cual el artículo 6 era particularmente claro:
La profesión y la práctica de la religión católica que es la del Estado Español, gozarán de la protección oficial.
Nadie podrá ser molestado por sus creencias religiosas ni por el ejercicio privado de su culto. No se autorizarán otras ceremonias ni manifestaciones exteriores que las de la Iglesia Católica4.
1.-Ver DC 1638 del 9-23 septiembre de 1973; Monseñor Marcel LEFEBVRE, La Iglesiainfiltrada por el modernismo, Broût-Vernet, Fideliter, 1993, p. 111-113.
2.- Ver DC 1653 del 5 de mayo de 1974.
3.- Ver DC 1872 del 15 de abril de 1984; Romano AMERIO, Iota unum, París, NEL, p. 148-152.
4.- Ver DC no. 948 del 30 de septiembre de 1945 (p. 691). Los subrayados son nuestros.
-¿Qué pasó después de 1965?
La declaración Dignitatis humanæ contradice frontalmente este artículo 6!. Bajo la presión del Vaticano, España acordó en 1967, la libertad a los otros cultos, refiriéndose explícitamente al Concilio Vaticano II.
Después de esta declaración del Concilio, aparece la necesidad de modificar el artículo 6 del Fuero de los Españoles […]. [Nueva fórmula] “La profesión y la práctica de la fe católica, que es la del Estado Español gozará de la protección oficial. El Estado asegurará la protección de la libertad religiosa, la que será garantizada por una eficaz disposición jurídica que salvaguarde la moral y el orden público”.
Esta nueva redacción, y debemos hacerlo notar expresamente, fue aprobada por la Santa Sede1.
-¿Qué manifiesta este ejemplo de España?
El ejemplo de España pone en evidencia la contradicción entre la doctrina tradicional y la del Concilio Vaticano II, pues de ser alabada antes de 1965, es súbitamente condenada en esta fecha.
-¿Qué prueba la aplicación del texto del Concilio Vaticano II sobre la libertad religiosa?
Los años que siguieron al Concilio Vaticano II mostraron la verdad de las proposiciones de León XIII, afirmando que la libertad religiosa conducía necesariamente a la impiedad. En nuestro país (Francia) no es solamente la fe la que ha desaparecido, sino también la moral cristiana. Los matrimonios naufragan, las familias se rompen, la criminalidad no cesa de crecer y se encuentra con dificultad alguien que ejerza bien su autoridad. Cualquiera con los ojos abiertos, ve que nuestra sociedad está al borde del caos. Esta situación no cambiará verdaderamente hasta que la sociedad reconozca de nuevo a Cristo por su rey y no deje campo libre a los errores. Pero, como lo afirmó el cardenal Pie “Cuando El no reina por los bienes debidos a su presencia, El reina por las calamidades inseparables de su ausencia2”¨ ¨
♦   ♦
1.- DC no. 1508 del 7 de enero de 1968, p. 45-46.- Roma continuó sus presiones hasta obtener una nueva revisión suprimiendo la profesión oficial del catolicismo por el Estado (DC del 18 de marzo de 1979).
2.- Cardenal PIE, discurso en Chartres, 11 de abril de 1858. (Obras episcopales, t. 1, p. 84).
1

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: