Skip to content

LA SANTA MISA: ¿SANTAMENTE PROHIBIDA?

19 de octubre de 2012

¿Que pasa? ¿La nueva misa promulgada en 1969 sustituye la Misa de siempre, la que durante siglos unió y santificó a los miembros de la Iglesia en la fe Católica y Apostólica? ¿sería entonces posible suprimir católicamente el Santo Sacrificio, obra de Dios por la cual el demonio fue definitivamente vencido? De hecho, dice San Alfonso María de Ligorio: «el demonio siempre intentó, usando a los herejes, privar al mundo de la Misa haciendo de ellos precursores del Anticristo que abolirá efectivamente el Santo Sacrificio del Altar, para castigar a los hombres de sus pecados, realizando la predicción de Daniel: “Y poder le será dado contra el sacrificio continuo  (Daniel 8, 12)». ¿Que pasa? «si Satanás no llega a suprimir totalmente el único acto de culto aceptable, él luchará para limitarlo a las almas y a los corazones del más pequeño número posible de individuos». En su rebeldía satánica, Lutero dijo: «Todo esto (papado… altares, ministros y doctrinas) será aplastado cuando se aplaste la sacrílega y abominable Misa». Mirando nuestra época, podríamos decir entonces: lo que satanás quiso, lo que Lutero soñó, la nueva misa lo hizo en parte.

El Cardenal Ratzinger, elegido Papa bajo el nombre de Benedicto XVI, dice: «El segundo gran evento, al principio de mis años en Ratisbona, fue la publicación del misal de Paulo VI, acompañada de la prohibición  casi total del Misal tradicional después de una transición de seis meses solamente. Estaba consternado de la interdicción del Antiguo Misal; eso nunca se vio en toda la historia de la liturgia» (1). Para entender mejor el problema y encontrar con certeza la solución, miremos la historia.

I. LA BULA QUO PRIMUM TEMPORE DE SAN PÍO V

San Pío V

Conscientes de los peligros  que amenazaban la Santa Misa, corazón de nuestra religión, los Padres del Concilio de Trento (1545-1563) vieron la necesidad de restablecer en su integridad este tesoro para proteger con más vigor la fe católica. Para restaurar la misa romana en su forma más pura, San Pío V eligió sabios eruditos católicos sin buscar seis pastores protestantes como lo hizo Paulo VI para elaborar un nuevo misal. Que «el sacrificio se cumpla según el mismo rito para todos y por todos de forma que la Iglesia de Dios no tenga más que una sola lengua… que los misales sean restaurados según el uso y costumbres antiguos de la Misa Romana» dice el Concilio de Trento.

El Misal, así restaurado, fue promulgad el 19 de julio de 1570 por medio de la Bula Quo Primum Tempore, dada a conocer de una forma particularmente solemne y clara. La Bula precisa que no se trata de un nuevo rito sino de “un Misal renovado y corregido”. El Papa Benedicto XVI lo confirma: “Pío V no hizo nada más que revisar el misal romano en uso en la época como tal se hace normalmente en una historia que evoluciona…”

En esta Bula San Pío V prohíbe categóricamente los ritos recientes de menos de 200 años, e impone a perpetuidad esta Misa llamada hoy tridentina, tradicional o Misa de siempre; Misa que nadie podrá jamás prohibir de celebrar a ningún sacerdote. “Nos concedemos y acordamos a tenor de las presentes y por Nuestra Autoridad Apostólica  que este mismo Misal podrá ser seguido en su totalidad…, sin ningún escrúpulo de conciencia y sin incurrir en ningún castigo, condenación o censura que podrá válidamente usarse libre y lícitamente y esto a perpetuidad, y de una manera análoga Nos hemos decidido y declaramos que los superiores… y otros sacerdotes de cualquier Orden no pueden ser obligados a celebrar la Misa de otra manera diferente a como Nos la hemos fijado y que jamás nadie, quienquiera que sea, podrá contrariarles a cambiar de Misal“.

El indulto y la misma Bula están protegidos de forma particularmente fuerte contra todo tipo de alteración. “Estatuimos y declaramos que nadie podrá anular la presente instrucción o modificarla, sino que ella estará siempre en vigor y con toda su fuerza… Sin embargo, si alguien se permitiese una tal alteración, sepa que incurre en la indignación de Dios Todopoderoso y sus bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo”.

Con esta solemnidad, claridad y fuerza se encuentran, en esta parte de la Bula e indulto, las condiciones necesarias de la infabilidad pontificia, no puede nadie censurar ni impedir a un sacerdote que celebre la Misa Tridentina sin poner en entredicho la autoridad de la Iglesia.

Entonces aunque el demonio luchará siempre para abolirla o disminuirla, nunca la Santa Misa podrá ser prohibida o sustituida delante de Dios y de la Iglesia.

 

II. 1969: PROMULGACIÓN DE LA NUEVA MISA

Promulgando la nueva misa, prohibió el Papa Paulo VI la santa Misa tradicional. La Constitución Apostólica Missale Romanum del Papa Paulo VI, en su primera versión el 3 de abril de 1969, promulgando la nueva misa en el primer párrafo dice: “El Misal Romano promulgado en 1570… ha sido recibido por todos como uno de los muchos y admirables frutos que el santo Concilio ha diseminado por toda la Iglesia de Cristo… Hombres sin cuento, además de santa vida y costumbres, han nutrido su piedad para con Dios en gran medida con sus preces o lecturas de la Sagrada Escritura, cuya traza general se remonta, en lo esencial, a San Gregorio el Grande”. ¿Cómo podríamos pensar que aquel que hace esta alabanza, después ira a prohibirla o sustituirla? Es inconcebible.

Papa Paulo VI amigo y sostén de los modernistas.

Todo lo que sigue en esta misma promulgación, es una mezcla de miel y hiel, hablando explícitamente de “nuevas reglas”, “nueva composición”, “la mayor innovación”: “3 nuevos Canones”, “nuevo rito”, “cambios”, de partes “revisadas y considerablemente modificadas”; en fin “una renovación fundamental… un cambio total… una nueva oración” afirma sin vergüenza el coautor de la nueva Misa el P. Annibale Bunigni. Y el Papa Paulo VI concluye su promulgación así: ” deseamos que a todo lo que hemos dicho tocante al nuevo Misal Romano se le de fuerza de ley… conforme a la orden del Concilio Vaticano II, dejamos espacio en el nuevo Misal para las legítimas variaciones y adaptaciones”. ¿Cómo encontrar la infabilidad en un espacio dejado vacío o en “variaciones” que como las modas “pasan de moda”? … Esperamos que el Misal sea recibido por los fieles… queremos que estos nuestros decretos y prescripciones surtan su efecto y mantengan su rigor ahora y en lo futuro…” No encontramos para nadala fuerza de las palabras presentes en la Bula de San Pío V.

En la segunda versión fechada en el mismo día, fue añadido sin ninguna explicación el artículo siguiente: “Ordenamos que las prescripciones de esta Constitución entren en vigor el 30 de noviembre de este año, el primer Domingo de Adviento”... ¿Cómo es posible: precipitar la obligación de esta Constitución sin ninguna explicación? Eso es un verdadero error en su publicación. También se encuentran errores graves en su aplicación: un artículo no firmado en el Osservatore Romano dijo: “los obispos de Italia aplicarán la Constitución en un mes” mientras que la Congragación del Culto dejaba su aplicación a la libertad de las conferencias episcopales.

¿Qué pensaban los Cardenales acerca de la Institutio Generalis de la nueva misa y de su promulgación? “El padre Bugnini puede entrar en la oficina del Santo Padre y hacerle firmar lo que quiere” decía el cardenal Cicognani, secretario de Estado. Cuando el Cardenal Journet fue a ver al Papa diciéndole. “Santo Padre, no puede dejar esta definición (de la misa), ya que es hereje. No puede estampar su firma bajo eso”. Y el Papa parece haber contestado: “A decir verdad, no lo he leído. He firmado sin leer”. El Cardenal Seper, prefecto del Santo Oficio, dijo que esta Institutio Generalis (de la misa) no había pasado por el Santo Oficio de controlar la ortodoxia de los textos. Los Cardenales Ottaviani y Bacci supieron también publicar bajo sus firmas el famoso Breve examen crítico del novus ordo acompañado de una carta dirigida a Paulo VI. El Cardenal Gut, prefecto de la Congregación del Culto, mostró igualmente el poder de Bugnini diciendo: “No soy yo el que manda aquí”.

Todo eso deja a los católicos perplejos: cardenales, obispos, sacerdotes (más de 5,000 en España), religiosos y fieles del mundo entero (25% de toda Francia) se levantan para defender su Fe y guardar íntegro este tesoro, el Santo Sacrificio de la Misa. Cosa cierta: esta promulgación no prohíbe explícitamente el rito antiguo como lo hizo el Papa San Pío V para los ritos que no tenían 200 años. No existe tampoco un decreto para afirmar que la nueva misa sustituye a la antigua.

 

III. INTOLERANCIA DE LOS AÑOS 1970.

Hasta el el 24 de mayo de 1976, el Papa Paulo VI dejaba decir que él había prohibido la Misa Tradicional, pero no lo decía personalmente. El dejaba decir al mismo tiempo y en sentido contrario que había concedido a menudo estas autorizaciones sin ser de su agrado, según las palabras del Cardenal Gut. El 14 de junio de 1971, él autorizó, en efecto, la celebración del rito antiguo, pero con el permiso del Ordinario y únicamente a los sacerdotes ancianos o enfermos, celebrando solos, sin persona en la asamblea. ¡Con eso, los ángeles son los únicos que podían estar en la asamblea! El 24 de mayo de 1976, el Papa declara a los Cardenales: “…El novus ordo missae fue promulgado para tomar el lugar del antiguo…”. Profiriendo estas palabras, aunque no las haya dicho usando su infabilidad, Paulo VI concluye la ruptura; brilla la intolerancia.

 

IV CRECIDA TOLERANCIA DE JUAN PABLO II

En 1984, dándose cuenta que la Misa Tradicional subsiste todavía, Juan Pablo II da un indulto un poco más favorable para las celebraciones de la Misa Tridentina pero siempre en condiciones difíciles. En 1986, Juan Pablo II preguntó a una comisión de 9 cardenales (Stickler, Mayer, Oddi, Casaroli, Gantin, Innocenti, Palazzini, Tomko, y Ratzinger) si el Papa Paulo VI o cualquier otra autoridad competente prohibió la celebración universal de la Misa Tridentina hoy en día. 8 de los 9 cardenales afirmaron que “la Misa de San Pío V nunca ha sido suprimida” y los 9 reconocieron que todos los sacerdotes del mundo podían celebrar con toda libertad la Misa de siempre. En 1988, para intentar recuperar a los que permanecen fieles a la Misa Tradicional, Roma permite en un grado muy ligeramente mayor la celebración de ésta, y siempre con condiciones difíciles. Afirmaron que nunca fue prohibida la Misa de siempre, los Cardenales Stickler, Medina y Castrillón Hoyos. El pueblo no supo nada de todo eso.

 

V LIBERTAD CONDICIONADA CON BENEDICTO XVI.

Con el combate de Monseñor Lefebvre, la Santa Misa de siempre permanece, crece e impide el buen funcionamiento del modernismo. Pero su libertad entera no está reconocida todavía.

El Cardenal Ratzinger dijo: “He abogado desde el principio en pro de la libertad de continuar el viejo Misal… Me parece indispensable conservar la posibilidad de celebrar según el Misal antiguo como signo de la identidad permanente de la Iglesia”. “Es importante dejar de prohibir el rito litúrgico en vigor hasta 1970. A quien defiende hoy la validez de esta liturgia o la practica se le trata como a un leproso: toda tolerancia al respecto brilla por su ausencia. Constituye ésta una intolerancia nunca vista en la historia de la Iglesia. Se desprecia de ese modo todo el pasado de ésta”.

“La promulgación por Pablo VI de la prohibición del Misal de San Pío V que se había desarrollado a lo largo de los siglos desde el tiempo de los sacramentales de la Iglesia antigua, comportó una ruptura en la historia de la liturgia cuyas consecuencias sólo podían ser trágicas”.

“(con la) reforma litúrgica de Pablo VI acaeció algo más que una simple ‘revisión’ del Misal anterior, pues se destruyó el edificio antiguo y se construyó otro, si bien con el material del cual estaba hecho el edificio antiguo y utilizando también los proyectos precedentes. (…) Para la vida de la Iglesia es dramáticamente urgente una renovación de la conciencia litúrgica, una reconciliación litúrgica. (…). Estoy convencido de que la crisis eclesial en la que nos encontramos depende en gran parte del hundimiento de la liturgia”

EN CONCLUSIÓN

Bugnini

Lo que hizo Bunigni y los liturgistas modernistas, “la gente más idealista e inofensiva con que cuenta la Iglesia” (N. Giampietro, El Cardenal Ferdinando Antonelli y la reforma litúrgica,Cristiandad, Madrid 2005, pág. 272), es una revolución en Tiara y capa con la cruz en la mano, en nombre de la Iglesia y del Papa.

El Movimiento litúrgico desviado tuvo con Bunigni una influencia decisiva, nefasta para toda la Iglesia. En 1968 el cardenal Antonelli había escrito acerca de los supuestos reformadores: “Lo que es triste… es un dato de fondo, una actitud mental, una postura preestablecida, y es que muchos de los que han influido en la reforma…, y otros, no tienen amor alguno, veneración alguna por lo que se nos ha transmitido. Tienen un menosprecio por todo lo que hay actualmente. Una mentalidad negativa, injusta y perjudicial. desgraciadamente también el Papa Paulo VI está un poco de esa parte. tendrán todas las mejores intenciones (?), pero con esta mentalidad son llevados a derribar y no a restaurar.

Como lo sabemos, la mejor manera de defender es el ataque, razón por la cual ya habrá tiempo de escribir un artículo sobre el siguiente tema:

¿La nueva misa (intrínsecamente mala) podría ser santamente prohibida?. ¡Sí, como el comunismo y la masonería!

 

 

6 comentarios leave one →
  1. 19 de octubre de 2012 9:42 AM

    mmmm… Agradezco que toque el tema…

    Pero, dada la forma en que esta redactato el articulo, deja el espacio abierto para los asuntos de la legalidad, ilegalidad, validez, invalidez, santidad, pecaminosidad de la misa del Novus Ordo…

    Y, me parece que podria haberse incluido el oculto, misterioso y poco difundido “institutio generalis ORIGINAL”, con el infame eipigrafe 7 (que es el que la define como ‘no catolica’)

    Si, ya se, ya se, “ya lo corregimos, ya no dice lo que dice”… pero, eso es intrascedente, como puede demostrarse…

  2. 19 de octubre de 2012 9:46 AM

    http://derechosdedios.info/b2evolution/index.php?title=la-supresion-de-la-misa-catolica&more=1&c=1&tb=1&pb=1

    (no se pretende irrespetar a nadie (no es la INTENCION). se escribe en 1a. persona porque el argumento cobra todo el vigor de la narracion de quien lo legislo, instituyo y obligo a descarrilar la Misa. Nada se inventa, lo narrado en 1a. persona, corresponde, en esencia, a lo actuado, firmado y promulgado)

    Yo, Paulo, por mi poder apostolico, obligo a la Cristiandad a que deje de celebrar la Misa Catolica. En su lugar, se celebrara un rito tomado de los herejes (la “cena del señor”), donde no nos toparemos con temas catolicos como:
    – transubstanciacion
    – Presencia Real (basta con la presencia de “donde se reunan dos o tres…”)
    – sacrificio
    – sacerdocio
    – Oblacion
    – Redencion

    Todos esos temas, han sido cuidadosamente eliminados. No son ‘ecumenicos’ y de aqui en adelante, todo lo que esta iglesia haga bajo mi mando, ha de ser con ‘miras ecumenicas’. Este rito, -me han asegurado mis amigos herejes de Taize- no tendran objecion teologica alguna en utilizarlo.

    Todo lo que sea Catolico, ha sido removido ADREDE (lo hemos estudiado!) y a consciencia. Vean lo que he escrito aqui como definicion de lo QUE ESTO SE TRATA para que lo comprueben por si mismos.

    Les dejo aqui la NUEVA definicion de la “misa” que, como veran, no es la que Vds. (los catolicos) acostumbraban.

    (pero, acostumbrense, la tendran con uds. por muchos años por venir, y la deje hecha de tal modo que cada quien podra ponerle de su cosecha ‘oraciones’, ‘anaforas’, ‘monitores’ y cuanta cosa mas les parezca para completar el asunto segun los criterios de cada quien. Tambien he cambiado el ‘canon romano’ haciendolo invalido como sacramento. Removi una PARTICULA VITAL del Canon “- Mysterium Fidei -” y cambie el “pro mutis” y puse “pro multis” )

    La nueva definicion del rito que les impongo:

    “La ‘cena del señor’ (o misa) es la asamblea sagrada o congregacion del pueblo de dios. reunido bajo la presidencia del sacerdote para celebrar el memorial del señor. De ahi que sea eminentemente valida aquella promesa de cristo, cuando se habla de la reunion de la asamblea de la santa iglesia “donde dos o tres esten reunidos en mi nombre, ahi estoy yo en medio de ellos”

    Atentamente
    Paulo VI
    Maximo Jerarca de la Cristiandad.”

    PD: A todo aquel que osare desobedecerme (no celebrar el ‘novus ordo’), lo perseguire y le hare la vida de cuadritos, y si alguien me desafiare, como algun Lefebre, le excomulgare

    • rot permalink
      25 de marzo de 2014 6:15 PM

      máximo abusador serial de la autoridad apostólica

  3. Lazaro permalink
    19 de octubre de 2012 8:41 PM

    Yo, Paulo, por mi poder apostolico, obligo a la Cristiandad a que deje de celebrar la Misa Catolica. En su lugar, se celebrara un rito tomado de los herejes (la “cena del señor”), donde no nos toparemos con temas catolicos como:
    – transubstanciacion
    – Presencia Real (basta con la presencia de “donde se reunan dos o tres…”)
    – sacrificio
    – sacerdocio
    – Oblacion
    – Redencion
    ————————————————————————————————–

    Estimado. Sr. Derechosdedios-
    -Supongo que esa interpretación, en primera persona que yo acabo de pegar, y que por supuesto Ud, tomo los datos de la prestigiada pagina catolica : http://derechosdedios.info , la explicación que ud, da es de acuerdo a la nueva ESCUELA TEOLOGICA SILOGISTICA de la cual Ud, tiene el grandisimo honor de haberla fundado, y que nosotros tenemos la obligación, so pena de excomunión, sini seguimos sus dictados

  4. Mima permalink
    20 de octubre de 2012 6:15 PM

    Aqui les dejo algunos ataques del heresiarca Lutero contra la Santa Misa en época de su diabolica revolución protestante, talves ya muchos la conozcan, otros no y es bueno que lo sepan.

    Nota: Todas las frases entre comillas (“”) son autoiría del gran hereje padrel del protestantismo Lutero.

    “Cuando la Misa sea trastornada, estoy convencido de que habremos tornado definitivamente al papismo. Efectivamente, el papismo se apoya en la Misa como sobre una roca, todo entero, con sus monasterios, obispados, colegiatas, altares, ministerios y doctrinas, en una palabra, con todo su vientre. Todo eso crujirá necesariamente cuando sea resquebrajada su Misa sacrílega y abominable. ( Fuente: Lutero, De captivitate Babylonis.)

    Lutero, jefe del protestantismo alemán, anuncia claramente sus intenciones: “Hay que derribar la Misa para herir a la Iglesia católica en su corazón” ( Fuente: Lutero, De captivitate Babylonis.)

    ” Para alcanzar segura y felizmente el objetivo, hace falta conservar ciertas ceremonias de la antigua Misa para los débiles, que podrían escandalizarse por un cambio demasiado brutal ” (Fuente: Lutero, t. XII, p. 212.)

    “El elemento principal de su culto, la Misa, es la mayor de las impiedades y abominaciones; hacen de ella un sacrificio y una obra de bien…” “…La Misa no es un sacrificio, o la acción de un sacrificador. Veamos en ella un sacramento o un testamento. Llamémosla bendición, eucaristía o memoria del Señor” (Fuentes: Lutero, De votis monasticis judicium (1521), (t. VIII, p. 651, Lutero, Sermón del 1er domingo de Adviento (t. XI, p. 774).)))

    Tambien decia el hereje “Es un error manifiesto e impío el ofrecer o aplicar la misa por los pecados, como satisfacción, o por los difuntos” (Fuente: Lutero, De captivitate babylonica
    (1520), (t. VI, p. 521).)

    A veces Lutero hablará de ―sacrificio, pero sólo en el sentido de un sacrificio de alabanza o acción de gracias, jamás de un sacrificio de propiciación. Para el heresiarca, la Misa no es sino un simple memorial de la Pasión y de la Cena del Señor tal cual lo ven hoy dia los modernistas y enseña actualmente la Iglesia y su nuevo catecismo.

    “El Santo Sacramento no fue instituido como un sacrificio ofrecido por el pecado, sino para despertar nuestra fe y consolar las consciencias” (Fuente: Lutero, Confesión de
    Hanugsburgo , art. XXIV: de la Misa.)

    Lutero llegó a negar la distinción fundamental entre los clérigos y los laicos: ” Se ha descubierto que el Papa, los obispos y los monjes forman el estado eclesiástico, mientras los príncipes, señores, artesanos, paisanos forman el estado seglar. Es puro invento y mentira. En realidad, todos los cristianos son el estado eclesiástico; no se halla entre ellos ninguna diferencia, sino la función que ocupan (…) Cuando un Papa o un obispo unge, confiere la tonsura, ordena, consagra, se viste de otra manera que los laicos, puede hacer unos embusteros o ídolos ungidos, pero nunca un cristiano o eclesiástico (…) todo lo que sale del bautismo puede jactarse de ser consagrado sacerdote, obispo o Papa aunque no esta función no conviene a todos” (Fuente: Lutero, Manifiesto a la nobleza cristiana de Alemania , 1520.)

    Estas citadas frases las he recopilado del Libro: Misa de Siempre o Misa de PabloVI del R.P.Jean Michel Gomis.

    Solo a modo de conclusión podemos a ver a simple vista que fue el gran hereje Lutero quien inicio la revolución liturgica protestante, pero dieron forma, color y vida a sus mas diabolicas inspiraciones los reformadores del CVII, en especial Anibale Bugnini. Lutero junto con el demonio debieron esperar casi medio siglo para dar vida a su monstruo “Frankenstein” que como ven hoy dia esta funcionando de lo mas normal, pero los modernistas quieren ver en Frankentein a pinocho convertido en niño. Lo siguen maquillando cada dia para que parezca algo divino, pero no es mas que un engendro diabolico.

    Dios los guarde de todo mal y los bendiga.

Trackbacks

  1. LA SANTA MISA: ¿SANTAMENTE PROHIBIDA? | Bastión Catolico

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: