Saltar al contenido

LA REVOLUCIÓN FRANCESA

27 de junio de 2012

Revolución francesa anticatólica: Los principios revolucionarios de 1789 contenían la suma de las enseñanzas de los falsos profetas (Benedicto XV)

Epígrafes: una escena de la vida cotidiana de Luis XIV. La suavidad y serenidad del ambiente, familiar y jerárquico al mismo tiempo, contrasta vivamente con la amargura del suicida J.J. Rousseau, padre de la Revolución Francesa, y la violencia sanguinaria del tristemente célebre jacobino Danton, creador de los «ateliers de colérage», los talleres de encolerizamiento con los que se preparó la gran carnicería que impuso algo tan antinatural como el movimiento de 1789 (cf. «La Révolution Française», Pierre Gaxotte, A. Fayard éd.).

El Antiguo Régimen presentaba dos facetas contradictorias: el centralismo del «Rey Sol» y el aflojamiento de las virtudes morales, paralela a la pérdida de las certezas de la Fe medieval, que preparaban el terreno para la Revolución Francesa; y el desarrollo de la cortesía, del arte de la conversación, de la delicadeza y el buen gusto que -en una civilización católica plena- deben armonizarse perfectamente con el espíritu de sacrificio y de cruz y la combatividad del caballero y del guerrero cristiano. En este último sentido, el «Ancien Régime» fue una prolongación de la Edad Media, un poco como la barba que crece a un cuerpo humano luego de que la vida lo abandonó.
A pesar de estas falencias, el magisterio pontificio no dejó duda alguna de que la Revolución Francesa constituyó un gran movimiento histórico cuya alma la forman «la suma de errores de los falsos profetas». Cualesquiera fuesen las falencias e infidelidades de la sociedad del Antiguo Régimen, la Santa Iglesia considera legítima la monarquía francesa y la aristocracia destruidas por la Revolución de 1789. Hasta el punto en que el Espíritu Santo despertó la vocación del Beato Marcelino Champagnat, consagrado a combatir los errores igualitarios, anti-monárquicos y anti-aristocráticos de la Revolución Francesa.
Trazó así el Sagrado Magisterio del Vicario de Cristo una clara línea divisoria, condenando como esencialmente perversos los errores revolucionarios y su falsa visión de «libertad – igualdad – fraternidad». Quien quiera ser fiel a Dios tiene una guía meridianamente clara para saber en qué campo ubicarse. Máxime cuando la izquierda iberoamericana pretende imponer en el continente católico y mariano por excelencia una continuación agravada de los mismos errores, una forma de socialismo o comunismo potenciada por el tribalismo, el estructuralismo, y hasta el islamismo radical.
De esta manera, la Cátedra de Pedro, que inspiró durante toda su vida al Prof. Plinio Corrêa de Oliveira -declarando sus escritos «eco fidelisimo de los documentos de la Santa Sede»- es la torre luminosa que se levanta en estos días de caos, obcecación y criminal entrega a la Revolución gnóstica e igualitaria.
Que la Virgen Inmaculada, sin mancha, ayude a los hombres de nuestros días a limpiarse de los errores de la Revolución Francesa, preparando su alma para la gran vuelta de los ideales católicos prevista por Nuestra Señora en sus grandes apariciones de La Salette, el Buen Suceso y Fátima.

CONVICCIÓN RADIO
Aristocracia Católica
2 comentarios leave one →
  1. JOSE MANUEL permalink
    27 de junio de 2012 11:14 AM

    No se ha hecho jamás hincapié de la manera necesaria sobre un hecho evidente.
    Me refiero a la edulcorada transformación que para consumo de imbéciles se ha presentado siempre a la «revolución francesa».
    Nos han atosigado hasta el agotamiento, presentándonos una sociedad monárquica, retrógrada y tiránica que era imprescindible derrocar, cambiando todo aquello tan injusto por un sistema nuevo, regenerador, lleno de libertades, igualdad y fraternidad. Había que traer el cielo sobre la capa de Tierra y esa maravillosa tarea la conseguiría realizar la Revolución.
    Esta es la versión facilitada siempre, a todos y en todos los paises. La realidad, bien lo saben Dios y la Historia, fue muy diferente.
    El supuesto régimen tiránico, queda perfectamente reflejado en la famosa toma de la Bastilla. En aquella prisión solo había tres prisioneros: Un violador, un parricida y un loco agresivo. ¡¡Esa era la tiranía del Antíguo Régimen!!….
    Se asesinó al Rey, a la Reina y al Delfín. Curiosamente, un solo voto fué el decisivo para efectuar «legalmente» el regicidio en la persona de aquel bondadoso Luis XVI. De esa manera, todos y cada uno de los votantes fueron directamente responsables. Su voto fue el que mató a su Ungido Rey Cristianísimo.
    Se persiguió con odio satánico a Dios cualquier tipo de Culto católico, religión de Francia desde los tiempos de Clodoveo. Como símbolo, bástenos recordar que en la catedral de Notre Dame de París, en el lugar del Sagrario, se quitó este y se colocó a una ramera de carne y hueso. Las meretrices parisinas hacían alorozados turnos para cubrir tan sacrílego servicio.
    La guillotina cortó el cuello a más de sesenta mil franceses. Era la nueva versión de la «fraternidad» revolucionaria. Esta matanza de franceses solo fué superada dos siglos más tarde gobernando Francia Charles De Gaulle, otro conremporaneo hijo de la Revolución. Según confesión de los propios gaullistas, 105.000 franceses fueron muertos en toda Francia, sin formación de causa, bajo acusación de colaborar con los «boches» (alemanes)
    Si de algo tiene que avergonzarse nación alguna de Occidente, es Francia de la Revolución sangrienta de 1789.
    En cambio, vemos que una vez más, nos dan gato por liebre al contarnos la Historia.

  2. 27 de junio de 2012 3:32 PM

    Sabido es que la Historia es un arma política al servicio de los vencedores. La verdad sale a la luz únicamente cuando los vencedores son a su vez vencidos cosa que, como es obvio, en el caso de la Revolución francesa todavía no ha sucedido. Como muestra ahí tenemos la marioneta (ONU) al servicio de todos sabemos quiénes y la Nueva Era instalada cada vez más (no menos) en Roma.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: