Saltar al contenido

LA RELIGIÓN CATÓLICA III

21 de diciembre de 2011

ANTECEDENTES
III

3. LA APOSTOLICIDAD O SUCESIÓN CONTINUADA

36. El argumento 3º en pro de la Fe Católica es la Apostolicidad, o sucesión continuada, desde que la instituyó  Jesucristo y los Apóstoles nos la enseñaron; porque aquella es verdadera Religión, cuyos ministros descienden de los Apóstoles y enseñan la misma doctrina que ellos.

37. Esta sucesión se halla en la Religión Católica; luego es la verdadera. Los Ministros superiores, por legítima elección , unos en pos de los otros hanse todos sucedido desde entonces hasta ahora.

38. Los Papas primeramente, sucesores de San Pedro, han sido elegidos, con verdadera elección, y los Papas eligieron los Arzobispos y Obispos, y éstos a los Sacerdotes. Luego si la potestad y jurisdicción que dió Jesucristo a los Apóstoles perseveró, y al principio era la Religión verdadera, simismo lo es ahora.

39. Porque, así como de Adán descienden todos los hombres, por potencia natural, así todos los ministros descienden de Jesucristo, por vía sobrenatural; y así bautizan, consagran, y obran en los demás sacramentos, referiéndolos a Cristo como a su primer autor.

40. De este argumento ha usado, contra herejes y herejías, San Ireneo y San Agustín que dice: Tenet me in ecclesia ab ipsa sede petri usque adhuc episcoporum et sacerdotum succesio continua: una cosa decisiva, que me ha convertido y hace confesar que la Religión Católica es la verdadera, es la sucesión continuada hasta ahora de los Obispos y Sacerdotes, desde que Jeucristo dio la autoridad a San Pedro. Luego si entonces era verdadera Religión, y dada por Dios, también ahora lo es, pues ha ido sucediéndose sin interrupción alguna.

41. En cambio, de los herejes ninguno disfruta de la potestad de Orden para efectuar Sacramentos, y ninguno es Sacerdote, porque no gozan ni tienen la potestad derivada por sucesión apostólica.

42. Pues, como dice San Juan: Qui enim non intrat per ostium in ovile ovium, sed scendit aliunde, ille fur est et latro: el que no entra en el aprisco ovejuno por la puerta sino por otro camino, es ladrón y salteador.

43. Así, pues, si los Obispos y Sacerdotes herejes no entran con la legítima y ordinaria potestad y autoridad de los sucesores de San Pedro, ¿que otra cosa son sino falsos pastores?

44. O díganme ¿quién le dió tal potestad a Lutero? ¿Quién a Zwinglio o a Calvino? ¿Quién al rey Enrique VIII? Si los herejes, en fin, como apóstatas, están por los sucesores de San Pedro excomulgados, sin tener autoridad, ¿cómo podrán ejercerla?

***

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: