Saltar al contenido

CONTRA LA CRISTIANOFOBIA

12 de noviembre de 2011

“Es hora de luchar contra la cristianofobia en Francia”: Alain Scat (Presidente de CIVITAS)

Más de 800 jóvenes católicos, asistieron a la llamada del Instituto Civitas, para ir en procesión al teatro para "manifestarse contra la profanación pública de Cristo" .

Original La Question

Traducción gracias al blog  Amor de la Verdad

“Puesto que  la blasfemia viola el honor divino, es un pecado más grave que el homicidio.

(Santo Tomás de Aquino)

Cristo insultado, la blasfemia establecida, peor  aún apoyada y subvencionada por el Estado y sus funcionarios, protegida por la policía de un país nacido a raíz de su adhesión a la santa religión cristiana en el bautismo de Clodoveo el 25 de diciembre 496 en Reims , este es el triste espectáculo a los dos siglos de la Revolución de 1789 , que muestra una sociedad pervertida , desorientada y profundamente  enferma.

La blasfemia, que es el signo de las nefastas consecuencias del odio anti-religioso   que lleva consigo  el espíritu revolucionario  desde el el siglo XVIII, esto es lo que lleva a una civilización que construyó catedrales, castillos, villas y monasterios, y llevó a un nivel sin precedentes el conocimiento de Dios con una Universidad  de la que salieron  las mentes más brillantes de la historia, como Pedro Lombardo ,San Alberto el Grande , Juan Duns Escoto , San Buenaventura  y  Santo Tomás de Aquino .

I. La blasfemia es una enfermedad del alma

La blasfemia, que es una enfermedad espiritual, pierde al alma  que se entrega a ella y ¡lleva al Infierno a los blasfemos! es un pecado grave, un error terrible . Desde la Edad Media, la blasfemia era considerada como una perturbación en el orden de la naturaleza, así como en el orden sobrenatural,  ambos creados por Dios. La blasfemia contra Dios atrae la ira divina,¡ inevitablemente!

La blasfemia es una “abominación condenable ” (San Agustín)

En la Biblia, la blasfemia es un atentado  contra  Dios, un insulto a Él de palabra u obra. Es considerado como un pecado muy grave, ya desde el tiempo de los Padres de la Iglesia .Entre los teólogos, en la segunda mitad del siglo XII, cuando se discute el concepto de blasfemia, la mayoría de los teólogos y estudiosos han reconocido el pecado de blasfemia como el de más malicia  entre los pecados de la lengua . San Agustín, declara ser una abominación condenable ( Contra mendacium , 19, 39), Pierre le Chantre, dijo que la blasfemia es un crimen contra Dios , para Tomás de Aquino, es  considerada como más grave que el homicidio :  “como la blasfemia viola el honor de Dios,  es un pecado  más grave que el homicidio. ” ( Summa Theologica , II-IIae). [1]

Desde el siglo XI con la Reforma gregoriana, la Iglesia se interesó en la educación de las mentes de los fieles en su vida diaria a fin de evitar el insulto a Dios por las blasfemias. Por supuesto, la política cultural y espiritual de la Iglesia suponía a la vez la instrucción y la disciplina. En este entorno histórico, apareció el nuevo concepto de los “pecados de la lengua” entre 1190 y 1260. [2]

II. Castigo de la blasfemia antes de la Revolución

 La Iglesia imponía al pecador culpable de blasfemia penas espirituales.

La blasfemia, podría dar lugar a sanciones legales por la legislación civil. Bajo la influencia del Levítico o el Código de Justiniano, las capitulares imperiales y las decretales de los pontífices imponían el castigo físico o pecuniario, como el ayuno y la imposición de multas o  limosnas. En el caso de pecado muy serios, la Iglesia imponía al pecador  sanciones espirituales. En los casos más extremos (violación sacrílega  de religiosas, etc.),  podría ser condenado a la amputación de miembros o incluso la pena de muerte.

La regulación legal del castigo de la blasfemia por el poder secular, que ya apareció con el Código de Justiniano, se fortaleció en la época carolingia y la de los Capetos, ya que los reyes promulgaron decretos que imponían sanciones a los culpables de blasfemia. Desde el siglo XIII, el poder real comenzó a intervenir en los problemas estrechamente relacionados con el castigo legal de los blasfemos. Luis IX de Francia (más tarde San Luis), el cristianísimo rey ( rex Christianissimus ) protector de la Iglesia, publicó sucesivamente prohibiciones y regulaciones con respecto a la blasfemia criminal. Tras el regreso de la Séptima Cruzada, San Luis, preparará un nuevo proyecto legal para emprender la purificación moral del reino. En primer lugar dicta la “gran ordenanza” de diciembre 1254 prohibiendo los actos y las palabras de blasfemia contra Dios, la Virgen y los santos. [3]

La  picota pública servía para humillar a los blasfemos.

La blasfemia desde la Edad Media a la Revolución se tiene por el pecado más grave de todos los pecados cometidos con la lengua. De hecho, existen dos tipos de blasfemia en el Antiguo Régimen: la blasfemia contra lo humano y  contra lo divino. Está a la vez vinculada a la noción de delitos de lesa-majestad ( crimen majestatis). Por supuesto, la traición contra el rey tuvo su origen en el concepto teológico y religioso de blasfemia. Para el Antiguo Régimen, la blasfemia era una amenaza para el orden de la naturaleza, así como para el orden sobrenatural, ya que ambos son creados por Dios. La blasfemia contra Dios, por lo tanto atrae la ira de Dios inevitablemente. Considerada como un reflejo del alma, la blasfemia no puede tener circunstancias atenuantes. Es  expresión de una doctrina herética,  de un pensamiento perverso, de un espíritu maligno. Es la visión de Santo Tomás de Aquino, es la visión de la Inquisición española .

El edicto de 1180 de Felipe Augusto  condena a los blasfemos a ser sumergidos en el río (excepto a personas de alto rango). Esta legislación fue conservada en Toulouse, y se volvió a aplicar en el siglo XVI con el castigo de la jaula. Consistía en hundir al delincuente en una jaula por  tres veces en el río Garona y marcar sus labios [4]. Esta marca les impedía actuar como testigos ante un tribunal. Más generalmente, el blasfemo era objeto de castigo espiritual ( penitencia, ayuno, confesión), y a una exposición pública para lograr el estigma de su honor de su honor y de su orgullo.

III. Triunfo de blasfemia después de la Revolución

Hasta la Revolución de estas leyes fueron ratificadas. Pero el veneno ideológico republicano se distancia de la normativa contra la blasfemia . En efecto, los artículos 10 y 11 de la Declaración de Derechos del Hombre y de los Ciudadanos de 1789, suprimió la noción de blasfemia de la ley francesa. El concepto de blasfemia fue restaurado bajo la Restauración y fue derogado nuevamente en la década de 1830. El concepto de blasfemia se eliminará definitivamente con las leyes de 29 de julio de 1881 sobre la libertad de prensa, que se produce en un contexto de secularismo y anticlericalismo militantes fundamentalmente anti-católicos.

“Estas  sociedades conspiradoras,  en las cuales las herejías y sectas han vomitado todo lo que  llevan dentro de licencia, sacrilegio y blasfemia. ”

(XVI-Crégoire Mirari Vos, 1832)

En la encíclica Mirari vos, 15 de agosto de 1832 “  De los errores modernos “, declaró el Papa Gregorio XVI:

“Se oye en academias y universidades resonar nuevas y mostruosas opiniones;  ya no es secreto o algo oculto sus ataques a la  fe católica;es una guerra horrible e impía que  ellas han declarado públicamente y al descubierto . Pero desde que las clases y los exámenes de los maestros pervierten a la juventud, los desastres de la religión tienen un enorme incremento y gana extendiéndose una vergonzosa inmoralidad. De este modo una vez desatados los  lazos sagrados de la religión, la única que mantiene los reinos y da fuerza y vigor a la autoridad, vemos  que la ley y el orden desaparecen, la autoridad se torna más débil, y se amenaza al poder legítimo  con una revolución cada vez más cercana. Abismo sin fondo de miserias, es lo que han cavado estas sociedades, especialmente  conspiradoras en las que las herejías y sectas vomitan, por decirlo así,  como un vómito de asquerosidades, todo lo que tienen dentro de licencia, sacrilegio y blasfemia. ”(Gregorio XVI, Mirari Vos, 1832).

Pío IX subraya que los enemigos de la Iglesia aman la blasfemia:

“Los implacables enemigos del nombre cristiano, lamentablemente impulsados por una furia indescriptible de  impiedad desenfrenada, llevaron al exceso  sus opiniones con tan temeraria audacia, hasta entonces desconocida,  y abrieron la boca sólo para vomitar blasfemias contra Dios. ”(Pío IX Encíclica” ¿Quién Pluribus , “9 de noviembre de 1846).

La blasfemia es el “signo de un alma corrompida” según Pío XII.

Esto escribe Pío XII  sobre la blasfemia:

“Que nadie pronuncia blasfemias impías, que indica un alma corrompida …” (Pío XII, Encíclica Reginam Coeli , 11 de octubre de 1954).

Conclusión

La declaración de la libertad de expresión y de pensamiento por la revolución francesa es parte de lo que se hizo en contra de la posición de la Iglesia durante siglos , ya que quería poner fin a su papel histórico como fundamento del orden social,  quiso destruirla, echarla de su sitio y función dentro de la sociedad para que ésta dejara de ser cristiana.

Si Francia no prohíbe la blasfemia, esto no sucede en Irlanda, por ejemplo, que impone una multa de hasta 25.000 €, un país que no es la única república “moderna” que castiga la blasfemia. También es un delito en en Alemania, España, Dinamarca y los Países Bajos. En Francia, donde los ataques contra la religión son simplemente enmascarados, la blasfemia es castigada sin embargo en una parte de su territorio: en Alsacia y Mosela. Según admitió el ministro del Interior en 2006, el Decreto 1919 de preservación del patrimonio alemán nunca ha sido derogado.

Sin embargo, hay que repetirlo, más allá de la legislación política impía y atea, que habría que  revisar cuanto antes  para volver a la legislación cristiana del Antiguo Régimen, la blasfemia es un crimen, un pecado grave que conduce a quien se entrega a ella y a quienes la fomentan, al infierno!

El autor del blog  (Amor de la Verdad) añade el siguiente hermoso vídeo hallado entre los comentarios del post original, a modo de reparación del honor divino, con el cántico de las letanías de los santos:

Notas. (Traducción sin revisar)

. Un ”  pecado mortal, atacando el principio vital dentro de nosotros que es la caridad, necesita una nueva iniciativa de la misericordia de Dios y la conversión del corazón, que normalmente se realiza en el Sacramento de la Reconciliación: Cuando se está haciendo una cosa tan contraria a la caridad por el cual estamos dirigidos al fin último pecado, por el objeto en sí tiene mucho que ser mortal … es contra el amor de Dios, la blasfemia, el perjurio y así sucesivamente.o contra el amor al prójimo, como el asesinato, el adulterio, etc … Sin embargo, cuando la voluntad del pecador es a veces algo que tiene un trastorno en sí mismo, pero no es contrario al amor de Dios y al prójimo, como palabra ociosa, superfluo reír, y así sucesivamente., tales pecados son veniales . ”(Santo Tomás de Aquino, Som. Th 1-2, 88, 2).

2. Desde finales del siglo XII y mediados del siglo XIII, de Alain de Lille y Pedro Cantor de Santo Tomás de Aquino, había muchos teólogos que define classifièrent y los pecados de la lengua. El inventario se ha diversificado y blasphemia, soplo, mendacium, periurium, testimonium falsum, contentio, malecdictum, convicium, detractio, adulatio, iactantia, ironia, derisio, turpiloquium, surrilitas, stultiloquium, multiloquium, verbum otiosum.

3. Extracto de la orden de San Luis contra la blasfemia “… (como una sentencia) que cada Avintes hons personas Moien de París contra los iura no mal nuestro Señor conceda dist es una blasfemia. ¿Cuál es el puño de li legítimos reyes de puño y hierro seignier dun Tronas baulevres un ferviente entre la memoria Eust quil pardurable de su pecado. Y la duda mal otros juran en el nombre de su creatour . ”

4. Sentencias de los grilletes y la picota, con mención de los labios, hizo que el labio inferior y superior se dividieron con el fin de mostrar los dientes del blasfemo.

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: