Skip to content

ASÍ GRITA UN BUEN PASTOR

24 de agosto de 2011

¿Cómo tendré caridad si -sabiendo que en un camino hay ladrones y asesinos que roban y matan a cuantos pasan- no se lo advierto a los que se dirigen a él? ¿Cómo tendré caridad si -sabiendo que los carnívoros lobos están matando las ovejas de mi Señor- callo? ¿Como tendré caridad si enmudezco al ver cómo roban las alhajas de la Casa de mi Padre, tan preciosas que les cuestan la sangre y la vida a Dios, y al ver que han pegado fuego a la Casa y Heredad de mi amadísimo Padre?

¡Ah! No es posible callar, Madre mía. No callaré aunque supiese que de mí han de hacer pedazos; no quiero callar; llamará, gritaré, daré voces al cielo y a la tierra, a fin de que se remedie tan gran mal. No callaré… Y si de tanto gritar se vuelven roncas o mudas mis fauces, levantaré las manos al cielo, se espeluznarán mis cabellos, y los golpes que con los pies daré en el suelo, suplirán la falta de mi lengua… Tal vez me diréis que ellos, como enfermos frenéticos, no querrán escuchar al que les quiere curar; antes bien me despreciarán y perseguirán de muerte. ¡No importa!…

SAN ANTONIO MARÍA CLARET

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: