Skip to content

POR QUÉ SE TRATA TAN MAL A HERNÁN CORTÉS EN LA HISTORIA OFICIAL DE MÉXICO

12 de diciembre de 2010

ANTECEDENTES

La doctrina del Destino Manifiesto cambió la historia de México

Escudo de Hernán Cortés

Del llamado Mundo Occidental, que en alguna época ya lejana se llamaba el Mundo Cristiano; solamente ha quedado un área que a pesar de todos los ataques que ha sufrido a mano de sus enemigos interiores, -los judíos mal convertidos y los masones-, los protestantes, los musulmanes, comunistas y los paganos-. A causa de todas las destrucciones, de todas las herejías y de todas las traiciones; a pesar también, del peligroso indiferentismo que millones de bautizados tienen en materia religiosa. Solamente, repetimos, ha quedado el Orbe Hispánico, cual reserva maltrecha, pero viva en la Fe de Jesucristo.

Este Orbe Hispánico, reserva espiritual pujante, que al amparo de nuestra generosa cultura católica ibero-mediterránea se cobijan todas las razas y sus mezclas, cual síntesis de la humanidad.

Nuestro Mundo Hispánico comenzó a ser atacado desde el mismo día en que los judíos fueron expulsados de los reinos españoles por los Reyes Católicos, y con mayor saña desde el regreso de Cristóbal Colón a Sevilla, tras la gesta del Descubrimiento.
Los ataques se concretaron en todas las formas posibles: Económicos, políticos,psicológicos, culturales, y después de la Reforma protestante; en ataques terribles a la Religión Católica.

Leyenda Negra

La recién inventada imprenta, fue utilizada como arma poderosa de propaganda anti española, creando con los años la llamada Leyenda Negra. Leyenda nada más, porque no verdad, con la cual se fijó en la mente de los europeos norteños el estereotipo que aún tienen de nosotros. De entre todos esos pueblos, fueron los ingleses quienes más daño nos han causado. Primero por su apostasía del catolicismo, haciendo de su país receptáculo de todas las herejías cristianas, y en segundo lugar, por su envidia de la riqueza española.

En la segunda mitad del siglo XVI, invadieron ilegalmente la costa norteamericana; utilizando sus numerosos estuarios como guaridas de piratas prestos para asaltar a los galeones españoles que empujados por la corriente del golfo subían hasta el grado 35 para luego enfilar directamente al archipiélago de las Azores.
Después, Inglaterra aumentó la población de estos forajido vaciando sus cárceles de presidiarios y sus calles de prostitutas, llevando , además, esclavos arrancados de África para el cultivo del tabaco, droga muy dañina con la cual inundaron los mercados de Europa.

Luis XVI

Más tarde, a principios del siglo XVII llegaron los perseguidos de toda laya y fundaron las colonias, todas excepto una, Maryland, sectas heréticas salidas unas del anglicanismo y otras de la doctrina puritano-calvinista. Estas 13 colonias fueron la simiente de lo que doscientos años después sería la segunda república masónica mundial (a). Constituida por los revolucionarios anglo-americanos en 1776 sobre la base de la Doctrina de la Predestinación Divina ideada por Juan Calvino. Esta república consolidada en 1783 con la ayuda del rey Carlos II de España y los reyes Luis XV y Luis XVI de Francia; dirigió sus ambiciones sobre los territorios norteños del Imperio Español aplicando las directivas de su doctrina política, económica y religiosa llamada:

“La Doctrina del Destino Manifiesto angloamericano”

Ahí se encontraba la Nueva España, fundada por Hernán Cortés, un virreinato tricentenario con su enorme territorio, dotado de opulentas minas de metales preciosos, con ricas ciudades y pueblos, con sus catedrales y monasterios, con numerosos hospitales y centros de beneficencia; con sus prósperas haciendas agrícolas y ganaderas. Con sus prestigiosos colegios y Universidades; grandes centros de ciencia y cultura a la altura de Europa a finales del siglo XVIII.

La Nueva España , de principios del siglo XIX era un reino de ultramar, habitado por un pueblo variado, pero buen católico, conducido por la Jerarquía de la Iglesia Católica, aunque, manca ya de su brazo jesuita, pero aún admirable por su fuerte organización social.

El Reino de la Nueva España, era también, la más preciada joya del Imperio Español; desde su capital, México, se administraban lugares tan lejanos como las Islas Filipinas, los enclaves pesqueros de Alaska, las dos Floridas, toda Centroamérica y más de cinco millones de kilómetros cuadrados de la América septentrional.

Gran tesoro era éste, arrancado a la antigua España, que el 27 de septiembre de 1821 tomó Don Agustín de Iturbide en nombre del pueblo mexicano y que con el “Plan de las Tres Garantías: RELIGIÓN; INDEPENDENCIA Y UNIÓN”, hubiese podido remontar el vuelo a los estados superiores para lo cual estaba destinado.

La historia luminosa del Virreinato, ha sido muchas veces despreciada e ignorada por la clase intelectual mexicana, que encandilada desde hace dos siglos por la potencia herética anglosajona del norte; se le entregó perrunamente, hasta el grado de traicionar a su patria, a su cultura hispana y lo que es imperdonable: hasta abjurar y combatir la religión de su pueblo.

La potencia angloamericana, siguiendo sus lineamientos anticatólicos calvinistas puritanos, y esgrimiendo su arma política más poderosa: La Masonería, supo aprovechar pérfidamente, la falta de conciencia cultural y religiosa de la clase intelectual mexicana de los siglos XIX y XX, para desarrollar su DESTINO MANIFIESTO sobre la Nueva España primero, y sobre el México independiente después.

Destino Manifiesto y su influencia en México

Una de las directivas de la doctrina de ese llamado Destino Manifiesto del nuevo pueblo predestinado por Dios para gobernar al Mundo, “el pueblo angloamericano”, ha sido, influir para tergiversar la enseñanza de la verdadera historia del orbe hispánico, en general, y la de México su vecino inmediato en particular.

Así es que, dentro del paquete impositivo que los gobernantes yanquis dieron a los revolucionarios o insurgentes novohispanos primero, y a los gobiernos de la República Mexicana después, a cambio de armas y apoyo político. Estaban las siguientes condiciones: adoptar su Constitución herética, proclamar la libertad de cultos y desconocer la cultura española inventando una historia falsa, que diera impulso al artificioso indigenismo.

Los nuevos gobiernos republicanos mexicanos a la manera yanqui, fomentaron la hispanofobia en todas direcciones; con tal saña, que México es el único país hispanoamericano que tiene en su historia, haber decretado tres expulsiones de españoles; la inmensa mayoría de ellos, hombres productivos con familias mexicanas.

La hispanofobia y los ataques a nuestra Religión Católica han sido, sin duda, de inspiración angloamericana, propagados entre el pueblo por medio de la instrucción oficial de los gobiernos liberales del siglo XIX y por sus descendientes ideológicos, del siglo XX y de la época cardenista. Todos ellos han dejado en la mente de la mayoría de los mexicanos la falsedad de que México, como entidad social autónoma, ha existido desde los tiempos prehispánicos. Y que la cultura hispana y la religión Católica son agregados que fácilmente se pueden despegar del alma de los pueblos autóctonos.
PORQUE SE CONOCE TAN MAL A HERNÁN CORTÉS

El primer ataque a nuestra cultura hispánica se produjo en la figura de Hernán Cortés, a poco de la caída del gobierno de don Agustín de Iturbide.
El 17 de septiembre del año de1823, las turbas enloquecidas por un falso patriotismo e instigadas por agentes de la masonería de obediencia yanqui pretendieron profanar los huesos del fundador de la Nueva España, arrastrarlos por las calles y llevarlos finalmente al quemadero de basura de San Lázaro.
¿Porqué ese odio tan repentino?, ¿Si no hacía mucho tiempo, el pueblo de la ciudad de México se regocijaba en la Fiesta o desfile del Pendón que Cortés mismo trajera en los días de su conquista?…2
Sabemos con certeza, que ese anticortesismo de nuevo cuño era de inspiración extranjera, y adoptado por los incipientes políticos republicanos.
Este acto de barbarie se produjo luego del sermón encendidamente patriótico que se dijo en la Catedral Metropolitana con motivo del homenaje y entierro de los revolucionarios de 1810.
El gobierno que presidía el General Mariano Michelena en sustitución del triunvirato elegido por el Congreso Republicano y bajo la mirada atenta del colombiano Santa María, azuzó a las turbas con el fin de profanar y destruir el monumento a Cortés en la Iglesia de Jesús de Nazareno.
Don Lucas Alamán Escalada, a la sazón ministro de Relaciones Exteriores, encargado de la administración del Marquesado del Valle y de otros bienes de Cortés, salvó la dignidad de los mexicanos retirando los restos óseos del monumento adosado al muro de la Iglesia de Jesús y escondiéndolos en un lugar secreto.
Hospital de Jesús


13 DE AGOSTO DE 1521


Al conquistador, evangelizador y fundador de la Nueva España se le conoce poco y mal por el grueso de la población mexicana. Precisamente su persona es la más calumniada y vilipendiada de nuestra historia. Si bien en su vida , el Conquistador tuvo éste muchos enemigos, no se les puede comparar con la saña de sus enemigos modernos desde dentro y fuera de México.

La historia oficial que se imparte a los escolares en los centros de instrucción pública por medio de los textos llamados gratuitos , y en muchos de los colegios particulares; desde la primaria a la preparatoria, está llena de información deficiente, de mala fe y lo que es peor: de odio inoculado por individuos extranjeros, enemigos de nuestra cultura y religión. La historia oficial exagera los humanos defectos del conquistador y fundador, concentrándose en los momentos álgidos de las batallas contra los nativos, y transformando a éstos en inocentes víctimas de la “ferocidad y ambición de los invasores españoles”.
Soslaya por otra parte; el alma medieval de Cortés y de sus capitanes, quienes eran portadores de la civilización hispano-cristiana. Que exploraban y conquistaban nuevos pueblos paganos para acrecentar su honra y su hacienda, exponiendo sus vidas sin miedo a la muerte para ganar mayores territorios, y ponerlos a los pies de Cristo Rey y de sus representantes en la tierra: el Papa y el Emperador.

La historia oficial omite también, que Hernán Cortés desde que oyó hablar del fabulos reino de Cohlúa, había quedado fascinado por él. Y una vez puesto sus pies en los arenales de la Vera Cruz, comenzó una transformación de su alma, haciendo de su conquista una de las gestas mas grandes de la historia universal.
Sin olvidar su España nativa, pidió al emperador don Carlos que éstas tierras se llamasen la Nueva España del mar Océano, por la gran similitud a los reinos de Castilla “en sus aires, en sus montañas, en su fauna y en su flora”. Cortés se enamoró del paisaje, del ambiente y de las mujeres indias.

De su relación con doña Marina su inseparable faraute, nació en 1552 su primer hijo varón, llamado por algunos “el primer mexicano”, lo bautizó con el nombre de su padre: Martín. Lo educó con mucho cariño y a su debido tiempo le pidió al Papa Clemente VII que se lo legitimara. Cosa que ocurrió por la bula del 16 de abril de 1529.

Niño aún, lo llevó con él a España en 1528, para ponerlo en manos de personas de su confianza proporcionándole una esmerada educación que culminó como paje del príncipe don Felipe, oficial de los tercios españoles, Comendador de la Orden de Santiago y gentilhombre de Cámara del rey Felipe III.
Martín casó en España con Bernardina de Porres Agoncillo dama noble cuyos descendientes están reconocidos en la actualidad y de los cuales la más famosa es la ex reina Fabiola de Bélgica.

Cortés no se olvidó de Malintzin, conocida por todos como doña Marina, y en nombre se la reina doña Juana y su hijo don Carlos, la dotó de tierras, propiedades y cacicazgos, haciéndola rica hembra, buen partido para uno de los principales señores de la nueva nación: el regidor Juan Alonso Jaramillo, años más tarde alcalde de la incipiente capital novo hispana. Doña Marina tuvo una hija con Jaramillo, bautizada como María y de quién aún existen descendientes.

Sin embargo, después del 13 de agosto de 1521, Cortés dio dinero a su amigo y cuñado Juan Xuárez de Marcaida para traer a Catalina y su familia a Coyoacán, encargo que se cumplió en julio de 1522 cuando arribó ella con sus hermanas, su madre María, amistades y sirvientes cubanos.
Catalina murió a fines de ese mismo año de una enfermedad llamada en ese entonces “mal de madre”, especie de angina de pecho que también padecían dos de sus hermanas, quienes andando los años murieron de los mismo.
Catalina Xuárez de Marcaida, recordemos se había casado con don Hernán en la Isla de Cuba por presiones del gobernador Diego Velásquez.

Don Hernando, pidió en 1523 al emperador que le enviara religiosos santos para consolidar la evangelización de los indios. El emperador le envió 12 de los mejores intelectuales religiosos que había en España.
El grupo pisó tierra en Veracruz el 13 de mayo de 1524, fungía como su director fray Martín de Valencia, siendo los otros once misioneros:
Martín de la Coruña, Juan Juárez, Francisco de Soto, Antonio García Rodríguez, Toribio de Benavente, García de Cisneros, Luis de Fuensalida, Juan de Palos, Juan de Rivas, Francisco Jiménez y Andrés de Córdoba.

Todos los primeros frailes franciscanos incluyendo a los tres flamencos: fray Pedro de Gante, fray Juan de Tecto y fray Juan de Ayora, se desempeñaron heroicamente en su ministerio evangelizando a los indios, junto a ellos, los hermanos de las otras órdenes religiosas que llegaron sucesivamente a lo largo del siglo XVI, sentaron las bases del acendrado catolicismo del pueblo mexicano.

Durante los cuatro años de su gobierno, Hernán Cortés, organizó el nuevo reino, fomentó el asentamiento de las familias de los conquistadores, siendo los cientos de ellos, antepasados de decenas de miles de mexicanos de hoy en día.
Para poblar la tierra nuevamente conquistada propició la emigración de nuevos colonos, exploró personalmente y envió a explorar las nuevas tierras en busca de minas de metales preciosos, para que estos fueran la base de la riqueza agrícola y ganadera que formó.
Escribió a su padre don Martín, que a su costa le enviara toda clase de plantas,árboles y animales para reproducirlos en la nueva tierra.
Por esa época, Cortés, mandó construir el primer hospital en toda forma, de la llamada “tierra firme” americana. Aunque ya existía desde 1520 un hospital itinerante a cargo del padre Bartolomé Olmedo. Fue esa fundación el edificio que albergó; primero a españoles y más tarde a todas las castas. El Hospital de Nuestra Señora de la Limpia y Pura Concepción, ahora conocido como Hospital de Jesús, se fundó en el año de 1524 en el lugar conocido como Huitzilán, hermosa huerta donde según la tradición; Hernán Cortés y Moctezuma se encontraron por primera vez en noviembre de 1519, (esquina de las calles de Pino Suárez y República del Salvador del Centro Histórico de la ciudad de México).

El papa Clemente VII confirmó a Hernán Cortés como Patrono Perpetuo del Hospital para él y sus descendientes. Hay que recalcar que ésta institución es la Obra Pía más antigua que no ha dejado de prestar sus servicios ni un solo día, a lo largo de 484 años en todo el continente americano.

La primitiva capilla del Hospital se convirtió con los años en un templo grande y bien provisto, siendo asiento a fines del siglo XVIII del monumento, obra del arquitecto José del Mazo, donde se colocaron los restos de Cortés en una urna sobre la cual estaba la efigie en busto  que el afamado escultor Manuel Tolsá esculpió en bronce dorado.
Cuando el conquistador regresó a España en 1528 para recibir el justo reconocimiento por sus servicios a la corona, Hernán Cortés, a sus 43 años estaba en el apogeo de su vida. En la villa de Béjar celebró su segundo matrimonio, esta vez con doña Juana de Zúñiga y Ramírez de Arellano, dama de la mas alta nobleza castellana.

Pero el fundador dela Nueva España no deseaba establecerse en Extremadura como algunos otros conquistadores, su hacienda y su vida estaban definitivamente en esta tierra, por lo que en compañía de su madre doña Catalina Pizarro Altamirano, de su mujer doña Juana -ya encinta-, y de mas de 400 parientes y amigos se embarcaron en varios navíos en pos de su marquesado americano.
De 1530 a 1540, desde la sede del palacio de Cuernavaca, Cortés va a despegar una intensa actividad en todos los órdenes, aunque con distinto fruto para explorar, conquistar, construir, fundar, evangelizar; en una palabra: civilizar al nuevo país que andando el tiempo sería México.
En 1540, la inconsecuencia imperial y la envidia de sus enemigos en Cuba, interrumpen la fecunda vida del Conquistador, fundador y poblador.
El Emperador don Carlos, urge a su súbdito, quien le ha dado más tierras y mas súbditos que todos los que le heredaron sus antepasados, a presentarse en la Corte para responder a las numerosas acusaciones, la mayoría infundadas, de sus viejos y nuevos enemigos.
El viejo conquistador obedece, y creyendo que su ausencia de Cuernavaca se limitaría a sólo un par de años; deja a su familia en este lugar: su esposa la marquesa, sus hijas María, Catalina, y Juana el encargo de su primo el licenciado Altamirano, así como a otros hijos suyos reconocidos por la Iglesia y emprende el largo viaje en compañía de su segundo hijo  varón, también llamado Martín de tan solo 8 años de edad.
Don Hernando viaja con su conciencia tranquila, esperanzado de que por falta de pruebas, tal vez, pueda cerrarse de una vez por todas, su Juicio de Residencia. Pero cuando llega a la Corte, el Emperador no lo recibe, porque los celos de sus enemigos han emponzoñado la opinión que del conquistador tenía don Carlos I, quien ahora cree que su famoso vasallo tiene ambiciones de alzarse con la tierra; lo supone inmensamente rico con sus 23 mil vasallos en su enorme marquesado y que no debe regresar a la Nueva España porque es demasiado poderoso.

Nada de lo anterior era cierto, como lo demuestra la lealtad que Cortés siempre le mostró siguiendo como un falderillo a la Corte Real, contrayendo cada vez mayores deudas para pagar su costoso tren de vida y siendo ignorado por todos aquellos a quienes había demostrado su amistad.

Al cabo de siete años de vida estéril, iluminados solamente por la creación de su Academia Cultural en compañía de algunos de los sabios mas célebres de España. Se siente enfermo, percibe que la muerte ronda, por lo que se dirige a Sevilla con ánimo de embarcarse a Nueva España, la tela que él mismo había hilado.
Su salud empeora, por lo que pide a su amigo Juan Alonso Rodríguez de Medina, que le reciba en su casa de la calle Real de Castilleja, frente a Sevilla a la margen derecha del Guadalquivir.
Cortés quiere estar en paz para redactar su testamento, quiere morir como buen cristiano, dejando su cuerpo y su alma bien atados.
En la primera cláusula del largo documento, manda escribir:

“En el nombre de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, que son Tres Personas en un solo Dios Verdadero, el cual tengo, creo y confieso por mi verdadero Dios y Redentor, y de la Gloriosísima y Venturada Virgen, Su bendita Madre, Señora y Abogada nuestra… sepan cuantos esta carta del testamento vieren, como yo Don Hernando Cortés…

1.- Primeramente mando, que si muriere en estos reinos de España, mi cuerpo sea puesto y depositado en la Iglesia de la Parroquia donde estuviere situada la casa donde yo falleciere e allí esté en depósito hasta que sea tiempo e a mi sucesor le parezca de llevar mis huesos a la Nueva España, lo que le encargo e mando que ansí haga dentro de diez años e antes si fuese posible e que los lleven a la mi Villa de Coyoacán, e allí de den tierra en el monasterio de monjas que mando hacer y edificar en la dicha mi villa…”

Es de hacer notar que las crónicas de la época relatan con asombro, que cuando se cumplió el tiempo de traer a Nueva España sus restos en 1556, las autoridades sevillanas afirmaban que era la primera vez en presenciar el traslado de restos de España a las Indias, cuando lo común era en sentido contrario.

Esta es la prueba incontrovertible de que el corazón de don Hernando se había quedado para siempre en el país por él fundado.

LUIS OZDEN

4 comentarios leave one →
  1. 14 de diciembre de 2010 3:43 AM

    Sobre la foto no esta Louis XV mas Louis XVI !

    In Christo+

    • 14 de diciembre de 2010 8:28 PM

      Muchas gracias por la corrección.
      En Unión de Oraciones.
      El Editor

  2. 26 de abril de 2011 10:18 PM

    Excellent materials

Trackbacks

  1. PORQUE SE TRATA TAN MAL A HERNÁN CORTÉS EN LA HISTORIA OFICIAL DE MÉXICO II « Ecce Christianus

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: